lunes, 11 de octubre de 2010

1456.- ALBERTO LUIS PONZO


Alberto Luis Ponzo nació en Buenos Aires, en 1916. Además de trabajar muchos años en su profesión (la odontología), participó en numerosos emprendimientos sociales en Castelar, Morón, donde reside desde 1951 (fue director de La Voz de Castelar, integró el Centro Cultural Almafuerte y la Sociedad Fomento local, apoyando sin cesar las actividades del Salón Permanente de Artes Plásticas y el programa radial de dicha sociedad en la FM En Transito).

Colaboró, asimismo, en numerosos proyectos poéticos y culturales, y en publicaciones del país y del exterior.

Fue editor, con el poeta Fulvio Milano, de las revistas Vigilia y Encuentro. Dirigió las plaquetas El Poema Ilustrado, 4 Poetas, y aún hoy la colección Hojas del Caminador (casi 40 números). Participó del Grupo Roberto Arlt y en la dirección de la revista Empresa Poética. Su amistad con el artista plástico Salvador Galup se ha manifestado en numerosas obras en colaboración.

En junio de 1996, al cumplirse los 80 años de su nacimiento, se realizó un homenaje en Castelar.

Libros publicados

Poesía

1960 Equivalencia de la tierra (Cuadernos de la Brújula)
1961 Canto en la arena (F. Colombo)
1962 Comarca del tiempo (F. Colombo)
1963 Anotaciones para mi nacimiento (El fantasma flaco)
1963 Rostro de siglos (Rosto de séculos, Colecçao antológica de poetas de lingua portuguesa e espannola)
1964 Canto sobre el olvido (Colección Vigilia)
1965 Uno en el mundo (Vigilia)
1966 Poemas comunes (Ediciones Cedro Azul)
1966 Poèmes communes (Profils Poétiques des Pays Latins, Nice) Traducción de Henri de Lescöet)
1968 El amor inmediato (Vigilia)
1969 A puertas abiertas (Dead Weight)
1970 Canciones para prohibir (Ed. Vigilia. Ilustraciones de Salvador Galup)
1972 Los viajes anteriores (Dead Weight)
1972 Hijo del paraíso (Por la Poesía)
1973 Poemas marginales (Zendal, Lima, Perú)
1974 Los dioses extinguidos (Dead Weight)
1975 Lugares y regresos (publicado íntegro en Ocupaciones y limites)
1976 Historias salvajes (Vigilia)
1978 Obra en construcción (Hojas del Caminador)
1980 Cuadro de situación (Por la poesía)
1980 Poemas para Antonio Porchia (Mano de Obra)
1981 Ocupaciones y límites (Antología, 1960-81, Fundación Argentina para la Poesía)
1984 El poema, una visión (Flor y Canto)
1987 Ejercicios provisorios (Empresa Poética)
1992 Dialogo de escrituras (Libros del Empedrado)
1996 Poesía recobrada, 1972-1995 (Libros del Empedrado)
1996 Labio oscuro de nacer (entre historias y ausencias) (Ed. de La Sociedad de los Poetas Vivos)
1998 Ochenta vueltas al mundo de todos los días. (Antología, 1960-96, Araucaria)




Dibujo de papá

Dibujé hace
años
la cara
cobriza
cercana de
papá

Aquella contemplación
fue
alejándose
hasta
perder
trazos y
sombras
entonces
vivas

Estaba en mis dedos
la voz de papá
sumándose al contorno
de un ceño
parecido
a mi
ilusión

Seguí durante horas
la
cabeza
que
viajaba
desde
Italia
dejando olas y
vientos
soñando en la piel

Aquel
día
mostré el
dibujo
cuando ya el
tiempo
había caído sobre
él
y mis
ojos
no encontraban
lo que había
retenido

Otro
dibujo
sigo
haciendo
sin olvidar
palabras
que oía entre sus líneas







El lugar

Estamos dentro del ayer
naciendo hoy
Leonardo Martínez

Aquí reside
lo innombrable
donde había fulgores
cavando recuerdos
soplos de miradas
lo que se hizo
y quedó sin lugar

Aquí está el plato
sin terminar
y el que esperé en vano
de la misma mano

El lugar
para habitar
y deshabitar
los números y puertas
que no se abrieron

Aquí el amor
para ser todo lugar
como cuerpos
enlazados
y libres

El lugar
de ropas gastadas
de monedas
de pan
de bocas ya cerradas
de hilos quebrados

Aquí reside
lo innombrable








No tengo a quien escribir

El hombre se siente extranjero.
Albert Camus
Dice desde su
sombra
alguien que no conozco
en la increada palabra

El mundo
roto
sin sueño ni
domicilio
ni el olor de la
voz
sobre la hoja

Delante del
ser
al fondo del ser
el labio
detenido
como una
piedra

Sola la
mano
doblado el
cuerpo
en un aire perdido
en nadie
en un mañana
sin respuesta

"No tengo a quien escribir"
dice el extranjero
como quien queda impar
y sin memoria









Ludwig van Beethoven


Una música
como una hoja apacible
rodando en la noche
hasta caer
en la frescura de la tierra
La voz que aguarda
dejar en el oído
su memoria
de antigua soledad

(Los dolores del mundo
agrietan sus manos)

Una sola música

dando vida

llenando el vaso

del deseo








Escribiré
cuando suba por las manos
sobre la espera en movimiento
paso a paso
a saltos o temblores
cada palabra hecha
cada voz innombrada

Casi a ciegas
un tanteo recorre la mirada
palpa el sentido
abre la tierra desierta
abandonada
y lleva el dedo como a un niño
en la aurora del tiempo

Después
nada más sucederá
y vendrá hasta la voz
el despertar no previsto
del silencio





POEMA RECIÉN NACIDO

Corren por el suelo los años
apretados en livianos cartones

van por delante de mis dedos
con nudos que impiden el olvido
de voces que esperan

no se pierden las hojas
secretamente quietas
bajo apoyo de fibras
mirando al horizonte

no se ven más que luces
sobre las paredes

se abrirán años en otras regiones
cuando las cajas dejen sueltas
alegrías en cubiertas de sol

no dejan de alumbrar el silencio






AL FINAL

Una fuente
en el vacío
del desnombrar

un acto inmaterial
huérfano
bajo la desnudez
del latido

sin descubrir
que me tiene la mano
en busca
de estar juntos

reconstruir
otras voces
que den luz
al final.





EL PAISAJE…

El paisaje
entra por la puerta del cielo
apoderándose de árboles
en una costa apaciguada

ramas y flores
hablan con el aire

arranco palabras
de su propia identidad

LÍMITES GRISES…

Límites grises
donde se quiebran los deseos

nombres adosados
a una puerta
que abrimos al hablar
buscando la salida

nos movemos
en el único sitio
que da vida y descubre
lo inexistente

SE HACE EL SILENCIO…

Se hace el silencio
en un día sin llaves
ni puertas
en el pensamiento

bajas cortinas en palabras
canillas mudas
caídos labios en meditaciones

distancias que reposan
desprendidas del anochecer

la mañana al llegar
es un brazo hacia todos

en un día
que renueva el idioma
de la naturaleza

EL PLANO DE LA CASA…

El plano de la casa
señala líneas y espacios
que cubrieron las piedras
y los fósiles

hay rincones plenos
de alimentos y ropas
deseosos de encontrarnos

un campo pacífico
alarga la memoria

FLORECE LA LEJANÍA…

Florece la lejanía
sobre siglos de arena

entra por las ventanas
con árboles y pájaros

la casa
completa el universo

De “El Alba” y otros poemas inéditos,
Castelar, Buenos Aires, 2010






TUVE SUEÑOS

Tuve sueños
despertares
en sus límites
hasta el sin fin
en el amor

llevo cicatrices
suturas ocultas
en la visión del futuro

arrastro arterias
instintos
prevenciones
esperas y deslices
vencimientos
entre actos detenidos

tuve hábitos inocentes
luchas sin sentido
respuestas y silencios
en trozos de recuerdos

abandonos o llamas
de apariciones

nací de nada y de todo
su carga va llevando mi mano
ayuda a abrir los ojos

impulsa
el murmullo
que escuchas.




DEL AMOR ENTRE NOSOTROS

Hasta llegar
y decir tu nombre
las palabras
nombran de otro modo

*
Hasta ser en nosotros
el otro
no se hace el amor

*
Se hace clamor
deshaciéndonos

Se rehace
pensando en el amor

*
En la oscuridad
la mano no te escribe:
te habla

En la luz del día
nombrarte es otra luz

*
El otro vive
naciendo
olvidado de ser

Siendo
otro que vive

*
Al amar se muere
y se resucita

*
Hasta morir
la vida ama vivir

El ama un sol
que no se apaga

*
En el silencio
se forma la palabra

Después en la palabra
tiene lugar el silencio

*
Sentimos correr
cada palabra

Son nuestros pasos
en la sangre

*
Sin lo que amamos
la sangre
se empobrece

No es sangre
enamorada

No es
Nada

De: “Del amor y nosotros” (Antología, 1966-2009),
Hojas del Caminador, 2009.

REVISTA AROMITO







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada