viernes, 16 de marzo de 2012

6175.- GIOVANNA RECCHIA



Giovanna Recchia nació en Trelew, Chubut, ARGENTINA el 2 de Julio de 1973. Es animadora socio cultural y estudió letras en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.
Ha escrito y publicado ensayos y reseñas sobre Literatura Patagónica.
Recibió premios de poesía y ensayo en varios concursos y actuó como jurado en otros.
Se ha desempeñado como bibliotecaria y tallerista. Durante diez años coordinó un programa radial literario producido y conducido por jóvenes estudiantes de secundaria (merecedor en el año 2002 del Premio Nacional Gaviota de Oro).
Actualmente trabaja enseñando Lengua y Literatura en los colegios 761 y Camwy.
Tiene publicados dos libros de poemas: La infinita (Editorial de la UNPSJB, 2001) y Pliegues ( Ediciones en danza, 2009).




de PLIEGUES ( Ediciones en danza, 2009)


Alguien podrá creer que es ácida
la pena
del despeñado si lo viesen
ahí
en el fondo
tumbado
quebrada la cintura
y la boca
en el sabor
que niega toda razón
todo saber del gusto
Nada tienen de cierto
el paladar
la lengua
No es ácida la pena
Es el abismo.










Huir del mundo sin el mundo a cuestas
si anhelar se puede
que el mundo te abandone
huérfano de mundo










de SED ( inédito)


(mudez)


Colores se desplazan
mareo del minuto en que llega la palabra
La forma de la duda
es un monstruo que se alza
sin rostro que nombrar
sin sombra
noche que le toma el cuerpo desmedido
y se abre
se estrella
se mutila


trizado el poema
fragmentos de la lengua
acobardada








(deseo)


Nocheser
me atrevo a ese deseo
sin luz hacerme y desnudarme
Nocheser
puede en signo
transmutarme
metamorfosis que rompa
capullos de crisálida












(incrédulos)


Hay un ojo abierto
(dentro
de este sueño)
Alerta al movimiento
irracional
de las imágenes
Indefensos
nos dejamos mirar
creyendo
estar despiertos










(señal)


En el reverso de la tarde se instala
el levísimo indicio
de una hoja caída
hacia el poniente
Paradoja de otoño
que señala
dónde la vida
promete












Dolor


Con cuánta intensidad
puede en aullido
ser el grito
que parte
la distancia
un solo gesto
un zarpazo aterrador
del aire infame.












Ala florecida
máscara quemante
tarde en humo
silenciada


y
así
desvanecida


fogata en las cenizas














Una mañana escribe


Malke dayjhin gefihh
Hafe jagr+


Oty tleñ jacw
fa987 roff vay


Por mañas del destino
su poema
llega a la Academia
posan sobre él
las miradas
traducen sus aciertos
sus rupturas
su innovación
formal
extraordinario
hallazgo
-múltiples lecturas
pero no cabe duda
se trata
de un poeta
postlenguaje-


premios
-no acude a recibirlos,
rechaza las convenciones del Sistema
se supone-
y él -que es ella
pero qué interesa-
continúa su paso
entre el sillón mullido
y su alimento especial
para mantener
en orden sus vías urinarias.
De vez en cuando, camina
sobre un teclado
y escribe poemas.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada