domingo, 11 de marzo de 2012

6097.- MARINA GERMAÏN



Marina Germaïn es el seudónimo como poeta de la pintora Pauline Le Roy. Nacida en Santiago de Chile (1966), posee una gran trayectoria artística que va desde diversas exposiciones pictóricas en universidades y galerías, así como la publicación de libros de pintura y catálogos de arte. Su poesía ha aparecido en revistas literarias de Chile y Estados Unidos. Su primer poemario fue publicado en el año 2009 bajo el título de Magma. •






del libro Himinam




No uses tu mente aquí
sólo se un corazón
ni tus ojos uses
sólo escucha
el Poder más Poderoso
la espiral de Sonidos
que todo lo dirige
espacios intermitentes
del creador magnífico.












El ser está cerca
de alguna novedad
haciéndose fuerte en su tempestad,
pero la tempestad pasa
y queda la calma, el olvido, la encrucijada.
El que busca posición
pende de su otra mejilla
de su inquietud,
no es libre ni calmo
y su voz está espectada.










Cosa enigma cosa extrema


No te diré que existes de otra manera
porque no es justo, ni es serio
ni conozco remedio.
Te diré que eres entremedio
cosa ágil que se levanta
cosa tierna y combatiente
cosa enigma
cosa extrema.












Ventana abierta con su mano diestra


Pregúntale a tu cuarto
por las noches
en dónde estuviste
en que rincones, te detuviste


Aquello lejos que menosprecias
es la gran puerta
la ventana abierta
con su mano diestra


Cuando decidas mirar atrás
para avanzar
vendrán a ti ángeles
a cuidar tu pena
y a enjugar tus venas


No estarás solo
aunque solo estarás
lo suficiente, lo que convenga


Y cuando de tu alma puedas botar
láminas de oro,
vendrán a ti
insospechadas vivencias
oportunidades varias, armonía entera


Despegarán tus alas
para que inicies el gran vuelo
y para que existas
desde tu poema.












Madre Magna


Esperé
el enjambre serio de circuitos lejanos
consagré mi tarde
al oído inmenso, al recado espeso
en fluvial destino


Muchas vías lácteas
rutas emanadas
en abiertos abismos
sin esquinas ni pisadas


Espacio parido
de la madre magna
con padre nacido
de semilla hallada


Acucié mi oído
por escuchas extras
receptora estada
que se viene fija


Con el seso manco
y en brazos circuitos
me persigno antena
esperando jugo
del cosmos en vuelo.












Si es ancha es de comienzo


La escalera
va achicando sus peldaños
intentando la caída estrepitosa


Va cortando bordes de su ardid
esperando la destreza de los pies


Sugiere por el ancho de sus alas
que soy quien debe completarle,
espera
que los dedos aterrados
se entremezclen y se hagan uno solo


La escalera
que si es ancha es de comienzo
disminuye su presencia al subir.












Camisas de acero


Te diré que hablo
por las bocas mudas
y por los confines extremos,
que amanezco muerta
por los días surgidos
avizorados por torres y faroleros


Te diré que canto las tardes
porque las tardes son venideras
son saludables y son convergidas


Te diré que goteo dispersa
y que esto no espanta ni alegra
sino que es verso primero
detrás de lenguas de fuego


Te diré que corro
con los atletas del mundo
para plantar los desiertos
y llenarlos de besos,
que asusto a los lerdos
con mis camisas de acero
y alardeo
por las obras que poseo,
que soy cascada de azul
y el rojo es también
mi alimento primero.












El sonido del silencio


Toca el sonido del silencio
y verás con tus palabras
que el espacio es tuyo


Toca el hueco del silencio
en el lugar del acontecimiento feroz


Asoma algo
hacia el espasmo del sonido
abriéndose a ritmo nuevo
convocado inmenso
por el silencio escondido.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada