sábado, 4 de septiembre de 2010

ZHOU ZAN [881] Poeta de China


Zhou Zan 



Es una de las escritoras jóvenes más reconocidas en China. Comenzó a escribir poesía a principios de los 80 y publicó su primer libro en 1987, cuando estudiaba en la universidad. En 1998, con varias otras poetas, fundó la revista Alas, que hasta ahora ha sido la más activa publicación underground para la poesía femenina, caracterizada por la calidad de los textos que publica y por su perspectiva feminista. Alas publica textos de poesía femenina junto a reseñas, críticas y traducciones desde otros idiomas. El segundo libro de poemas de Zhou Zan, Fantasías o auto-observaciones, apareció en 1999. Ese mismo año, Zhou Zan se doctoró en la Universidad de Beijing con una tesis sobre la poesía china de los 80 y ganó uno de los Ann’s Poetry Prizes. Su más reciente publicación es Soltar (2007), con un estilo caracterizado por la intensa sensibilidad, la complejidad y la precisión. Zhou Zan también ha publicado estudios académicos, el más reciente de los cuales es A través del periscopio de la poesía (2007). (SY)

Conocí a Zhou Zan por primera vez hace dos años en el techo de un edificio de Brooklyn, en una época en la que estaba en Nueva York como académica visitante en la Universidad de Columbia, y volví a verla en Beijing hace algo más de un año. Es una mujer baja, de pelo corto y pocas palabras, extraordinariamente amable pero reservada y cautelosa. Traducir estos tres poemas nos tomó a Sun Yi y a mí casi tres años de trabajo interrumpido y abandonado a intervalos: las razones más obvias para esta lentitud son mi escaso conocimiento del idioma, al que sólo tengo acceso con paciencia, diccionarios y la ayuda imprescindible de mi co-traductora, que corrigió mis frecuentes errores de interpretación y me señaló algunas de las sutilezas de los textos de Zhou Zan. Parte de la dificultad de estos textos es el modo en que una frase se encadena a la siguiente, creando imágenes complejas en las que se alía una notable precisión local con una ambigüedad enorme del conjunto. Por otra parte, me digo que la lentitud con la que trabajamos es también una respuesta a lo que propone el primero de estos tres poemas.
Fernando Pérez y Sun Yi





Lento

Conciencia convaleciente,
del codo curvado de días apáticos.
El dolor lento, como amor insípido.
Pasta picante abre el apetito,
comer un bocado de noche sacude
el sueño.
Tomar vino tinto, emborracharse un poco,
la sangre siente también
el cuerpo lento, o calor que circula,
Sentarse, sentarse, sentarse bajo la lámpara,
pedirle a los dedos danzantes que entiendan
el escribir lento, hay en una vida
cuántos instantes fugaces tras el despertar.








Sitio de obras

No sé desde cuándo,
la ciudad donde vivimos
se convirtió en un enorme sitio de obras,
digno de ese nombre,
este paisaje metamorfoseado se asemeja
a una pesadilla presentada una y otra vez,
visitando a menudo el insomnio
de un momento antes de llegar
hasta el país del sueño,
como el descolorido letrero que cuelga
en la fachada de una tienda,
“honrados por su preferencia”,
demasiado familiar,
de modo que para ella también resulta
cómodo este modo de vida,
en contraste con la multitud ajetreada
que se afana en la obra,
ella parece una abeja reina,
en su cuarto propio,
incubando quién sabe qué descendencia.
Ah, escribir, procrear, multipicarse,
dar fruto, morir,
pero el sitio de obras sigue operando,
este vasto proyecto parece casi no tener
fecha de entrega, desesperante,
ella debe imaginar,
esto es un nuevo proyecto,
construir una torre de Babel:
los ingenieros escondidos en el sótano
de seguridad, como el topo de Kafka
o el corazón de Sión, a quién le importa
cuánta gente se llenó de confianza,
de modo que esa confianza
se volvió el fin, la calidad y la fecha de entrega,
cosas de importancia secundaria.
En nuestro tiempo, tal vez sólo lo accidental
y repentino
Pueden acabar con todo,
no será un ruido de “bang”.









Soltar

La dosis correcta de alcohol ayuda
a que tu personalidad aflore,
nada de nuevo en esto,
crecimiento como de vino guardado por años
del mismo modo requiere un sacacorchos
que penetre profundo
por el largo cuello del ensimismamiento,
“perfore con precisión
con movimientos cuidadosos,
tire con fuerza”,

comer y conversar,
esto ya es un mundo para dos,
el drama en que con más frecuencia actuamos,
en la mayor parte de los casos
el rol de cantar mientras bebemos una copa,
la edición de la memoria en aumento incesante
como los nuevos descubrimientos arqueológicos,
este resultado sorpresivo, en realidad,
todos captaron la mentira de la mesura

la honestidad como premisa de un intercambio,
resucitan viejos sentimientos,
la base sólida de un matrimonio,
cada vez más firme,
aunque secretos son siempre secretos,
le sale nata a la leche caliente,
ello no interfiere con el sueño nocturno,
artículos de primera necesidad
no la marihuana o el café,
alimento cotidiano

la conversación puede empujar a la conciencia
hacia la punta de la aguja de la vida,
y tiene la eficacia de un tuina o masaje,
alcohol democrático y despótico,
conveniencia mutua, un mundo para dos,
resaltarse uno a otro
ahora parece que hemos ido más allá
del juego de tira y afloja,
cuando comenzó a aflojar,
decidiendo cuándo la victoria

llega,
él no consigue evitar sentir alegría
en secreto, en la superficie
al contrario más secreto:
“yo te amo más que antes”
cuando ella decide soltar,
este matrimonio,
la herencia de las tradiciones
la venda de la ética,
el puño de la moral,
como zapatos de taco
con el taco roto, en la imaginación
se torció el tobillo al caminar
por un sendero de gravilla.




(LETRAS EN LÍNEA)



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada