viernes, 17 de febrero de 2012

5924.- VÍCTOR VIMOS

VÍCTOR VIMOS
Nacido en Riobamba, ECUADOR en 1985, es miembro fundador del Proyecto editorial Matapalo Cartonera; ganó en Segundo Premio Provincial de Poesía (Chimborazo, 2004); Premio Nacional de Cuento "Bienal Juegos Florales" (2007).
Ha publicado Perinola (Noctambulario Ediciones, 2007); Prolongaciones (Casa de Cultura Ecuatoriana, 2010); Dragón (Sarita Cartonera, 2010). Participó del II Festival de Poesía de Lima (2011).








Velorio


Dispárame.
Ahuyenta las epidemias
que cubren cada milímetro de tu aire,
como lo haría la hiedra en un rayo.
Bórrame de tu pensamiento,
perdonándome a cada instante mis sudores
y aquellas palabras
que nunca pude zurcir.
Vuélveme incomprensible
para tus labios,
pesado en cada libra de sueños que te asalten,
que cada recuerdo mío
sea como un puñado de arena en los ojos,
o una cucharada de vidrios,
tú sabes,
ese tipo de cosas que duelen.












Algo acerca de sus chancletas


Yo en la orilla silbando,
miro la estrella que humea entre mis dedos.
Vicente Huidobro


I


Hay un poco de ella en todos lados,
algo como un eco
que no desprende su silencio
del óxido de mi piel.
Y a ella
¿le quedará por lo menos
el sabor de mis derrotas?






II


Tejía entre sus manos
delfines que iban a navegar
en los charcos que la luna
descolgaba sobre su cama.
Eso hasta que llegué yo,
y juntos nos zambullimos
en los arrecifes de la piel.






III


Es tan difícil averiguar
el origen del sedimento
que inunda mis zapatos,
cuando amanecido
deambulo cayéndome
por las mejillas
de la ciudad.






IV


La dulce brizna de su ombligo
es el manicomio
donde se regocijan de las escamas
de mi lengua,
bálsamo horizontal
al que siempre llego impertinente
como un gato sobre las tejas.






V


El espejo
no siempre descubre
las cejas de mi nombre,
a veces me miente,
receloso de mis nudillos
que cuando me notan insatisfecho,
rabiosos lo revientan.






VI


La aurora acaricia
su desnudez
con el pentagrama de los jilgueros
mientras ella silenciosa abre los ojos,
y de a poco va bebiéndose
los hilos de luz
que tallaron las luciérnagas.






VI


Algo como una flor golpea la noche,
tumbando boca abajo a las estrellas
que se acoplan al diámetro
de mis goteras,
mastico mis uñas nervioso
al escuchar el crujir de las bisagras
cediéndole paso, al contorno de tu espectro.






VII


Hay fiesta debajo de tu falda,
mis dedos se bañan
en la humedad que destila tu flor,
cierras los ojos
como si quisieras desarmarme el mundo,
cuando desesperado no dudo
en arrancarte la piel.






VIII


He muerto en palacios
donde fantoches disfrazados de poetas
cacarean versos oxidados.
Pero también en las veredas
asediado por el ardor de los besos
que las filosas aberturas de sus labios
incrustaron en mi plumaje.






IX


La nostalgia desborda
las habitaciones de hotel,
donde dejamos olvidadas migajas de sudor.
Sólo un temblor moribundo se aferra a las sábanas
con las que cubrías tu espuma fatigada
después de moldear con gemidos
las barbas del amor.






X


La tinta está a punto de agotarse
y yo, ni siquiera
he logrado bosquejar
las entrepiernas de su nombre.
¿Qué puedo esperar
para el resto de la noche?












Transcribimos un extracto del libro Desfiguraciones (Nulu Bonsai, Red Editora, 2010). Un largo poema que nos muestra el paladar y el corazón de Vimos.






la francesa no se parecia a vos


chillaba
y le encantaba taparse la nariz
con una cascada de aguijones blancos
era un billete de cien que me abría
las puertas de los cinemas
las mesas de las cantinas
los tonos envenenados de las rocolas
las serpentinas de sus piernas












vos no te pareces a la francesa
no planeé nada de esto
me encantaba acurrucarte en mis brazos
y tocar las cuerdas de arpa
templando el aliento a música triste
que traían tus ojos
yo podía ser una piedra entonces
golpeándome contra todas las cicatrices del mundo
para hacer más extenso el desenfreno de la vida
ahora soy un fósil
una palabra extrañada que lastima el paladar
un animal con cuarenta somníferos
dispuesto a matarse mil veces
para acallar el griterio que inunda mis sienes
esto es un juego


mira
los somníferos son bolitas blancas
escupitajos de las aves en el suelo
caramelos
puertas pequeñas por donde fuga el miedo a perder














no planeé nada de esto
uno despierta un día y se ve arrojado a las aguas
como un reptil desahuciado
arrojado a las aguas oscuras de la noche
y le crecen garras
cola
colmillos
espinas en las vértebras
y la gente se destroza los dedos queriendo calmarlo
no me calmo un carajo
un escarabajo
un gargajo
es lo que tengo dentro de las orejas
y vienen las gaviotas a cagar la sal del mar
en el cementerio que reposa en mi pecho

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada