viernes, 8 de octubre de 2010

1415.- ERIK SPINOY


ERIK SPINOY nacido en Aalst, Bélgica, en 1960. Es un poeta racional que recurre a la poesía y al lenguaje cuando el raciocinio lógico se hace insuficiente. Como pensador que es, explora los límites de la cognición; como poeta, se pregunta cómo puede la poesía trascender dichos límites. La poesía de Spinoy se ocupa de la relación del hombre con realidad. Aquel que quiere representar la realidad tiene que liberarla del engaño de sus propios prejuicios: para representar la realidad como es, ella tiene que ser expuesta; y una forma de hacer esto es confrontar la realidad personal con la de otra persona. Para Spinoy, la filosofía y la literatura son dominios superpuestos. Dice que “un poema honesto y seguro de sí mismo trastorna la ilusión de inteligibilidad al mostrar el espejo que crea la ilusión”. El poema no es un reflejo de una realidad existente sino que crea su propio nuevo significado y hace de este proceso de crear significado su principal asunto. Spinoy ve el lenguaje como un instrumento que nos permite intentar, incluso en contra de nuestra razón, revelar aquello no puede ser revelado. Su poesía es rica en sonidos y conceptos ambiguos. En ella el autor exhibe un cariño por la preservación de las palabras hermosas que han caído en desuso y una fascinación por el lenguaje oracular. Spinoy escribe poesía controlada e irónica, tal como se puede esperar de un poeta pensador. Es una poesía restrictiva, pues en ella cualquier cosa que sea nombrada directamente desaparecerá de manera irrevocable. La poesía facilita el pensamiento, podría ser el lema de Spinoy. Obra selecta: Los Cazadores en la Nieve; Susette; Los Lobos Traviesos; L; Yo.



Lo que dices no sabes
a qué suelo irá a parar

si brotará en primaveras
como un cardo
amapola
adormecerá o despertará
cuando estés

en tu vaina de piedra
y lo escrito
aún viva
o no

y suelo extraño y lluvia nueva
empiecen a hablar por ti
o no.

No lo sabes.



*

Primero no lograbas
deglutirlo

después de la garganta
el esófago
se abrió
en movimiento peristáltico

la pared del estómago
segregó
todos sus humores

e intestinos
molieron
como un ejército
larvas enloquecidas
y aun así
no se digirió.





*

Un lobo
es como una casa
con dos grandes aberturas:

una
donde jamás hubo una puerta

la cavidad
del hueco del sótano.

Por las ventanas vacías
penetran hiedra y parra
tomando posesión de los cuartos.

En sótanos reside
lo invertebrado
que gira y gira ejecutando
su ciego movimiento circular.

Traducciones de Diego J. Puls
Realizadas con el apoyo de Flemish Literature Fund



PROMETEO
Revista Latinoamericana de Poesía
Número 81-82. Julio de 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada