domingo, 26 de septiembre de 2010

1291.- GÜNTER KUNERT


Günter Kunert
(Berlín, 1929) Escritor alemán. Es uno de los poetas más notables de su generación. Residió en la RDA hasta 1979, fecha en que se trasladó a Berlín Occidental. Es autor de poemarios (Apuntes en tiza, 1971; Naturaleza muerta, 1983) y de obras narrativas (En nombre de los sombreros, 1967; El centro de la tierra, 1975; Camera obscura, 1978).




POEMA DEL POEMA

Más que un poema
es por ejemplo: Ningún poema,
pues el Nopoema vive
como suave tibieza de la inspiración:
sentimiento ambiental
de la gota en el agua.
El cuerpo se siente protegido.
El corazón no siente nada.
La balanza está equilibrada.
La plomada cuelga en silencio.

El poema es estado,
pues el poema destruye
en tanto
surge de sí mismo.

Cuidado con los espejos, 1970.
Traducción de José Luis Reina.



________________________________________




EL VIEJO (I)
recuerda:
una vez me senté
en un banco, al borde de un lago.
Crepúsculo. Una suave brisa
nocturna. Mi príncipe
atravesó estas aguas
alguna vez; el temido rey, el
caudillo, triste y
solitario. ¿Qué habrá sido de mis
galgos? ¿Y de mis cajas de rapé
y otras preciadas
pertenencias? ¿Y de Prusia?
¿Y de Silesia? Y de Potsdam?
Las olas retroceden, la historia
también se detiene, un silencio
circunda, como bien lo sabes. Sólo
las miradas de los cuerpos vivientes
saben más acerca de la historia
sin límites
de lo por venir.






EL VIEJO
nota: tiene
un doble. Y
otro. Y muchos
más. Sólo tristes
imitaciones. Como
si un espíritu maligno quisiera engañarme.
Donde quiera que vaya, ellos siempre
van por delante de mí, rengueando
gimiendo y gruñendo,
obsesionados y
amargados. Copias del yo original,
defendiéndose con un enclenque
saludo, indefensos contra
el subterfugio del
desalmado calendario.







EL VIEJO
deja que el globo terráqueo rote.
El planeta está hecho de cartón,
lo he sabido desde siempre. Polvoriento
e infestado de alimañas; pero bonitamente
coloreado. El globo se detiene lentamente.
Allí – allí hay una mancha blanca, hacia ella
me siento atraído, hacia el domicilio de lo
desconocido, donde en contraste
con la inconsolable significancia
la insignificancia ofrece consuelo.







EL VIEJO
se ha vuelto olvidadizo.
Y escribe en un papelito:
“¡A partir de mañana, práctica de memoria!”
sólo para buscar el papelito
en vano.

[I] Federico II “El Grande”, rey de Prusia (1712-1786)

(ALPIALDELAPALABRA)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada