sábado, 18 de septiembre de 2010

1175.- EUGENIA SÁNCHEZ NIETO

Eugenia Sánchez Nieto nació en Bogotá, Colombia, en 1953. Título de Filosofa de la Universidad Nacional (1980), Especialización en Administración y Planeación del desarrollo regional, Universidad de los Andes (1993). Premio Nacional de Poesía Hormiga Editores en 1984. Segundo Lugar en el Concurso Nacional de Poesía convocado por el XII Festival de la Juventud Internacional y la Fundación Papagayo de Cristal, 1985. Segundo Lugar en el Concurso Nacional de Poesía Luis Carlos López, 1989. Beca de creación en la modalidad de poesía, Colcultura, 1995. Finalista en el Concurso Escritores Hispanoamericanos en el Mundo “Nicolas Guillén” (Libro Electrónico) Editorial Bellvigraf, Argentina, 2003. Ha publicado los libros : Que Venga El tiempo Que Nos Prenda, 1985; Con La Venia De Los Heliotropos, 1990; Los cuadernos Las Puertas De Lo Invisible, 1993 y Visibles Ademanes publicado en la colección Viernes de Poesía de la universidad Nacional, Abril 2004.


RUMOR EN LA NOCHE

No sé de dónde viene tanto rumor en la noche
los sonidos adquieren una presencia fundamental
tanto hombre enfundado en su fuerza
Siloe, El Salado, Ituango
tanto cuerpo magullado, desgonzado
miradas idas
las furias filtran todos los intersticios
los espejos dejan ver rostros sonrientes
besan su arma, el placer de la agresión

La impostura el sacrificio el buen juicio
ojos que alimentan el placer de la sangre

Hombres embelesados apuntan diversos blancos
Apartadó, Barranca, La Chinita
gritos, rostros picoteados por aves
la tierra tiembla
cada medalla un rostro desencajado
la victoria sobre territorios arrasados por la calamidad.



MURMUR AT NIGHT

I don’t know from where so many rumor come at night
sounds acquire a fundamental presence
so many men sheathed in their strength
Siloe, El Salado, Ituango
so many bodies mangled, unhinged
empty looks
furies filtering in every crevice
mirrors reflect their smiling faces
they kiss their weapons, the pleasure of aggression

Imposture sacrifice good judgement
eyes feeding the pleasure of blood

Men enthralled aiming at various targets
Apartadó, Barranca, La Chinita
shouts, faces pecked by birds of prey
the earth trembles
every medal a severed face
victory in territories razed by the calamity.



FUNDACIÓN INVISIBLE

Sombras negras me siguen, me persiguen
empujada por el viento
la nada el silencio se instala dramáticamente
sombras huidizas buscan la fundación invisible
casas destrozadas, concierto de gritos insostenible
la tierra recorrida, arrasada, abusada
el hilo de dolor cose unos cuerpos rotos, heridos
el miedo sopla en los corazones
las furias abrazan, se adentran, pisotean
lo que trae la noche asusta al más valiente
los caballos lloran
mi corazón roto busca la casa, la fundación invisible.





CAÍDA EN EL SILENCIO

El viento borra huellas, levanta tejas, arrasa lugares
soledad sin violencia, sin voces
no se escucha ni el latido del corazón
figuras perdidas
si te quedas en la misma posición
el pensamiento no funciona, la sangre no circula.

Nadie detrás de la puerta
el ser invisible odia esa realidad
nadie encuentra su lugar
los hombres quieren ser mujeres las mujeres
quieren ser hombres
lugar vacío, lugar perdido, resbala la mentira
los cerros se trasladan
fosas comunes bordeadas de múltiples cuerpos
la paz sobre la muerte

No hay una puerta, el corredor atravesado
la dicha robada
los rostros al acecho, el rostro partido
la luz que se fuga, la vida que se inicia
silencio sobre la herida
¿Quién lamentará la perdida?

Soledad absoluta que me hiere
ni espantos ni voces, una puerta gira sobre sí misma
una puerta se abre, nadie llega
arrojada al vacío
puertas cerradas, puertas abiertas a la nada
el horizonte infinito poblado de seres vistos a través de múltiples espejos
que toman rumbos diversos y propios
espacios verdes, amarillos, azules
bocas rojas, bocas negras

Múltiples rostros sonrientes
nadie quiere a nadie
simulación, impostura
en el rostro, en la risa, en el cuerpo, en la palabra
casa vacía de voces, de soledad y deseo
el viento borra huellas, levanta tejas, agrede corazones.






Poemas del libro Dominios Cruzados,
publicado por la editorial Caza de libros,
dentro de la colección, 50 poetas Colombianos,
Ibagué, Agosto 2010.


DOMINIOS CRUZADOS

Las furias no pueden seguir avasallando
el viento trae lágrimas de dolor
los cuerpos son saqueados
el aire huele a plomo
los caballos huyen de jinetes bestiales

Un niño sonríe frente a rostros vaciados de odio
la fiebre de poder, atrapa. pisotea, asesina
con máscara de amor oscurece, silencia al amigo
murmullos, sombras, sigilo, la noche sin sueño

El silencio recobra el orden
la extraña voz de los sin voz
más allá de la muerte, la vida recurrente, hermosa
el deseo contra el tumulto de miedo
la vida contra las furias, un día donde la noche duerma




BOCA DE FUEGO

Este es un tiempo extraño
donde el crimen es un lobo de templos
todos los días un grito al alba
puede ser una cantante desdentada que por locura
se tumbo los dientes
aquí todo pasa
cuerpos desgonzados, la mirada perdida
los guardianes atentos al golpe oscuro
aquí nada pasa
asesinos, asesinos protegidos, el rojo con su mejor presencia
la locura se aferra a la ventana y lanza su blasfemia.

Este es un tiempo extraño
donde el crimen es un lobo de templos
el miedo respira por las alcantarillas
cuerpos desposeídos se entregan sin pasión
espesas voces gritan al oído
el cuerpo ligero intenta desprenderse
gases asfixiantes agreden la ciudad
la locura se aferra a la ventana y lanza su blasfemia.




A LA SOMBRA DE LA NOCHE

Pasos anónimos vigilantes a la espera del hombre
el árbol tiembla al sentir un canalla recostado
un brillo en la oscuridad
una mano sudorosa juega con la navaja
un grito, un herido,
enmascarados hacen de la muerte un festín
la luna pálida, el alma en sobresalto

A la sombra de la noche
anónimos visitantes irrumpieron
se desplazaban ágiles, ávidos
enmascarados haciendo de la muerte su festín
penetraban en lugares donde la música mecía su gente
rápidos accionaban sus metrallas
se paseaban protegidos, nadie les detenía
el horizonte se pintaba rojo
la luna pálida, el alma en sobresalto
caballos espantados lloraban a la sombra de la noche.






UN HOMBRE

¿Qué sucede en aquel edificio sumido en tinieblas?
escuchen, sirenas de patrullas,
nadie se atreve a la ventana
sombras al acecho se desplazan rápidas
murmullos, ¿Dónde está?
¿en cual apartamento se oculta?
esta noche le toco al 202
míralo, es aquél, el de mirada inefable,
cuidado ese hombre ve en la oscuridad
el revolver a la boca, los sueños rotos
el rojo pintando la madera, el espejo, los muebles
¿qué sucede en aquel edificio sumido en tinieblas?
escuchen, asesinos patrullando.




IRENE

Recuerdas aquella mujer pequeña
casi calva de uñas y labios rojos
la que bailaba jubilosa en los tacones altos
su risa tintineo que resbalaba en los presentes
cómo fue perdiendo el equilibrio
recuerdas cómo gritaba aferrada al cadáver de su marido
se fue quedando sola
con sus múltiples anillos y su viudez sin hijo.






Poemas del libro, Que Venga El Tiempo
Que Nos Prenda, publicado en Bogotá
por Ulrika Editores, 1985.


Lazos Ocultos

Lazos invisibles hacen que aquellos se mantengan
en su delirio en su doble voluntad terminó recluido
el otro se hizo poseer por un grupo de hombres
descubrió que la felicidad era una joven poseída
ella, figura única de mil matices
celebró nupcias con el amor.

Ellos transgresores, implacables
candentes en un desierto helado
intrincados como si fueran uno, más allá de lo visible.

Amor tan alto que da la libertad y la agonía
extraña paradoja donde los amantes atrapados
se ven arrojados a la fatalidad.





Viento

Le visita en la noche, su presencia es real
se traspasan, se barruntan, se prueban
ella le busca con el tacto, sólo un espacio.

Estará escondido en el armario esperando la noche sin luna
trata entonces de cincelar aquel rostro
le es imposible
su amado parece invisible.

Será el amor un sueño intenso
y luego un viento fuerte golpeando sin dejar huella
sólo un vacío, un hueco,
un hueco por donde sopla el viento.





Súbdito

A orillas del mar un hombre se entrega a su soledad
un recuerdo lo constriñe y lo desaloja de la alegría
en noches sin luna bebe en forma delirante
sus ojos brillantes contemplan a la mujer que socava su sueño
a ella el suicidio la liberó y él es el súbdito de su tiranía.
¿Será el amor una cadena de afrentas para sojuzgar al otro?






Limites

Como un ciego recorre un cuerpo
me abismé en tu piel, en tu olor
buscaba ese encuentro vivaz en la frontera de la muerte
fantaseaba con un público anónimo que disfruta la función
y desea intensamente formar parte del espectáculo
con mujeres voluptuosas que ofrecen su cántaro al desconocido
con hombres castrados que gozan su sexo
con jóvenes púberes donde el tacto motiva una erección
con amantes afiebrados en un desierto ardiente
donde lo único que beben son sus muslos sudorosos
buscaba ese encuentro vivaz en la frontera de la muerte.




Vigilia

¿Qué sonido es ése que se escucha en la noche?
serán los muertos que algo olvidaron y tratan de abrir la puerta
será el viento que derribó el bronco árbol
o la joven indefensa que busca un lugar donde dormir
tal vez son los anómalos del 401
que no se cansan de hacer terapia de grupo
será un animal que trata de hacer de esto un lugar decente
o será mi quebrantado corazón que no logra dominarse.

¿Qué sonido es ése que se escucha en la noche?
serán los muertos que derribaron el bronco árbol
en su afán de lograr mejor espacio
será el viento que busca a su amada y derriba puertas
o la joven anómala que escandaliza la cuadra antes de dormir
tal vez son los indefensos del 401
a quienes tantas veces los visita el miedo
o será el animal que llevo dentro y lucha por salir.




El Beso del Pelicano

Nunca visitamos el mar querido hermano
no vimos cómo el pelícano atrapa al pez
en medio de su vuelo
¿Acaso no sabías que en mi vida anterior
fui un animal de mar?
olvidamos el abrazo más cálido y el más profundo
por eso nos perdimos
hoy como el pez más ligero aguardo el beso del pelícano.



El Flautista Tocaba sin Cabeza

No era el sueño era la vigilia
ese flautista que tocaba sin cabeza
la joven en asedio cruza la cuerda
en busca del amante
este al otro lado espera la huida
y una sombra en la noche espía
con miedo de ser vista
la mujer cae ahogada en el misterio.

El amante entre cirios prepara el sacrificio
de la sombra en la noche
no era la vigilia era el sueño
ese flautista que tocaba sin cabeza.




Luciano

La alucinación que produce el alcohol y el hambre
y la atracción por lecturas herméticas
provocaron en Luciano una pasión
indescriptible por lo funesto.

Su mirada inquietaba a los demás
instantes, sólo instantes se desligaba
del hilo tenso por el cual se miraba al espejo
y ante el que decía:
sólo frente al espejo soy valiente.

Cuando perdió el hilo mediante el cual mantenía
cincelada su conciencia
se produjo su pasión:
tres huérfanas millonarias caían ante un piano silencioso
¿Cuál el limite donde se produce la demencia?



Ave Desconocida

Allí, estrellas miles de estrellas
iluminan las montañas
que cientos de manos graban
se recorren los cien pasadizos del miedo
y esa es la alegría

Lianas invisibles tienden puentes al alba
esa primera inocencia encierra el riesgo
voces, voces a lo lejos tallan el silencio
el sueño, ese vigía anónimo toma rostro
un viento fuerte cincela el territorio
vuela, vuela el ave desconocida al encuentro.



Blanco Es El Paredón

Ojos limpios Recorren la mañana
blanco sobre blanco es el paredón
pero ese caído allí
es mi corazón que sangra.



WEBB DE LA AUTORA





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada