jueves, 2 de septiembre de 2010

825.- ESTEBAN MOORE


Biografía de Esteban Moore: Nació en Buenos Aires (Argentina), en 1952. Poeta y traductor. En su condición de cronista urbano ha dado a conocer: Librerías de valor patrimonial de Buenos Aires, (Dirección de Patrimonio, Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, diciembre 2003) y la reciente Pizzerías de Valor Patrimonial de Buenos Aires, (Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, Junio 2006); ambos volúmenes realizados junto al artista plástico Horacio Spinetto.

En poesía ha publicado: La noche en llamas (1982); Providencia terrenal (1983), Con Bogey en Casablanca (1987), Poemas 1982-1987 (1988), Tiempos que van (1994), Instantáneas de fin de siglo (Montevideo, 1999, mención Honorífica Premio Municipal de Buenos Aires), Partes Mínimas (Mar del Plata, 1999); Partes Mínimas y otros poemas ( 2003, segundo premio de poesía, Fondo Nacional de las Artes); Antología poética ( 2004, Colección Poetas Argentinos Contemporáneos, Fondo Nacional de las Artes) y El avión negro y otros poemas (2007, del Fondo Metropolitano de las Artes y las Ciencias de la ciudad de Buenos Aires).

Ha realizado la traducción de diversos autores de lengua inglesa: Lawrence Ferlinghetti, América desierta y otros poemas, Colección de Obras Representativas de la UNESCO (Ediciones Graffiti/Unesco, Montevideo Uruguay, 1996); James Laughlin, Los poemas de amor, (Editorial Martín, La Pecera, Mar del Plata, Argentina, 2001); Craig Czury, Tecnología Norteamericana y otros poemas (Papel Tinta Ediciones, Buenos Aires, 2003); Charles Bukowsky, Una de las más ardientes y otros poemas (Ediciones Laberinto, México, 2004); Lawrence Ferlinghetti, Los Blues de la procreación y otros poemas (Alción Editora Córdoba, Argentina, 2005), Lawrence Ferlinghetti, La vida sin fin (Editorial Arquitrave, Bogotá, Colombia, 2005), Sam Hamill, Ojos bien abiertos y otros poemas, (Dirección de Cultura, Universidad de Carabobo, Valencia Venezuela, 2006).

Asimismo tradujo a Joy Harjo, C.K. Stead, Liv Lundberg, Patricia Jabbeh Wesley y Chirag Bandel para la edición del XVII Festival de Poesía de Medellín (2007) y a Freedom TV Nyamubaya, Nguyen Bao Chan, Bassem Al Meraiby , Joe Woods y Gulrokhsar Safi; XVIII Festival de Poesía de Medellín ( 2008).

En ensayo publicó: Primer Catálogo de Revistas Culturales de la Argentina (Ediciones Revista Cultura, auspiciado por la Secretaría de Cultura de la Nación y la Federación de Revistas Iberoamericanas, Buenos Aires, enero 2001) y ha dado a conocer en revistas y diarios textos sobre la obra de Alberto Girri, H.A. Murena, Horacio Salas, Lawrence Ferlinghetti, Allen Ginsberg y la poesía argentina contemporánea, reunidos en Versiones y apropiaciones, de próxima aparición.

Ha participado los festivales de poesía de Medellín, Colombia (1995 y 2005); Montevideo, Uruguay (1993); Rosario, Argentina (1994) festival de Cali, Colombia (2005); Encuentro de Escrituras, Maldonado, Uruguay (2006 y 2007), Semana de las letras y la lectura (Rosario 2007), Encuentro Internacional de Poesía de Valencia, Venezuela (2006) y fue invitado a la escuela de poesía The Jack Kerouac School of Disembodied Poetics, fundada por Allen Ginsberg, donde inició un proyecto de traducción y a la Schüle fur Dichtung in Wien , Viena Austria, donde expuso sobre poesía y traducción. En 2005 dictó en la IX Escuela de Poesía de Medellín el seminario: La generación Beat: sus póeticas y su legado.

Colabora con publicaciones del país y del extranjero. Su obra ha sido parcialmente traducida al inglés, italiano, alemán, lituano, albanés y portugués e incluida en diversas antologías






“Strahlenwind deiner sprache” 1

el viento que sopla desde el desierto cristalino
tan blando como un terso cielo –anunciará del
universo, infinitas desconocidas geometrías/el
más pequeño de sus detalles / los dominios de
una agregada luminosidad





“confondant la nuit et le jour”3

la naturaleza de las ciudades / que despliegan en
la planicie desolada --sus abanicos circulares/ no
será nunca correspondida/ de la vibración íntima
que irradia del fuego -esta ceniza calcinada





“The pebble/ is a perfect creature”6

ese canto rodado -que se desplaza lento en
el repetido ciclo de las aguas / podrá exponer
en la palma de una mano / el mudo resplandor
de su apariencia / -al tacto inseguro de tus dedos
–una estructura única






“In the main of light”8

en un escenario dispuesto por la luz/ -las rocas
extienden en sombras alargadas su inmensa redondez/
-en el aire al zumbido en vuelo de los insectos/
-el escape de un motor señala con el agobiado
paladeo de furiosas erres flotantes
dilatadas en una nube ácida de combustible
quemado/ -el ritmo de la sierra mecánica/
la tala de los árboles





“all is emptiness”10

la curvada línea de fuego/ el rastro de este cometa
que -con trazos de luz explosiva, ilumina el oscuro
plano cóncavo del firmamento/ describe la cadena
encendida de su recorrido/ huella instantánea –que
al consumirse elude toda referencia orbital




“Altre tu en clausura”11

si mi ojo advierte de esas altas cúpulas del cielo/
una elipsis que no culmina sobre sí misma/ entonces
-vos podrás iniciar el proceso de cálculo de los ciclos
del sonido -sus resultados distantes/ ulos-----rulos/
[círculos de la energía en un tiempo sostenido]
rizos de velocidad varia que dividen -los campos
del vacío


a J.A.P.





“bienes de la tierra”12

los dedos pulgar e índice --levemente combados
en labor de pinzas/ presionan el contorno irregular
--de esa piedrita que has recogido a la orilla del río/
la colocan bajo la luz de una lámpara eléctrica/
que alumbra de su figura –la suavidad de
los bordes/ el tallado paciente de las aguas




“Brillante eternidad”15

el impulso -que recorre oscuros canales licuificados/
ardientes esponjas magmáticas --recibe en la latencia
de cada uno de sus corpúsculos --fluctuantes destellos
eléctricos/ voluntad -que el ojo no podrá percibir,
mucho menos cuantificar en el espejado
campo de la memoria –ese impulso, su refracción digo:
ondula giros centrífugos (derrama la virtud de su latido)

a M.S.




¿Quién es el mar? 20

un aire -/como de brisas cruzadas ---que se imagina
viento atraviesa -esta planicie desproporcionada --/
que dilata sus dominios -desde las macizas montañas
-------hacia el mar


un aire que arrastra -revuelve -eleva --las depositadas
capas de guadales y lava -y ceniza volcánica
-y arenillas de siglos

que las vuela en los ojos -que en parpadeo fugaz -
doloroso confunden -en la línea del horizonte --¬¬¬¬-
el punto imaginado donde las aguas del océano
--y las arenas del desierto ---en el color de sus cuerpos
-deben ---hipotéticamente distinguir el nacimiento
de mundos diversos





“tic de la conciencia en el infinito” 27

plegados en sus combas / -los remolinos de viento
envuelven la materia ---polvo---arena---pasto seco
cosas que rotan -ante tu sorpresa, en las alturas del
suspendido vacío / sacuden las torres,---cortan los
cables de alta tensión /estallan su vórtice -luego se
contraen en sí mismos -ascienden -desaparecen en
el azul del cielo transparente -dejando a su paso el
aspirado rumor de la burbuja --aquel que provocan
las piedras -cuando -la profundidad del agua ---las
absorbe





“the air blows desolate” 28

el aire destemplado del amanecer ---mece con
suavidad las ramas de un tala guacho -----vibra
quizás en sus largas espinas /------orea el rocío
de la mañana

este aire ---que se repite en las madrugadas----y
nos tiene acostumbrados ----es el mismo----que
así dicen algunos ----agitó durante la Blitzkrieg
de Londres ----el espeso humo de los incendios
es el que remueve---los papeles que los turistas
arrojan /--en los carcomidos restos del Partenón
es el aire, --quién lo duda ----que consumirá /-sí
las ruinas de todo imperio

ese aire hoy, sopla
abatido------------/no logra establecer su música
en la desolada geografía de la ruta 40


a J.A






El viejo Bill explica un poema

Relata el poeta que -cuando regresó a visitar el lago
--que había conocido de niño ---recobró -desde
una perspectiva renovada -la imagen de aquellos
cisnes que con elegancia aún nadaban allí

él estimó el número de los mismos en ------nueve
y cincuenta /operación matemática
que no pretendía dar cuenta exacta -de la cantidad
de aves que -- sobre el agua verde cristalina
---sacudían sus largos cuellos -y agitaban -el color -
de sus alas extendidas -hacia ese cielo cargado….

sólo buscaba
dice --la música de la cifra------------“lo demás
me pareció irrelevante”




El objeto en su estado natural

“no ideas but in things”
William Carlos Williams

Los viejos rieles -bruñidos por la fricción
de las ruedas de los veloces trenes subterráneos
----brillan bajo la luz tenue -que ilumina -el largo
túnel y en ese recto centelleo -del metal alejándose
----hacia la próxima estación ----------------
plenamente iluminada está el poema

a J.J.R





Celebración

“ahora la zanahoria es un cero kilómetro”
Tito Zanoni


Resplandecientes piezas de ingeniería ----
los automóviles se desplazan sobre el seguro asfalto
---de la ruta nacional---------------- inaugurada
–alabada --por el Sr. Presidente
su numerosa comitiva
funcionarios/empresarios
ojos que eluden de las cámaras el directo ojo
jóvenes políticas /actrices del momento
luciendo en calculado meneo orgiástico
en el medio de la verde nada de la llanura pampeana
/sedas -pieles -joyas
generales que ostentan en el palco oficial
-medallas de papel- una sonrisa que oculta futuras
medidas patrióticas

y ellos -los otros - nos /que en silencio -al borde
del camino observamos el paso de las máquinas
------------relumbrantes veloces- soñadas





En el vacío de la noche

“All day I hear the noise of waters”
J. Joyce


Polváme
sí polváme el centro que me hace
sí -en cuclillas polváme de dientes las ancas
/perladas de su transpiración
sí de lenguas la carne inflamada en ardores
polváme de cara al cielo para que entendiera
/de ese cuerpo desnudo
emergiendo de la ducha cotidiana
el brillo de sus pálidas estrellas
de esos labios fulgentes
que derraman aguas en el agua
el tintineo acuático
de su esparcido perfume





Ángeles caídos

“city of fallen angels •


Borracho de alcohol
y desesperación
Dylan con sus aullidos estremece la noche
Vallejo tose en un conventillo parisino
la noche se extiende en los hemisferios
en México Lowry
oculta sus visiones zoológicas
en las abrasivas lenguas del mezcal
viajando sobre el chirrido de un tren de carga
Kerouac canta ronco vómito tras vómito
las bondades del agrio vino californiano
Bukowski resbala y cae
en la noche brillante del Sunset Boulevard
en la trastienda de una farmacia de turno
Carver abre una botella de licor clandestino
mientras una vieja con un perro ridículo
espera el preparado
que tranquilizará sus tormentas
a esta hora de la madrugada
quizás alguien se esté preguntando
qué sucede
bajo el ardiente sol de los parajes sureños
en el extremo de Oriente pálido de luna
En una jaula iluminada por reflectores
Pound murmura palabras
que sus carceleros no comprenden
Michaux cubierto de noche
en un cementerio de Cuernavaca
se deja volar en sustancias
sin entender la magia del paisaje
en una ciudad que lo desconoce
Julio Huasi
decide por mano propia
abrazar las tinieblas
otros en el pico de una botella
apagan los exactos compases del corazón
En un sitio donde todos cantan la belleza
de las ondulantes mujeres junto al mar
alguien bebe risueño su caipira
absorbe el oscuro aroma del azúcar
el rancio perfume de pobladas axilas
la imaginada fragancia de una flor
pleno sabor deseado
nosotros desde Montevideo observamos
el cielo cargado
Los modos cambiantes del tiempo
no conocen la amabilidad de tus deseos
se desplazan imperturbables
a través de las cordilleras los océanos
las llanuras
cruzan el poniente
someterán a cada uno de aquellos
que intenten penetrar sus polos de radiación
a las pequeñas
obsesivas cuestiones cotidianas
Perlongher viaja en un automóvil
que se desliza
hacia los suburbios
su destino
una capilla donde frente al altar
en el círculo de energía otorgada
ante los ojos
del sangrante cordero de Dios
un sacerdote administra la esperanza
sí y…
qué dones qué palabras mama
en su desesperada desilusión
en qué aguas alimenta esa fe apresurada
Padre Nuestro…
que estás en las sacrísimas alturas
comienza la invocación inútil
su único consuelo
la voracidad de Dios
Al viento en el río
voces extrañas
en el río al viento
desconocidas almas en pena
Aquel que elige
en la pobreza del exilio
el nombre de Sebastian Melmoth
recuerda una esposa los hijos tan amados
añora ese mundo al que no podrá regresar
infantilmente recuerda la redondez
de su colección de fina porcelana
el color de Londres bajo la luz del otoño
anota en su cuaderno:
poseo la tranquilidad de los objetos perdidos/
soy un hombre que ha vivido su tiempo/
en simbólica relación con el arte/
ya no se avergüenza en las calles
cuando alguien murmura a sus espaldas
o grita Fingal O’Flahertie ooo ooooooohhhhh
él repite en voz baja mansamente:
el dolor es un momento demasiado prolongado
Tampoco imaginará de Joyce
el calembour lanzado en
The Ballad de Persse O’Reilly:
Fingal Mac Oscar Onesine Bargearse Boniface
a quién se le ocurre
Ortodebarcaza Carabonita
Las sombras
su proyección geométrica
permanecen
quién o qué
erosiona la forma que envuelve
grabará en la historia
las marcas del pudor ajeno
Alguien recuerda
el eclipse de luna de Lu T’ung
la figura del cielo el emperador
la visión de sus ojos
apagándose en la belleza terrenal
la luna el ojo nocturno del cielo
devorada por la tremenda boca del sol
y de la terrible ejecución
de este poeta que amó las alegorías
en el 835 año del Señor
No tienen nada que decir
Pregunta una voz ajena
El gran círculo gira sobre su propio eje
Las primeras luces del alba
Penetran profundos pliegues abismales
Las imágenes fulgentes
Se repiten
Una y otra vez
En la superficie bruñida
Qué podrán decir en México
en Montevideo en Buenos Aires
que no haya sido cantado en el Occidente
en Venezuela en el extenso Brasil
en el muerto Oriente perdido
donde los magos
buscan por el firmamento
la luminosa trayectoria de una estrella
la develación del secreto
Auden
en vísperas de un nuevo año
propone un brindis alza su copa
elevo dice
en el agrio aroma del licor
el peso de los planetas
la mutabilidad del universo
no busquemos en el pasado
edenes ilusorios
menos aún
la seguridad de las jerarquías
el siglo nos presentará
las imaginadas ruinas
Rimbaud arrastrará
su gangrena de oros
El cuerpo de Alejandra
sus oscuros labios de sangre quieta
callarán la última palabra







A Yeyé in memoriam
Custozzagasse 5, Viena, 1994.


• “Ciudad de ángeles caídos”, Pintada mural,
Silver Lake, Los Ángeles, EEUU.




Postal urbana

"numbered caves in enourmous jails"
W.H. Auden


ese que al oriente de un apagado sol -camina
seguro en la multitud / los ojos sin punto fijo
sabe que al final de su trayecto lo espera
una habitación vacía
los rayos titilantes de un viejo televisor /glaceando
de brillos
la oscuridad
parpadeo de luz que nunca podrá rememorar
la combustión de los aceites
la fulgurante flama de las lámparas
que alumbraron
en la larga noche de los inviernos romanos
la labor de Livio Andrónico
quién pregunta si una vez ahí en la protección
de este dominio ajeno / sus lamentos serán
los gemidos de una voz plegada
que recuerda una por una
las pérdidas del alma alzada en amores
el suave abrigo de las bocas
el perfume de Francia en los cuerpos
el dulce extravío de los cuerpos
en las plumas de pájaros remotos
quién pregunta -se golperá a puños el pecho /con
manos de piedra/ los sitios del corazón vencido
quién




La blanca del áfrica


“The diamond-like splendor of the Sphinx’s face/
blinds the eye’s vision.”
E. P. Kirk

… ella
la blanca del áfrica tiene amarillos ojos
de león adormecido
la lenta fosforescencia de las serpientes en verano
sus mandíbulas
Dios lo sabe
conocen la consistencia de la carne masculina
si lo desea para adornar sus pálidos pechos
puede hacer de un hombre
pequeñas mariposas rojas mágicos colgantes
la blanca del áfrica oculta un corazón que bombea
profunda sangre negra
sus dientes de afilado hielo antártico a la luz de la
luna
dejan oscuras huellas en el cuerpo elegido
hecho que provoca
en ocasiones su dulce sonrisa
la blanca del áfrica también puede a criterio de sus deseos
alzar su mano
estirar el marfil de sus dedos
detener el mundo frente a tus ojos
dejarte vacío de toda memoria




Don cherry, el gato, paquito…

En escenarios iluminados -ellos ofrecen
el eco aislado de una nota musical
/lo descomponen
hablándole al vibrante metal de sus instrumentos
en soplos
el susurrado aullido de sus preguntas
preguntas que no requieren respuestas inmediatas
quizás tan sólo -nuevas preguntas/ así ellos
frasean su respuesta -en el armónico plisado
de unos sonidos






Breve vuelo trasandino

Luego de tranquilizar a los pasajeros destacando
la bondad de las condiciones climáticas –con palabras
que no rozarán el erizado núcleo de nuestro temor
y de recordar que de acuerdo a lo previsto
aterrizaríamos a horario en el aeropuerto de Santiago
de Chile el comandante de la aeronave remata
su discurso de rutina “estamos volando sobre los andes
a cuarenta y tres mil pies de altitud”
mientras tanto saboreo en la levedad de la cabina
climatizada
el amargo roce del alcohol en las papilas
y escucho a mi acompañante casual
fabricante de tornos automáticos que narra
en términos casi poéticos -la novísima retórica
de los metales-
la pasión con la que doblega
el duro acero crea partes pequeños engranajes
- compleja maquinaria-
la precisión de cada uno de sus productos
el esmerilado de la válvula durabilidad belleza
eficiencia etc. Etc.
a cuarenta y 3 mil pies de altura
volando sobre los andes
miramos desde la ventanilla el océano de nubes
entramadas
impenetrables a la vista
/ocultan el paisaje/
sorpresivamente nuestros ojos descubren
a un costado
del metálico cuerpo brillante del ala
del avión
el macizo pico negro
coronado de helada nieve cristalina
asomando
su granítica pureza de siglos a través de las nubes
de la tendida espuma de moléculas -plena de átomos
eléctricos
de tormentas posibles
rasgándola rasgándola como si fuera
el poderoso dedo índice de una de las extraviadas
manos
de dios
de su hijo el crucificado en la quietud de los maderos
que desde su rústico sitial
en la pequeña capilla de salvador maría
en la llanura argentina /plana página de imposible
lectura/ al verano de los vientos secos
y las recordadas palabras de florecido filo observa
inmóvil la explosiva furia de la motosierra
el tajo certero del instrumento mecánico
la pérdida de la palma de los dedos extendidos
yeso y óleo -conmemorativo memento mori triturado
polvillo desgranada molida materia flotando en la luz
bajo tus ojos






plegaria

oh padre
que nos has dado la luz
el ardiente sol de la tierra
las fauces saurias de la noche
los cielos de amenaza
la lluvia ácida, el gas tóxico
los cuerpos plenos de células corruptas
el aroma maloliente de las aguas servidas
la pestilencia de la nube química
los esfínteres túmidos
el aire al humo encadenado, este paisaje que flota
en la bruma de las ciudades

y el deseo y sus dientes de metal
y la avaricia y sus visiones del universo
y estas papilas sangrientas que absorben
el virus de tu boca

oh padre
que nos has dado la propia celebración
de tu nombre
te pregunto
una manzana en la boca de una mujer desnuda
justifica el estado de las cosas
nuestro…





“en lo profundo de la noche”

el agua contenida en la pava
hierve sobre el fuego
en la noche todo es silencio
cada uno de nuestros dioses goza
la otorgada quietud de la noche
el agua en la pava se evapora
sus silbos punzan el silencio
este silencio de la noche
en el que una multitud
de cuerpos sin rostro
se desplaza en las sombras
el ardiente metal de la pava
separa las llamas del fuego
de los borbotones del agua
los cuerpos no hacen ruido
sus pisadas nunca retumbarán en tus oídos
en el silencio
nadie
nadie responde
a los nombres que lento repito
la multitud de cuerpos desnudos
se desliza en las tinieblas
en la negra noche eterna
siempre abismal
donde el silencio crece
como un dios
todavía desconocido






nota

Lu t’ung rememora
frente a sus verdugos
el serpenteante río de jade
el verde profundo de las aguas
olvidando que en esas orillas
Yü-ch’uan-tzu
el pensador del río de jade
soñó la imagen del joven Buda
tensando su arco
en las salas del museo Guimet



Anotación anónima inscrita al pie de la página 32 en un
ejemplar de “One Hundred and Seventy Chinese Poems”,
de Arthur Waley (Londres 1918) exhibido en la librería El
Túnel, Buenos Aires, 1993.





crónica

en chile sarmiento arde de cuerpo entero
mientras decide las bondades de unos y otros

en santa ana do livramento con su guitarra
josé hernández entretiene en un despacho
de bebidas al gauchaje triste le nacen allí unos versos
que no termina de comprender

quiroga bajo el sol de misiones redacta una carta
ruega a martínez estrada lo asista en su soledad

lugones en un recreo del tigre
observando las mansas aguas del delta
decide escribir su último verso

y…en buenos aires borges inaugura su ceguera
recorriendo los devastados anaqueles
de una biblioteca pública

a h.s.





burgess street, farm Near/ southhampton

ataviado lujosamente
el cuerpo macizo
asume formas desconocidas
al practicar
una lenta cortesía de ocasión

en la paz de su arriendo escribe
largas cartas a su fiel pepita gómez
y piensa con medido escrúpulo
cuántas veces cabría un húmedo condado inglés
en el continente de sus propiedades

es allí en esa isla extraña
que se le presenta la imagen del muerto
cubierto de tierra y sangre el pecho desnudo
viajando veloz desde la muerte
hacia un destino que no ha de serle infiel

es allí en ese paraje hermoso
donde por primera vez teme el veredicto de la historia
en aquella geografía de lluvias y niebla un apodo felino
todavía habita su trágico carruaje
quizás la gloria misma

él, el poderoso, duda
no reconoce en las nubes su premio
-posiblemente le aguarde
una lápida fría
bajo el pesado cielo de inglaterra-





con bogey en casablanca


bogey bebe en silencio
el agrio bourbon del olvido
su mirada perdida en la noche africana
oculta las profundas cicatrices del amor

desde la mesa observa al pianista
que sin emoción acaricia en el aire
con manos de brillante caoba
las teclas de un piano destartalado

en el fondo del salón a media luz
acompañada por una vieja guitarra
la francesita delgada y triste
sostiene el tibio mate de la espera

bogey la mira a través del humo del cigarrillo
para comentar lentamente como sólo él puede hacerlo
con la entonación propia de un reo del abasto
“muchachos… ella algún día lo comprenderá…
…carlitos se nos ha ido para siempre”


a m.s.




muerte natural

muchas y no pocas veces me pregunto
si el sol de la infancia huye en la noche
si han de morir los sueños en el cuerpo
pequeñas intenciones

mis manos revuelven tu cabello
e imagino /atroz y personalmente/
a Wordsworth (valedera palabra – su peso
en palabras)

repitiendo con aplomo:
“let the age continue to love its own darkness…”
yo y tú es decir vos y yo
tan sólo recordamos


(Referencias: El Wrong Side de Daniel J. Montoly)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada