sábado, 9 de octubre de 2010

GERMÁN ARENS [1.421]


Germán Arens 

Nació en Bahía Blanca, Argentina, en el año 1967. Publicó Pueblada (Ediciones en Danza, 2008), Versos de Gabino (El Suri Porfiado, 2009), la plaqueta Bahía Trans (Editorial semilla, 2009), Los Ojos del Cordero (El Suri Porfiado, 2010), Germán Arens, Antología 2007-2010 (Goles Rosas, 2010), En una nave comandada por Enrique unos pocos hombres abandonamos la Tierra (Vox, 2012 y pronto en Ediciones Cinosargo). Participó en las antologías Pocholandia y sus amigos (2010) y en Palimpsesto-parrimcesto (2011). Mantiene inédito el poemario Siempre creí que los zombis eran los protagonistas de un subgénero del cine de terror clase B, una continuación de su libro publicado en Vox y Cagliero.



Pájaro rojo 
(de Pueblada – 2008)

El pueblo estaba casi casi dormido.
Por cada cuatro manzanas una luz encendida.

Eramos los mismos de siempre
salvo el Gordo Hidalgo,
en esa noche machi mapuche.

Horacio divisó una isla en medio del río.

-¡La llamaré Telequinesis!
 en ella construiré mi morada.

Durante cinco minutos lo dimos por muerto.
Nos tomamos un té.

El agua devolvió su cabeza,
su cuerpo desde entonces es el de un pájaro rojo.

Meses después lo enjaularon en Villa Floresta.





Hombre solo
(de Versos de Gabino – 2009)

Hombre solo 
y a su lado los hombres 
busca razón en su disposición a escribir 
y al intentar dirigirse abiertamente 
a sus desprecios 
prescinde de veintisiete apellidos 
pertenecientes a 
políticos, 
periodistas, 
poetas,




enumerados con anterioridad 
al inicio de estos versos.

Hombre solo 
y a su lado los hombres 
en la dirección general impositiva 
sostiene su birome
con la "poesía completa" de Osvaldo Lamborghini 
y se pregunta 
si en la hora del medio 
cuando todos los caminos conducen al ombligo 
la impaciencia es común. 
Hombre solo
deja de escribir 
ante el llamado de una cajera.





Correo argentino
(de Versos de Gabino – 2009)


Tramité una queja en el correo argentino. 
Dos días después 
recibí una respuesta en mi domicilio 
donde se decía:

Sr: Gabino Quiroga 
Bahía Blanca 
Buenos Aires

De nuestra mayor consideración 
nos dirigimos a usted 
en relación a su presentación de fecha 7/3/2009 
registrada en este centro de atención. 
Por los inconvenientes que nos expresa su exposición 
queremos comunicarle que en el correo 
consideramos positivo 
crear un fluido contacto con nuestros clientes, 
realimentando permanentemente esta relación. 
Sin más, 
lamentando los inconvenientes 
a los que se haya visto sujeto, 
hacemos propicia la oportunidad 
para saludar a usted muy cordialmente.

Carla Valda
Centro de atención al cliente
Correo oficial de la república argentina





De “Los Ojos del Cordero – 2010)

Apoyado en el arado de rejas descanso.
Dejé las luces del Massey encendidas.
Silbo un silbito triste
y las liebres de orejas paradas se me arriman.
Una lechuza avisora vidente 
en uno  de los postes de un alambrado de cinco
hacia el campo de quien se dirige la muerte.
Estoy abajo del cosmos 
pendiendo de la tierra patas para abajo.
Hasta hace un momento 
estuve cerrando un cuadrado perfecto de hectáreas abiertas.
Cuando termine de silbar 
voy a dar diecisiete vueltas más hasta cerrarlo del todo…
y una vez  finalizada mi tarea 
voy a dejarme ser, por unos instantes
el punto central de un cuadrado perfecto.





De “En una nave comandada por Enrique unos pocos hombres abandonamos la Tierra”(2011)

Después de la desintegración de la Unión Soviética,
un número indeterminado de armas
desapareció del inventario ruso.

Años después, un integrante del movimiento de guerrilla “El Puente”,
quien se hacía llamar “Vizcachita Nicolli”,
adquirió  en el mercado negro cinco versiones rusas
de las conocidas, pequeñas y muy destructivas
Mini Nukes estadounidenses.

En numerosas oportunidades 
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos
había expresado que no existe causa que pueda  justificar 
a los grupos de guerrilla.

“El Puente”, liderado por Ceferino Alderete,
más conocido como “El Payador”,
no tenía como objetivo la propagación de pánico 
en las ciudades donde actuaba,
tampoco perseguía fines religiosos.
Nunca recibió financiamientos de gobiernos.

Defendía derechos básicos 
como la vida,  la salud y  la tranquilidad.
Estaba conformado en su totalidad por hombres,
a excepción de “La Chulenga”, quien en enero del año 2012
tuvo una activa participación en el secuestro
de siete ejecutivos relacionados con las empresas 
del Polo Petroquímico de Bahía Blanca.
En esa oportunidad,
“El Puente”en solidaridad con la comunidad Whitense 
y los pescadores artesanales, 
exigía el cese de actividades 
y el abandono total de la zona damnificada,
señalando que dichas empresas 
vertían al mar 11.665 m3/día de desechos industriales.

El consejo de la O.N.U. condenó el ataque terrorista y adoptó
las siguientes resoluciones:

- Resolución 2139 (2012):

Se condena inequívocamente, todo tipo de práctica 
o método terrorista por considerarlos criminales. 
Se llama al pueblo de Río Colorado
a aplicar todas las convenciones internacionales 
contra el movimiento de guerrilla “El Puente”.

-Resolución 2140 (2012):

Se exige a los integrantes
del movimiento de guerrilla “El Puente”
la entrega inmediata a las autoridades correspondientes 
de Ceferino Alderete,
más conocido como “El Payador”.





Palabras  del director de la Asociación  Física Argentina al investigador Pablo Rebich en rechazo a su proyecto “La Máquina del Tiempo” 
(De “En una nave comandada por Enrique unos pocos hombres abandonamos la  Tierra”)

Y aunque me pregunté qué es el tiempo,
no sé siquiera si existe. 
Un antes y un después, originaron la idea 
de ese posible viaje investigado ya por Gott y Mallet…
investigadores cuyas propuestas , 
entre las de tantos, incluso la suya, 
han fracasado por ausencia de ingeniería o presupuesto.

Fascinación de la mente científica que le dicen.

El mundo está determinado por estados anteriores, Pablo…
cambiar uno de ellos, propaga consecuencias hacia el presente.

En informática, si tenemos un flujo de datos en curso
dentro de un sistema programado
y regresamos a un estado anterior
en el intento de modificar el contenido, 
ocurrirá una excepción que detendrá el proceso.

No hay una dimensión 
donde la materia esté vibrando y fluyendo 
en disposición orgánica biológica.

Sabemos, por relojes atómicos, 
que a la velocidad de un avión
la dilatación del tiempo es de un nanosegundo; 
también de la captura de Burakito 
por la policía riocoloradense,
él dice venir del año 2357, un caso interesante.
Su proyecto estimado Pablo,
mezcla verdades con suposiciones.
Por lo tanto: Hemos determinado 
en conjunto con el cuerpo de investigadores 
de nuestra institución, 
no otorgarle el financiamiento requerido.

En lo inmediato, la posibilidad 
de presenciar largas colas 
en las agencias  de turismo
demandando  viajes al jurásico
queda en suspenso.
De todas maneras, Pablo, muchas gracias.
Tenga usted muy buenos días.





(De “En una nave comandada por Enrique unos pocos hombres abandonamos la  Tierra” - 2011)

Existen pocas,
o quizá una única solución a un mismo problema.
Debido a leyes físicas  que imperan en el universo,
la estructura de los seres vivos
se encuentra sometida a restricciones.

Las extraterrestres,
más allá de algún detalle exótico,
serán similares a las mujeres humanas.

Los monstruos suelen ser pequeños.

González dice: 
- Nuestra imaginación se verá desbordada…
será imposible sentir interés sexual por criaturas de otro planeta.
Serán agresivas, 
característica en todo ser vivo.-

Pablo dice: 
-Mientras no dispongamos de información,
todas serán conjeturas…
¿Hacia qué formas pudo la vida
diversificarse en miles de millones de años
de expansión y evolución cósmica?...

Enrique afirma: 
-Descienden de arborícolas, 
tienen manos evolucionadas, una columna vertebral y cara…
es decir conjunción de boca, nariz y ojos.
Será posible el mestizaje.
Soy el vivo testimonio de ello.





De “Siempre creí que los zombis eran los protagonistas de un subgénero 
del cine de terror Clase B”
(inédito)

Después de caminar casi nueve leguas
llegué a la ermita.
El niño estatua permanece en ella,
también su madre.

Río y altura mediantes
el pueblo está a mis pies.
En su apariencia todo está abandonado.

Llega la noche,
decido dormir en el lugar.

A pesar de ser octubre 
las colonias están secas.

Busco entre mis latas que comer.

La luna está casi llena.

Sobre el  horizonte oeste 
muy cerca de Venus distingo a Saturno, 
el de los diecisiete satélites.

Venus, que es el Lucero, apenas si se ve.

Busco a Júpiter en el este.
¿Estará el Gordo en Ganímedes?...

En el centro de Orión las Tres Marías.

El pié de la Cruz del Sur son dos estrellas muy juntas.
Sirio, al sudeste, la más brillante entre todas.

Entro a mi bolsa de dormir,
una vieja Duvet de pluma de ganso.
Enciendo mi linterna
y me entrego a la lectura de  
Algunos discursos presidenciales desde la vuelta
de la democracia  a nuestros días.

Mañana cruzaré el puente negro.





De “Siempre creí que los zombis eran los protagonistas de un subgénero
del cine de terror Clase B”
(inédito)

El dolor la despertó en mitad de la noche.
El dolor se presentaba en el lado inferior derecho
de la zona abdominal,
después aparecieron las náuseas,
luego el vómito.
Su temperatura axilar era de 38 º,
encogió su pierna derecha sobre el vientre.
En ese instante, relacioné la imagen
a un hecho ocurrido en el año 1989
en el pueblo de Las Heras (Santa Cruz).

Apendicitis.

-Debemos buscar un médico.
-El único que queda en el pueblo es Brosowsky
y se ha transformado en un asesino que solo piensa en comer.- dijo Laura.
-No le daremos alternativas de equivocarse.- respondí tomando la Corner.

El hospital estaba en buen estado de mantenimiento, bajo llaves.
-Algunas señoras han iniciado el proceso de reorganización.-dijo Quiroga-
Primero la iglesia, después el hospital.
Es gracioso ver al cura besando el altar  y haciendo la señal de la cruz.
Aunque ya no exista el Vaticano, en nuestro pueblo 
aun quedan feligreses que creen en la santa iglesia católica.
En nuestra renovada parroquia
podrá encontrarse con Machado, Cejas, Ruiz 
y algunos otros sobrevivientes…reunidos, 
en acto penitencial ante el señor por las faltas cometidas…
reconociendo la santidad de un dios que se manifiesta en palabras
a través de la historia del pueblo de Israel y sus profetas,
celebrando con alegría el misterio de la fe.
“¡Gloria a ti, Señor Jesús!”…
exclamarán aquellos que fueran 
los dignos representantes de nuestro pueblo…
reagrupándose.-

-Lo bueno de una operación es que uno la pasa dormido.-continuó Brosowsky-
No hay desgarro, ni perforación, ni peligro de peritonitis…
es solo una obstrucción de materia fecal.
El apéndice es una puntita de tejido intestinal.
Los riesgos son los de cualquier intervención bajo anestesia total:
hemorragias, infecciones y reacciones a la medicación.-





De “Cagliero” - Inédito

Pertenecí a la Compañía "H" del Batallón de Infantería de Marina N° 3,
“Hacha” en la jerga interna. 
En todo momento creí que estábamos ganando la guerra.
Estuve en la Isla Borbón hasta el 15 de junio del 82.
De ahí, como prisionero me trasladaron a Puerto San Carlos en un Chinook.
Estuve un día entero en un corral cercado por alambre de púas.
Al anochecer me encerraron por quince días en un frigorífico abandonado, 
En ese lugar éramos unos ciento cincuenta soldados.
Los baños eran tambores de 200 litros cortados por la mitad.
Después nos llevaron a Puerto Argentino y nos embarcaron en el St. Edmund.
Ese día cumplía cinco meses de colimba.
Permanecimos quince días anclados a trescientos metros de la costa.
En el barco estaba prisionero el general Menéndez.
Por una normativa del Derecho internacional 
destinada a proteger a víctimas de la guerra
nos sacaron cuatro fotos instantáneas.
Una para la cruz roja, dos para ellos y otra para el gobierno argentino.
También nos permitieron enviar una carta a nuestras familias
y nos pagaron ocho libras esterlinas como lo establece la convención de Ginebra.
Aún tengo tres guardadas de recuerdo.
Las demás las gasté en cigarrillos y golosinas en la cantina del barco. 
El trato de los ingleses fue bueno, 
no así para los primeros prisioneros.
Los de Puerto Darwin y Pradera del Ganso Verde 
cayeron el 28 de mayo en lo mas crudo del conflicto, 
recibieron culatazos y unos cuantos fuckin bastards.
A nosotros no dieron juegos de damas, de ajedrez y una pelota.
Entre ellos no había diferencias entre un cabo y un soldado.
Hasta hicimos un póker con los guardias, jugábamos por fósforos.
Les preguntamos si Estados Unidos los había ayudado, 
nos dijeron que no sabían.
Nos preguntaron si Rusia nos había ayudado, 
tampoco lo sabíamos.
El 14 de julio nos despertaron a las cuatro y media de la mañana.
Desayunamos dos rodajas de pan lactal, un huevo duro, algo de carne, 
un vaso de café y un bol con Korn Flakes, leche y azúcar.
Arribamos a Puerto Madryn a las diez y media.
Las caras de nuestros superiores 
nos hacían sentir la responsabilidad de la derrota.
Muy poca gente nos esperaba. El pueblo no estaba.
A los dos meses de terminada la guerra me dieron la baja.
Al año siguiente ingresé en la escuela de oficiales.





SIN MÁS COMPAÑÍA QUE UNA LINTERNA | Colección Poesía | 1° edición, Córdoba, Argentina: Borde Perdido Editora, 2014. | 64 páginas | Epílogo: Javier Martínez Ramacciotti |



Célula a célula
el día me entró en la carne
Dejamos el auto en el camino
y en cuero, sólo, subí a la barda

De cara al pueblo
fui poco en la temporalidad de todo,
un hálito de pacífica gloria
se metió en mi nariz

A lo lejos
un cuerpo geométrico
de ciruelos, manzanos y perales;
después la barbarie montaraz

Bajo mis ojos y cabeza
la zona urbana parece un tablero
donde metódicamente
se juega a la vida



En el monte,
a unos setecientos metros
de un santuario en homenaje al Gauchito Gil,
estaba oculta la nave.
Hubiera sido imposible detectarla.
Era color del cromo,
un círculo perfecto abovedado en el centro.
Cuando llegamos,
Enrique estaba acompañado por cinco personas.
Ñankufil nos había dicho
que junto a nosotros viajarían unas trescientas.

Ascendimos por una rampa en dirección a una puerta triangular,
al entrar perdimos toda referencia con el exterior.
En su apariencia medía unos treinta metros de diámetro,
sin embargo, caminamos por un corredor durante siete minutos,
Enrique nos explicó que estábamos dentro de una realidad artificial,
una burbuja en el mundo.

Miré a Barilatis,
nunca creyó que Enrique fuera hijo de un extraterrestre,
sin embargo afirmaba:

-Que la nube guía del pueblo de Israel
era un ovni camuflado.
-Que Estados Unidos y Rusia
intercambiaban  tecnología con seres de otro planeta.
-que aquel que dijo “Mi reino no es de este mundo”
era un Elohim.
-Que los materiales constitutivos de un platillo
son compuestos elaborados por la alta alquimia,
traídos a la Patagonia por científicos alemanes
después de la caída del tercer reich.
-Que los amautas del imperio incaico
disponían de discos voladores
construidos en un material similar al oro.
-Que los vimanas  indios estaban diseñados
en base a textos antiquísimos.
-Que la sociedad Vrill interpretó
mensajes provenientes de Aldebarán
captados por la médium María Ostiz
y tantas otras cosas.



Germán Arens (Río Colorado/Bahía Blanca), Mientras las vacas abrevaban cerquita, Hemisferio Derecho Ediciones, Bahía Blanca, 2016.



De Pueblada


Célula a célula
el día me entró en la carne
Dejamos el auto en el camino
y en cuero, sólo, subí a la barda

De cara al pueblo
fui poco en la temporalidad de todo
Un hálito de pacífica gloria
se metió en mi nariz

A lo lejos
un cuerpo geométrico
de ciruelos, manzanos y perales;
después la barbarie montaraz

Bajo mis ojos y cabeza
la zona urbana parece un tablero
donde metódicamente
se juega a la vida





Nuestras bicicletas eran rojas
nuestros perros negros

Con la práctica y el tiempo 
fuimos buenos tiradores,
hacíamos blanco en los carteles
ubicados al costado de la ruta

Nuestras bicicletas eran rojas,
me gusta mucho decirlo…
Nuestros perros negros

Nadie vivía en la última casa 
del pueblo, ni siquiera un árbol
Una tarde, después de caminar y
caminar entre las bardas,
nos detuvimos a la vera de una
vertiente de agua y un sonido nos
reveló la purísima presencia de un
alacrán sobre una roca verde
  
Nuestras bicicletas eran rojas
nuestros perros negros…

Hasta que detrás de un color
naranja se fue el paisaje y el
Rata lloró por todas las palomas
que habíamos matado

Salvo nosotros y los pájaros
nadie durmió bajo ese cielo




De Versos de Gabino



Escena

Hay un orden
definido en las mañanas;
una certidumbre donde se suceden
caras, pasos, autos.
Una escena es la siguiente.
Llevo en mi respiración
la certeza de que nada es cierto.




Pereza

En homenaje a la desidia que siento por todo
perecen palabritas pergeñadas a desgano
de ganas de vivir perdiendo
perdido en esta periferia poética
donde el sustantivo leche
transgrede los hervores creativos
de mis contemporáneos libreversistas.

A mi la muerte me filosofa cortito
y a las divinidades antepongo mi pelela.

A la posteridad la postergo porque vendrá del huevo.

Que malicia esta malicia de decir siendo tantos.
Que contrariedad la de pensar
cuando no hay respuestas a la pregunta que nos asiste.



*




De Los ojos del cordero


Desperté…
Atravesé un largo pasillo.
Detrás de sus cuatro puertas
duermen mis abuelos,
mis hermanos,
mi tío y mi padre.
El baño es grande,
casi tanto como un espacio vacío.
Desamparado entre azulejos blancos 
dejo el espejo detrás de mis espaldas.
No quiero mirarlo.
Tengo miedo de verme otro.


*

Los domingos 
cuando el tío juega al  fútbol de local
vamos al pueblo.

Después visitamos a Emma.
Ella se está muriendo de a poco
y no sale de su cama.
Tiene los ojos redondos
y la cabeza casi pelada.

A última hora
pasamos por el cementerio.
La abuela le deja flores a Edgardo
y el abuelo dice lo mismo de siempre:
  
–Hay tantos Arens en este lugar que dan ganas de quedarse.








.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada