viernes, 24 de septiembre de 2010

LUCILA LEMA [1.253]


Lucila Lema 

(Comunidad Kichwa, Ecuador, 1974). Comunicadora social, videasta, traductora, gestora cultural, poeta y narradora kichwa Otavalo. Colaboró en organizaciones indígenas como la conaie, ecuarunari y confeniae. Actualmente es presentadora del noticiero Willaykuna de Ecuador TV. Obtuvo el premio al mejor video de Medicina Tradicional en el III Festival de Cine y Vídeo de la Primeras Naciones de Abya Yala en el año 1999, otorgado por la conaie. El reconocimiento Publicación, en la modalidad testimonio escrito, en el concurso Mujeres Imágenes y Testimonios en el 2000, otorgado por el colectivo Mujer, Imágenes y Testimonios. Reconocimiento a la participación en la 1ra Bienal Continental de Artes Indígenas Contemporáneas, México, 2013. Reconocimiento «Árbol de la Vida» al trabajo de promoción cultural otorgado por la Asociación de Escritores Indígenas de México, Génova, 2015. Su poesía ha sido incluida en el libro Las palabras pueden: los escritores y la infancia, editado por la Unicef. En la antología La nueva poesía hispanoamericana, publicado en España. En las Antologías: Poesía escrita por mujeres indígenas del Ecuador y Poesía de mujeres indígenas latinoamericanas, ambas editadas por el Ministerio Coordinador de Patrimonio del Ecuador. Ha publicado con editorial Santillana, el cuento Chaska, 2016. Organizadora de las cuatro ediciones del Festival de Literaturas de Abya Yala «La Fiesta del Maíz», y coordinadora de la publicación de los textos Hatun Taki, poemas a la madre tierra y a los abuelos y Chawpi Pachapi Arawikuna, nuestra propia palabra, memorias de la tercera y cuarta edición de dicho encuentro literario. Ha participado en los festivales internacionales de poesía de Medellín, Bogotá, México, Génova y Quito, y en las ferias del libro de La Paz, La Habana, Guadalajara, Quito y Guayaquil. Compiladora de la antología de poesía de los pueblos y nacionalidades indígenas del Ecuador Antiguas palabras andantes, editado por la Casa de la Cultura Ecuatoriana, 2016.



Kushikuy

Puntaka mana ista apukunata riksirkanchichu
kuyaylla killamamallami inti taytapa kuchuman chayarka
paypak suni akchawan llampuchinkapak
chaymi inti taytaka rikcharirka
pata pukrukunata yallishpa
tukuy tyashkata wiñachirka.
Na samarishpallata achill taytata yupaycharka
kawsay karashkamanta.
Hatun raymimi tyaka.
Ruku hampatukuna, kunturkuna
yakuta mañashpa wakanakurka
shinami yaku mama urmamurka
allpata pukuchinkapak.
Chashnami lomakunata, kuyllurkunata,
saratapash pukuchirka
paykunami karikuna warmikuna tukurkakuna
kuyarirkakuna.
Hatun raymi
ninan kushikuymi tyarka.



Alegría

En principio no había dioses ajenos.
Estaba la luna vestida de escarcha
tocando con sus largos cabellos
los aposentos sagrados del sol.
Despertó él entre rocas, y caminando
creció verdosos valles, animales grandes y pequeños.
Trasnochando veneraron al dios luminoso
por haber permitido la vida.
Hubo gran algarabía.
Sapos y cóndores abuelos
llamaban con cánticos a la lluvia,
que es mujer, para hacer parir a la tierra.
Vinieron entonces los guaguas, que eran
las montañas, las estrellas, el maíz.
De ellos nacieron
los hombres y las mujeres,
y entre ellos hubo amores
y hubo fiesta
y alegría.



Rebozo

Yana shunku urku chakipi tuparika, ñukanchik chakishka, kunkashka shimikunapak mishiki yaku kashka. Mana maypipash samayta tarishka, ñukanchik  chakikunapak chiriklla allpa kashka. Ñukanchikta kichikik, upalla pachakunapak sumak rimay kashka.

Kay yaku llaktapi tupari aycha illa, tullu illa, samay illa purinakuypak, kawsachik samay kashka. Muskuypimi, rukukuna, ñukanchikta rikushka. Paykunami, kanman ñuka puka rebozota charichishka. Ñukaman, kanpak  hatun shutita, ñuka yawar purikuk kanpak shimitapash.



Rebozo

Volver a vernos al pie de esta montaña de corazón negro es agua de panela para nuestros labios secos, olvidados. Es tierra fresca para nuestros pies que no encontraron descanso en otro suelo. Es palabra nombrada para este profundo silencio que nos persigue.

Este estar aquí, en el pueblo de agua, es respiro hondo para nuestros cuerpos ya sin carne, sin huesos, sin aliento. Los antiguos nos han visto en sus sueños. Te han entregado mi rebozo rojo. A mí, tu nombre prodigioso y tu boca donde fluye mi sangre.



Muskuy

Kanpak makikunata takarishkanimi. Kanpak shimita uyashkanimi. Ñuka umapi yakuta, sacha sisakunata churakukta rikushkanimi. Tuta kanpak ñawita rikushkanimi. Hatun mama, ñuka muskuypi kanta riksirkani.



Sueño

He tocado tus manos. He escuchado tu voz. Te he visto poner agua y flores silvestres en mi cabeza. He encontrado tus ojos de noche. Te he conocido, abuela, en mi sueño.



Sinchi mama

Tamya warmi pakarimuni
Ninan warmi shamuni.
Aychalla, pankalla.
Mana pipa makipi wataytukushka
Kuyaylla chumpikunawanlla pillurishka.
Ñuka samaypash tamya yaku urman shina
Wakakun.
Ñuka aychapash pukushka ñawpa urkukuna
Shina, munaylla.
Ñawpa mamakunapa ushay katimushka
Chinkarishka ayllukunapa puma aya tarimushka.
Ñuka hatun mamami chayamushka,
Tamyashina, runtushina, yakushina purikun
Mishki shimikunata apamushpa
Kunkarishka takikunata uyachishpa.
Paymi samushka
Paypakaman, may ninan
millay warmi kashka.



Mujer guerrera

Amanecí lluvia,
abundancia,
libertad
Atada solamente por los chumpi
Que dan forma femenina a mi cuerpo,
Suena igual que el aguacero mi respiro.
Mi cuerpo montaña de los antepasados
en florecimiento.
En mi alma, el alma de uno de mis finados: alma jaguar,
que siempre me encuentra.
Es mi abuela que ha venido,
como agua de lluvia,
trayendo noticias de las mujeres
canciones por miles de años calladas.
Es ella, muy dentro
Mujer guerrera en demasía.



Kay shuk

Ari shamunka nishpa shuyakurkanimi, na pantarinkichu
Kay shukmi, kay urmakuk, tunirikuk, chukchukuk
ukupi, kay chusku pirkakuna muyuntipi tyakuyka.
Kay shukmi,  chakishka yura shina, pawakuk, kuyurikuk
tyarina kaspipi tyakuyka.
Kay shukmi, kay wañuchinashnalla, kaparikushpapash,
na kuyurik punkuta  rikkuyka.
Kay shukmi kay  tamyata rikukushpapash, na yakuchu yayka.
Tatkikunami, munaymi, ñuka chakishka shimimi.
Ari, shamuchun shuyakurkanimi, na pantankichu.
Chay shukmi, ista ukupi kampak mutyashka aycha sirikuyka
Chay shukmi, ishta punkupi, na tamyakpipash, kampa mutyashka aycha sirikuyka
Chay shukmi, kanpak shunku ukupi ninan mayushina,
challwakunashina kuyurikuyka, mishashka pachaka.
Yachankichari, chay urku washapi wañukuk, pakirikuk ñanka
Mana kayshukpash, chayshukpash kanchu. Chayka, rumipi shina,
ñuka shimi kanpak aychapi shuyushka, na kunkana, kichikishka tyakun.



Otra cosa

Si esperaba que vinieras no te equivocas.
Una cosa es estar aquí, sentada, entre estas cuatro paredes,
que quieren caer, que se desmoronan,
que tiemblan.
Una cosa es estar sentada en esta silla,
que es hoja seca en medio del viento arrebatado.
Una cosa es mirar caer la lluvia en mi ventana
Y saber que no es agua,
que son segundos, que son ganas,
que es mi boca seca.
Si esperaba que vinieras no te equivocas.
Otra cosa es tu cuerpo raro, tibio,
recostado entre otras paredes, otra puerta
y tu cuerpo mojado sin lluvia.
Otra cosa es ese río y los peces que corren por tu pecho,
que son tiempo ganado.
Pero sabrás, que este camino roto,
que empieza a morir tras la montaña,
no es ni una cosa ni la otra,
es sólo la huella que como en piedra te dejó mi boca
y que hoy no encuentra salida.



Kuyachi

Kunan raymi puncha kan
Shuk hawapachakunata muyushpa shamunkichari
Pumamaki yurapi shuyashami
Paypak sapipi yakuta churashami
Muti yurakunata rikushami
Pukalla sisakunapa mishki hakuta allichishami
Yupaychani killu wiksayuk urpiku, tukuy tutamantakuna
Kanpak sumak wakay takita karashkamanta



Alabanza

Hoy es un día de fiesta.
Llegarás desde otro cielo.
Te esperaré en el árbol de pumamaqui.
Verteré agua en sus raíces.
Cuidaré el rocío abundante de sus hojas
y guardaré el polen de sus flores naranja.
Te agradezco pechiamarillo por la sinfonía de tu canto
mientras dura el amanecer de todos mis días.



Punku

Kay ñan tukuripi. laurellla ashnakuk kaspipi
ñuka takita sakini.
Kaspi tukushka yurapi. Kaya shuk upalla pachakunata rikuna,
shuk hichurikunata rikuna shuyupi
ñuka takita sakini.
Kanpak llapishka makikuna,
Kanpak washapi micha tyanakuk,
kay uchilla allpapi, ñuka takita sakini.
Ñuka mishashka punkupi ñuka takita sakini,
Tukuylla llulla kashka kakpipash.



Puerta

Dejo mi canto aquí, donde se detiene el camino.
En este pedazo de madera
y su olor a laurel.
Dejo mi canto en este árbol que ha perdido su forma.
En esta figura que mañana verá otros silencios,
otras despedidas.
Dejo mi canto en este pequeño suelo,
donde habitan tus manos apretadas
y la luz sobre tu espalda.
Dejo mi canto en esta puerta que es mi gloria,
aunque todo sea mentira.



Wañushkakuna

Wañushkakunaka mana allpa ukupilla kanchu. Paykunaka ishkay pachakunapi kawsankuna. Wakinpika, mishkita, mishki naranjakunata mikunkapak shamunlla.  Chayshuk pachapi paykuna munashka ayakunawan parlanllami, nin ukllashpa, ñuka purikunra mamita.



Los muertos

Los muertos no están bajo tierra. Ellos pueden partir el tiempo en dos. A ratos vienen, comen miel y naranjas dulces. Allá en la otra vida hablan con los espíritus que ellos quieren, dice mi madre, que me abraza aún.



Maskakuni

Tawka tutakuna chawpipi pakirishka; Kanta karullaktakunapi maskani. Imata shinashayari. Kay hawapachapash kanpak ñawikunalla hunta rikurikun. Manachu ishkantilla kana kanchik.



Buscándote

Noches enteras partidas por la mitad; Buscándote lejos de tu naturaleza. ¿Qué hago? Si este cielo está hecho de tus ojos. Si solo los dos somos necesarios.



Yura

Shukkunapak ñawipi mana ima rikurishppash, ñukanchik llakishka apukunaka tyanakunmi. Shina kakpichari kay hatun llaktapi tuparini, ruku taytalla, shutichini. Tamyawan shamuni; Kampak, mana tukurina sapikunapak yakuta, mishi mikunata apamuni. Shuk kintipash kaypi shayakunmi.



Árbol

Donde para otros no hay nada, habitan los apus que uno quiere. Será por eso, que en estas tierras urbanas te encuentro, padre antiguo, y te nombro. Vengo con la lluvia; traigo agua y frutas para tus raíces infinitas. Un colibrí es testigo.



Ama manllaychu

Chay lucero kimirikunmi. Kintikunapash pawanakunmi. Pakchashina ñuka shunkupash culun nikunmi. Chay kanpa shimiwan allpata mutiachishami. Ñukanchipi wayrapash pukllachun. Ama manllaychu: manachu mamitakunaka urkukunapash kuyarinmi nin.



No temas

Aquel lucero se aproxima. Aletean los colibríes. Más que la cascada truena mi corazón. Con esos tus labios regaré la tierra. Que en nosotros juegue el viento. No temas: nos dicen las abuelas que hasta los montes se aman.



Shuyanchik

–Hawapachapi tyak ñukanchik tayta–,
kunan, kaypi shuyanchik.
Maypi sisakuna urmachun sakirkanchik
Maypi ñukanchik ñan chinkarinkapak karka.
Kaypi shuyanchik
Maypi shunku hunta kuyaypash
llaki takiman tikrashka.
Kunan shuyanakunchik,
Maypi llullu wawakunapak ñawikuna kawsakun
Maypi moras mishkilla ashnakuk, chaypi.
Shuyanchikmi tayta;
maypi ñuka hatun mama,
Killamama shayarin, chaypi.



Esperamos

–Padre nuestro que estás en los cielos–,
te necesitamos aquí y ahora,
En el sitio antiguo de nuestra tierra,
Donde dejamos las flores caer
Y quiso borrarse nuestro camino.
Te esperamos aquí
Donde todo el amor se ha hecho
canción triste.
Te esperamos ahora,
donde viven los ojos de los recién nacidos
y el perfume de las moras silvestres.
Te esperamos padre;
Donde se detiene la luna,
mi abuela.



Kuyay

Pay, tutalla kacharishpa
shunku hunta munaylla kawsachik
paypa wallkata kuyakun.
Pay, punchayakukpi
paypak shunkuta watashka , kintikunalla pawanakun
paypa ñawi akchata kuyan.



Amor

Él ama sus collares,
y la magia que le produce desatarlos,
bajo la espiral infinita de la noche.
Ella ama sus pestañas,
Donde se enreda su corazón; y danzan colibríes
al encenderse el sol.



Muskuy

Kunan hatun tayta mamakuna chinkarishkapi, pi, imata kani nishayari. Punchayakukpi wacharishka warmichu kani, haykamanta kawsarik, chinkarik kushni llantuchu kaniyari. Rukukuna sakishka mankakunapa mana chinkarishka allpachu kaniyari. Wayrapash kuyashka, urku laya warmichu kaniyari. Killu wallka, yana, yura anaku chuakushka muskuychu kani. Wañushkakunapa yachayta hapisha. Ñuka shina wañunakuk ankakunapa, shuk wiwakunapa yachayta nishpa purikchu kani.
Mana kashpaka, kay tutapash tikramushka, ñuka muskuyllatachu kaniyari. Kawsakunimi, kawsanakunchikmi nishpa hawamanta urmakuk mutyachikuk yakuchu kaniyari.



Sueño

Ahora que no están los abuelos, quién se supone que soy yo. Mujer nacida en la primera luz, ser con cuerpo de humo, que es un instante y el otro es nada.
Una parte de la arcilla que ellos dejaron y no se hizo polvo. Hembra con caderas de montaña que enamora al viento. Sueño cubierto de collares amarillos y anacos de dos colores. Nieta pretendiendo aprender de los muertos, de los silbos de las aves, de los gritos de los animales que están muriendo igual que yo.
O soy mi propio sueño, que ha vuelto a vivir otra noche más, repitiéndome a mí misma: la agonía ya se fue. He vuelto, hemos vuelto a vivir como gota de agua que baña desde lo alto.



Uyashami

Uyashami tayta, kanllatami yachanki. Ñukanchi tushuymanta shukmi kashkanchik.  Llaki purinakukpipash pay kuyaywan wiñachishka. Ñukanchik sarushkata, upallayta, takikunatapash tantachishka mana wañuchun sakinkapak. Ari. Ñukanchi tushuymanta shukmi kashkanchik. Manachu akapana shina muyuynti churashkanchik. Muyuy muyuy puma ayakunantin, raymi churakunakunawan tikramushkanchik.
Nachu kan nishkata, rikuchishkata maskashpa kan chinkarishka allpaman chayashkani. Tayta mana krinata sakishachu, kampak chakikunamanta, ñuka chakikunapash mishashka.
Chaki cielo, chaki cielo, chaki cielo.



Creeré

Padre, no dejaré de creerte, tu sabiduría es mayor. Nuestra danza nos ha hecho otra cosa.  Aún en tiempos de dolor nos ha criado con afecto. Ha recogido nuestras huellas en silencios y cantos para no dejarnos morir. Sí, nuestro baile nos ha hecho otra cosa. Si como huracán zapateamos cual círculos guerreros. Cada vuelta hemos tornado junto a espíritus y pumas, vestidos de fiesta.
Si buscando la señal que me ofrendaste llegué al espiral donde dejaste tu respiro.  Padre no dejaré de creerte, por tus pies, mis pies son vencedores.
Chaki cielo, chaki cielo, chaki cielo.




Anaku (falda)

Dijo el viejo viento -pongámosle flores de mora a los anacos de las mujeres-,
que, como botones chispeantes, llamen brebajes de lluvia y yerba buena. 
Que en ellas escondan sus voluptuosos vientres de ovalas caricias,
y vuelen mariposas extintas entre pétalos y olas.



Abuelo

Brotan estrellas
y el ocaso aplaude.
En el vientre de la tierra,
eres llama tibia
de perfil bronceado.
Eres tú
mi paso peregrino,
el grito que mi cuerpo aguarda,
retrato de mis antepasados,
alma de mis montañas.
Eres tu
la savia Kichwa.



Anka aya

Taytaka, anka shunkutami charinka nirka
Llullu wawata llampuchishpa.
Kawsaypash wañuypash
Hawapachapash ukupachapash kanka. 
Acapanapash payta na manllachinkachu
Sinchi wayratapash, yana puyukunatapash
paypa paway yallinkami.
Pawashpa paskarinkami, wayra tukushpa, intita rikunkami.
Chikanata paskanka, akapana tukushpa paypa kawsayta rikunka.
Yura hawakunapimi kawsanka
Ña wañunata yashpaka
anka tukushpa ñuka ñawpapi rikurinka
Tikramushkata yachashunmi
Taytapash mamapash
Runapash ankapash kanka.



Sacha runa

“Ñuka churakushka chuki, harpa pillu, chakishka murukunaka na chinkarinachu” nirka Tzamarenda runaka paypak aycha chawpituta tushukukpi, tamya tukukukpi, illapa shutirikukpi.Kuyaylla imakunata churakushka sacha runapa shimita uyachishpa.

Hatariman kayachikuk awka, ña wañushka kashpapash sachakunapi ashna ashna sisakunachawpipi purikun runa.



Salvaje

Bien decía tzamarenda “mi lanza, mis plumas y las semillas que me adornan jamás pasarán de moda” cuando su cuerpo danzando en medio de la noche, se hacía lluvia, se decía trueno.

Salvaje de hermosos adornos que fuera ecos su voz. Guerrero llamando a batalla, que aún apagada su vida, en los campos camina entre flores y perfumes inolvidables.




Árbol andante

Que dirán los nogales
de mi sombra vacía.
Hablarán del viejo abandonado
Derramando su savia,
sin oír tu respiro.
Escuchará el viento
mi música sin tu voz
dirá que fui a tu encuentro,
Que soy el árbol andante,
posada de mil gorriones.
Díme, a quién pertenecen tus manos
entendidas con el fuego.



Yaku (Agua)

En aquella pampa de flores
vive el espiritu de la mujer.
a lo lejos, su eco llama a dioses hombres
y diosas mujeres.
a primera luz corre vital: sangre de la tierra.


Arawi (POESIA)

Amanece y estás ahí,
con una belleza muy fuerte,
te pareces al revolotear de las aves buscando cielo para amarse;
estás en la palabra de los abuelos, en el vientre de la tierra:
que por dentro lleva el espíritu de la mujer.
Ocurres invisible, y en el aire queda
La energía, el color sagrado del lenguaje sembrado por los dioses.



Constelación

Están en el cielo los ojos de la llama:
Destellantes pupilas
dibujando a su paso,
el paso del runa,
impregna su valor,
su palabra.
Caminan las estrellas
Toda la noche
Toda la vida


Sara (Maíz)

Dio a luz la madre tierra
a su hija de siete colores.
El sol para amarla
en mitad del día,
en mitad de la noche
dibuja en el horizonte su figura.
Juguetean en los surcos, 
esparcen su manjar
y su alimento
guaguas de maíz son
en mitad del día
en mitad de la noche



Te llamo

¡Te convoco¡
Ser de la cascada,
de los bosques
y la cueva de piedra.
¡Te llamo¡
Espíritu del agua.
¡Te nombro¡
Dueño de la lluvia,
Gran Imbabura,
corazón gigante,
samay de la existencia.



Regreso

El tiempo no ha perdido su encantamiento
y la esencia de los conejos
envuelve lejanías.
Las horas fermentan la espera,
el pilche derrama ansias
y el Imbabura se ha bebido la savia,
embriagados están los cerros vecinos
el tigre ama a dos hijos de la luna,
el gran fuego ha regresado.



Tu silencio

Se acaba tu aliento
la dulce miel de tus labios,
el silencio cada vez mas profundo
son horas enteras aguardándonos.
Vino la muerte a llevarte dormida,
se llevó tu cuerpo,
no tu palabra erguida.
Quedan en la tierra:
La pequeña flor de cactus azul,
el eco del viento,
la voz de los ancianos
dando nombre a las cosas
animando a los recién nacidos.


Guerrero

Bien decía tzamarenda “Mi lanza, mis plumas y las semillas que me adorman jamas pasaran de moda”; cuando su cuerpo danzando en medio de la noche, se hacía lluvia, se decía trueno. Salvaje de hermosos adornos, que fuera eco su voz. Guerrero llamando a batalla, que aún apagada su vida, en los campos camina entre flores y perfumes inolvidables.


Urbana

Coincidimos profanando las avenidas; 
somos dos peatones tropezando con la memoria
al igual que otras estrellas,
lunas y soles: de rostros desdibujados por el viento,
indicio de tierra las manos,
lluvia que rememora a los abuelos,
maduración del fuego nuevo;
que a la vuelta de la esquina
se confunden con tigres,
águilas, conejos y serpientes,
vírgenes o jesucristos.


Hombre Viento

Cuando tú viento hayas partido
entre las ondas fulgurantes de tu propio cuerpo
y la soledad se transmute en honda negrura,
pensaré que fuiste a la calle a buscar vida
que agitado transcurres
y amaneces en flores como grandes duraznos
de dulces besos
Pensaré que en cualquier senda un día encontraremos
el afán en una palabra y contaremos los vuelos de nuestros corazones:
altos como las nieblas caminantes del cielo,
profundos como la tierra amamantando las semillas,
y reiremos. 
Pensaré -caminan invisibles-
pequeños crepúsculos tus ojos. -Es noche-
y nos nacerá una luna,
llena de nuestras manos.


Quizá

En otros tiempos
en el mismo sol
vimos nacer nuestras caricias;
caminamos descalzos
sobre las aguas sagradas
pidiendo por nuestras vidas;
escondidos tras las antiguas piedras gigantes
nos robamos un beso,
arrancamos flores de maíz
y jugamos con la tierra mojada,
pensando en el mañana;
en complicidad con la luna
poco a poco nos amamos.
Los años pasaron
y solo en sueños
otra vez nos hallamos,
callados, extraños, ajenos;
a cuestas nuestras madrugadas
incompletas, frías, agonizantes.











.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada