domingo, 9 de enero de 2011

2812.- AGUSTÍN FERNÁNDEZ MALLO



Agustín Fernández Mallo (La Coruña, 1967) es un físico y escritor español. Está afincado en Palma de Mallorca. Es uno de los miembros más destacados de la llamada Generación Nocilla, Generación Mutante o Afterpop.
En el año 2000 acuña el término Poesía Pospoética en su ensayo Postpoesía -investiga las conexiones entre el arte y las ciencias-, cuya propuesta ha quedado reflejada en los poemarios Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del Tractatus, Creta lateral Travelling, y el poemario-performance Joan Fontaine Odisea [mi deconstrucción]. Hasta el momento también ha publicado las novelas "Nocilla Dream" (Candaya, 2006) y "Nocilla Experience" (Alfaguara, 2008), ambas forman parte de una trilogía que concluía en el año 2009 con la publicación de Nocilla Lab por la editorial Alfaguara.
A raíz de su obra Nocilla Dream se empezó a acuñar el término Generación Nocilla para todo ese grupo de autores, la mayoría amigos entre ellos, como Jorge Carrión, Eloy Fernández Porta, Vicente Luis Mora o Juan Francisco Ferré. A partir de la publicación de la antología Mutantes el término derivó en Generación Mutante, aunque básicamente hacen referencia a los mismos autores.
En 2007 fue galardonado con el Premio Ciudad de Burgos de Poesía por su libro Carne de píxel. Con su primera obra ensayística "Postpoesía, Hacia un nuevo paradigma" ha sido finalista del Premio de Ensayo Anagrama.
Si bien trabaja como físico, también colabora con las revistas culturales Lateral, Contrastes, La Bolsa de Pipas, La fábrica y Anónima.

Poesía
Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del Tractatus (2001)
Creta, lateral travelling (La Guantera, 2004) (Editorial Sloper, 2009)
Joan Fontaine Odisea (mi deconstrucción) (2005)
Carne de Píxel (DVD Ediciones, 2008, Premio de Poesía Ciudad de Burgos)



Narrativa
El hacedor (de Borges) Remake (Inédito)
Nocilla Dream (Editorial Candaya, 2006)
Nocilla Experience (Editorial Alfaguara, 2008)
Nocilla Lab (Editorial Alfaguara, 2009), que termina con una historieta dibujada por Pere Joan.



Ensayo
"Postpoesía, Hacia un nuevo paradigma" (Editorial Anagrama, 2009)






Pequeña posibilidad de honestidad

Hay una aparente paradoja en todo esto:
el agua es transparente pero oscurece la ropa,
hacemos cola en el fast food
(graffiti-comida), nos gusta la Nocilla,
el café aguado, el aire
que revuelven tus dedos y no vuelve, la vista
de la calle a través del cristal manufacturado.
Nos gusta lo que, existiendo,
no existe,
comprar camisetas blancas y zapatos caros,
silbar aquella canción de Roxy
fue la señal, nos gusta, sobre todo,
pensar el cielo en la tierra,
saber que tenemos razón para que
nos traiga sin cuidado tenerla.
Nos gusta comprar discos repetidos
de Esplendor Geométrico, vivir
una manzana más abajo de la cabeza de Newton,
(llovió y no quiero secarte el pelo, árbol de navidad de agua)
nos inquieta la pregunta: por qué los aviones
toman tierra y no derrapan, por qué los libros
son más altos que anchos, por qué el amor
(solución de una ecuación irresoluble) finge
su existencia.
Sabemos que el firmamento es cavidad resonante
de mensajes que se perdieron, y de aquellos que nos llegan
el emisor ha muerto. Sabemos la contradicción
de guerra humanitaria, que gana
quien derrama más sangre y después escucha
(graffiti-concierto) a Bach en los escombros del patio,
yo mismo a veces creo haber defraudado tanto
que me entregaría al cuerpo de cualquiera,
a lo que es pura ruina y carencia
y como el agua oscurece.
Me muero por piratear esta noche
los 50 gigabytes de tus pezones,
y qué más da Punk No Dead que Opus Dei Forever
si te imaginas que al final el cielo fuera sólo un anuncio
de papel Albal nos tararea Sr. Chinarro
en la ranura de tu sexo. Hay una aparente paradoja
en todo esto: envasado al vacío nos vendemos tiempo.

(de Carne de Píxel, Premio Ciudad de Burgos 2007, editorial DVD)









todo es superficie porque sólo existen trayectorias, porosas de sí; no vemos más que lo que hunden nuestros pies; los alrededores: metáforas de esa soledad. Mirabas mi rostro durante horas en silencio cada noche. Todo es superficie. Hasta el amor carece de raíz: llorabas, llovía, ese agua sólo buscaba el riego que lo prendiera a la tierra, pero la tierra no existe, te digo. El agua se inventó para inocularnos la ficción de los campos de fuerzas, de la compañía, de un hilo de mensajes que vertical nos atraviesa. No así la luz, que se frena en la piel y pone en marcha el ansia del beso. Lo que vi en tus ojos jamás nadie lo vio, que fuimos la vida secreta del agua, y un juego de cuerpos para revalidar esa fuga sin cifra por la cual el ser humano es algo más que un trozo de saliva. Como todas las cosas que importan, nuestra alucinación no tuvo contemporáneos: un cristalizar sin agua, sin hilo argumental. Lo recuerdo. Hubo un día en que por primera vez vi pájaros desde tu ventana, creí que ellos también nos miraban, no lo entendí como el presagio de lo que vendría, sólo existen trayectorias y a ambos lados una luz que al fin se oxida entre dos manos apretadas en la despedida. Fuiste la llama de mi razón alucinada. El álgebra de mi transformación en animal: como ellos, a tu lado morí y no supe que había muerto [bendita seas], me volví inmortal. Divino tu cuerpo por catastrófico, radical, una línea de costa; por fractal.










desconocías el Principio de Mínima Acción por el cual la luz [todo en general] busca el camino más rápido para viajar entre dos puntos. Circunvalamos la ciudad contradiciéndolo cuanto pudimos. Partíamos del fin; en realidad no nos movimos. Pasamos por delante de unas excavaciones [fibra óptica, cableado, comunicaciones Siglo21], e hice una broma acerca de aquella mujer y aquel hombre que encontraron abrazados en la excavación de Pompeya. La escena salía en Viaje a Italia, los descubrieron mientras filmaban. Ingrid Bergman también entonces se había echado a llorar. Partir de un recuerdo equivale a partir del fin, los recuerdos se construyen para el último día aunque nos engañe su gen de pasado. En realidad no nos movimos. Me invitaste a un Lucky [frase entre tus dedos], y en esa cinética apariencia encontramos el exceso, la belleza para alcanzar lo que al llegar al fin nos convirtió en algo más que una frase para el fin, algo más que una ecografía de riñón, que un isótopo, un punto de luz que no desapareció porque nunca partió. El camino infinito de verdad más corto.

(de Carne de Píxel, Premio Ciudad de Burgos 2007, editorial DVD.







[n+1].1

Clareas el recuerdo.
No exactamente el recuerdo sino
una especie de paradoja que une
al mismo tiempo que desune
[como la ecuación x=y sin solución, o el beso]
Copular [definición]: sacar espacio, meter tiempo.
Parece una playa, verano, y un escuálido niño en Super 8. La conciencia carbonatada
sumergida aún en gran angular. Ahora, cual es la más cúbica de todas las esferas. La
atmósfera fue creada transparente [esto es seguro] para que el hombre que busca
conociera la soledad. La tierra fue creada redonda para que el hombre encontrara en la repetición un consuelo a esa soledad.



Antibiótico. Visor poesía 2.012

Planteamiento postpoético – todo es susceptible de convertirse en poesía, no  da nada por formulado…- [desde la contraportada]


Este libro es la materialización de una idea concreta: realizar un texto de un solo poema escrito íntegramente en soledad, y sin pausa, entre los días 1 y 15 de diciembre de 2005, en una casa ligada a los veranos de mi infancia, localizada en un pueblo de la montaña leonesa en el que sólo queda un habitante. Me interesaba conocer mi reacción en ese entorno.

(…)

Aislado debido a la nieve, sin teléfono fijo ni cobertura del teléfono  móvil, ni internet ni ningún otro tipo de comunicación, elegí un horario rotatorio: cada día me levantaba 2 horas más tarde y me acostaba también 2 horas más tarde , con lo que al fin de los 15 días que dediqué a este texto cumplí un ciclo de manos o menos 24 horas de modificación de horario y hábitos.

(…)

[desde Créditos, con los que cierra el libro]

——————————–
Fragmentos de Antibiótico
(…)
Cosas que hacen los solitarios:
1) Llamar a teléfonos fijos mientras la gente trabaja. Escuchar el contestador. No decir nada.
2) Localizar bodas en la Agenda del Día. Sentarse atrás.
3) Comprar discos repetidos de Esplendor Geométrico. Una manía.
4) Beber sólo agua.
5) Detestar las chimeneas en general y las velas en particular.
6) Saber de memoria las Virtudes del Pájaro Solitario. No practicarlas.
7) Proyectar y posponer continuamente una exposición de fotografías. Saturadas.
8) Usar zapatos sin cordones. Esplendor en esa adherencia en desuso llamada velcro.
9) Levantarse a las 7:00 am cada 1 de enero, hacer la misma fotografía, meterla en un sobre. No enviarla.
10) Mirar catálogos de lámparas.
11) Ir quedándose flacos.
12) Darle vueltas a qué fue primero, si la rueda o el radio.

Cosas que no hacen los solitarios:
1) Llamar a teléfonos fijos mientras la gente trabaja. Escuchar el contestador. No decir nada.
2) Localizar bodas en la Agenda del Día. Sentarse atrás.
3) Comprar discos repetidos de Esplendor Geométrico. Una manía.
4) Beber sólo agua.
5) Detestar las chimeneas en general y las velas en particular.
6) Saber de memoria las Virtudes del Pájaro Solitario. No practicarlas.
7) Proyectar y posponer continuamente una exposición de fotografías. Saturadas.
8) Usar zapatos sin cordones. Esplendor en esa adherencia en desuso llamada velcro.
9) Levantarse a las 7:00 am cada 1 de enero, hacer la misma fotografía, meterla en un sobre. No enviarla.
10) Mirar catálogos de lámparas.
11) Ir quedándose flacos.
12) Darle vueltas a qué fue primero, si la rueda o el radio.

(…)

railes de una misma vía,
como en uno de aquellos paisajes de Chirico,
caminabas sobre el raíl más lejano,
además de alimentos en energía
metabolizábamos palabras en vacío, el residuo
es el poema,
el eco, las líneas que dibujan un cero
sobre el que dan vueltas las palabras,
pero las incógnitas de una ecuación se deslizan
sobre sus railes x=y=x=y=x=y=x=y irresolubles para siempre,
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨ÿ sin embrago
¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨esta luz llega sin memoria.

(…)

todo objeto es un pájaro que nunca conseguirá volar,
todo objeto lleva
una criatura-pájaro dentro,

(…)

poema: instrumento óptico perfecto
al servicio del vacío,
enfoca el agujero que hace caleidoscópicos los cuerpos,
la cinta de vídeo que encontramos en aquella papelera,
antigua y perfecta como nuestro exoesqueleto,
o monolito,

(…)

Instrucciones para hacer un poema [IPHUP]
1ª Parte [Teoría]

teorema de descomposición temporal
en factores idempotentes:
la vida de cada persona podrá trocearse
en los siguientes pares temporales:
un momento
¨¨¨¨¨¨[ infinitesimal aunque infinito]
en el que no se quiere seguir viviendo,
y al instante otro
¨¨¨¨¨¨[ de idénticas dimensiones]
en el que se desea más que nunca
continuar.
Así, la suma es cero.

demostración: no importa
la cantidad de tiempo que inviertas
en crear un poema,
haberse creado en un instante y solo,
que solo te atraviese,
que solo desaparezca.

(…)

bebamos antibióticos, te digo
que la noche es el horno
donde la vida muere sin saber
que fue corcho,

aquí nada flota,

mi método de trabajo es sencillo:
me quedo mirando un objeto y espero
a que me afecte,

o esa propiedad arquimediana que posee el poema,
por la cual se sabe que a la última metáfora imaginable
la rodea siempre otra aún más inimaginable,

se aperea la sombra al objeto para incardinarlo, cotas de piel en los mapas, alumbramiento, palabras gravitantes, (…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada