domingo, 19 de septiembre de 2010

1185.- ARIF KHUDAIRI


Arif Khudairi nació en Egipto en 1948. Escritor bilingüe en inglés y árabe, es autor de 47, entre ellos once libros de poemas, incluyendo Trees Leaves (Pentland, 1998); Rubaiyat of Arif Khudairi (al-Hadarah al-Arabiyah, 2004), y Abode of Peace (DBP, 2008). Es mayormente conocido como poeta pero también ha publicado ensayos, críticas y relatos breves, entre ellos, Tales From the Arabian Sahara: The Trip and Other Stories, 1998, Minerva Press, Londres. También publicó en la misma editorial la novela, The Eighth Voyage of Sinbad, 1999. Su obra ha aparecido en publicaciones en Egipto, Malasia, Omán, Yemen, India, Pakistán, Reino Unido, Brunei y en los Estados Unidos.

Fundador y editor de The Journal of Arabic Studies y presidente de la Sociedad de Poesía, en la Universidad de Brunei en Darussalam. Ha traducido siete libros de poemas desde el coreano, malayo, farsi e inglés hacia el árabe. Su obra ha sido traducida al árabe, español, malayo, indonesio y urdu. PhD en Literatura Árabe de la Universidad del Cairo, ha sido además docente universitario en diversas universidades en Estados Unidos, Corea y Malasia. Actualmente es profesor asociado de the Sultan Sharif Ali Islamic University, en Darussalam, Brunei, donde enseña metodología de la investigación, teoría de la traducción y literatura comparada y fue decano de la Facultad de Árabe y Civilización Islámica. También es miembro de la Academia de Literatura Árabe Moderna y de la Asociación de Escritores de Egipto.

` [http://www.festivaldepoesiademedellin.org/pub.php/es/Revista/ultimas_ediciones/86_87/khudairi.html]
MI HOGAR ES EL MUNDO

Siento
Como si cabalgara
Una veloz nube blanca.
Mi hogar
Es el mundo.
Duermo
En Delhi.
Me despierto
En Roma.
Mi hogar
Es el mundo.
Aunque
No posea
Ni un hogar diminuto.

Siento
Como si cabalgara
Una veloz nube blanca.
Mi hogar
Es el mundo.
Vuelo
Hacia el Este.
Vuelo
Hacia el Oeste.
Visito
Las pirámides,
El Louvre,
Kampong Air,
El Taj Mahal.

Mi hogar
Es el mundo.
Aunque,
No posea
Ni un hogar diminuto.

Siento
Como si cabalgara
Una veloz nube blanca.
Mi hogar
Es el mundo.
Deambulo
Por el Sahara.
Cruzo
Los siete mares,
Como Rimbaud,
Roykan,
Lorca
Y Gibran.
Mi hogar
Es el mundo.
Aunque,
No posea
Ni un hogar diminuto.

Siento
Como si cabalgara
Una veloz nube blanca.
Mi hogar
Es el mundo.

Amo
A toda la gente:
Negros,
Amarillos,
Y blancos.
Todas las tierras
Son mías.
Mi hogar
Es el mundo.
Aunque,
No posea
Ni un hogar diminuto.



POR EL BIEN DE TUS OJOS



Por tus ojos,
Mis profundos
Océanos misteriosos,
Y los amplios
Cielos azules,
Desafié
Al mundo entero,
Luché
Contra todos
los hombres,
Los jefes
De las tribus.
Competí
Con ellos,
Y gané
Todos mis combates.
Tomé
Cada riesgo,
Que enfrenté
Todos los retos
Con una sonrisa.
Acepté
Las condiciones
Que pusiste
A los amantes
De tus ojos.
Escalé
Las majestuosas colinas,
Marché por los desiertos,

Volé
Por los cielos.
Crucé
los siete mares,
Viajé
A lejanas
Islas de hadas,
En mi barca,
Y traje
Extraños diamantes,
Botellas de ámbar,
Flores de loto,
Y tulipanes,
Rojos,
Púrpuras,
Y blancos,
Y los esparcí
Todos
A tus pies
Como una señal
De mi amor
Por ti,
Y por
El bien
De tus grandes
Ojos azules.



TE AMO

Te amo porque tus ojos que hacen amar
Los mares, los ríos y los cielos,
Y soñar contigo todo el tiempo.

Te amo porque tus labios que hacen amar
Las rosas, los girasoles, y los tulipanes,
Y vuelo hacia el cielo como una mariposa ebria.

Te amo por la sonrisa que me hace amar
El sol, la luna y las estrellas,
Y esperar con deleite el amanecer de cada día.

Te amo porque tu amor me hace nadar
En éxtasis, en un río del paraíso,
Hecho de almizcle, sueño y encanto.



CANCIÓN DE PAZ

Si todos
Pertenecemos a
Un padre,
Y a una madre.
Si todos
Somos hermanos:
Amarillos,
Negros,
Y blancos.
Si todos
Estamos hechos
De barro,
Y ninguno
De nosotros
Está hecho de esmeraldas
U oro.
Si todos
Somos el mismo,
A pesar
Del tamaño
De los ojos,
Y el color
De la piel.
Si nos necesitamos
El uno al otro,
Para prosperar,
Para sobrevivir.
Si creemos
En un poder
Más allá de nosotros.

Si somos
Lo que somos,
¿Por qué luego,
Nos enfrentamos,
Y nos matamos
El uno al otro?
Si todos
Pertenecemos a
Un padre,
Y a una madre.
Si somos todos
Hermanos,
Por qué entonces,
No coexistimos
En amor,
armonía,
Y en paz?



RÍO NILO

Corre suavemente,
Río Nilo,
Llena mi corazón
Con tus maravillas,
Y mis ojos
Con tu encanto.
Pues tus ondas
Son mis lágrimas,
Mis sueños,
Y mi vino.
Entona los cantos
De Akhenatón
Para los enamorados.
Entona los cantos
De Antonio,
Y Cleopatra,
De Osiris,
E Isis,
De Yusuf,
Y Zulaikha,
De las doncellas,
Quienes se habían
enamorado
De tus profundos,
Ojos azules,
Con tus cuentos,
Con tus rimas.
Entona los cantos
De Ahmose,
Hatshepsut,
Tutankamón.
Entona los cantos
De Tebas,
Alejandría,
Y Heliópolis.
Entona los cantos
De los hombres
En sus campos,
Y de las mujeres,
A su lado.
Corre silenciosamente
Río Nilo,
Y entona
Tus cantos de amor.
Llena mi corazón
Y mis ojos
Con tus maravillas,
Pues tus olas
Son mis lágrimas,
Mis sueños,
Y mi vino.



CUANDO LA PAZ REGRESE

Cuando la paz
Regrese
A nuestra vida,
Cuando la sonrisa
Retorne
A nuestros labios,
Cuando el sol
Se eleve,
Una vez más,
Y las nubes
De la tristeza
Se desvanezcan,
Cuando vuelen
Libremente las aves
En los cielos,
Sin miedo,
Cuando la primavera
Vuelva a poner
Las hojas verdes
Sobre los árboles,
Cuando las flores
Se vistan
Con los colores del arcoris,
Y porten
Su dulce esencia,
Cuando el amor
Corra como los ríos
en nuestros corazones,
Cuando los niños
No estén más hambrientos,

Cuando ellos sean
Felices, llenos de esperanza,
Y seguridad,
Cuando los soldados
Vuelvan a casa,
Arrojen sus armas
A los océanos,
Y entonen
El canto
De la paz,
Cuando nuestra vida
Se llene
De belleza,
De verdad,
De buena voluntad
Cuando nuestros sueños
Sean realizados,
Cantaré
Mis canciones de amor
Para los pájaros,
Para las flores,
Y para ti.



HOGAR

Cada día,
Sueño con
Un hogar:
Un lugar
Donde el cielo
Es tan claro,
Tan amplio,
Sin fin,
Sin nubes,
Donde los ríos
están mezclados
Sin sangre,
Sin lágrimas,
Y los corazones
Son blancos
Como la nieve.
Un lugar
Donde no hay amos,
Ni esclavos,
Donde de día
Tejo,
Mi poemas
De amor,
Y belleza,
De libertad,
Y paz,
Y en la noche,
Duermo
Sin miedo
En mis ojos,

Si dudas
En mi mente,
Sin dolor
En mi corazón.
Un lugar
Donde las personas
Son hermanos,
Y las mujeres
Son iguales
A los hombres,
Donde el amor
Es más preciado
A los corazones
Que el oro.
Cada día,
Sueño
Con un lugar
Que puedo
Llamar hogar.
Cada día,
Cada día.



TE DIJE

La luz
Llena la noche
Con deleite.
Y tú semejas
Una flor,
Una princesa,
Una houri*
¿Me concedes
Esta pieza?
¿Puedo sostener
Tu mano
La noche entera?

¿Te dije
Que eres bella?
Pero lo sabes.
Lo escuchas
En los secretos
De la brisa,
En los suspiros
De las mujeres.
Lo ves
En tu espejo,
En los ojos
De los hombres.

¿Te dije
Que te amo?
Sí, tal vez,
Lo hice
Un millar de veces.

Déjame entonces,
Decirlo de nuevo,
Y de nuevo,
Y de nuevo,
Con mis labios,
Con mi tacto,
Y con mis ojos.

¿Te dije
Qué bien danzas?
Y deseo
Que la danza,
Y la noche,
Nunca se detengan.
¿Te dije
Que eres bella?
¿Te dije
Que
Te amo?



*houri - en el Islam, mujer hermosa que espera al musulmán devoto en el paraíso, mujer joven voluptuosamente atractiva - la palabra árabe hawra’ se refiere al contraste de la parte blanca del ojo con lo negro del iris, haura (plural) mujer de ojos negros - del árabe huri





HAY ALGO

Hay algo,
Aunque
Yo no lo
Sepa.
Hay algo
Que me hace
Mirar
A la nube,
Y sentir
Sus soledad,
Su errancia,
Y su pérdida.

Hay algo,
Aunque
Yo no lo
Sepa.
Hay algo
Que me hace
Mirar la lluvia,
Y ver
Las lágrimas,
Los suspiros,
Y los gritos.

Hay algo,
Aunque
Yo no lo
Sepa.

Hay algo
Que me hace
Mirar fijamente
A las estrellas,
Y besar
Su felicidad,
Sus esperanzas,
Y sus sonrisas.

Hay algo,
Aunque
Yo no lo
Sepa.

Hay algo
Que me hace
Contemplar
La nube,
La lluvia,
Las estrellas,
Y pensar
En ti:
En tu rostro,
En tus labios,
Y en tus ojos.



EL POEMA

Un poema eres tú, amada mía, aquel que he tratado de leer desde que llené mis ojos con los rayos de tu hechizo. Para este fin, me uní a escuelas de poesía en Sicilia, Heliópolis y Córdova.
Aprendí una docena de lenguas, pero descubrí
que todo lo que hice fue en vano
Pues tu belleza cambia cada
vez que despunta el día, y se acrecienta cada vez
Que la luna aparece en la noche. Además, tú tienes tus propios lenguajes: algunos pertenecen a tus ojos, otros a tus brazos, y algunos pertenecen a tus labios. Tus
lenguajes son modernos y clásicos, y necesitan
cientos de años para aprenderse. Un poema eres tú, amada
mía, aquel cuya melodía decidí contemplar con mi alma,
tocar sus ritmos con mis ojos, y abrazar su belleza
con mi corazón





SALAM

Salam,
Hola,
Aloha!
Estoy feliz
De verte.
¿Estás también
Feliz de
Verme?
Permitámonos
Darnos la mano.
Siéntate a mi lado.
Permitámonos compartir
Una rebanada
De pan,
Con algo de sal,
Unos pocos dátiles,
Y una jarra
De leche.
Y luego,
Permitámonos entonar
Una canción de
De amor
De buena voluntad,
De paz.
Permitámonos
Hacer amigos.
La luz de la luna,
Y los rayos
Del sol,
La brisa,
Y las rosas,
Son para ti,

Y para mí.
¿Podemos compartir
La arena,
Los ríos,
Los cielos,
Y los árboles?
Salam,
Hola,
Aloha!
Que la paz
Esté contigo,
Para siempre,
Y conmigo.



EL LENGUAJE DEL AMOR

Porque estamos
enamorados,
Nosotros no decimos:
Tú y yo.
Porque me fundí en ti
Y te fundiste
En mí.

Porque estamos
Enamorados,
Por eso
Decimos nosotros.
Para nosotros ahora
Somos uno,
No dos.
Somos nosotros.

Porque estamos
Enamorados,
Tú eres yo.
Yo soy tú.
Con mi corazón,
Tú sientes ahora.
Con tus ojos,
Yo veo ahora.

Porque estamos
Enamorados,
Nosotros no decimos:
Tú y yo.
Porque me fundí en ti
Y te fundiste en mí.
En mí.




CAFÉ NEGRO

No hemos
Hablado mucho recientemente.
Tampoco
Nuestros ojos.
No nos tomamos
Las manos.
Ahora no
Sonreímos.
El café está
Un poco frío.
¿No crees?
¿Qué te gusta
Beber?
Tomaré
Café negro.
¿Cómo has estado
Últimamente?
Mignon, mi perro,
Está un poco deprimido.
Nada es nuevo.
Sólo los niños
Pasan hambre hasta la muerte.
¿Sales con alguien?
Bebe, bebe.
Tu café
Se está enfriando.
Esta café
Un poco frío.
¿No crees?
Llueve afuera.
El invierno no
Es mi favorito.

¿Quieres algo
Más de café?
No sé por qué
Pienso
En Brasilia
Ahora mismo.
¿Hay algo
Nuevo
En tu vida?
No he
Escrito mucha poesía
Estos días.
No hemos
Hablado mucho recientemente.
Tampoco
Nuestros ojos,
Ni nuestras manos.
Bebe tu café.
Bebe tu café.



PORQUE SOMOS HUMANOS

Conozco el dolor que sientes, amada mía, cuando miras
a los cielos y ves el humo de los cañones, cuando escuchas
el percutir de los tambores de la guerra, y cuando ves los soldados
dirigiéndose a matar y a ser asesinados sin razón ni causa. Conozco
el dolor que sientes al escuchar el llanto de los niños por el frío
el hambre, la orfandad. Conozco el
dolor que sientes cuando piensas en las mujeres que se venden
a sí mismas para alimentar a sus hijas e hijos. Conozco el
dolor que sientes cuando hablas de la gente que no tiene
comida, ni vestidos, ni hogar. Conozco el dolor que sientes cuando ves al
rico volverse más rico y al pobre más pobre. Conozco el dolor que sientes cuando ves al pobre, al débil, al oprimido sin voluntad, sin visión, sin esperanza. Conozco el dolor que sientes porque tú y yo somos humanos. Pero el rico y el codicioso, el malvado y el avaro no tienen sentimientos, no tienen consciencia, ¡ni vergüenza!



LOS POEMAS

Estos poemas que escribo
Para ti, querida,
Pueden semejar
Los rayos del sol,
O las gotas de la lluvia,
O el perfume de las flores.
Puedan sonar,
Al brotar,
Como las aguas primaverales
De las fuentes,
O como las frutas que caen
De los árboles,
Aunque me causen
Mucho dolor,
Y por ellos
No duerma en la noche,
Y derrame tantas lágrimas.
Ahora, si ellos parecen
Tan puros como el amanecer,
Tan bellos como la luna,
Es porque los escribo
Para ti,
Y porque toman algo
De la magia de tus ojos,
Y la dulzura de tus labios.
Y cuando los presento
Ante ti,
No deseo nada
A cambio.
Para pensar, sólo pensar,
Que el leerlos tú
En el día o en la noche,
Hace que un poeta como yo
Baile de alegría
Toda su vida.



BAILE FLAMENCO

¡Baila! ¡Baila!
Nunca te detengas
Naciste
Para tu candente
Baile flamenco
Con estilo,
Con encanto,
Con deleite,
En la luz
De las estrellas,
O los rayos
Del sol,
¡Baila! ¡Baila!
Nunca te detengas
Esta noche
Es para nosotros,
Aquí contigo.
Se alarga el cuello
Del cisne,
Levanta tu brazo
Alza tu cabeza,
Gira a la derecha,
Gira a la izquierda,
Golpea el suelo
Con tu pie,
A la melodía
De la guitarra,
Has tu elegante
Paso despiadado,
Tambalea tu cuerpo,
Con vigor,
Con deleite,
Con satisfacción,
Lanza tus agudas
Miradas provocadoras,
Envía fuego
A los pechos,
Con tus grandes
Ojos españoles,
Con aquellos redondos
Pendientes de oro
Hechos de sol,
Con tus prolongadas
Olas nocturnas
Cayendo sobre
Tus suaves
Hombros lácteos,
Con tus voluptuosos
Senos desnudos,
Cuyos diminutos
Pezones cafés
Semejan
Uvas salvajes
Bajo
Tu sedosa
Blusa roja,
Con labios,
Y mejillas,
Tan rojos
Como tulipanes.
¡Baila! ¡Baila!
Los andaluces,
Con quemantes
Ojos resplandecientes,
Aplauden
Con deleite.
¡Baila! ¡Baila!
Agita tus manos,
Sacude tus caderas,
Nunca detengas
Tu danza gitana
Naciste
Para el flamenco,
Y la noche
Es para nosotros,
Aquí contigo.



TU CIUDAD

Ayer, en tu ciudad, querida,
Vi tantas cosas, tantas cosas,
Vi ríos, vi montañas, vi arboledas,
Vi jardines tan verdes como tus ojos,
Vi cielos como lagos llenos de luz,
Vi palacios amarillos, rojos y blancos,
Vi rosas sonriendo tímidamente como la luz de la luna,
Vi muchachas como hurís del paraíso.
Ayer, en tu ciudad, querida,
Vi tantas cosas, tantas cosas,
Empero, cuando partí olvidé
Los ríos, los palacios y los cielos,
Olvidé los jardines y el sol y la luna,
Olvidé los bellos rostros hechos de amanecer,
Olvidé todo salvo tu rostro, tu sonrisa,
Y dulces y tiernos recuerdos
Como una perfumada brisa nocturna
Soplan delicadamente a través de los árboles.



HUBO LLUVIA

Llovió,
Aquella noche.
Tus ojos
Eran como
Húmedos cielos,
Y tu rostro
Estaba blanco
Como la nieve.
Traté
De adquirir
Una provisión
De tu belleza
Para los días
De separación.
Te abracé
Estrechamente,
Y mis manos
Temblaban.
Pero
No dije:
Me
Voy
Temiendo
Por tus ojos
De densas lágrimas
Como lluvia,
Para que
Me dijeras:
¡No te vayas!
Pero no lo hiciste.
Y atemorizado,
Como un minúsculo
Urogallo de la arena,
Huíste
En aquella triste
Oscura noche,
Como la lluvia
Derramada
Como una trompeta,
Y sobre
Un árbol,
Cerca,
Un cuervo
Solloza tristemente,
La noche entera.

Llovió,
Densa lluvia,
Una partida,
Que traté
Dificílmente de ocultar
En confusión,
Y dolor.
Pero no
Podría
Engañarte,
O, tal vez,
No eras
Para ser engañada,
Pues
Comprendías
Que yo estaba volando.
Y partí,
Sin embargo deseé
Tú gemiste
De dolor,
Derramaste
Densas lágrimas
Como lluvia,
Tú gritaste:
¡No te vayas!
Entonces podría
Pasar el resto
De mi vida
Aquí contigo.

Llovió,
Densa lluvia,
Una partida,
Una despedida
A las esperanzas,
A la tranquilidad,
Y al amor.
Aunque lo deseé
No hubo
Tal partida,
Aunque desee que no
Hubiese existido
Tal día
En el que
Hubo lluvia.



UNA GOTA DE AMOR

Ven, hermano,
Pon tu mano
En mi mano.
¿Por qué
Me desprecias,
Si
Estoy hecho
De barro,
Y tú
Estás hecho
De luz?
¿Es porque
Mi color
Es diferente
Del tuyo?
¿O porque
Eres rico,
Y yo soy pobre?
Mira adentro de
Mi corazón,
Y de mi mente.
Agreguemos
Una gota
De amor
Al río
De la vida,
Planta una flor
En la montaña,
Cultiva un grano
De trigo
En el Sahara.
Pues a pesar
De la diferencia
En el color,
Y la riqueza,
Ambos estamos
Hechos de barro.
Tu sangre
Corre en mí,
Y mi sangre
Corre en ti.
Ven, hermano,
Pon tu mano
En mi mano.
Hagamos
Nuestra vida
Tan bella
Como el paraíso.



SUEÑO DE PRIMAVERA

¡Buenos días! Amor mío,
Mi vida, mi esperanza,
Y mi querido sueño de primavera.
¿Esperas aún a Sinbad
Quien se derritió en remotas islas nubladas?
Perdóname si has esperado largo tiempo.
Porque te prometí que volvería
Sólo después de un año.
Pero, querida, tantos años han pasado
Y estoy todavía lejos
En mi viaje
Y las olas empujan mi barco
De una orilla a otra.
Y puede ser que estés allí esperando
Un gorrión que locamente salió volando.
Perdóname. Pero yo
Te recuerdo,
Y siempre te recordaré,
Mi patria,
Mis amigos,
Mis pasados años verdes,
Y mi querido sueño de primavera.
Un día, volaré de regreso
A tus anhelantes y tiernos brazos.
Besaré tu extensa cabellera nocturna,
Y diré con gozo y cariño:
¡Buenos días! Mi amor,
Mi vida, mi esperanza,
Y mi querido sueño de primavera.





A LA SOMBRA DE TUS PESTAÑAS

Al despuntar el sol
Tus ojos
Son dos arroyos
De ámbar,
Dos palomas
Enamoradas,
Dos melodías
De deseo,
De magia,
De cariño.
¿Para quién
Para quién
Cantan ellos
sus canciones de amor?

Al declinar el sol
Tus ojos son dos islas
De naranjas,
De arco iris,
De tulipanes.
¿Para quién
para quién
Derraman ellos
sus sonrisas
Cuando el sol
se pone?

En la noche,
Tus ojos
Son dos estrellas
llenas de arrobamiento
de encanto,
de vino.
Puedo yo,
Puedo yo,
Pasar la noche
a la sombra
de tus largas
pestañas?

Al despuntar el día,
Al declinar el sol,
Y en la noche
Escribo
Mis poemas de amor
sobre ti,
Con una sonrisa,
Mientras mis ojos
Sueñan con
Tus ojos.





EL JARDÍN DEL AMOR

Fui atraído a tu jardín, amada, por la forma y el color de los árboles que vi al pasar. Entonces abrí la puerta y entré como si estuviera en un sueño. La belleza adentro era superior, trascendía la belleza que vi desde afuera. Fui raptado por la pureza y la riqueza de tu suelo. “O me siento cerca de la fuente y disfruto la belleza a mi alrededor, o llevo el jardín entero en mi corazón”, pensé. Y decidí lo que más me gustaría hacer. De inmediato empecé a sembrar las semillas del amor en tu suelo y cada día las regué con lágrimas de mis ojos. Y cuando los árboles del amor crecieron altos y verdes en tu jardín, y sus ramas cosecharon los frutos de la pasión, sonreí satisfecho. Luego caminé a la entrada de tu jardín y empecé a cantarte mis canciones de amor.



LA CANTANTE

Era primavera y ella estaba sentada debajo de un roble en un bosque detrás de mi casa cuando nos encontramos por vez primera. Alzó sus ojos hacia los míos y dijo que estábamos destinados a encontrarnos en aquel lugar, aquel día. Y cuando vio la flauta en mi mano dijo con una sonrisa, -¿Cantas?- Incliné la cabeza y pensé que su voz era tan encantadora como los lagos de sus ojos y mucho más dulce que la música. '¿Cantarás para mí una pequeña canción? –me preguntó- y canté como nunca antes. Y me asombré al ver las palomas, los gorriones y los ruiseñores apostados alrededor con ojos tan amplios como girasoles. Vinieron a vislumbrar tus ojos, sin duda, dije. Y pronto, cada uno en su bosque empezó a cantar en alabanza de su belleza. Y cuando su hechizante melodía finalizó, comprendí que era tiempo de partir. -¡No te vayas!- Dijo. -Tu tono es la canción de mi alma-. Miré a los cielos con ojos agradecidos, luego a sus ojos de jazmín y sonreí.



EL VERDADERO AMOR

¡Mira, adorado! me dijo la enamorada,
¿Ves la luna allá en lo alto y los capullos,
Y los árboles aquí abajo cargados con dulces frutos?
¿Ves toda esta belleza a nuestro alrededor?

-Amada- Dije. ¿Cuál luna? ¿Cuáles flores?
¿Cuáles árboles? ¿De qué gracia hablas?
Nada veo aquí sino
Tu rostro, tus mejillas, tus ojos y tus labios.



EN LA LLUVIA

¿Cuánto debo esperar, amada mía? Cada noche vengo a tu casa con un corazón pleno de esperanza y ojos llenos de lágrimas. Y permaneciendo bajo la lluvia, toco a tu puerta una vez y de nuevo, pero tú ni abres, ni me observas desde tu balcón y sonríes. No obstante, no me quejo, mi amor. ¿Cómo podría? Sólo añoro contemplar tu rostro. Y como un mendigo, tocaré a tu puerta en la lluvia noche tras noche hasta que abras y pose mis ojos en los tuyos. Nunca desesperaré, mi flor entre las flores, porque eres mi amada y soy bendecido con tu amor.



LUZ SOBRE LA LUZ

Luz sobre la luz eres tú, amada mía. De día, cubres los jardines y los ríos con el resplandor de tus labios. Y de noche, llenas la tierra y los cielos con el rayo de tus ojos. Tu luz semeja una estrella brillante como una perla. Y como el girasol, me inclino cada día hacia tu luz. Y como una mariposa, me encumbro hacia tu rayo de luz cada noche. Luz sobre la luz eres tú, amada mía. Y tu luz guía mis ojos y mi corazón hacia ti en la salida y la puesta del sol.




Qué significa la poesía para mí

Algunas personas aún ven a la poesía como escritura métrica consistente en sentido, sonido, ritmo y rima, y por ende sólo se concentran en la forma, aunque la poesía está más allá de la métrica, más allá del ritmo, más allá de la rima. La poesía es un sentimiento genuino vertido en palabras marcadas por el arte y la gracia, una combinación de pintura y música creada a partir del amor por lo Divino, el universo y la humanidad.

Para mí, la poesía no es ni una expresión de la personalidad del poeta, como lo asume Wordsworth, ni un escape de ella, como lo percibe Eliot. Es, tal como yo lo veo, un proceso de exploración de la identidad verdadera del hombre, un descubrimiento de la vida y una búsqueda para rastrear el espíritu de la humanidad y la esencia del universo.

La poesía es poder originado en elementos combinados en forma única, a saber, su sentimiento, lenguaje, símbolos y melodía. Tal poder tiene una profunda influencia sobre los corazones y mentes de las personas. Con este poder, la poesía inspira a la humanidad a cambiarse a sí misma, sus circunstancias y todo su mundo.

La poesía nos ayuda a volvernos menos vanidosos y más humildes. Nos protege de ser engañados por la ciencia y la tecnología, nos acerca más a nuestros corazones, nos hace descubrir la naturaleza esencial de la vida y explorar el mensaje del hombre como agente de Dios sobre esta tierra.

La poesía es una forma de arte, una producción creativa; no una tierra maravillosa a la que escapamos, o un lujo al que nos entregamos para entretenernos, sino una herramienta para embellecer nuestra vida y hacer frente a los problemas y dificultades a los que nos vemos expuestos, como la guerra, la violencia y la desintegración. Nos ayuda a alcanzar a Dios y a acercarnos a los demás. Además, nos muestra el camino hacia el mundo en el que esperamos vivir, y nos lleva a la belleza, la bondad y la verdad.

Nosotros, los humanos, no vivimos sólo en cuerpos, sino en cuerpos y almas. Necesitamos a la poesía para nutrir nuestras almas y curarnos de los dolores y penas, siempre. Hoy más que nunca necesitamos a la poesía en particular, y al arte en general, dados los graves problemas sociales que sufre nuestro mundo actual, incluyendo pobreza, materialismo, egoísmo, hostilidad y guerras. Es por eso que creo que la poesía tiene su lugar hoy, y definitivamente permanecerá por siempre.



Traducciones de León Blanco



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada