domingo, 12 de septiembre de 2010

1027.- ZHOU TAO


Zhou Tao nació en la provincia Shanxi, China, en 1946. Poeta y ensayista. Ha vivido largo tiempo en Xinjiang, donde se graduó en la Universidad del mismo nombre y donde es Vicepresidente allí de la Federación de Literatura y Artes y pertenece a la Asociación de Escritores. Desde finales de los 70’s empezó a publicar sus poemas, su colección de poesía fairy mountain fue galardonada con el segundo premio nacional para obras destacadas de jóvenes poetas. Desde los 90’s empezó a escribir y publicar ensayos, entre los cuales se destaca The Rare Bird. Ganó el premio Lu Xun, en 1998. A pesar de la variedad estilística de poesía china contemporánea, la voz de Zhou Tao emerge con particular distinción. Su poesía expresa las vicisitudes y las glorias de la vida con humanidad y sobriedad. Sus poemas revelan un respeto profundo por el heroísmo del pasado antiguo, y en el corazón de su filosofía está la creencia que el hombre puede otra vez ser heroico en el futuro. Mientras que indudablemente sondea las profundidades del dolor de la vida, su inteligencia vida-afirmativa también exige y cree en amor, la compasión, la humanidad y la justicia.




Poemas de ZHOU TAO




ELEGÍA PARA UN ÁGUILA

Es para un águila
Que escribo esta elegía

La planicie de nieve está tan quieta como si estuviera sola
Pero las pestañas del sol se agitan de sorpresa

Sobre el cuadro desplegado que es cielo y tierra nevada
Un águila lleva música sin sonido

¡Un súbito y distante quejido de disparo
Derriba silbando al caballero de los cielos!

Las alas tiemblas abiertas, garras que se estiran en espasmo
Los ojos agudos alzados aún al cielo azul, la nube gris

¿Quién en un momento de curiosidad y tedio
Perpetró tal crimen en un ave valiente?

Águila, esta muerte no fue fin para ti,
Tu muerte debió ser solemne, pura—

Un águila vieja nunca muere en su nido,
Ni es el cuerpo del valiente pájaro alimento para ratas

Mira al águila sobre la colina lanzar su última mirada sobre el mundo
Luego sumergirse en el abismo y deslizarse rozando la pradera salvaje

Busca el viento que sube, descansa en la corriente arremolinada
Hasta que el viento afilado desgarra en fragmentos las plumas y la carne

¡Única tumba apropiada para el que vuela alto, el vasto cielo solo
Hace de la muerte del valiente pájaro un fin glorioso!

Oh, pero deja que las águilas mueran como águilas y nunca más
Almas que vuelan alto serán robadas de modo miserable.







CUENTO DE HADAS EN INVIERNO

Era un día de invierno
Cuando me tropecé con el país de las hadas

No fue una experiencia profunda
Pero me resultó bella en extremo

Era temprano de mañana y la nieve había caído sobre los yerbazales
El campo estaba cubierto como por una densa manta blanca

La luz del sol tocó la nieve, añadiendo su propia magia peculiar
Y en ese panorama entró corriendo una zorra

Era de un rojo encendido
Como una llama galopante, una descendiente del sol

Avanzaba penosamente en la nieve y
Enloquecida, casi cayó bajo los cascos de mi caballo

Paré en seco, asombrado. Vi sus ojos desbordando pánico
Y los finos hilos de la niebla alrededor de su boca

Le abrí paso, mirando larga y fijamente
Mientras su fiera figura se retiraba en la blancura

Súbitamente, llegaron desde atrás
Furiosos ladridos y pesado golpetear de cascos

Oh zorra, criminal, perseguida por cazadores; endurecida ladrona
de las praderas
Estafadora del mundo natural

Pero oré desde lo hondo de mi corazón-
No, por favor, no la capturen

Deja que esta vida feroz se escabulla por los campos de nieve
El lugar quedará de lo contrario demasiado tranquilo y solitario

Esta es una escena sin significación
Pero su imagen está claramente grabada en mi memoria

Octubre 6, 1981







EL REBAÑO DE CABALLOS SALVAJES

Erguidos están en la llanura salvaje
Dejando que el viento del desierto despeine sus crines
Los cuellos estirados contemplando tristes el encuentro de cielo y tierra
El horizonte nunca alcanzable
En nudos
Formando por tripartición en la extensión de cielo y tierra
Un cuadro de supervivencia por mutua confianza

Contrariamente a los caballos comunes
Que son sus familiares
Arrastran tupidas colas sobre la maleza
Enredadas crines sobre pecho cuello y frente
Nunca peinados o adornados
Sus lomos cubiertos de polvo
No llevan plateados aparejos
Sus robustas ancas
No llevan marcas del hierro
Difícil hallar docilidad
En sus tozudos ojos salvajes

Descendientes de aquellos que sudaban sangre
Progenie de los férreos atacantes turcos
Supervivientes accidentales
Que migran desde antiguas batallas
De una campaña cruel
Históricos testigos de una tierra estéril

Nobles entre los caballos del ayer
Desprovistos de suntuosos establos
Vagabundos de la intemperie
Confrontados con la amenaza de extinción
Contendiendo con manadas de lobos
Buscadores de agua y yerba en desiertos vacíos
Evadiendo los cañones de la captura y la muerte
Mas aunque todas las tempestades del mundo cayeran sobre ellos
No se pondrían de rodillas a suplicar por sus vidas

Ellos también se han acercado
A las tiendas de los pastores
Suavemente
Cuando la noche cae
Respirando el calor del aliento humano
Cabezas colgando silenciosas a la escucha del habla misteriosa y de la risa

La tierna pasión que se esconde en la sangre
Evocada en sus almas salvajes
Una ola de nostalgia por un viejo hogar
Que los mantiene largo tiempo
En absorto silencio
Hasta que el primer ladrido
Los hace desaparecer
Otra vez sin dejar huella

Los pastores que salen persiguiendo el sonido
Escudriñando mientras el rebaño escapa a la persecución
Y se desliza en la blanca sombra de la noche
Pueden haber murmurado
¡Ajá! el rebaño de caballos salvajes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada