jueves, 2 de septiembre de 2010

843.- JUAN EDUARDO DE URRAZA (JEU AZARRU)


Biografía de Juan Eduardo de Urraza (Jeu Azarru). Nació en Mar del Plata, Argentina, en el año 1974, pero reside en Asunción, Paraguay desde 1976.

Es ingeniero en informática, locutor, escritor, y profesor universitario. Tiene realizados postgrados en Didáctica Universitaria y en Formación Ético Teológica, así como cursos de especialización en Tokio (Japón), Rosario (Argentina) y Cusco (Perú). Actualmente se halla realizando una Maestría en Ingeniería de Software en la universidad de la Plata, Argentina.

Participó en la creación de las primeras revistas digitales del país y fue editor de ellas (“Delta” e “Hypermedia”).

En el ámbito literario se destaca principalmente por la narrativa de ficción científica y fantástica, tanto en relatos breves como novelas. Posee publicada poesía también.

En Diciembre del 2.002 obtuvo el tercer puesto en el “1º Concurso Nacional Nuevos Talentos de la Literatura - SEP 2002 Poesía”.

Con su libro de relatos “Verdades Futuras y Mentiras Antiguas, escritas en un Presente Incierto” obtuvo dos importantes premios: una mención de honor en el Premio “Roque Gaona 2003” y el 2º puesto del “Premio Municipal de literatura 2004”.

En 2004 obtuvo el primer puesto en el concurso de cuentos “San José - Parker”, con un relato fantástico titulado “Polvo”.

En 2004 formó parte de la antología poética “Sin Fronteras 1 ½”, seleccionado junto a otros 15 jóvenes exponentes de la poesía paraguaya y uruguaya actual.

Por tres años consecutivos obtuvo mención de honor en el premio “Dr. Jorge Ritter”, ediciones IX, X, XI (2006, 2007, 2008), con los relatos titulados: “Multitemporal”, “La Gran Conspiración” y “Diálogo con el Autor”.

En 2008 obtuvo el tercer puesto del premio cabildo de literatura, en la categoría guaraní, con el relato “Teoría Joapy”.

Actualmente tiene publicadas 2 novelas de ciencia ficción/fantasía [“La Sociedad de las Mentes”, 2001, “Yronia”, 2005], 2 libros de relatos [“Verdades Futuras y Mentiras Antiguas, escritas en un Presente Incierto”, 2003, “Diferentes Caminos a la Verdad”, 2007] y un poemario [“Adagios, Réquiems y Allegros”, 2006].



Perdurar

Nada es eterno...
Ni siquiera las estrellas.

(30/07/2008)




Sueño

Lamentablemente no te sueño,
sólo te veo al estar despierto.

Si te soñara,
al menos sentiría,
por un breve momento,
que lo nuestro existe,
que es real.

Pero no te sueño,
sólo te deseo,
sufriendo la ausencia de tu presencia.

(27/08/2008)




Sueños

Adónde fueron a parar
los sueños de aquellos soñadores,
compañeros, amigos, amantes
de atardeceres fugaces
y de caminos compartidos.

En qué se han convertido
la música, la poesía, las esperanzas
que siempre llevamos dentro,
que tanto necesitábamos.

Ya pocos quedamos vivos y enteros
defendiendo dichos sueños,
luchando por realidades transformadas,
por el espíritu verdadero,
por alcanzar lo siempre deseado.

El resto se ha perdido,
atrapado en la compleja maraña de la vida,
de los acontecimientos, de los sucesos,
de los hijos, los hogares, el trabajo,
las obligaciones, las realidades,
las mentiras e infidelidades.

Somos pocos los que aún soñamos.

(29/07/2008)





Arquitectura

El simple momento de conocernos,
de cruzar esas miradas,
de entrelazar sonrisas como si fueran dedos,
significó algo para la arquitectura
cósmica de nuestras vidas...

(26/07/2007)






Verso Esencial

Bésame.

(02/07/2004)






Rocío

Soy una pequeña gota de rocío
que se despierta con la mañana
sabiendo que cuando el sol la bese
morirá.

(03/07/2004)






En Vano

Artificialmente rompimos lazos invisibles,
arrancamos sentimientos imposibles,
engañamos a las emociones inmortales,
y destruimos lo único que fuimos.

En vano.

(29/07/2004)





CÍRCULOS

Nos miran.
Permanecen.
Palpitan.

Un cúmulo brillante y eterno
allí arriba,
testigo de nuestro pasar
tan poco importante.

Círculos, círculos, círculos.

No somos más que un planeta
dando vueltas en círculos,
seres cuya vida no es más que un círculo,
existencias repetitivas,
experiencias reiteradas,
sentimientos conocidos.

Un círculo irrompible nos atrapa,
un avanzar para llegar al mismo lugar.

¿Será que cuando el viaje termine
habremos aprendido algo?
¿Habremos avanzado?
¿O permaneceremos eternamente atados?




LA PALABRA

¿De qué sirve la palabra
cuando no comunica?
¿De qué sirve
si no forma más que un sinnúmero
de frases hermosas,
de rimas perfectas,
de belleza encerrada,
pero de frívola nada?
La letra mata,
pero el espíritu vivifica,
y la palabra lo hace
a medida que se desprende de sus
aberraciones de forma,
y se mistifica cuando transmite amor,
o sabiduría.
Verbo, no me falles,
y yo no le fallaré a la palabra.






LA OTRA ORILLA

Por la orilla del río
y en la orilla del mar
hay gente que camina,
camina sin pensar,
se mueve despacio,
sin motivo, sin razón,
despacio y naufragando
en playas de ilusión.
Yo quiero internarme en el mar,
subirme a la caleta
y nunca regresar,
abandonar la tierra,
la arena del mar,
nadar y ahogarme
lejos de este lugar,
hundirme entre las olas,
estar en altamar,
hacer un gran esfuerzo
y evitar llorar.
Me quiero ir,
no deseo regresar
a este mundo eterno
al costado del mar,
debo llegar a la otra orilla,
donde aprenderé a amar.





¿QUÉ SEREMOS?

¿Qué seremos
cuando ya no seamos,
no tengamos existencia,
no pertenezcamos?
¿Cuando nuestra vida sea devorada
por el hambre insaciable
que nunca acaba?
¿Cuando nuestro yo se haya perdido,
nuestra boca callado
y nuestra alma convertido?

¿Qué seremos?
Ya no los de ahora.
Ya no los de ayer.
Ni tampoco los de mañana.

Ya no seremos nada,
o más bien un recuerdo
en un mundo efímero,
en un mundo que olvida,
en un mundo que tampoco será más.






EN VANO

Artificialmente rompimos lazos invisibles,
arrancamos sentimientos imposibles,
engañamos a las emociones inmortales,
y destruimos lo único que fuimos.

En vano.






POBREZA

Tuve que viajar,
recorrer cuatro países,
tres fronteras
y cruzar dos ríos.
En cada aduana,
entre las maletas y los guardias,
en cada bar,
recorriendo las mesas y vitrinas,
me topé con varios niños,
sucios, lastimados
(en la piel y el corazón),
inquietos, despabilados.

Unos me hablaron en guaraní,
otros en español, y otros en portugués,
unos me pidieron guaraníes,
otros pesos,
los demás reales.
Y todos eran diferentes,
pero tenían el mismo rostro,
el mismo apetito infinito
(físico y espiritual).
Todos estaban solos,
en el frío, en el calor,
a la sombra, o en la noche
cubriéndose apenas con un manto de estrellas.

Solos y hambrientos.

Y allí me di cuenta que,
a pesar de las barreras sociales,
políticas, ideológicas, o del idioma,
de las creencias religiosas,
del pasado atormentado,
del futuro incierto,
hay algo que unifica a nuestros países...

Y es que los pobres son todos iguales.






LEMMINGS

Pequeñas criaturitas
caminando como locas,
corriendo por los valles
hacia abismos insondables.
No importa cuantos lleguen,
aunque tan sólo llegue uno,
no importa la distancia
aunque mueran uno a uno.
Corren sin ver nada,
sin mirar hacia adelante,
parecen jovencitos,
humanos más chiquitos.
A veces yo los veo
caer en lo profundo,
ahogarse en las lagunas,
eran niños errabundos.
Los veo como a hombres
caminando hacia la nada,
sin saber de su existencia
ni el porqué de su presencia.
Su música es muy tonta,
escuchando idioteces,
jefes indebidos
los llevan al olvido.
Se chocan entre ellos,
siguen a la masa,
se empujan entre todos,
se matarían por bobadas.
Se ocultan en la noche,
trabajan todo el día,
todo es improductivo,
muriendo empobrecidos.
Ya no les queda alma,
los grandes se la llevan,
no les importa venderla
si los demás no pueden verla.
Pobres lemmings, pobres niños,
siguen sendas ilusorias,
siguen huellas invisibles,
ya no tienen escondite.
Están ciegos, están sordos,
están mudos como el hombre,
ya no miran, ya no escuchan,
ya no hablan como dioses.
Algunos se cansan de seguirlos
pero no pueden abandonarlos,
tratan de perderse,
tratan de evitarlos.
Y yo los veo a ustedes,
los veo como a lemmings,
criaturas insensibles,
idiotas inservibles.
Escapen mientras puedan,
huyan por atajos,
no dejen atraparse
por el que piensa utilizarlos.
La vida del lemming se termina
como siempre ha sido: fría,
y no hay nadie que lo llore
pues su alma no valía.
Eternamente sufrirán
por no haber hecho lo que importa,
por no haber quemado la existencia
con fuego y con violencia.







ESO SOY

Soy lo que soy,
pero no lo que debiera.
Soy un ángel encarnado,
un profeta, un iniciado.
No lo ven, no lo sienten:
el hombre, la caída.
Soy lo que soy,
no lo comprendan,
simplemente conmigo sean.
Lo que debiera
está más allá de la conciencia,
más allá del amor y de la benevolencia.
Y la vida gira, confunde,
pero la confusión no es más que una prueba,
una etapa de crecimiento,
de la que saldré victorioso,
porque me has elegido,
me has creado para que demuestre
lo que eres
y haga crecer a los otros.
Soy lo que soy,
y no puedo evitarlo.
Ya cambié, ya crecí,
ya lo sé.
Sólo queda avanzar en la senda,
combatiendo los equívocos,
preparando tu llegada.
Porque soy lo que soy,
y tú lo has decidido.



(Referencias: El Wrong Side de Daniel J. Montoly)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada