sábado, 24 de marzo de 2012

6326.- GUADALUPE MURO



GUADALUPE MURO
(Bariloche, Argentina, 1985). Actualmente reside en Buenos Aires.
Es cocinera y florista.
Ha publicado ¿Con quién dormías?, Editorial Huesos de Jibia. 2007. 
Buenos Aires.

blog: http://lacortadera.blogspot.com/






¿CON QUIÉN DORMÍAS?
(selección)




HAY COSAS QUE SE FINGEN Y HACEN BIEN


la típica apropiación que hace el amante
de las palabras del amado


juré crueldad


cuando escribiste sobre lo embarazoso del amor
no me conocías, pero ¿a quién
dejaste más entorpecida que a mi?


después de eso
sólo quedaron los libros que nos recomendamos
como notas al pie de página


si sufriste un poco
deberías sangrar más


tiene que ser así


hay cosas que se fingen
y hacen bien


hay una medida de lo bueno
y suele ser caprichosa


cosas importantes
cualquier alteración
en lo cotidiano
es un poema


estoy condenada a escribir cosas brillantes para tener sexo








no siempre elijo lo mejor


cuando me convertí en loba
animal madre instinto
me convertí en cliché


los ojos saltones desorbitados
las uñas crecidas clavadas en la palma del sueño


la decisión, la cantinela del amor, el tedio
siempre llevan a lo mismo








ARRASTRO PIEDRAS CON ENTUSIASMO


la ruptura


el dolor como cactus en la piel, en la piedra
prosperando
el pétalo rosa de la carne.










DOSSIER GUADALUPE MURO


ELLA VAGA BUSCANDO OMBLIGOS / POEMAS




Fuerza de gravedad
Cargo con mi ropa y me arrastro por la calle
con tu olor en la noche absoluta del deseo,
entro a un taxi con el humo, la comida, las horas sin descanso,
la mística del sexo, los botones, los cierres, los ornamentos
de quien se ha ofrecido en sacrificio a dioses intransigentes.








Tan sensible al mundo y sus estímulos


en Plaza Serrano
una chica fuma


el humo cae sobre sus hombros
como la cabellera que algún día tendré
si me abstengo de tijeras.


Llega otra
la besa en la boca
y le dice
me gusta tu rouge, tiene gusto a cereza.


Yo fumo también
el humo definido en órbitas
se va anudando hasta ser pelusa
que vaga buscando ombligos.


Pienso en nuestro cliché preferido,
lo que te gusta de mi


El sabor a damasco maduro.


Ahora,
que me puse cítrica


( buena para los resfríos
fresca para el verano)


quisiera poder volver,
sólo eso
y que me comas,
como una naranja, cortada en barquitos
sobre un plato de postre.










Almagro


la vecina se hace un mate y sube a la terraza
el sol del mediodía le muestra sus dientes como ventanas de oficina
cegada tantea sobre las baldosas candentes
encuentra el par de chancletas
después empieza a lavar sus bombachas menstruadas
las cuelga con broches de colores
una al lado de la otra en la soga, como una guirnalda
que gotea a contraluz, proyectando su sombra en la casa de al lado


dentro de la pileta de loza los dedos se le arrugan
son peces con escamas de jabón blanco
se yergue y descansa con los brazos en jarra
aprovechando para tomar un mate
mientras observa una burbuja opaca y sin vuelo
pincharse junto a la pila de ropa sucia


en el último rincón de la tarde
tres gotas resbalan por su nuca
y quedan desteñidos por el sol
los breteles del corpiño en su espalda.






Hippie dreams III


Desde que vine a estudiar a Buenos Aires
con mamá hablamos varias veces por semana,
esa es la razón de lo abultado de mis cuentas telefónicas.


Cuando ella me habla de la casa, del jardín, de mis hermanos
yo adoro la teletransportación.


Me cuenta lo que hicieron el fin de semana, por ejemplo:


el sábado a la mañana con mi papá
agarraron todos los libros de la biblioteca
y los limpiaron mientras tomaban mate en la cama,
los fueron comentando y tropezaron con algunos tesoros
entre las hojas.


Una flor seca cortada en Ouro Preto por mi papá
antes de conocer a mi mamá, una foto del Negro y la Pancha
sacada en la época en que él bailaba en el musical Hair,
un boleto capicúa Chacarita-Stos. Lugares
adentro de Así hablaba Zaratustra del año en que nací yo,
dedicatorias de amantes, de novios y novias prehistóricos.


¿cómo puede ser que en 24 años que vivimos juntos nunca leíste este libro?


Separaron libros para regalar a la Biblioteca Sarmiento,
y libros para recomendar a mis hermanos,
después por común acuerdo arrancaron las hojas
amorosamente caligrafiadas por otros,
las leyeron por última vez
y las fueron quemando con la poda del Sorbus
en el tanque de nafta de mil litros en el jardín.


Mamá siempre me cuenta estas cosas
y me deja la sensación cursi de que quizás exista
un escarpado camino que precede al amor verdadero y quizás
yo pueda subirlo.














Cuenta la leyenda


Cuenta la leyenda que hace 23 años
en la parada de colectivos del Km 6.400 Av Bustillo
mientras corrían a subir el colectivo de la línea 20
mi papá le gritó a mi mamá ¡Viene el Día de la Primavera!
¿querés que nos casemos? y que luego de sacar los boletos
ella dijo sí, quiero.


También cuenta la leyenda que
al enterarse mi tía Sandra, la hermana menor de mi papá,
envió una carta desde Stos. Lugares que comenzaba diciendo
Claudio no nos abandones…


El 21 de septiembre de 1983
asistieron al registro civil de S.C de Bariloche
todo 5to, 6to y 7mo grado
de la escuela 16 turno mañana
donde daba clases mi mamá
y algunos compañeros de feria.


Como testigos estaban Alejandro
que además hizo los anillos y una chica…


El único familiar presente
fue la abuela Nelly que cocinó la torta
y la decoró con dos muñecos hechos a mano por ella:
un artesano vestido con chaleco de cuero, con un martillo colgando del pantalón
y una maestra con anteojos en delantal blanco con un cuaderno bajo el brazo
agarrados de la mano.












Hippie dreams IV


No sé cuándo fue la primera vez que le pregunté a mis papás
cómo se conocieron, pero desde entonces
es mi historia de amor preferida.


cuéntala de nuevo madre!


Yo tenía puesto el blazer azul de pana y el vestidito azul
con lunares blancos que, años más tarde
me robaron de la soga de la casita del Km 3.


Salía de actuar en el musical Canción de Navidad
en la Biblioteca Sarmiento donde cantaba y bailaba
protagonizando a la novia del Sr. Scrude


( en la versión de dibujitos animados de Disney es Daisy)


era 25 de diciembre y después de la función
me invitaron a una fiesta, pero como me moría de hambre,
fuimos con la abuela Nelli a comer un sandwich
hasta el bar Munich en Mitre y Quaglia.


(este año demolieron el bar para poner un centro Kodak)


Sentados en una mesa estaban Eric
y Andrés, dos de mis ex novios,
con un tercer muchacho.


¡Que bombón de dulce de leche!
pensé, no debe ser de acá.


Me lo presentaron como Tam,
alias ¨ La araña ¨


Recién había llegado de Buenos Aires
venía viajando desde el Perú
tenía puesto el poncho gris,
el morral de cuero y tenía
pelo


Tu papá pensó
a esta conchetita linda me la agarro
porque yo siempre tuvo ese aire
refinado de haber nacido en San Isidro.


A los cinco días
en una fiesta de año nuevo
en la casa de Eric
nos volvimos a encontrar.


Yo tenía puesto el enterito Lee oxford azul
ese que está en el altillo
que tiene tachas con forma de estrella
pegadas en la pechera.


Nos dijimos
vamos?


Y nos fuimos juntos a la casita del km 3
donde papá vivía con el Negro Luís
que esa noche nos cedió LA cama
para que pudiéramos dormir juntos
y durmió en el suelo.


(acá viene la parte
donde dejan de abundar los detalles
pero que los hijos con los años reponemos solos)


Papá puso música de piano
y yo me acordé de un sueño
que había tenido hace 4 meses.


En mi sueño conocía un chico
que era un churro
y me hacía escuchar una música
que nunca había escuchado:


el Köln Concert de Keith Jarrett
que puso tu papá la primer noche que pasamos juntos
y desde la cual nunca más nos separamos…












Si se pierde una virginidad, no se encuentra más


tarde o temprano verás
a la Virgen Perdida
flotando en el río
como un camalote
verde hinchada como una víbora










la Virgen Perdida no es de aire, es de agua
agua blanca como la leche


se arrastra por las fuentes de las plazas
se sienta entre los vagabundos, se emborracha
y pregunta qué hace allí, quien es, porqué…
nadie nunca le responde
la Virgen Perdida está sola
eso la pone triste, la deprime
y cuando se deprime, realmente está perdida,
porque se va quedando quieta,
muy quieta.












Si la virginidad no se pierde, alguien la abandona


a la Virgen Abandonada nadie la busca. nadie la reclama. nadie la extraña.
nadie pega un cartelito en un poste con su foto
que diga ¨ soy virgen, busco a mi dueño…¨
a la Virgen Abandonada rápidamente se la olvida.












cresta de gallo


el cuerpo tieso
en el florero


soportando el peso
de sus propias flores


los pétalos rojos
aterciopelados estállan


se quiebra el cogote


y las semillas negras
van a sembrarse sobre la superficie
yerma del mantel














Lupecita, por favor,
no me escribas más poemas...
para conjurar el amor
hay que decirlo
decir : yo te amo
o yo te amaba
tanto, tanto, tanto


pero ya no te voy a escribir
poemas de amor
no como lo hacía antes
como un grito de verdad
como una excusa












la escritura sirve


cuando me pregunto
si todo fue mentira


encuentro tus cartas
las leo
y me consuelo


pienso en vos
y sufro un poco


alguna vez dijiste


pienso en vos y sufro un poco





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada