martes, 14 de septiembre de 2010

1086.- MARCEL KEMADJOU


Marcel Kemadjou Njanke nació en Douala, Camerún, en 1970. El sexto entre una familia de siete hermanos, publicó su primer libro de poemas, Cris de l’ame (Gritos del alma), en 1994, con en el cual obtuvo El Premio de la Poesía Joven de África Central. La editorial L’Harmattan publicó en el 2000, su colección de relatos Le mendiant bleu (El mendigo azul) y en el 2003, su libro de poemas Poto-poto blues y su colección de relatos, La chambre de Crayonne (Cuarto de boceto). Realizó estudios de Filosofía y letras y de Derecho en la Universidad de Yaoundé. Desde 2002 dirige la asociación Libro Abierto, dedicada a la promoción de la lectura y de la escritura.



Poemas de Marcel Kemadjou Njanke





Yo soy bello

Yo soy bello
Como los dedos raídos
De un leproso
Como la pierna flotante
De un enfermo
Como la lengua seca
De un mudo
Como el oído infiel
De un sordo
Como el estómago plano
De un hambriento
Como el placer reducido
De un escindido
Como la hombrera
De una viuda
Como el silencio obstinado
De un cadáver
Como la espalda volteada
Del ingrato
Como las dudas desenfrenadas
Del imbécil
Como la sangre barata
Del inocente
Como la jornada feroz
De un subempleado
Como la prosa lisonjera
De un mentiroso
Como los «ayes» repetidos
De un gotoso
Como la fealdad
De las taras
Sobre las cuales
Yo poso mis nalgas
Y grito:

Soy bello.






El canto del búho

Brujas de las lunas decadentes,
Os veo hundidas
Entre vuestros tronos de osamentas teñidas de oro
Os escucho reunir en asamblea
Y vuestras confidencias me son conocidas:
Así canta el profeta de la noche.

En mis ojos enormes y serenos
Brillan los clichés sangrantes
De vuestros oscuros tratados
De vuestros viajes sin sal
Y de vuestras orgías vulgares:
Así canta el caballero de la noche.

Conozco lo que está oculto
Porque el pasado es mi cola
Y el presente mi pitanza
Veo germinar todas las simientes
Y soy el guardián de los archivos de la vida:
Así canta el amo de la noche.

El crepúsculo deposita en mi granero
Su fardo de dolores y de gozos
Así como el reposo de las chozas ciegas
Y el alba retoma esta heredad
Que sobre sus labios deposito:
Así canta el vidente de la noche.

¿Teméis mis augurios,
Hijas de la tormenta?
Mi piedad, os la regalo
A pesar de los siglos de conjuro
Que acompañan mi raza:
Así habla el adorador de la noche.






Mundialización

El ojo del día
Me desgarra la sangre
Y la noche,
En su orgullo engalanado de estrellas
Me caga encima

Porque yo soy la inmundicia
Que crepita
En el brasero
De este mundo por dializar Mundialización.

Si una gota de oro vale un cofre de euros es porque
Cada cabeza adornada puede entregarse un montón de miserables
Cavando y escupiendo sin voz para dormir de pie.

Porque soy el progreso
De las cabezas coronadas
Y el retroceso de los miserables
Recibiendo su perfusión de dádiva
En este mundo por dializar
Mundialización.

Si la más efímera de las chispas puede asar todo
Un campo de hombres es que dicho campo
Sediento por el arte de ser bien utilizado y nutrido a menudo
Ha perdido por siglos su decorado humano

Porque soy el desafío
Que rehúsa mendigar
Y que lleva su dignidad
Como un guijarro en los riñones
De este mundo por dializar
Mundialización.

FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA DE MEDELLÍN


______________________________________




VINE

Vine, para oír la escritura
embriagarme con el canto de las palabras
que zapatean en las venas del alma
Y mi paso quedará

Vine a repetir las palabras
celebrar la costura de esos versos
nacida del oficio de tejer de la poesía

Y mi perfume quedará

Vine el corazón latiendo
y el ojo repleto de colores
desde ese viaje en las alas de las palabras

Y mi baláfono[1] quedará

Vine con el carbón del verbo
para grabar mis matices en estos corazones
alegres que celebran la amistad

Y mi entusiasmo quedará

Vine con los brazos abiertos
para abrazar las penas ocultas
y estrechar nuestras bienaventuradas diferencias

Y mi encantamiento quedará

Vine mariposa de los trópicos
a ofrecer mi frágil belleza
a los rayos de sol americano

Y mi flor quedará

Vine canto épico
a mezclar mis gruesas sonoridades
a los fraternos coros que me saludan

Y bailaremos





POETA HUMILDE

Cuando mi mujer irrumpe en mi serenidad
y por un vestido que no he podido darle
me baña con el agua hirviente de su cólera
al extremo de quemarse ella misma:
sigo siendo este humilde poeta
esposo de la resistencia
dispensador de canciones de cuna para adultos

Cuando la política llega
a las puertas de mis oídos
y me ensordece con sus mentiras
al punto de hacerse sorda ella misma
por oírse mentir sin cesar:
sigo siendo este humilde poeta
forjador de la resistencia
dispensador de la verdad

Cuando el apetito político
se yergue delante de mis ojos
y me urge a que tome el machete del odio
que me ofrece hasta casi herirse él mismo
sigo siendo este humilde poeta:
amigo de la resistencia
dispensador de la no violencia

Cuando llegan los impuestos
alzándose encima de mi cabeza
y me empujan hacia la fosa de la ruina
al punto de sepultarse ellos mismos:
sigo siendo este humilde poeta
zapatero de la resistencia
dispensador de la dignidad

Cuando la adversidad agota mi cadencia
y me inspira con sus insistentes injurias
celos, envidia y odio del éxito ajeno
al punto de insultarse ella misma
sigo siendo ese pequeño mercader
jardinero de la resistencia
dispensador de la poesía






TODOS EN TODO

El Dios que yo celebro
no tiene color
si lo tiene no es Dios
no es más que una figura
sobre la que cada uno
aplica el color que le gusta

El Dios que yo celebro
no tiene forma
si la tiene no es Dios
sino una talla
delante de la cual cada uno
se inclina según su conveniencia

El Dios que yo celebro
no tiene nombre
si lo tiene no es Dios
sino una palabra
sobre la que cada uno
borda el tono de su jerga

El Dios que yo celebro
no tiene religión
si la tiene no es Dios
sino sólo un hábito
que uno se pone
según el tiempo que haga afuera

El Dios que yo celebro
está escondido detrás de una nube negra
detrás de la nube negra
de mis tribalismos
de mis racismos
mis prejuicios
mis mentiras
mis hipocresías
mis guerras
mis cocaínas
mis tráficos
mis inepcias
mis extravíos
mis putrefacciones
mis ambiciones
mis incomprensiones
mis injusticias
mis fronteras
mis torturas
mis miserias
mis atrocidades
malandrerías
cegueras
orgullos

Y
me basta
disipar
y
rechazar esa sombría nube
para ver
lo que hay de mi en el todo
del todo en mi
y todos en todo





PORQUE SOY POETA

Se me ha dicho que un pobre no es un hombre, que incluso no tiene nada de humano, que tiene algo del reptil y del perro, lo cual es evidente: a veces los perros son mejor tratados que los pobres.

Se me ha dicho que el hombre negro es qué… Cuando viene de Africa no hay de qué… No es más que un lodazal en la geografía del FMI, un punto más en el orden del día de la ONU

Se me ha dicho que Cristóbal Colón descubrió América, lo cual quiere decir que antes de él esta parte de la tierra era algo nebuloso y quienes la habitaban vivían como en el jardín del Edén y no sabían que estaban desnudos… Entonces vino Cristóbal y dijo: he aquí que ustedes están desnudos y yo los visto: América

Se me ha dicho que la Historia es el conocimiento del pasado basado en los escritos… Vinieron entonces a mi aldea y nos dijeron que no teníamos escritura y tampoco Historia… Luego me fabricaron una historia que decía: al comienzo fue el colono blanco que desembarcó con su pólvora, su whisky… y sus pulgas (soy yo el que agrega)… El colono blanco sacude así las tinieblas y en ellas encierra mis ancestros y los enseña a respirar, a lavarse, a caminar… Luego el colono blanco mira todo lo que ha hecho y lo encuentra bueno (como en la Biblia de los cristianos)… Y este fue el octavo día

Se me ha dicho que los antiguos egipcios eran blancos porque si se decía que en verdad ellos eran negros eso no estaría nada bien porque los egipcios poseían una ciencia tal que sólo podía provenir de los griegos… Entonces dijeron que los egipcios eran blancos como si el sol se levantara por el Oeste y se pusiera por el Este y patatín, patatán

Y debido a todos esos se-me-ha-dicho- que tienen el color de la mentira y de la calumnia, me hice poeta del reír, de la belleza y de la verdad.


VIAJE

De enero a enero
de ojo a canción
del tímpano a las caricias
viaja el poema

Bebiendo las confidencias del Sahara
Cantando los reencuentros del Nilo
Saludando las meditaciones del Pacífico
Traduciendo los rumores del viento seco del desierto
Leyendo los deseos del Amazonas
Dictando los clamores de Etiopía
Trazando caminos y mundos

De hora en hora
De colores a oraciones
Desde brumas a escapes

viaja el poema







MENTIRAS

En el nombre del pueblo…
agredir a la masa

llenarle el trasero de patadas
desoxigenar el aire que respiran
En el nombre del pueblo
tomar las armas
hacer fronteras de alambres de púa
cavar trincheras
En el nombre del pueblo
dilapidar el tiempo
ahorcar a la juventud
llevar el porvenir hacia la muerte
En el nombre del pueblo
tajar la paz
hacer del prójimo un enemigo
estrangular la verdad
En el nombre del pueblo
mentir, mentir, mentir
en todos los tiempos
mentirse, mentirse, mentirse
mentir, mentir, mentir
en todos los idiomas
En el sacrosanto nombre del pueblo.





ELOGIO DE LA LOCURA

Yo quisiera estar loco

Como ese joven que se desliza en el tobogán de la vida
Como ese joven que corre detrás de las burbujas del tiempo
Como ese joven que cava en la arena del esfuerzo
Como ese joven que corre en la playa de los futuros
Como ese joven que juega la rayuela de los años
Como ese joven que va al circo de los sueños
Como ese joven que se sube al árbol de la indiferencia
Como ese joven que derrama las lágrimas del deseo
Como ese joven que se baña en los esteros del gozo
Como ese joven que duerme en la cuna de lo desconocido
Como ese joven que juega con el cuchillo del miedo
Como ese joven que patea las guijarros del instante
Como ese joven que canta las doñanas de la historia
Como ese joven que se llama Vida

Yo quisiera estar loco

Soy un libro abierto
36 veces los vientos cálidos de diciembre
han volteado las páginas de este libro
36 veces las cuerdas de los años han escandido
para cantar la belleza del tiempo que se escapa
36 veces las cosechas de la edad
han posado su sudor sobre mis sienes
36 veces el carruaje de la muerte ha pasado
sin detenerse delante de la puerta de mis sueños
36 veces han llovido lágrimas
de mis ojos ebrios de pena
36 veces el gozo ha brotado de mis dientes
ávidos y golosos de sol
36 veces voces me han ordenado
leer, leerme, dejarme leer.






YÉNDOME

Yéndome, errante,
hacia un país bordado de sueños,
cantando mis inmundicias,
girando como un trompo,
en la salsa de pesadillas
que he derramado a mi paso…
Yéndome, impúdico,
derviche que gira,
en la arritmia de las melodías,
falsamente cantadas,
sobre las pistas de mis juventudes,
excluido de las prósperas celebraciones,
festejado en las terrazas de mis penas,
mantenidas en equilibrio,
por los hombros de los miserables de la tierra,
hechos músculos con anti-bió-ticos
y con víveres subvencionados…
Yéndome, en carrera,
cansado pero corriendo,
atiborrando las mortíferas fauces
de prejuicios humanitarios,
habitantes de mis orejas,
tiranizados por los discursos vacíos,
arrancados a la cabecera de esta hambre,
que ruge en el vacío de mi abdomen
fláccido muchas veces insomne…
Yéndome lamido por esta lengua porosa,
el hierro de esta barrera abolimigracionista,
que rehusa el viaje
y mi mano tendida….

[1] El baláfono es un instrumento musical originario de Guinea cuyo diseño no ha cambiado durante siglos. El músico de Mali Keletigui Diabaté interpretó el baláfono junto con el músico de jazz Lionel Hampton. El mejor intérprete actual del instrumento es el internacionalmente conocido Mory Kante.




(ARTELITERAL)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada