lunes, 27 de septiembre de 2010

1304.- EDITH LOMOVASKY


Edith Lomovaski nació en Adrogué, Argentina, en 1952 y emigró a Israel en 1972. Graduada en Literatura Española por la Universidad Hebrea de Jerusalén y en Maestría de Educación Lingüística del Instituto Levinsky del Profesorado. Candidata a Ph.D. en Lingüística en el Depto. de Hebreo y Lenguas Semíticas en la Universidad de Bar Ilan. Profesora de Lengua y Literatura Española. Ensayista e investigadora de análisis del discurso, biografía y género. Traductora de poesía, ilustradora y artista plástica. Autora de ocho poemarios y de teatro breve, en español. Premiada, publicada, antologada y traducida. Es la orgullosa madre de Jonatán, 20 años, músico y soldado; y de Daniela, de 26, productora musical, artista plástica y profesora



The “tombs” are the famous Terracotta Warriors, an army of 18,000 strong created to guard their master in the afterlife. Each statue is different and supposedly modelled on a real soldier. When they were discovered they were all in pieces; piles of broken terracotta can be seen lying in the trenches next to whole statues that have been painstakingly rebuilt.

Miriam Sharland, Moscow to Beijing on the Transiberian railroad

(FOTO TOMADA DE LA REVISTA PALABRA ABIERTA DE LOS ÁNGELES)


Sobre qué se escribe
cuando se escribe sobre el amor
y sobre otras vidas.
De qué se habla.
qué pasa
en las celdillas silenciosas
que necesitan tan poco para desbordar
en las noches
antes de que el sueño todo lo permita.
Qué susurramos
a los objetos inmediatos
en esa fracción de segundo antes de perder
todo el dominio.
A la mañana siguiente
después del café turco de rigor
-cardamón, etiqueta verde-
las palabras y sus hiatos
se alinean
cada uno con su rostro singular
como los 18000 soldados de Xi’an,
para salvaguardar a su amo
a su autora
a su precaria escriba.
Antes y después de la sórdida batalla
no hay respuesta
sino un lacónico umbral
En el refugio de las vísceras
reverbera
el eco de una sola pregunta.



***


Sola sé
Sólo sé
que en los trayectos todo pasa:
los camellos son un hecho
casi un metal
las carpas derruidas existen
las arenas del sur también existen.
A pesar del esfuerzo
sobrehumano
por inventarnos un vergel
el desierto
trasciende
y es nuestra íntima escultura.
La borradura de la esfinge
su exilio lento
son una victoria palpable
en los labios.
Mei-mi-a*
Madre seca
Mei-mi-a
Esta es
tierra absoluta
arena absoluta
la arena de una tibia eternidad
olvidemos ya
el paso
falso de la caravana,
su mudez
ahora ya
es fácil
e inevitable
llegar a algún mapa.

* Meimiá: en hebreo, cantimplora



***


No es un pueblo solo el que llega a Canaan:
es el desierto redimido
El pueblo entra a otra tierra
A otra arena dislocada
Y si desviamos la vista
hacia la piedra angular
habrá un jardín
que se limita a ofrecer la sombra
de lo que fue un día.



***


Tramo Beer Sheva- Kiriat Gat*

En un omni-bus Metropolin
3-6-7
2008
día tercero
hora 19:35

verano
los carteles dispersan
el ardor incansable del sembradío
a una velocidad fenomenal
llegamos
a parajes
que
de buena fe
quién elegiría
Aquí hace treinta años
una promesa se cumplió
- me dijo alguien-
En las veredas brilla la congoja
por ausencias
por todo lo que alguien de piel buena suplicó
-la piel era fragante
como en todos los parques del país nuevo-
El servicio de transportes a la gran ciudad de la quimera
funciona de maravilla
Sólo la evocación de un pasado glorioso
salva las circunstancias.

* Beer Sheva, ciudad capital del desierto del Neguev, Israel.

Kiryiat Gat, localidad a 40 minutos en autobus.

***

Siempre por las noches
antes de no nombrar
una vez más
a mis ausentes
tomo una página virgen, la atravieso en la mitad
con un Pilot 0.5 mm
Echo los nombres a rodar
Y lo que queda es
el mapa nítido
de un jamsín* y otro jamsín a su derecha:
la abstracción de todo lo que mis ojos recorren y prefieren callar

* Jamsín: un viento seco, caliente y polvoriento
Que sopla desde el desierto.
En árabe khamsin (خمسين.) Similar al sirocco.



***


Una taza desea celebrar
el goce de la cosecha desmedida:
las hojas,
sus nervaduras,
el verdor apetecible
entre las lagunas de un té
durante la visita
el cuello olvida en el abrazo
el pozo de la vena yugular
los cuerpos levitan
e inician
una ceremonia en la penumbra
nada en esta
noche de paz
disipa
los brotes de ansiedad
parapetados en las cavidades más riesgosas.



_______________________________


El abrazo de la diosa
Poemario



escribió e ilustró: Edith Lomovasky







No day comes back again:
One inch of time is worth
A foot of jade.

Takuan Zen master


La santidad del momento



Mujeres
en el río de la vida

Rastrean
con manos invisibles
las perlas sin voz
las gargantas sin agua.

El grito
ha caído
en los cántaros de Dios

Veo un rezo
buscando las orillas

Veo estatuas
aguas rojas

Observo
los credos de los hombres
reclamando
un diluvio
que divida las carnes

Y en el surco yo
hablo
no hablo

Veo
Un desfile de mujeres que no cuentan

Esqueletos expulsados
del columpio

Rosarios de vértebra inconclusa
entre los dedos
de una tenaza ciega

El dios de las linternas se escapó de esta arena y nunca volverá el peso de la carne se queda entre líneas en el silencio de una silla hostil una cruz inmóvil es la única sombra y el día es el umbral entre lo que saben de nosotros y la cueva la cueva donde se queda el estuario de este cuerpo que ya no desangra no trae sólo se lleva y nutre hasta la última célula nosotros te querremos nosotros te daremos todo nosotros algún día mientras tanto un pavimento cura nuestros años nada cura este golpe y si se nombra si se nombra qué se toca

Las huellas del dolor están pegadas
al columpio
inmediato
a mi ventana.


------------------------------------------------------

Una tenue
ambulancia otoñal
me recorre la médula

¿Y si el último transporte
hubiera escapado
a otra ciudad?


------------------------------------------------------

El Bauhaus
a estas alturas
es una anciana desgreñada

El bulevard Rotschild*
me infunde la falsificación
de una caricia

Remonto
una fila de sicomoros torturados.

Esto es un tic tac
No la palpitación confusa
de dos cuerpos

Me resisto a despedirme
del texto de mis pasos

Nadie pisa firme
en este cúmulo de ojos.

Otros refugios
cavados en el cielo
rompen el azul

Me despido
de la extremidad del goce y la plegaria.

Esto
no es la nitidez.

Hay un sol
que sirve para fundir
el metal
a las carnes calladas

Un húmero sin nombre
roza los mercados

Esta frágil y soberbia
primera persona
se va
se va
pero la piel
aún la atrapa.


* bulevar arbolado en el centro de Tel Aviv

---------------------------------------------------------

Quisiera que alguien mencione
mis ojos pretéritos
mi vientre acogedor
a los veinte
a los treinta
ahora.

Y que nadie se refugie
en un álbum
en una vida virtual
sino que irrumpan
en las ojeras
debajo de las sienes
en la desazón de los omóplatos

Que alguien vacíe la biblioteca
de las preguntas sin Dios

Quién escribirá
la crónica de mis terrores infundados
la caravana
de equívocos
la indignación
y el beso
incrustados
en la tortuosidad de las gargantas.

No se habla ya
del señor de todas las sonrisas

La honestidad de un brindis
no involucra a los días por venir.

Nuestros mejores deseos son una quimera una desnudez que nos apresuramos a esconder porque es tiempo de esquivar la desnudez del alma esta herida es tórrida este es el tiempo de los cuchillos y los bordes impecables cinematográficos es la edad de la amnesia la ciudad de la calma se diluye entre los informes perfectos un hilo perfecto un rojo perfecto una falda perfecta rasgada un charco infame arruina la escena todo se limpia se borra el circo continúa somos fuertes somos fuertes no ha pasado nada aquí estamos no hay rastros no hay nada esto es un largo ahora festejemos

Festejemos

Envejece
tan pronto
nuestro día

-----------------------------------------------

Espacio

Una mujer
con los dos puños cerrados detrás de la nuca.

Cabizbaja
De pie
Vestida de negro
Mira el piso después de una labor.

A su derecha, acostada boca abajo
otra se refriega por un piso
de rojo profundo
con trapos atados a los pies y a las manos

El piso está gastado.

A sus espaldas, otra mujer
Las piernas y la falda denotan sumisión
en un momento de reposo.

A un costado otra figura
-seguramente de una mujer-
Reza de pie, vestida de marrón,
las palmas cubren el rostro
Tiesa
Recogida.
Aparentemente cierra los ojos
o los clava en el piso.

El piso es celeste y está cuarteado.


Debajo de toda esa imagen de umbral de algo sacro,
en primer plano a la izquierda
una mujer
como después de una siesta
o del amor,
de piel fuertemente rosada.

Desnuda
una manta volátil le cubre el regazo.
Está apoyada
como levitando de unas maderas
Y detrás hay cerdos rosados y suaves como ella,
pero de espaldas,
como yéndose.
La rozan pero remontan un río turbio.

A la derecha de todo el cuadro y sobresaliendo
encima de los cerdos,
hay una gran canasta
con tomates cereza de un rojo intenso y amarillo.

Las mujeres en el ámbito sacro quedan en un segundo plano.


----------------------------------------------------------------

Escena rosada


Lo profano y lo sagrado
raspan el suelo
y no borran
el color sombrío de las grietas aún
cuando parece que todo este New Age hará milagros pero no, siempre la expectativa es más que todo y quizás la música de fondo sea aquel mayor protagonista.

Pero este es nuestro anhelo de otro climax, de otra puerta , de otro fogón para reconfortarnos de esa Atlántis que seguimos buscando como después de todo, y descubrir que los Reyes Magos ya se han ido y nunca más.

Dos cerdos acarician
las continuaciones de la piel.

Una mujer expande su ternura

Un dedo de su pie llega hasta el Ganges
y el resto sucumbe a la nitidez

Un fruto aromático
escapa a los canastos


-----------------------------------------------

Rueda

Después de todo
la nitidez de los mercados
es la ofrenda mayor.

La tibia invitación
cae
se derrama
mezcla su jugo
con el círculo perfecto.

Al caer la luz sobre los vivos
la placidez abre sus cofres más recientes

Soy un cuerpo recortado
Es tan fácil desnudar un cuerpo recortado
Despojarlo de todo su adjetivo
Vestirlo a prisa
Gritarle una canción de soslayo

Preparar la escena
Esfumarse entre el esplendor de un cielo mediterráneo deja vu que ya perdió su magia de tanto cubrir nuestra pared descascarada

Una pared que nadie tocará.
Un cielo que nadie tocará

Todo está abierto

La Diosa invisible se persigna


----------------------------------------------------


Vuelo peninsular


No creo en los timones
sino en la necesidad pendular
de esperar en las mañanas.

Regreso
de la mano de un ciego.
Un rosario de estrellas me protege.

Un pájaro repite sus alas.

Todo es azul.

Todo me pesa
antes de la noche.

Una cuerda veloz
ata mi cuerpo a un tronco.

Toco la piedad de mis hijos.

La libertad se inmiscuye en nuestros párpados.

Hoy nos sentamos
a organizar los días que vendrán.

La vida vuelve a ser nueva
Este es
el instante
antes de la luz.


-----------------------------------------------


Resistencia


Dile al cuchillo
que no se apiade de mi fe
ni del borde insolente
del mar
en mis pestañas.

Dile al cielo entrecortado
por la estela de un avión
que sus alas se han ido
sin consuelo
a los nuevos balcones
al festejo


La distancia
hacia las vísceras del amor
aún estalla
en las paredes del invierno.

El universo aún es joven
Dile al cuchillo que no es tiempo.

Diminutamente
bella
fugaz
como el planeta ajeno a nuestra voz

Luz
en las cuclillas

Disfrutemos del espacio
de su mínima flor
de su círculo

Tenemos
los días contados
las risas contadas

Dejemos transcurrir
el rocío
la placidez
una piel feliz
entre las palmas

Un acto de fe inventa la eterna juventud y la diluye en las cintas oscuras de la noche buscamos la ninfa y ella se deshace entre la ferocidad de los lobos entre las tenazas que saben abrazar hasta el pánico hoy desde un día gris rendimos homenaje a la vana invención a la caravana inextinguible a este gris este gris este gris cruzado por las franjas de la arena la luz impertinente el sudor la seda que nos saca de este gris este será un himno a las sedas la salvación la Osa Mayor el Oso Mayor esta soy esta es mi eternidad


----------------------------------------------------



Entre mares



Dos palmas enormes
se entrecierran
El fondo es negro
pero en las palmas hay un color muy cálido.

La figura de una joven
en primer plano
que se toca
se acaricia
como imaginándose
un contacto reparador

Está rodeada
de alfombras de colores carmín
tierra
reminiscencias vegetales

La luz le toca los senos
algo del pelo
las rodillas

Abajo
y detrás suyo
hay oscuridad

Ella pliega su pierna
tratando de sentarse
de apoyarse en algo
pero se olvida de todos sus esfuerzos

Quizás sueñe
Quizás no quiera ver.


----------------------------------------------------


Elocuencias de un lugar

A veces
la paciencia de sabernos solos
es nuestra mayor quietud.

Una caballería de glicinas
inicia la luz.

En este patio no hay portal.

El vestido de la niña
plagia una invasión de buganvillas.

La penumbra plagia a una carne
ilegible.

La silla
vacía de milagros
bebe su minuto
su hora de gracia.

Nadie se deja ver.

Ni siquiera el pájaro,
perfecto plagio
del desgarramiento.

Hay un cuerpo sin refugio
que desdibuja
los abrazos infantiles.

Alguien pasea su contingencia.


-----------------------------------------------

Intemperie y despojos

-I-
Un cuerpo
sueña entre dos reinos.

Los navegantes
remontan la amenaza

Echan a volar

La musculatura del deseo
se entregará a las súplicas.

Una mujer despertará
El día será nuevo.

El imperio de otra salvación
hechizará las barcas.


Una sonrisa torrencial
responde a nuestros ojos

El letargo de las maderas
repite
la cadencia de un espacio
un útero
una fe.

---------------------------------------------------

-II-


El jardín más vulnerable
se apoltrona en mis entrañas

Las esferas de mis ojos
repiten el timón

Un timón
capitaneado por los sueños
desvía las certezas.

Una nereida
inflamada de secretos
confunde las bitácoras

Dónde está el sosiego

Un pequeño hogar
teje el abrazo
entre mis senos

Una bomba de tiempo nos esquiva

Una paloma sin país
cosquillea el lugar
donde van a morirse
las proezas.

El día ha llegado
Ha llegado
el rigor de las montañas

Aquí están mis huesos

Quién responderá al llamado

Quién firmará
la petición de mi epidermis

Hoy
Ahora

Aquí


--------------------------------------------

Marejada


Un cordón fundamental
imita las coronas.


El hogar se rinde, a la deriva.


Una puerta se abre al vacío

La correntada trae más silencio

Una nueva vida
encapsulada
late en mi rincón

En la Placenta Mayor

Un río de sangre entrelazada
inunda mi alma.


Un puerto triza en sus colmillos
el torrente de mis arenas

El frío se aferra a mi piel
y arroja su coro celestial
contra la triste caravana.

Algo me protege.

Eso es vivir:
un ángel vulnerable que nos habla


----------------------------------------------


Mi boca estorba
a la canción

Mi boca
excede las orillas

Las palabras emigran.
Emigran mis proezas.

Emigra
mi pequeña voz de mensajera.

Un cuerpo reclama
el mérito de repetirse
en las aguas

En la ventana hacia el suburbio
pinto esta oquedad
con el ramaje de mis venas.


Emigraré
sin la ingeniería de mi espanto

Se perderán en el trayecto
los andamios del templo
el diálogo de espinas


Emigrará conmigo
la risa
la lentitud
el tronco noble



-----------------------------------------

Mujer acercándose a la tierra


Detrás el mar.
Una pierna se sale del marco
La mujer palpa el césped.
Se trata de un césped
profundo, oscuro,
sin límites claros.
Una mano también
excede el marco
La mujer baja, como naufragando de un vuelo,
buscando la planicie.

En el fondo,
una casa de gran balcón
abandonada
da al mar.
Hay luz.
Tiene dos pisos
y surge del pastizal

El cielo es de un turquesa
oscuro y sereno.

la mujer está desnuda y boca abajo como queriendo anclar de una vez.
Como si volviera a descansar, temerosa, a un lugar deseado.


-----------------------------------------------

Diálogo

Atrévete
La puerta está abierta
La escalera es firme

Mírame
Mírenme todos:
mi piel está desnuda
e invoca al abrazo

La penumbra me salva
del riesgo
de una arena lenta y segura

Yo pido un abrazo
y te veo a ti,
niña ceremoniosa y esquiva

Mírame los senos
La sagrada leche que fui

Soy la caverna que abrigó tus células primeras

Yo, mujer con alas de hambre y de fuego
contemplé a mis quimeras en un escondite
de diamantes y cenizas.

Ellos no.
Nunca.

Tú sí
Tú que puedes, vuélvete
decía el folklórico conocedor de las distancias.
Pero antes de incinerar tu mejor deseo
piensa
y mírame

Yo ya no puedo vivir trepada en el ramaje no ser ni tierra ni cielo, pasar más desapercibida hueca erosionando mi pudor mis ideas cartográficas ya no encuentran sosiego entre la sístole la diástole y este viento que no cesa micorazón está abierto y me arden los labios el sacro íleo estalla en el vaivén la bailarina enjaulada que fui soy y somos tú, yo y todas las mujeres de esta fronda

De este lado del temblor

Despegamos
Arranca
La diosa del verdor te acunará

Lárgate
Penetra
en el nomadismo de los sueños
quítate la red

El abismo ya buscará otra carne

Esto no es
la boca de un lobo
ni una trampa de cordura.

Me arraigaré en las copas

Aprenderé con vehemencia
la negación de los retornos

Es tu amanecer
Ahora es el umbral

Respira


------------------------------------------------




...juguemos a que el cristal se hace blando como gasa, para que
así podamos traspasarlo. ¡Pero cómo, si parece que realmente
se transforma en niebla!

Lewis Carroll, Alicia en el país de los espejos




La diosa de los escombros



Permanencias

Quiero preservar
las rutinas del alma
antes de que el vehículo llegue
y nos obligue.

Este lugar
siempre
una corte marcial
un festival de filatelia
filosa
una orgía

Alguien pide perdón

Buscamos la entrada
en esta fila metálica
Tapo una boca
y es mi boca

Una senda de palmeras escolta
lo que hay que cumplir a empellones
para ser razonablemente
eso que subsiste

Camino en cuanto puedo
Olvido las paredes

En las suelas todo se desvanece
casi en el grito


Los milímetros entre las uñas y la piel nueva
atesoran lo que queda de los roces
entre el cuerpo
y este mundo

Mi perra lo sabe

Lo sabe
el aire turbio
que rodea mi garganta

Los animales no cuentan en la historia.


----------------------------------------------

Quiero un viaje
al porvenir de las estrellas
a la flor
que tarda en abrir sus alas hacia Dios
A esa calle de raro empedrado
A la vereda donde el dolor
acopia.

Acopia mis luces
mi fama de incógnito esqueleto.

Las convocatorias del cuerpo
esperan.

Nadie nos besa ya
la placidez de la mirada.


Los faroles
de esta última noche
ya no calman.


En las mañanas
un campo de jazmín imaginario
me aturde el corazón

Y ya no sé si pisar
con la piel
el territorio verde y cobrizo
donde nos pierde la esperanza.

----------------------------------------------------------


Un ángel caido
entre las esteras del sueño

En cada cofre
se oculta
una seda exhaustiva
un batallón de carcajadas

El camino abrupto
de un pensamiento
estrella su dignidad
contra los coros
las coristas
las gesticulaciones
tan cercanas
a una legítima pasión


Una criatura sin pudor
se entrega a sus cadenas

Un mandala bordado
entre los hilos de la voz
susurra

Susurra
Hoy es el día


Me interno en el mandala para recuperar el diapasón encuentro dos pozos de palomas una bella vendedora de maniobras la falsificación de la esperanza marcho con rasgos de mujer indomable y la íntima llamada aplaca el hambre el apetito y la sed de ser lo único que alguien esperó y soñó la razón de otro ser la letra de un bolero terminal somos lo que siempre supimos de nosotros y el balance total de todas las entregas llevo carne despoblada al aire libre como prueba de esta marcha

Esta marcha

Esta marcha infalible
al centro intrincado del íntimo mandala




-----------------------------------------------


Una mujer roja
recorta su piel
y se separa
definitivamente
de las hadas negras.


El abrazo de las iguanas
copia
pobremente
un amor
un rito


Alguien anuncia
la entrada al túnel
desde el revés de las antorchas

la mujer mira hacia arriba busca la virtud busca el río de los cielos untadas del aceite de la luz ellas llegan a una comunión la mujer respira guarda el oxígeno en su cuello infinito

Reza

unos labios a destiempo se desploman
al borde de su epidermis

A horcajadas
la besadora incansable toca
su caverna
las ofrendas sin aroma

Su herida
húmeda
húmeda
húmeda


----------------------------------------------


Instrucciones

Vuela
sobre lo profano

Abandona
la perfección de los jardines

Salva los escombros

Ama los tragaluces
y las cloacas

Devora
la mampostería fugaz.

Resiste en los andamios

Ama tu desnudo
desde la precariedad

Ama tu desnudo
y el roce del deseo
aunque hayan muerto los palacios

Aunque el espejo ya no mienta


Ama tus alas
y a este Dios sin techo
que se refugia
de su propia tempestad


Espera

Desde las cañerías subterráneas
los duendes inundarán tu surco

El invierno será claro, intrépido
las ramas brillarán
tu nombre suena
Suena
Suena

Tienes voz


--------------------------------------------



No siento el calor de estas paredes
ni el verdor del jardín.
Ya no espero la dádiva
que anhelaba y soñaba

Marina Tsvietaeva



La madre del desierto


Cruzarás las arenas
Cruzarás el mar

Le escaparás al lodo

Algo te dirá que no puedes olvidar las encomiendas
en un asiento de estación
donde el vehículo
olvida
sistemáticamente
tu presencia
el día
las caminatas


Has perdido el jamsa*
Te queda
un hambre devorador
la sed

Creces y creces

La madre te exhalará por las ventanas sola con todo su potencial y una promesa tú sabes demasiado bien que esto es una ventana no es la vida las dunas invitan a creer pero son sólo la repetición de una caricia fugitiva entre los oros la madre quiere ser definitiva pero en las arenas no hay puerto las dunas las dunas son la repetición de un seno borroso que ruega por el roce de unángelcaído

La madre sucumbe al jamsín*
La supervivencia es
un fantasma esquivo que borda un laberinto en su pezón
un caracol de ecos marinos
El cuerpo queda solo
El hijo se diluye entre las grietas.

------------------------------------


¿Qué canción sin cuna cantaré en las auroras?

¿Qué gritaré en las ventanas
antes del fuego?

No quiero repetir
generaciones de desierto

Huyo del dios de las plagas y los eternos sacrificios

La canción
La cuna
vuelven en el espejo de mis sueños

El balanceo feliz
resiste en mis caderas

Estoy viva


* Jamsa: amuleto de la suerte en el Medio Oriente
* Jamsín (del árabe) : siroco


---------------------------------------------------------------------------------------

Una casa
de rosa inexistente

Una niña
suspendida en la quimera

La historia
descascara los ecos

¿Cuál es
el verdadero color
de nuestra vida?

Una mecedora
instala su sombra
en los flancos de una abuela imaginaria.

El mobiliario
se cubre de claveles y chalinas y el césped el césped será el escenario es el escenario lo fue un vaso de agua cercano admite una garganta reciente una pausa algo duro de decir un momento de reflexión un antes y un después no hay abuela no hay vaivén las cartas se han echado queda la ventana y quién nos mira qué saben qué escuchan

Este es el recinto
de una vieja languidez

La niña ocupa lo que alguna vez fuera el roce de la anatomía ancestral y ahora no se sabe no se sabe quién es quizás una muñeca quizás un cuerpo entre dos mundos quizás el regreso dónde está el futuro la voz de la ventana la vida detrás de la ventana quién mira a quién en las ventanas de la vida las rosas insinúan un presente lleno de voz una conmemoración un homenaje pero dónde está el presente y lo que vendrá


Una casa sin cimientos
Pintada de años
Dos pequeños herrajes
Un farol

Se sube por una escala
de metal
Tres escalones

Una mujer desnuda
en primer plano

Sus brazos flexionados
detrás del cráneo

Los pies como levitando

Titubea ante la casa ambulante
O a lo mejor
ante la apertura

El color
y la rugosidad de la casa
cubierta de rojo ladrillo y ocre
invitan a entrar

A la derecha de la puerta
una nena
con un vestido rojo
moños en el pelo
botas.
También levita
o pisa firme.
No mira hacia el hueco de la entrada.

Mira al espectador.

Es un cuerpo extraño
igual que la mujer


Todo esto ocurre
en un parque arbolado
de bella penumbra

Al fondo
un verde profundo y acariciante
y un cielo celeste grisáceo


------------------------------------------

Ya no más distancias insalvables
entre los flancos del metal
y este espacio de jardinería improvisada.

La franqueza del desierto
gana
todos los combates.

Lastimosamente
las madres
perdemos el candor.

Cómo podemos preguntar
desde la copa aérea
si es aún la voz…

Desenmascarando
la íntima amenaza
la epidermis es amiga de un reloj
que jamás acude
a las citas.

En esta marcha robótica
la luz es el comentario redentor
antes del fuego.

Acaso las lentejuelas
adheridas al tibio pantalón
disfracen el filo de la esquina
presente.

Acaso la última.

El hechizo aún persiste
El camino es largo y sinuoso

------------------------------------------------
-I-

La paura causa estragos
en el ojo de todas las tormentas.


Tiende tu mano
al amanecer
A nuestras alas.

Nuestra madre fatal
no es la furia.

Es el miedo.

El miedo
es el reloj cenagoso
que se cuela
en los desvanes de la prisa.

El enemigo
que anega los bordados.

La paciencia de los manteles ancestrales
se desploma.

La vida
ya no sabe anclar
en el interludio.

El viaje mágico no acabó

- II-

Cruzo a otra ciudad
Toco mi río
Desnudo el corazón
en la encrucijada de los huesos.

No pido perdón
No pido tiempo.


El día recupera
un calor de martirio.

Las máscaras de la sed
se desfiguran.

- III -

Por favor,
quítennos las vendas.

Repitamos este día
como el lecho
como el sol.

Soy una mujer
después de las delicias

Confinada al último refugio
celebro
los segmentos de razón
adheridos a las púas

Cómo salvar el umbral
de esta casa tibia
apenas mía.




TODOS LOS POEMAS ME HAN SIDO
CEDIDOS POR EDITH PARA SU PUBLICACIÓN

BLOGS DE LA AUTORA (ENLACES)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada