martes, 14 de febrero de 2012

5880.- RENÉ ACEVEDO




RENÉ ACEVEDO.
Poeta, escritor, músico y profesor, nacido en Santiago en agosto de 1969. Escribe desde los once años, y destaca también en él una profunda vocación en la actividad social y cultural.
Participó en el Taller Literario de Erwin Díaz, en la SECH. Además, en colectivos literarios, teatrales y grupos musicales; tanto en Macul, Ñuñoa, La Florida, donde actualmente reside, como en el Pedagógico, hoy Universidad Metropolitana, donde estudió.
Entre 1996 y 1999 es Presidente del Centro Cultural Pablo Neruda de Macul, donde organiza diversos eventos, actividades y talleres culturales. Desde 1999 es Director del Centro Comunitario "La Casona de los Jóvenes", de La Florida, donde trabaja en el ámbito de la promoción y prevención de los derechos infanto juveniles y de problemáticas como la drogadicción y la violencia intrafamiliar.
En el año 2002 se suma a la Agrupación Artística Las Nuevas Letras, de la comuna de La Florida, con la cual organiza diversas actividades sociales y culturales, entre ellos, los "Jueves Literarios" en el Pub Surdistán. Ese mismo año obtiene Mención Honrosa en el Concurso "Escritores Para Chile" en el Centro Cultural La Barraca, de la misma comuna. En el año 2004 recibe el Fondo para Talentos Artísticos de la I. M. de La Florida y participa en el Taller Tamarugal, del vicepresidente de la SECH, Ariel Fernández. En 2005 asume como Asistente Cultural de la I. M. de Cerro Navia.



RABIA.


Los acordes disparan
Rabia contra la máquina
Toda la ira de toda la gente
La cólera es lo único que se multiplica
Más rápidamente que el ser humano
Mi angustia es la suma de todas las demás
Siempre parece ser solitario el sufrimiento
Y la solución está en todas partes
Una mano lava a la otra
Y mil se levantan como un puño justiciero
Hay que quemar toda esta mierda
Hay quemarlo todo
Nada de lo que se incinere guardará lágrimas
No hay que dejar piedra sobre piedra
Ellos nunca tuvieron piedad de ti
El albañil murió sudando
Sonreía cuando el andamio cercenó su cabeza
El minero nunca más pudo respirar
Sus pulmones son ahora de papeles blancos
Miles de poetas agonizan hoy analfabetos
Millones de atletas que jamás conocerán la meta
Ellos nunca tendrán piedad de ti
No se merecen nada de ti
Todos las piedras, todas las llamas
Eso realmente merecen
Toda la furia, todas las marchas
El embiste del guerrero enmascarado
Miles de Zapata caminando al horizonte
Banderas negras y rojas
Ni cadenas, ni mentiras, ni saqueos
Sino toda la rabia
La mano que se desgarra
Contra el péndulo que creyó
Jamás volvería a su lugar
Toda la rabia contra la máquina!!!












SI EL SUICIDIO FUERA LA ALTERNATIVA.


Seguramente nadie andaría tan estresado,
Si total basta con tirarse del quinto piso
Y asunto solucionado.
Alachucha con los tacos, los despidos, los partes
Y las segundas vueltas.
Por supuesto que la aspirina pasaría de moda,
También las gomas, el diazepan y la marihuana.
No importarían la suegra, ni la señora,
Ni la cachaelaespá ni la campanegoma.
Adiós efecto 2000, Siglo XXI y crisis asiática.
Quizás si hasta el sueldo parecería bueno,
La pensión y la previsión social.
Después de todo, desde Judas hasta Curt Cobain
Se han pegado una ayudadita.
Formas hay para todos los gustos,
Sabores y colores diferentes,
Disparos, cuerdas, metros, fármacos,
Jeringas de segunda mano y relaciones peligrosas
(por los caminos del Inca o de la Tía Carlina).
A mí me gustaría un tren echando humito,
Pero como ya están en extinción
(como casi todo en el planeta)
Con la línea 5 me conformo.
Lo que se pierde aquí no es la gran cosa,
Un valle de lágrimas,
O la posibilidad del loto
Entre quince millones de güeones.
De vez en cuando una mano amiga,
La estúpida ilusión de cambiar el mundo
O algún otro cliché.
Del amor yo no hablaré porque ya no existe.
Lo que se deja es el absurdo
De la guerra, el odio, la mezquindad,
La complejización extrema (imbécil)
De lo que debería ser respirar y oler
La inmensidad del mundo.












POESIA SECRETA.


I.Se te ha subido el alcohol a la cabeza
Te han golpeado demasiados decibeles
Escandalosamente amargos
Como el pisco barato
Vampiro de las viñas
Hasta la colonia te tomaste
Cuando se hubo terminado la grapa con limón
Si por lo menos el bialcol hubieses respetado
Nada ni nadie
Se mantiene en pie frente a tu aliento
Maestro indiscutido de la jarana
La coca, la pachanga y el chachachá.II.
Mierda.
Quién apagó la luz?
Silencio compadre
Todo está bajo control
Control saüer querrá decir?
Cada quince minutos
Atropellan a un curado en la calle
Pero aquí, ya en la casa
Como mucho me pisan las bolas durmiendo
Sólo tengo que encontrar la llave
Si quiere vamos pa’ mi casa compadrito
No jefe, si con una piedra cago el vidrio y listo!
Crash, crish! Huy me quebraron!!!
Guau, guau...chucha el hueón hediondo
Si lo muerdo me da cirrosis
Conchesumadre, salió un perro
Pero si usted no tiene perro poh!, compadrito
No pero tengo gato que es la mismo hueá
Oiga vecino, que cagá está haciendo
Me rompió la ventana y despertó a todo el barrio
Huy!, perdón, me equivoque vecino...
Con razón el dedo no me cabía en la chapa...hip!












POEMAS DIECIOCHEROS


IRiiing - Riiing
Te llamé toda la noche
Vamos a bailar
Una cuequita
Entre tanta cumbia
Mambo, rumba, cha-cha-chá!
Tanta cadera
Izquierda- derecha
Patrás- palante
Y yo bailando con la vista gorda
Rey de la pachanga
Con sólo un vaso de vino
Y sin su reina
Hasta cuándo estaré sentado con mi anticucho?II
La vida es una empanada
Cuando menos se espera, salta una aceituna
Lo demás cebolla y cebolla
La carne se me aleja
Aunque hago esfuerzos desesperados por pellizcarla
Semehaceagualaboca
Un trozo de huevo es quizás
El clímax de lo inesperado
Como el zapateado atrás con punta
...Y mi pañuelito blanco
Está ahora gris con tanto polvo
Porque hablar de amor sería ir muy lejos
Y viajar en micro en estos días es de temer
Entre salú y salú nos pasamos cuatro luces rojas
Y si no es la muerte que me pilla
Es un paco en motoneta.III
La rosa con el clavel
Luchan codo a codo con Pedro Navaja
La tele nos trae milicos idiotas
Derecha - IZQUIERDA - derecha - IZQUIERDA
Chicha de Curacaví es mi mejor aliada
Con perros o sin perros
Total todo es condimento
Más tarde estaré ladrando
Y mirando ansioso los arbolitos
Aro, aro, aro
A hacer pipí aquí me paro.










CUECA.


Mi vida y el combá- y el combate fue tremendo
//: Mi vida los balá- los balazos fueron guapos//:
Mi vida nos quedá- nos quedamos sin las luces
//: Mi vida sin la te- sin la tele y sin carajos//:
Por insolente y gil
Güenos balazos
Y por farrear chinchín ($)
De los de abajo.
De los de abajo ay sí
Momios de mierda
Explotan a los huasos
Y les dan hierba.
Darle güenos balazos
A los carajos
Tiqui- tiqui- tiii.












AJEDREZ


Nos miramos largo rato
Antes de tocar cada pieza
Tus pupilas centellean
Dentro de mí, danzantes
El enroque es corto, luego largo
Amplio beso en desenfrenada dama
Alfiles, peones, el caballo te sigue
Trotando vientos sobre cordillera luna
Galope desierto lleno de fantasmas
Que trato de alejar como buen rey
En lo alto de la torre esperas
Cautelosa y verde como mi esperanza alada
Te apoderas de mi tablero
Reorganizando el mundo tras la batalla insomne
Tomas mis manos
besas mi pelo
Y luego,
Tras pintar cada cuadrado granate y gris
Con diferentes luces
Me atrapas con tu boca
Y reinicias la partida
para cebar el mate.










DURAZNO


Amo la sonrisa que nos ilumina
En la desnudez llena de gestos y palabras
Me sumerjo buscando tu risa en lo profundo
Y encuentro aquella nuez agridulce
De cuyo nombre quisiera acordarme siempre


Amo las aceitunas que brotan en tu pecho
Estallando como botones de rosa
Cual alegres palomas corriendo hacia mis manos
La geografía de tus muslos
Ebúrneos hacia la cordillera de tu espalda
Cascada de cabellos y lunares
Iluminando la noche nuestra.
Para qué decir tus pies
Que hacen huir la alfombra llena de risas,
En un camino que conduce hasta el lecho
Guitarra de piel, violín que froto
Con mi arco de besos y caricias
En el acorde mas etéreo y palpitante de la vida
Jugando entre tus dedos, manos, labios, piernas
Tibia ardiendo,
Etimológicamente contradiciendo su temperatura
Mil grados Celsius, que ni siquiera Fahrenheit imaginó
Incinerando al miedo y al olvido
Para recordarnos siempre en el vaivén del fuego
De este baile hermoso que hemos inventado
Con la coreografía y música de los delirios.


Amo el insomnio sabor a miel,
Zumos de fruta y de locura,
Sabores incesantes y voluptuosos,
Como un durazno que parte
En su intimidad al deseo.








MARIPOSA


Esta mariposa de cuatro colores
Tiene la fijación Kafkiana
De deshacer el mundo
En cada batir de alas
Me mira a los ojos
Sonríe levemente
Y se aleja
Dejando prisionera a mi alma
Entre sus flores.










EL MALO Y LOS BUENOS


(Historia del ladrón)


Pobre Peñaloza
Despeñado y triste cuando la vida ardía
Encaminado al vicio, a la pasión y al miedo
Miedo palpable de vivir sin anclas
Inenarrable y lejos
Barco solo, melodía y bajo
Ostinato turbio de una mañana fría
Fríos sus ojos, su maleta infame
Vacía de tiempo y de madera
Llena de ayer con un billete gris
Oscura su manta
Oscura la mano sucia
como su abrigo rancio
Trepó y trepó por la muralla endeble
La casa sola le sonrió burlesca
Cantó su nombre
Silbó despacio como ahuyentando al ruido
Lanzó plegarias
Llamó a la suerte para esquivar el fuego
Subió más alto y se lanzó al vacío
como un paraguas verde
Pobre Peñaloza
Osado
Constructor preciso de su futuro incierto
Cayendo al desfiladero negro
como a un barril sin fondo
Inútil su amuleto blanco, sus cruces
Desfigurado el gesto por la alambrada firme
Sorprendido por balazos, alboroto y perros
Casi colgado de techos
y farolitos torpes
Lleno de musgo, de viento
De dinero fácil que se llevó la juerga
La ventanita roja de la casona antigua
Se le escapó su alma
Entre un balcón y el suelo
Las sirenas brujas, los disparos ciegos
lo delataron pronto
Y corriendo, trastabillando
Sangrando el brazo
como el ladrón del cuento
Se le acercó la tierra
La bala fría del cancerbero oculto
Gritó, maldijo
Llamó a su madre hasta su tumba helada
Y se apagó su vela
Así,
Con la vergüenza ajena
de merecer el cielo.










ELLA


Es como un cuadro de la Frida Khalo
Por todos lados desborda la belleza
Aunque los idiotas no quieran encontrarla
O no puedan.
Es como la pincelada certera de Chagall
Un poco infantil, descuidada y libre.
Me basta mirarla
Y se desnudan sus colores en silencio.
Mi diploma de artes,
Por supuesto,
No sirve para nada en estos casos.
Hay que cerrar los ojos
Y aprender a mirar
nuevamente.










A TOMAR ONCE


Tarde fría, tarde de recuerdos,
De miradas misteriosas,
Sobremesas a media voz,
Recuento de desaparecidos.


Leche con galletas,
Pan rancio con gusto a sufrimiento,
Con sabor a pobreza.


Hay una mesa con manteles sucios,
Con su geografía deteriorada,
Con un historial de llanto.
Una superficie donde antes hubo tareas,
Niños estudiando, libros y canciones.
Un mantel que derramó brindis,
Que disfrutó alegrías.


Ahora es tarde,
Es hora de tomar el té,
Mirar el plato profundo y negro,
Lamentarse y saborear la harina amarga,
Es hora de retratos,
De historias olvidadas
Que en realidad nadie debería olvidar.


Es hora de la once,
De compartir entre los barrotes,
Comer en la celda que es la propia casa
Con el mantel fúnebre de los caídos.
Es una mesa de mantequilla,
De pasteles añejos, de sinsabores,
Represiones e incómoda incertidumbre.


Es un café con gusto a pólvora,
Una agria taza sin azúcar,
Con 73 cucharadas de sangre.
Una once con banderas desagarradas,
Después de un once de muertes
Y de galletas american crackers.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada