domingo, 14 de noviembre de 2010

1876.- JUAN CUETO ROIG


JUAN CUETO-ROIG
Nació en Caibarién, Cuba. Poeta y narrador. Reside en Miami desde 1966. Es parte del equipo editorial de las revistas Latino Staff Review y Decir del Agua. Ha publicado los libros: En la tarde, tarde (poesía), Editorial SIBI, Miami (1996), Palabras en fila, en clase y en recreo (poesía), Editorial Verbum, Madrid (2000), Ex-Cuetos (Relatos), Ediciones Universal, Miami (2002), Hallarás lobregueces (Relatos), Editorial Ultragraphics, Miami (2004), En época de lilas (Traducción al castellano de 44 poemas de e.e. Cummings), Editorial Verbum, Madrid (2004) y Verycuetos (Relatos), Editorial El Almendro, Miami (2007).


A LA ANTIGUA FORMA

No arriesgue el mármol temerario…
Borges

Donde se critica la vanidad del hombre que en ornada lápida
pretende perpetuar su nombre


Quien a un mármol confiare su renombre
limita su ilusión a un corto plazo:
se vuelve el mármol con el tiempo raso
si es que escapa a la pica que lo escombre.

Si no en más firme superficie el hombre
la huella deja de su breve paso,
no intente el mármol con hendido trazo
en vanas letras perpetuar su nombre.

Aquél que preservar quiera su esencia
no ponga vanidad en el empeño
cifrando en una piedra la evidencia.

Que legue en unos versos su sapiencia;
o si mejor lograr quiere su sueño,
que esculpa en algún hijo su apariencia.



CARACOL

Caracol: flauta espiral
que esculpiera sin premuras
esmerándose en honduras
un orfebre del coral.
A este fervor musical
la voz del nácar se suma
y el murmullo que rezuma
en tan barroco recinto
hace que ese laberinto
de hacer música presuma.


ARS POÉTICA

Como cada palabra tiene un alma: R. Darío
No es la palabra en sí
Ni siquiera su voz
Ni su linaje
Sino la esencia evaporada de su forma
Que como alma liberada
De la página inerte
Inmaterial escapa


PIE

Allí,
donde se inicia mi sombra,
el arqueado pedestal
(tuberosa raíz de la que crezco)
se extiende y ramifica hacia la tierra.
Por suerte tiene ínfulas de ala,
manías andariegas.


EL BRAZO Y LA PLUMA

Ala en cierne se extiende
busca el aire.
Después, en pluma ajena,
prestada, a su manera,
como no pudo ser ala
echa a volar con ella.


LA SONRISA

Hay el líquido silencio de los peces.
Hay el perenne rictus de las aves.
Y hay la sonrisa;
obtenida en exclusiva,
de contra,
omo dádiva
con una condición:
las lágrimas.


SUEÑO

¿Vivir el sueño no es matar la vida?
Unamuno

Despertó el niño
y en su cuaderno
pintó la niña
que vio en su sueño

Dormida la pintó
para que durmiendo
soñara al niño
que soñó el sueño


ODA AL HUESO

La gran rueda de buitres circulando en el cielo
usaba de eje cualquier muerte.
José Donoso

Incólume, impoluto,
del macabro festín emerge intacto.
Liberado de la pútrida envoltura
su magnífica estructura se revela:
la bóveda sellada,
la columna en su claustro,
el doble pedestal
y el perfecto equilibrio de los arcos.

Después,
desnudo ya de nombre y de linaje,
con la digna paciencia de las rocas,
en polvo lentamente se deshace;
sin mancha, sin rastro, sin ultraje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada