sábado, 11 de septiembre de 2010

1005.- RAÚL HENAO



Raúl Henao. Nació en Cali, Colombia, en 1944. Poeta y ensayista colombiano residente en Medellín desde 1951. Ha vivido en EE.UU, Venezuela y México; y representado a Colombia en numerosos Congresos y Festivales Internacionales, entre ellos en el Segundo congreso de escritores de lengua española (Caracas, 1981). Festival Internacional "Noptile de Poezie" de la Curtea de Arges (Rumania, 2001). Primer Festival Internacional de poesía de San Salvador (El Salvador, 2002). Primer Festival Mundial de Poesía de Venezuela (Caracas, 2004). Cuarto Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua. Y en el Festival Internacional de Poesía en Medellín ( I, IV, VI, XIII ).
Libros publicados: Combate del Carnaval y la Cuaresma (Editorial Gamma, Medellín, 1973); La Parte del León (Ed. Monte Ávila, Venezuela, 1978); El Bebedor Nocturno (Ed. Instituto de Cultura y Bellas Artes, Cúcuta, Colombia, 1978); El Dado Virgen (Ed. Fundarte, Caracas, Venezuela, 1980); Sol Negro (Ed. Unicornio, Medellín, 1985); El Partido del Diablo / Poesía y Crítica (Ed. Lealón, Medellín, 1989); El Virrey de los Espejos (El Oso Hormiguero, Editor, Medellín, 1996); La Vida a la Carta / Life a la Carte (Antología bilingüe Ediciones del Festival Internacional de Poesía en Medellín, 1998). La Belleza del Diablo (Madrid, España, 1999) Sol Negro (Reedición en la “Colección de poesía” de la Universidad Nacional de Colombia. Bogotá. 2006.) La Doble estrella: El Surrealismo en Iberoamerérica / Notas y Entrevistas Poéticas ( Editorial Endymión. Medellín 2008).
Su obra poética en el género del haikú ha sido publicada en dos libros: Antología do haikai Latino-Americano (Alinca Cultural Brasil-Japao/ Massao Ohno / Editores. Sao Paulo, 1993). Y en Haiku international Anthology: The Leaves are Back on the Tree (Atenas, Grecia, 2002).
Es actualmente “miembro honorario” de la World Haiku Associations con sede en Japón. Su poesía se ha traducido parcialmente al inglés, francés, alemán, portugués, italiano, rumano y griego.




Poemas de Raúl Henao



Biografía del ángel

Burbuja la vida, pompa de jabón.
A mi cabecera duerme
Una botella de champaña.
Mi buena estrella
Se repone en el botiquín.
Perico ligero
revoloteo en el correo.
Las cartas chillan en mis bolsillos.
La madrugada escapa
De mi sombrero de copa.
Un corrillo de grillos
No acalla mis palabras.
Preguntan por mis alas de ángel en el bar.

Diciembre de 1982.



Biografía del insociable

Arrastran los días al insociable en su marejada
De recetas ilegibles
Que le ponen letra a la miopía
Música al bostezo
O gárgaras a la mañana.

Y aunque se pasea en la sala
De espera del hábito
Sin cincha o bridas
Que le censuren los sueños,
al vino la embriaguez,
La cintura a la luna;
Le señala al tarjetero por todo oficio su vida
Página tras página un incendio la vida,
Una vida impagable, puntualmente su vida.



A través del espejo

Un agua viscosa corre por mis sueños.
Juego al cuerno o marfil en esos dados
que llaman las horas nocturnas
al convite del odio o el amor
donde transcurre la labor de vivir.
Corro tras Alicia en el espejo
arrastrando una banda de músicos
con trajes cortados en la tela
del porvenir.

Ese modisto viste de novia
el busto de la oscuridad

y ensombrece la corte del rey de oros
con los crespones de una falsa aurora.
La madrugada reúne alrededor de mi lámpara
esa ronda de mujeres-misterio
que cantan viejas canciones
en la madriguera de la ilusión
donde abanicas mi cuerpo huésped de mi risa.




Pensamiento del espejo

Me espía el espejo
el pensamiento:
Mi antagonista
Mi protagonista.

No veo que llevo
El rostro que veo.

Me esconde
La tinta el alfange
Las paredes la hora
El hábito al monje
El cerrojo la aurora.

El pensamiento
Emisario del miedo
Me pasa lo que me pesa
Me pesa lo que me pasa.





Los plagiarios

Que la ceguera los confine a correr tras el día
Al avecinarse la noche
A querer atrapar un pájaro
En la idea de una jaula
A mirarse al revés y al derecho en los espejos

Porque ¡Ay de los plagiarios! Jamás conseguirán
Ahogar a su alrededor el rumor del mar
O le hurtarán su fruto al árbol en flor.






La escritura de la vigilia

“La identidad es una cortesía gramatical”
(Pierre Klossowski).

En plena oscuridad, proseguir el dictado de la vigilia
Sin caer en la fe de erratas
En las trampas de la fe
Por las que discurre el lector distraído
Como si halara el cordón de sus zapatos
Para escalar el cielo sin pagar peaje.

Mientras la propia vida, a término fijo
Se acordona en el espejo
En las medias colgadas de la chimenea
Y afuera se despereza el habla callejera
Con su clientela desamorada o desparejada
Que pasa del brazo marchito de los días.







El fetichismo

Restalla la tempestad en el cielo nublado
de la ciudad.
Un ojo de vidrio rueda súbitamente
Sobre el piso del café,
Objeto de una morosa
delectación
De una concupiscencia
Extrema y minuciosa.

Llegan los que me rondan día y noche
Más al azar del accidente
Que de la substancia
De la locura que del amor,
Más al encuentro del sol que de la soledad.






La madrugada

En la jaula de la madrugada hay un pájaro cantor.
Se conciertan los caminos al sol
Al sueño alterna la vigilia a modo de réplica
No cojea sino el deseo tras las circunstancias
Tras el paisaje la realidad.

Se aparejan y desparejan las ventanas al viento
El pensamiento y las palabras, la arena y el tiempo.



_______________________________________



EL OLVIDO

Cerca al desposeído al desamparado
El olvido pasea sus muertos
Insepultos entre la niebla
Cruza el sordo la calle
A brincos la sangre le hace señas
En el espejo de la mañana.

Y no hay un árbol a la redonda
Donde poner un nido de pájaros
Una sola nube donde acampar al sol.

El olvido pasea sus muertos insepultos
Cerca al desposeído al desamparado.
El sordo cruza la calle.

Entre la niebla acampan los pájaros
Porque no hay un sol donde poner una nube
Un árbol donde borrar
La sangre a cántaros de la madrugada.

(de El Partido del Diablo)






LA REALIDAD Y EL DESEO

La tarde arrastra una banda de música
Tras los faldones del viento.

Súbitamente delante de mi vista
Una alada pareja de baile
Persigue las notas otoñales
Del acordeonista solitario
Al fondo de la alameda
Un ciego trastabillante
Bajo la lluvia
Aparece en el parque dominical
Al paso que la estatua
De mármol de mi pensamiento
Pierde su última hoja de parra
Al avecinarse el anochecer.

(de El Partido del Diablo)






DAMAS DE LUTO

La noche del sábado arrimaban a mi mesa
una botella de brandy y dos mujeres de luto.

Era muy negra, muy negra ese día mi estrella.
fuímos a un teatro de pacotilla

Donde había la escalera a la luna de un pintor
que sacudió un tarro de pintura
en mi solapa.

El villano que paseaba en escena
las narices puestas en el escote
de las damas de luto,
me miraba a la salida
desde el espejo empañado de la taquilla.

Se hicieron gárgaras mis palabras de amor
y tomé el primer taxi a la vuelta del teatro,
mientras la luna escupía huesos de fruta a mi paso
y el viento en las esquinas, pasaba lista a la aurora.

(de Sol Negro)






ALBORADA

¿Es una fuente o una muchacha
desnuda
la que ese viejo alcornoquero
persigue en el descampado
del parque?

Un tribunal de helechos
parece agolparse
en la galería al aire libre.

Mientras alrededor
del ruinoso estanque.

Algún visitante ocasional

Cae en los hermosos brazos
de la bruja albina
siempre a horcajadas
de la ventisca mañanera.

Yo soy ese arrobado comedor de opio,
la sal en la taza de té.

(de Sol Negro)







EL AZAR DE TUS PASOS

El azar de tus pasos por el que tomas
cada vez mis caminos

Cada vez que vuelves el rostro
hecho de un fino hilo de agua

Endulzas tus palabras guardadas
para los días de fiesta
Corteses como damas de compañía
en el mirador de un hotel
Cuyas escaleras mareadas jamás prestaron
su mano a otra boca más roja
Ramas con azulejos tus cejas
bajo las que corres
una armadura de cota de malla
He visto como olvidabas tus ojos
en la porcelana de sol:
Leche derramada en la mesa de noche

Pero nunca dejabas de preguntarle
a una rosa abandonada en tu escote
Parte de su encanto consiste en borrar
de tu mirada otro paisaje

Vueltas a encontrar tus horas
en un reloj de arena

La ceguera tiene salas para jurar
en vano que mientes

Si dices que despiertas para los que sólo
sueñan que despiertan.

(de la Parte del León)






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada