lunes, 27 de febrero de 2012

5986.- FATIMA NAOOT


Fatima Naoot
Poeta egipcia y arquitecta nacida en El Cairo el 18 de septiembre de 1964. Después de su graduación de 1987 como arquitecta en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Ain Shams de El Cairo, trabajó en esta profesión durante diez años y la abandonó para dedicarse a la literatura. Ha escrito varias colecciones de poesía, antologías traducidas al Inglés y un libro de crítica literaria, de los que destancan los diwanes "A un centímetro de la tierra" (2002), "Sobre la mano de una mujer" (2004) y "Una botella de pegamento" (2007). Ganó el premio de poesía árabe de 2006 de Hong Kong con el diwan "Una botella de pegamento", que ha sido publicado en chino y en una edición inglesa en 2007. Ha participado en el "Moutanabbi International Poetic Festivald" de Zurich y en el"International Poetry Festival" de Rotterdam en 2007.




Pan de dátiles


Es inevitable que tus dedos ahora
desciendan de tu boca
después de poner en ella el pan de dátiles
al hacer escala en el aeropuerto de Barcelona.
Tus dedos
cuyas falanges ondearon en la mano
en mitad de tu última mirada,
aquellos débiles dedos tuyos
que dibujaron la casida
y fracasaron en consolar a una mariposa
que aleteó
con sólo un ala.


Bote de pegamento, El Cairo, 2008
Traducción de Manuel Jiménez Lucena








Ángel


Me asombra no haber muerto hoy
a pesar de que por la mañana decidí darles la mano
a todos los que esparcieron tierra en mi vaso
a todos los que destaparon su olla de grillos
para comerse mi muñeca rota,
entonces
no fue el ángel de la muerte el que al alba sacudió el velo.
Fue el ángel de la poesía.


Bote de pegamento, El Cairo, 2007
Traducción de Manuel Jiménez Lucena








Así


Cuanto más me alejo de ti
más blanca me vuelvo.


Bote de pegamento, El Cairo, 2007
Traducción de Manuel Jiménez Lucena








Infancia


No le importa que se destruya el mundo
ni le dan miedo las tumbas
ni que caigan los alminares y las torres,
durante la noche
los vuelve a levantar con palitos de cerillas
y un trozo de arcilla.


Bote de pegamento, El Cairo, 2007
Traducción de Manuel Jiménez Lucena








Cuando yo sea una diosa


Cuando yo sea un diosa
quitaré la bola del mundo de su ropa
sacudiré el mapa
y se caerán los manuscritos de historia,
los meridianos, los paralelos y las fronteras,
clasificaré las montañas y las fuentes,
el oro, el petróleo, el tiempo y las nubes
proporcionalmente,
pasaré mi pluma
sobre los rostros cansados
y el blanco, el negro y el amarillo se disolverán
reducidos todos ellos en el color albaricoque,
quitaré el habla y las lenguas
y fundiré en mi crisol
un diccionario blanco sin errores
depurado de fastidiosos términos,
antes de aposentarme en mi trono
mediré los ángulos del sol y el ecuador
y modificaré las leyes de la lluvia.
los amigos aplaudirán mientras rompo el mapa:
Espartaco, Gorki, el Ché,
y la hija del zapatero cuya dote fue mayor que la mía
Y en medio de un gran júbilo mascullaré:
¡Mi tarea es la arquitectura de la existencia!
Al comienzo de la Tercera Guerra Mundial
me mantendré en silencio un rato
después devolveré la bola del mundo
a su forma inicial.


Bote de pegamento, El Cairo, 2007
Traducción de Manuel Jiménez Lucena







Mi casa es tu quinta columna 

Tu plato tiene miedo, tiembla,
tu vaso llora,
lo aferré con mis labios para protegerlo
no me hizo caso
y se suicidó:
fragmentos de porcelana sobre las baldosas,
las baldosas están polvorientas
y las Pléyades nubladas.
Tu sillón, el de allí,
ha doblado una pata,
ha arrugado sus cojines.
Tu cepillo de dientes
pierde las cerdas
y tus toallas blancas
hace dos días que rechazan beber agua
para convencerme
de que lloran.

Los libros, silenciosos, en la librería
no se pelean como siempre.
Las fotografías de las paredes
me apartan la mirada.
El flexo naranja de mi despacho
está frío,
se ha negado a darme algo de luz para escribir.
Y los lápices han conspirado
encerrándose en los cajones.
La terraza está cruzada de brazos,
ha agachado la cabeza, distante,
hacia el parque.
El parque está perezoso
porquelas golondrinas se fueron.

Y allí,
en el fondo de la cesta de la ropa
duerme tu pijama azul,
se acurruca como un bebé
que no quiere salir al mundo

Una casa triste
y cosas
que se rebelan contra mí
porque no vas a volver.

Mi casa
es tu quinta columna


El Cairo · 1 Abril 2009

Eva Chaves   (Traducción)



بيتي طابورٌ خامس


صَحْنُكَ خائفٌ يرتجفْ،
كوبُكَ يبكي
ضممتُه إلى شفتي لأُطَمْئنَه
غافلَني،
وانتحرَ:
نُثارَ خَزَفٍ فوق البلاطِ،
البلاطُ مُغَبَّرٌ،
والثريا غائمةٌ،
مِقْعَدُكْ الذي هناك
ثنى ساقَه
وغَضَّنَ وسائدَه،
فرشاة أسنانِكَ 
تفقدُ شَعرَها
ومِنشَفَتُك البيضاءُ
ترفضُ أنْ تشربَ ماءَها ليومين
لتوهمَني 
أنها تبكي.

الكتبُ في المكتبةِ ساكنةٌ
لا تتعاركُ مثلَ دائمًا،
الصورُ على الحوائطِ
تشيحُ عني،
أباجورةُ مكتبي البرتقاليةُ
باردةٌ
أبَتْ أن تمنحَني بعضَ الضوءِ لأكتبَ،
والأقلامُ تآمرتْ
وغلَّقتْ على نفسِها الأدراجَ
الشرفةُ عاقِدَةٌ ذراعيها
وأطرقت برأسها بعيدًا
صوبَ الحديقة،
والحديقةُ كسولٌ
لأن العصافيرَ غادرت.

وهناك
 في قاعِ سلَّةِ الغسيل
ترقدُ بيجامتُكَ الزرقاءُ
تتقلَّصُ مثل جنين
يرفضُ الخروجَ إلى العالم
...
بيتٌ حزينٌ
وأشياءُ
تتآمر ضدّي
لأنكَ لن تعود.

بيتي
طابورُكَ  الخامس!

القاهرة · 1 أبريل 2009







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada