domingo, 26 de septiembre de 2010

1293.- MONIK MATCHORNICOVA


Mónica Haprichkov, bajo el seudónimo Matchornicova escribe desde los trece años de edad. Hasta los 16 años sólo escribió Divagaciones, pero desde entonces escribe Poesia. No se basa en ningún escritor aunque si ha leido con interés a Rosamel del Valle, Neruda, Marquez y muchos otros que la han deslumbrado. Participa hace un año en algunos portales Literarios de Internet, nunca he publicado en papel, pero si tiene la idea de hacerlo un día no muy lejano.
Actualmente se desempeña en el área científica , en reconstrucción de órganos, microbiologia y radica hace 15 años en Austria.



TRES CANTOS DESAMPARADOS

I.-

Le debe
datos a la
vida, esos
que trajo
y no
recuerda,
aquellos
imprecisos
color
sonrisa,
debe

sueños
y
palabras,
algún
haiku de
miércoles
imposible
de enhebrar,
a los
árboles

debe un
beso, al
mar
la
soledad,
al cielo
un vuelo
largo y a
ti
un no te
quiero
olvidar.




II.-

Es
imposible
la tarde de
tus versos.
La noche
es,
imposible
de descifrar
cuando
las
sombras se
adelantan
esotéricas,
estratosféricas
en el ruido
silencioso
del
misterio-lluvia
divulgando,
dilatando,
divagando
estos
imposibles
de las
tardes
de tus
versos. . .




III.-

Y otra vez
llueve abril

en
primavera,
en el
camino
llueven
brotes
impregnados

de
otoño . . .






Profecía

He de partir mañana nuevamente
a los campos escondidos, la memoria.
Dejaré la vida impertinente
talando otros cielos invisibles,

he de partir un diciembre nevado
por las orillas de otros hemisferios,
con la mano de la muerte entre mis brazos
con el sol de espalda a mis pupilas cerradas.

Partir
como un venado milagroso
por los bosques Liggtenianos,
diligentes, habladores,
árboles-destino.

O, entre olas milenarias
azul mimetizadas
con la danza de mi cuerpo
navegando ;

Curo las heridas con sílencio
y
egocéntrica me duermo con la luna
por ahora,






El viejo Fuchs


Frágil en la espesura
de un verano a media tarde
sobre piedras calientes
en las orillas del Mondsee, cabizbajo
sobresale del resto;

con mirada cansada pasea
descartando la imprudencia del terreno.
Así, se acerca...se sienta
entre principio y fin de aguas
observando el movimiento
que parece acuarela
en su belleza, ondular
parpadeo de superficies
indescriptibles;

habla bajito para con sí,
de su mano cuelga un paraguas
lleno de orificios, sandalias negras
boina y una barba que delata tiempo,

Y más allá, cerca del pasado,
inmerso en los recuerdos, invita
a detenerse en el concepto
de madurez y vida
años, desasociego
luz y sombra desde los horificios
de su para-aguas
que parece para-vida
para-muerte
para-siempre dibujado en versos
permanentes,
vigentes
en el abecedario del silencio
del Lector
y
el Poeta







Canto XIII.
Sonidos Del Silencío.


Te voy a contar
que me paso las noches
saltando veredas ,
todas tendidas
en caminos espaciales,
roidas por el tiempo desmigado,
acusticas de sereno Chillanejo,
enclavadas en la punta osornal
de la esperanza-raiz.

Lamento y hecho,
centro y descentro;
acercados,
a las piedras del olvido,
encabezadas de lunas
caballisticas.

Te voy a contar
recuerdos polvorientos,
bajo el canto suelto de mi almohada,
y las risas pasadas... Alephue doloroso.
Que caí del último grito sonoliento
y trate a la noche de senora blanca,
(sabia miel de los sentidos ),
cálida, como una mano enguantada,
ágil , como los pasos de un niño.

Y asi me voy
cayendo y cantando mis verdades y mentiras
todas hilos de un tejido raro
que se dibuja lentamente
en el aire secular.





Tierra

Indolente y con poder
majestuosa y desdichada
café de raíz
y verde de toda mirada
yaces en los ojos del ser,

tu azulado reflejo
en el firmamento
son autográfos latentes
de todo acontecer.

Tierra-Madre
Madre-Tierra
legado de memoria,
leyenda de cielos.


Historia con pétalos,
y algún rocío,
mar abierto;

Señora-reina
que todo ve florecer
y acaecer
en el tiempo.






Matematicas antes de la muerte!!

Me estoy muriendo madre ,
me estoy muriendo
y aun no hago las matematicas
del tiempo.

Aun no sumo los mares en la noche
ni resto las primaveras ausentes;
las multiplicaciones del oriente
estan por verse
y dividiendo me esta cayendo la muerte.

Aun no lo hago madre,
aun no lo hago,
asustada , desganada
y mala alumna como siempre
con calculadora en mano ,
prentendo poner todo al corriente.
Sumo la noche en las orillas
resultado:
del hombre que canto sinfonias
en mi vientre.

Resto a la muerte segundos
de todos sus pacientes,
me ha arrojado un cero redondo
de sus miradas ausentes.

Trato de multiplicar los posibles
por lo imposible irresistente:
me cae de lado con coma decimal
un sueno pendiente.

Divido las tormentas majestuosas
en mis arboles callados:
...se me pierde la mirada en los ninos hambrientos,
en las guerras explicadas,
en la era susurrando inclemente.

Caigo dividiendo todo,
dislocando el tiempo,
acordando soluciones.

Mi cajita negra con numeros ordenados
no quiere dar un final prudente.

...Sera que sabe que no existe
en ningun continente?







Cuando mueren los poetas !!

Los poetas cuando mueren,
traspasan continentes
vuelan verdes en los pastizales
de sus letras
y rondan los amores inventados.

Los poetas cuando mueren,
sacuden el cielo manso
con su pluma transparente.
ahogan las lluvias en los cantos
que algun dia le brindaron.

Los poetas cuando mueren,
tienen el porvenir en las manos
y en el centro de la tierra
un nuevo arbol esta esperando,
la melodia-nieve,
descongestionada
de llanto.

Los poetas cuando mueren,
quedan en el azul contingente,
con toques destellantes
reflejan
notas unicas y congruentes,
atrayendo nueva marcha
en el descanso pertinente.

Por ultimo
los poetas y los poetas,
poseen un cielo diferente
lleno de manteles blancos
con pescados voladores
y arboles que tejen abanicos
de telas relucientes;

Se organizan las estrellas
y dan una sinfonia presente,
los poetas y los poetas
nunca mueren...








Mi idioma

Mi idioma es
tejido de altares escondidos,
sin lógica precisa
para lo establecido.

Simple,
sin buscar en diccionarios
el sinónimo de amar
para decir te quiero,
sin pretender ni ser
algo sobrenatural.

Mi idioma,
es pan, carne
y sangre en la inmensidad.

¡labios prendidos al sociego
calles distraidas en la soledad !.

Es sal abandonada del océano,
muro de arena húmeda
en las puertas de la noche,

cuna extraña de la infancia,
recuerdos...


Enjaulada en las preguntas,
con anzuelo por letras
y cana de coral:

no son más que signos entrecomillas
en la intimidad al pensar.








¿Quién ?

¿Quién de ustedes
conoce el sonido del sílencio
y el preludio incierto de la soledad?

¿quién ha tejido un abrigo al invierno
y al verano le ha puesto sombrilla?

¿Y ha quitado a la tierra
el olor milenario
que atrangata el presente ?

¿Ò a visto al sol
con lágrimas en la garganta ?

¿quién ha florecido junto con la primavera
y ha muerto con las sombras ?

¿quién ha tomado más de una copa de vino
y se ha puesto a escribir tonterias?

! YO !

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada