miércoles, 8 de septiembre de 2010

AGRON TUFA [957] Poeta de Albania


AGRON TUFA 



Nació en 1967 en Suhadoll, región de Dibra de Albania del este, y estudió literatura en la Universidad de Tirana. Continuó sus estudios en Moscú en los años 90 en donde se graduó en Teoría de la Traducción, con especial énfasis en el trabajo de Joseph Brodsky. Desde su retorno a Albania, ha estado involucrado con la revista literaria E Për-7-Shme y fue editor del muy admirado periódico El Aleph. Actualmente es redactor del suplemento literario La Palabra y enseña literatura en la Universidad de Tirana. Tufa ha publicado poesía y prosa notoria. Es el autor de las colecciones de versos Allí en la Puerta del Oeste, 1996 y El Rodeo de la Atlántida, 2002; y las novelas El Duelo, 2002, y Fabula Rasa, 2004). También ha traducido a muchos autores rusos, como Joseph Brodsky, Ana Akhmatova, Osip Mandelshtam, Boris Pasternak, Andrei Platonov, Mikhail Bulgakov, Vladimir Nabokov, y Vladimir Sorokin.





Poemas de AGRON TUFA



ORFEO

Tu vida - tan perfectamente aprisionada,
Sin titubeos envuelta y prieta
Entre las capas esféricas de una cebolla
Sacrificó, ah, su alma
Con los últimos secretos:
Cuando el filo del cuchillo brilló
Punzante, apuñalando
Tu tierno corazón,
Aturdido de ficticias erudiciones.
Las lágrimas de Eurídice en la cocina
Otra causa no tienen
Más que el hecho
De que tú no eres sino un ingrediente lacrimoso
En la asidua ensalada familiar.







AFUERA

Te levantas por la mañana
Y piensas que no sabes dónde has dejado el ojo.
Primero olvidas que lo has dejado en casa
Y el otro ha goteado en el silencio del caño.
Luego te das cuenta de que sólo estás despierto
Y todo ha sido un suceso sin pestañeos.
Maduran las condiciones
Y el respeto afluye cual catarata sobre el cráneo ido.
Te parece que siempre
Has estado cosiendo brotes y
Un leve sacrificio cargado de aroma a clorofila
Cultiva tus vislumbres agrícolas.
Infancia lúcida,
Ocurrida con regularidad y sin contrición;
Como todas las cosas provechosas, sin las cuales
No existirían las elipses ni la metafísica,
Los vuelos y las caídas, los extravíos
De las galeras liburnias
En el tronco mojado y práctico del hombre...

El olvido actual con el recuerdo pasado
Qué bellamente engasta.







VALENTINA HEROÍNA

A Svetlana Bogdanova

Cielo. La ciudad ajena entre las lluvias nuevas
Ha encendido enfrente las luces.
Nombre. La humedad del crepúsculo toda temblor
Te penetra hasta lo más hondo en la oquedad.

Roja. Te extiendes cual narcótico
En cada gota de sangre en hueso.
Los semáforos parpadean temerosos
Dejando el peligro afuera.

Nombre. Expones tus dimensiones nuevas
Con los límites que jamás pude hollar.
Cielo. En ti alienta el asesino y la presa

Fundidos los dos bajo una valva.
Rojo. Asequible como un narcótico familiar:
En cuanto tú te enfrías, sobreviene la matanza.


Moscú, 14 de febrero de 1998

Traducciones de Ramón Sánchez Lizarralde

http://www.festivaldepoesiademedellin.org/pub.php/es/Revista/ultimas_ediciones/81_82/tufa.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada