jueves, 16 de febrero de 2012

5920.- ERWIN QUINTUPIL





Erwin Quintupil. Poeta mapuche.
Nació en 1958. Originario del sector rural de Saltapura (Nueva Imperial, CHILE ). Se tituló como Profesor de Biología y Química en la Universidad de Concepción. Su labor como activista cultural mapuche se ha centrado también en el teatro y la radiotelefonía, creando y participando en obras dramáticas y conduciendo programas radiales. Poemas suyos han sido publicados en revistas tales como Ojo de Buey (Concepción), Pewma (Temuco), Pentukun (Temuco, números 1 y 3), Mapu Ñuke Kimce Wejin (Temuco), entre otras. Mantiene inédito el libro El ancho espacio que mis ojos ven, del cual se ha extraído los poemas que aquí se incluyen. Ejerce como profesor de su especialidad en la comuna de Cunco, IX región de Chile.
http://seriealfa.com/alfa/alfa28/EQuintupil.htm








EL HOGAR MIO


El hogar mío es una larga extensión
de colinas amarillas
alegre y empobrecida.
Duerme y despierta cada día
entre los brazos de mi Nación:
el uno fuerte y distante
de relampago coronado
en silenciosas noches de verano;
el otro arrulló mis primeros sueños
y recibió mi carne extenuada
que cayó en la profundidad de su calor
en mi primera juventudad
cuando el trigo empezaba a florecer.


El hogar mío es una larga extensión
- con culebras dormidas en su cuerpo-
de árboles poblado.


Yo jugué sobre el lomo de Xeng Xeng todos los días.


Los cuerpos de los padres de mis padres
me observan callados
y acarician el paso de mis pies de cada mañana.


El hogar mío en una extensión de sentimientos
con olor a humedad
que me esperan en la distancia
con sus pájaros que miran inquietos hacia el norte
y las voces que me piden regresar.














Y tus campos de flores, cercados.
No hay espacio por donde transite el hombre libre
ni la wiña libre, ni el zorro libre, ni el choroy
ni nadie que tenga espíritu de tierra


En la alta montaña
los volcanes son lo único que va quedando


Y en tus campos bordados de miseria
el hombre y la mujer de siempre
se sientan a comer las migajas
que les caen del gobierno central.










Manuel Melín


Cuando mataron a Manuel
algo se rompió
de nuevo en mi interior.


(¿Sería pequeño y moreno
o tal vez tuvo ojos claros?)


Todo es verde
las hojas y los tallos.
Delgados chorillos
reflejan el cielo
y me llenan los ojos
desbocándose.


Manuel, joven como yo
y de igual vocación
en mi sangre
encabritado
moría y nacía diez veces
en cada golpe que le dieron.














El asilo contra la opresión


Hablando lengua extranjera
en el asilo de los ancianos
(Los del pueblo encierran la sabiduría)
hablando lengua extranjera
en el asilo población callampa y obrero panificador
adorno de fiestas oficiales
hablando lengua extranjera
adorno en la célula izquierdosa
estorbo en la célula derechosa
hablando lengua extranjera
no escuchado, ignorado, invisible
bajo el brillo de una estrella solitaria.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada