viernes, 12 de noviembre de 2010

ELIDA VALLEJO [1.835] Poeta de Argentina


ELIDA VALLEJO


Poeta y narradora argentina. Nació en El Pedernal, Departamento Belgrano, San Luis, Argentina el 4 de junio de 1932. Ha participado en diversos certámenes y encuentros literarios. Ha publicado sus poemas en diversos sitios de la web y en la Antología III Encuentro de Narradores y Poetas –Bialet Massé 2009. Es miembro de Poetas del Mundo. Primer premio en poesía Concurso Jaquematepress Año 2009.





EL SALITRAL

No hay árboles pájaros ni agua,
no es pampa, médanos ni arenales,
solo salitre que brota festoneando
el húmedo contorno de las calles.

Esta tierra reseca y blanquecina
donde habita el esqueleto sepultado,
de sencillos moradores del espacio
que legaron sus cuerpos dislocados.

El sol reverbera y encandila
acosa la espera del resignado jume,
mezquina sombra de predio triste,
careciente de color y de perfume

Solo el latido de esta valiente tierra
prosternada para orar a lo imposible,
bajo un cielo doloroso y terco
se enseñorea de resistir lo terrible.


Quizá guarda una historia el salitral aislado,
quizá fue mar furioso que replegó sus aguas…
o quizá un gran ejército de valientes,
que sepultó su cuerpo inerte y mutilado.






¿QUE SERÁ EL AMOR?

¿Qué será el amor?
¡No lo entiendo!
Me zumba en los oídos,
me apretuja el corazón,
se esconde en la mirada,
se emociona en la voz.

¿Qué será el amor?
¡No lo entiendo!
La sangre se violenta,
predomina el pudor,
la boca se hace beso,
y las manos, temblor.

¿Qué será el amor?
¡No lo entiendo!
La música me embriaga,
como el sol y el calor,
disfruto de la vida,
soy fuerte en el dolor.

¿Qué será el amor?
¡No lo entiendo!
La ternura sabe a éxtasis,
sentimiento en conmoción,
paliativo de la angustia,
lágrimas de emoción.

¡¡Qué será el amor!!
¡No lo entiendo!
Y me pregunto...
¿Qué será el amor?





¡Y LA VENTANA CERRADA!

Era imponente la casa,
no había puerta de entrada
solo una artística reja…
¡Y la ventana carrada!

Llamó la Primavera
llena de flores cargadas
inundó con sus perfumes…
¡Y la ventana cerrada!

Pasó el Verano caliente
con la fruta sazonada
la serenata de grillos…
¡Y la ventana cerrada!

El Otoño amarillento
dejó la flor deshojada
montañas de hojas rebeldes…
¡Y la ventana cerrada!

El Invierno presuroso
descargó una gran nevada
hubo frío, escarcha, hielo
¡Y la ventana cerrada!

Se fueron años, y niños
crecieron en la barriada,
la casa grande, imponente.
¡Y la ventana cerrada!

¿Que misterio hay adentro?
la casa estaba habitada.
¡Vivía su vida un ciego
con la ventana cerrada!






El Mar es un Monstruo Rebelde

El mar es un monstruo rebelde
encorva su lomo en tren de amenaza
después se distiende
Me mira con ojos de niño
azules o verdes, color de los cedros en la tempestad
Luego me atrae, me incita, me nombra
me quiere llevar. Y yo ¡me resisto!

Su boca sonrisa de luna
los dientes de espuma
la lengua de sal me lame los pies,
los labios apenas murmuran
amor en caricias para convencer.
Escucho mi nombre, me asombro
me quiere llevar. Y yo ¡me resisto!

Los brazos son alas de acero
se aferran, me aprietan, no puedo nadar
mientras las manos seda de heliotropos
posan su dulzura en mi corazón.
La costa, materno regazo
se estira o encoge muy a su pesar
país de gaviotas, playas arenosas,
imprimen los rastros al vernos pasar
siento que me invita, me nombra, me quiere llevar
y yo ¡Me resisto!





¿Cuándo se fueron...?


¿Cuándo se fueron
los años de mis años?
¿Los sueños de la infancia
la felicidad de vivir?
¿Cuándo se fueron
los ideales e ilusiones,
que etéreos traspasaron
barreras sin perfil,
y abrazaron soberbios
a la invencible suerte
poderosa y enérgica
que no conoció confín?
¿Cuándo se fueron
los años de mis años
agostando la vida,
llevándose la bruma
lo que resta vivir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada