domingo, 19 de febrero de 2012

5932.- CLAUDIO SIMIZ


Claudio Simiz (Buenos Aires, Argentina 1960) Es profesor y licenciado en letras, Ejerce la docencia en el Nivel Superior. Ha sido becario investigador del Fondo Nacional de las Artes y dicta seminarios, conferencias y charlas en universidades y otros centros culturales y académicos de Argentina .
Con los grupos “Poetas Conversos”y “Antes que venga ella” recorrió numerosas ciudades brindando recitales y espectáculos poético-musicales entre 1998 y 2005. Coordina el espacio de lectura y debate sobre poesía “Cruce de palabras” desde 2007 y dirige la colección de poesía “Runa”. Ha colaborado en numerosas publicaciones literarias impresas y electrónicas de Argentina y Latinoamérica.
Ha publicado los poemarios "Celda" (1980, 3º premio poesía juvenil Concurso Internacional Revista Aquario, 1977), "Evangelio de bolsillo" (1981, 1º premio Concurso Nacional Universidad Nacional del Sur), "Los míos" (1985), "La mala palabra" (1997), "De pura chapa y otros versos" (2000), "Antes que venga ella" (colectivo, 2003), "No es nada" (2005) y "Tríadas" (2009 - La Luna Que)








VISNÚ


Las cosas bajo tierra/ se serenan se entregan se disuelven/ para volver en flores en arenas en pigmentos/ que huelen a recién nacido/
Otras retornan tumultuosas/ maremotos magmas exultantes/ para la destrucción que se sacia en la vida/
Pero hay una tercera razón de cosas soterradas/ las que persisten/ mordidas de soledad/ obcecadas de ayer/ las que aguardan silentes/ estas que ahora desentierro y empuño/ para partirle el pecho al hambre a la tiniebla/ y empezar a volver/ antes de irme.










DESDE MI BIBLIOTECA


Ojos expertos núbiles/ manos trémulas de ensueño o de codicia/ creerán desbrozar saquear mi biblioteca/ que se dispersará/ como un lento y pequeño Bing Bang de silencios/
Ella ha ido creciendo/ ha cambiado de tallas y de nombres/ ha discurrido ocasos y cenites/ y acaso pueda/ contar mejor que nadie mis costillas rotas/ hacer constar en actas las capitulaciones de mis sueños/
Al final/ las miríadas de páginas y polvo/ que fatigué mil veces/ o esquivé tercamente/ resultarán mi cosecha y mi siembra/ la manera de entrarme mansamente/ en el descubrimiento prodigioso del olvido.










TRÍADAS


Luna nueva:
ella sigue en el cielo.
¿Quién no la ve?


Amanece.
La luz tiende escalas
a nuestro sueño.


La hojita ocre
no volverá a la rama.
Libre agoniza.










NUGAE


Los ahogados son los únicos que vuelven
de las caricias de la muerte.
Nos regresan crecidos,
burilados quién sabe por qué mano,
coloreados como un mantel
en que se ha derramado el vino de la noche.
Vienen de perseguirse
por los bosques azules,
de intentar hacerse de burbujas
que siempre escaparán hacia su padre, el aire,
de recorrer senderos que ceden sus atajos falaces.
Pero regresan,
Siempre regresan,
tan vez con algún alga dorada en sus cabellos.
Los abismos siempre son más pequeños que una casa,
en el amanecer
la playa se parece demasiado a una cuna.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada