viernes, 16 de marzo de 2012

NIELS FRANK [6.192] Poeta de Dinamarca



Niels Frank 

Nació el 25 de febrero de 1963 en Braedstrup, Dinamarca.
Graduado en Literatura en la Universidad de Aarhus, trabajó como editor en periodismo cultural y en la industria editorial. Ha inventado un género al que llama metaforismo.

Publicó, entre otros libros, Øjeblikket (El instante), poemas, 1985; Genfortryllelsen (El reencantamiento), poemas, 1988; Yucatán (Yucatán), ensayos sobre literatura, música y arte, 1993; Tabernakel (El tabernáculo), poemas, 1996; Livet i troperne (Vida en los trópicos), poemas y relatos, 1998; Amerikansk katalog (editor), antología de la literatura y el arte norteamericanos en el siglo XX, 2001; Første person, anden person (Primera persona, segunda persona), ensayos, poemas y relatos, 2004;  Én vej (Imagen del mundo), poemas, 2005;  Tak for i går (Gracias por la noche), relatos sobre arte y artistas, 2006; Små guder (Pequeños dioses), poemas, 2008; Spørgespil (No preguntes), prosa breve, 2010.

Ha traducido obras de John Ashbery, Paul Muldoon, Anne Carson, Francis Ponge y Bret Easton Ellis. Entre otros galardones, recibió premios de la Unión de Escritores Daneses (1995), la Academia Literaria Danesa (1999), la Fundación del Arte Danés (2008) y el Montana Prize de Literatura (2009).








De: Un Camino (1-24)
Traducción: Patricia Davelouis de Én vej (Un Camino), 2005

4

Debajo del primer paraguas un hombre.
Tal como lo veo un empleado común
uno de los más honrados:
contratado en la prosa.

Debajo del sengundo paraguas un segundo hombre.
Pero decir
como digo yo ahora
que nada lo hace tan feliz como la lluvia en Nueva York
es pura tontería – perdonadme: es puro orines.
¿Cómo podría saber qué es lo que piensa?
Y yo que odio la lluvia en Nueva York
¿qué es lo que pienso?
Pienso: un poco de lluvia en Nueva York talvez no sea tan malo.
Fíjate: los paraguas crecen alegremente en ella.

Debajo del tercer paraguas un tercer hombre
que en la lluvia descubre el mundo escurriéndose por primera vez
pienso yo
una colilla que nada en el charco de la lluvia
luz roja que sale de un restaurante aplastada en la acera.
Pienso: debajo del paraguas todo es un mundo interior.
Nadie puede entrar
al menos que uno ya esté allí.
En uno de estos mundos está un hombre mayor
con una expresión en la cara como si nadie nunca lo hubiera abandonado
como si nadie nunca hubiera soñado con él.
¡Pero no lo sé!
Talvez alguien sueñe tristemente con él
talvez alguien realmente lo haya abandonado en la lluvia.
El espacio bajo su paraguas es negro como un tintero
una melancolía.
Ah si uno pudiera iluminar esa negrura.
¡Si uno pudiera prender una fogata en su tintero!

Movedizo es un quinto hombre debajo del quinto paraguas
movedizo hasta cierto punto.
En él lucha (pienso yo) un orden rígido
una lucha futil contra lo casual
contra las sombras torcidas
como si todo lo que no pudiera ver
le fuera imposible olvidar.
En lo no visto todos los detalles son espantonsos
letreros de peligro para la memoria: TOMA UN DESVIO.

Más allá debajo de un paraguas azul marino está una mujer
girando en su cielo.
El esqueleto de metal bajo la tela también gira.
Gira. Gira.
Como muchas X estampadas unas encima de otras:
la alegría llamada X.
Aún más allá una joven pareja hace bulla
constantamente se golpean bajo sus paraguas
parecen boyas en un mar movido.
Para ellos (pienso yo) todos los puntos están igual cerca que lejos.
Para ellos (pienso yo) todo está listo para ser alcanzado.

Las gotas en la tela negra brillan como mercurio
sobre otro hombre debajo del octavo paraguas.
Y sobre un noveno hombre debajo de un noveno paraguas.
Por todos lados estos erguidos
estos paraguas elevándose
casi como si cada hombre hubiera erupcionado.
Por todos lados un peregrinaje a un lugar remoto
sin clima y sin estaciones
sin temperaturas:
hogar.


7

En realidad es tan fácil
– tan fácil tan fácil tan fácil:
el pequeno mundo no puede ver al grande
hasta que lo llames
y luego aquél sólo puede verse a sí mismo.
Luego todo es un ”mundo interior”.
Luego todo ese ”interior” es pura ceguera
pura ignorancia
un mundo tensado por siete hilos entre cielo y tierra
pero sin el menor cielo
sin el más mínimo terrón de tierra.

Si tuviera que interpretar tu llamado
(¿tengo realmente que hacerlo?)
diría algo así: ¿en qué mundo crees
ahora que ya no crees en dios?
Okay. Yo creo que el mundo interior
no es el mundo más interno.
No es un espacio o un lugar
un local trasero de colores pasteles en la conciencia.
Es más bien un cuchicheo un murmullo
casi como si de pronto un clima de nieve sonara.

Ese murmullo dice algo del mundo interior
creo
como si nunca se hubiera dado cuenta.
Eso puede hacer que el mundo interior se endurezca
que todo el sonido se detenga
sin parar
entonces el ruido de coches y de máquinas y aviones en despegue
de millones de tonos remotos y voces en todos los idiomas
de llantos de bebés y árboles que caen en un bosque tropical
de coitos sonoros
que de pronto se congelan en el aire
en un inmenso y tinteneante UUUUUUUUUUUUUUUUU.

En la clara imagen de hielo veo quizás a dios
como un modelo increíblemente bello
de muchas formas
centelleando
constantemente tornasolado
aunque me sea difícil creer en esto.
En la imagen tú y yo nos volvemos a reunir after all these years
aunque también me sea difícil creer en esto.
Es demasiado bueno para ser verdad. O demasiado verdadero
para ser bueno.

¿Y
AHORA QUÉ?

Entonces empiezo a creer en la buena vida
aunque quizás eso también sea demasiado bueno.
Pero lo más importante no es vivirla
lo más importante es maldita sea creer en ella.
Vivir de acuerdo a ella.
El resto del tiempo puede uno contar sus monedas
como si un destino estuviera escrito en ellas
no como un destino no visto
o un destino en lo no visto
pero esa historia en cualquier momento uno cuenta de sí mismo
y cambia en cada esquina
en cada beso
y siempre acaba con las mismas cuatro palabras:
así también puede pasar.


10

Me olvido de Gaza
Chechenia
Guantánamo.
Me olvido de escuelas incendiadas y de ninos quemados
de padres con ojos apagados
– toda luz de pronto perdida en ellos.
Me olvido de ninos llenos de residuos químicos
que alguien a cada instante golpea en la frontera
hacia una vida desconocida. Pero nadie abre.
Me olvido del fanatismo de los partidos de fútbol
y del eterno empujón y griterío de los espectadores al querer avanzar y mamar.
Me olvido de la lucha por más vacaciones
más tiempo sin los otros.
Me olvido que un borrachera es ya una breve estancia
en la clínica para alcoholismo (llamada también dique seco).
Me olvido de las miles de antenas de TV plantadas encima de todo
una especie de surtidor que lanza imágenes de suenos
hasta que los suenos explotan en la cabeza de todos.

Ya he mencionado a los políticos
pero me olvidé de decir que son parte de la estupidez
del cinismo
de la estrechez
de la hipocresía
del frío cálculo del camino directo al poder.
También mencioné a los terroristas
pero me olvidé de decir que son parte de la estupidez
del cinismo
de la estrechez
de la hipocresía
del frío cálculo del camino directo al martirio.

En medio de todo me olvidé también del lenguaje
y del júbilo desesperado al moldear sus palabras
e imágenes. Moldear. Moldear
hasta que al final nada es lo que aparenta.
Nada: siempre disfrazado del otro.
Me olvido que ya no se puede confiar en el lenguaje
un lenguaje retocado y manoseado
un lenguaje lleno de cortes y recortes y conexiones.
Un lenguaje que solo está listo para citar la mentira.

Me olvido que la guerra religiosa no acaba nunca
porque la lucha por la verdad no termina.
Me olvido que todos los religiosos han visto la luz
encontrado la verdad.
Me olvido que ellos siempre están en el camino justo.
Todos los demás han encontrado la mentira
y caminan a tientas en la oscuridad eterna
ellos deben tomar el camino directo al vacío
la nada
el sin sentido.
Como si el único modo de evitar el vacío
fuese uniéndose a la guerra.

Me olvido de los servicios de espionaje y sus oficiales
contratados en el ministerio del secreto.
Me olvido de las plantas atómicas secretas
fotografiadas por un satélite enemigo.
Me olvido que el único secreto
de todos los secretos revela al otro.
Me olvido de los nacionalistas furiosos
para quienes la nación es una una familia algo inflada
y pobre de aquel que no sea miembro:
debe ser expulsado antes del amanecer
con escoba y sartén y trapo mojado.

Me olvido de cuanta angustia puede haber en un odio
aunque no haya ningún odio en la angustia.
Está siempre muy sola: ninguna querida madre
ningún querido futuro
ningún querido sentido.
Me olvido de mujeres que deben vivir toda una vida detrás de un velo
porque los hombres tiemblan de miedo de su propia lujuria.
Ningún querido cuerpo. Ninguna caricia.
Me olvido del suicidio en internet
de los fondos especulativos
de los imperios de la prensa.
Me olvido de los juicios a dictadores débiles.
Simular la locura es su arte menor.
Me olvido de las imágenes heladas de los comerciales
de la via directa a la felicidad
– ¡ah la felicidad!

Me olvido de lo espléndido que es el mundo.
Disculpadme si dije
otra cosa.


15

Dije realmente eso:
mi leve lenguaje poético
– ¡qué gracioso!
Pues la poesía no es un lenguaje. Quiero decir:
tan pronto como se vuelve un lenguaje deja de ser poesía
– ¡poesía poesía poesía!
O: tan pronto como las palabras se vuelven poesía
se vuelven también un lenguaje y entonces dejan de ser poesía.
Algo así. Por eso me gustan más las palabras
antes de que se ordenen en poesía. Quiero decir:
antes de que la poesía corrompa las palabras
antes de que las joda por completo.

Si interpreto el llamado de las palabras
(pero no su vocación)
dicen más o menos esto:
¿qué diablos es poesía
ahora que ya no es un lenguaje?
Ok. Si la poesía no es un lenguaje
si
es talvez una focalización en un inmenso campo de borrosidades.
Y tan pronto como empieza a focalizar un cactus
o unas locetas puestas unas encima de otras en Berlín
en un chapuzón o pedacitos de pan en la cama
en el cambio de la luz del semáforo de rojo a verde en un cruce inhabitado
– ¿sí Y ENTONCES QUÉ?
Entonces aparece en medio de esa focalización
creo yo
eso que llamamos un poema. Sí: un poema
– ¡poema poema poema!
Entonces el poema se relaciona a la poesía como un copo de nieve
se relaciona a la nevada: cada copo es el ojo de la nevada
pues la nevada misma nada ve.

Perdón por haberlo dicho de un modo tan complicado.
Tan corrupto. Yo sólo quería decirte
que generalmente estoy solo
– ¡solo solo solo!
Pero nunca estoy enteramente solo.
Pues el poema está allí.
Y como siempre no es difícil escribir el poema
sino llegar a escribirlo. ¡Llegar al poema
es lo más difícil de todo! Créeme. Llegar a esa pequeñísima montaña
construida de pedacitos de pan es inalcanzablemente difícil
y yo tengo un respeto casi ilimitado por su altitud.
Pero subirla es mi menor arte.

A veces siento que el poema ha visto algo
a veces cojo un bolígrafo del vaso y escribo el poema
casi como si yo también fuera un mirón.
Un mirón. No un visionario. Porque para el visionario
las cosas y las imágenes se relacionan como si fueran mellizos gemelos.
No para mi. Escalar esa montaña enanísima de pedacitos de pan
no es para mí una lucha contra el viento frio
ni contra la ceguera de nieve o animales salvajes.
Es una lucha contra las imágenes.
Como si escribir el poema se tratara de
combatir las imágenes.

¿Qué significa eso? Significa:
todo de lo que no tenemos imagen
todo lo que no posee la más mínima imagen reluciente
debe ser poesía.

Es tan simple.
También la poesía.


http://pifiada.blogspot.com/2011/10/niels-frank-one-way.html









Propuesta para una definición de aforismo

Etimológicamente: del griego aphorízein, delimitar, apó, lejos, horízein, limitar.

Richard Stamelmann sobre el aforismo en Edmond Jabès: ”El aforismo en su sentido más literal no puede contenerse a sí mismo”.

Aforismo: Una delimitación que no puede contenerse a sí misma.



Retrato con una pizca de verdad

Él es un mal poeta: no sabe leerse a sí mismo; está ciegamente enamorado de sus propios poemas. Se siente agradecido ante la menor señal de que también ellos están enamorados de él.

Él es un mal poeta: todos sus poemas confirman hasta el extremo las expectativas que ha puesto en ellos.

Él es un mal poeta: la poesía no ha llegado a serle comprensible, conceptual; no tiene frialdad ni cinismo. Es miope.

Él es un mal poeta: es pedante con las palabras, las acomoda, las peina, para que ninguna se le erice.

Él es un mal poeta: todos sus poemas son solicitudes para alcanzar la inmortalidad instantánea.



Un ejército en marcha de metáforas

Toda metafórica es destrucción del pensar. La metáfora contamina el pensamiento, lo mezcla con su contrario, de modo que lo vuelve impensable.

En la metáfora, dos mundos o el concepto de dos mundos combaten, compiten, se destruyen, para que desde las ruinas pueda surgir un tercer elemento que signifique el encumbramiento de ambos. La metáfora ocasiona, con su propia manera volcánica de ser, la destrucción del lenguaje normal, del mundo normal; es una cicatriz o una hendidura, desde donde surge algo nunca antes visto. Pero tan pronto como esto ha ocurrido, cada metáfora fuerte (es decir, una metáfora en combate) deja un resto, que no se encuentra ni en los dos mundos que la metáfora reúne, ni en el conocimiento que esa misma reunión desprende de sí: un resto o un temblor que puede parecer aterrador en la lectura en vista de que indica que ”algo” ha sucedido, pero no lo que eso precisamente es, ni cuál sería el sentido en una lectura ulterior. Así, la metáfora hace que la lectura se vuelva tensa, y aun nerviosa, porque señala que hay algo que la lectura no puede captar sino intuir. Indica algo que se encuentra más allá de la lectura. La sacude de la manera más literal, la estremece, pero luego le resulta difícil explicar por qué se ha sentido estremecida. La metáfora ha conseguido destruir la lectura.

(Traducción de Thomas Boberg y Renato Sandoval)




7 poemas de “SMÅ GUDER” (‘Pequeños dioses’), por Niels Frank

La presente, es una muestra de 7 poemas del danés Niels Frank. uno de los más importantes poetas de su país y de la región de los países nórdicos en la actualidad. Frank visitó hace poco el Perú con motivo de la realización del I Festival Internacional de Poesía de Lima, 2012. Los poemas pertenecen a su poemario SMÅ GUDER (´Pequeños dioses´) uno de los últimos que publico y que data del año 2008.

Aquí la breve selección y su traducción correspondiente.

Por: Niels Frank

Traducción: Daniel Sancosmed Masiá



7 poemas de Pequeños dioses


La lluvia que veías caer en el patio en largas cintas centelleantes
me alcanzó, y me tocó la tarea de clasificar las gotas de acuerdo a la Necesidad
Interior (NI) y empecé a llorar en seguida, así que la tarea se hizo
aún más imposible. Me consolaste junto al canal (NI)
que hizo lo peor. Me consolaste con el vino blanco (NI)
que hizo lo peor. Me consolaste cuando todo salió corriendo hacia una imagen
y me sujetó contra ti con tanta fuerza que en el acto nos hicimos amigas del alma
o quizá zorras del alma, girlfriends in crime.
¿Quizá es tan triste? No. ¿Quizá de todas formas sea
un poquito triste? No. Pero la hierba del parque estaba mojada
como un suelo recién fregado, y nos sentamos en corro sobre mantas
con vino y galletas de chocolate (NI). Desde la altura de un pensamiento
el parque parecía una enorme colcha. Desde esa altura uno podía creer
que esa vida turbada era quizá otra o
incluso la otra. ¿Madrugarías entonces un poco más en la otra vida
para desayunar café con tus hijos no legítimos y recordarles que
la vida sigue más allá del paraíso de los hotentotes?
Pero es lo que hace. Pero es lo que haces.
¿Convocarías a Dios a una reunión y le pedirías que dejase de molestar a la gente?
Porque es lo que hace. Porque crees que alguien tenía que decirlo (NI).
¿Pasearías de noche por los lagos fumando? ¿Atraerías a todos
los hombres casados hasta que sus esposas te estuvieran profundamente agradecidas?
Pero es lo que haces, pero es lo que hace.
¿Traducirías versos como: La pluie, dans la cour
où je le regarde tomber, descend à des allures très diverses?
Porque es lo que hace. Pero eso ya lo he dicho. Y sonaba
casi mejor que el original, como si la traducción fuera su resolución.
¿Cantarías en francés tu chanson sobre la insensata libertad
que hace que nos entren ganas de morir? La libertad siempre dependiente del más allá,
la libertad allí, nunca aquí. La libertad no como una forma de vida,
como una forma de muerte. ¿Cantarías al caracol locatis?
A la alegre “anfibialencia”, en donde las palabras parecen caladas
hasta los huesos y dispuestas a humillarse en cualquier parte (NI).
Porque es que lo están. En donde la muerte se parece a un sistema de contracción.
Pero es que lo es. ¿Te sentarías con los pies sumergidos en mis lágrimas
igual que la libertad retuvo en una intersección con un alfiler?







 Qué bonito estar tumbado en la cama con
los otros pacientes, pero desde luego más bonito notar
tu incipiente erección contra mi culo. Empieza,
venga, coño, empieza ya. Por desgracia la película empezó a reproducirse hacia
atrás a una velocidad endiablada, y yo hacía de cacique
echando mano de la clase baja. Las sábanas se mostraron pronto
pésimas para guardar secretos, desnudados
al día siguiente en la prensa local con fotos groseras.
¿O es que yo era feliz de cacique?
Era feliz de proletario y goleador imparable,
de contribuyente con los papeles al día, de rey
del carnaval, guía turístico, invitado a una cena con viejos amigos y ganador
del premio a la mejor llorera del año, era feliz
cuando leía el poema de Vallejo sobre morir en París un día de lluvia,
morir desde su camisa y los agujeros de sus zapatos,
y quizá incluso era feliz cuando la polla palpitaba
y me crecía pelo en la garganta. Quizá cuando los dedos
se colaban en tu boca. No. Nada quizá.
Te tengo ley, pero no tanta ley, un monstruo
que escupe mentiras en la malvada oscuridad que te rodea, un monstruo
que da vueltas con la polla encima de una carretilla
para compartirla. Lo único que te preocupa
son los calzoncillos de diseño y follar. Y un furioso impulso
de destruir. ¿Ya te has quedado a gusto?





 ¿Nos metemos en el baño?, ahí se yace
estrechamente entre colillas y escupitajos. Sobre nosotros
todas las palabras sucias con números de teléfono y sobre ellas un cardio-
grama: el perfil de la ciudad de Nueva York. Las nubes
hilvanadas por aviones. Oh, pero la película
sólo acaba de empezar. ¿Y qué veo? Veo que un animal ha trepado
por tus pantalones, y largos períodos no veo más que
a ese animal. Cuando abres la puerta transparente y el papel cresponado
y el tul florecen, tan cursi de esa manerita tan monísima,
cuando enciendes la vela, metes mocos en un joyero,
cuando te quitas los botines blancos con un flip.
Cuando arañas el espejo y todo él es absorbido en un símbolo.
Símbolo: todas esas cosas con espejos dentro.
Como por ejemplo tu sobaco, tan bien mullido.
Labios palpitando en sangre. Y veo en el símbolo
que la polla es una deidad, nos ponemos de rodillas ante ella.
Primero su ojo ciego, donde está la baba, y la cuerdecita rígida
con la que la lengua toca. Luego el glande elástico, su calvicie brillante,
sus quejas de cojones. Sólo quiero darle cornadas sin parar.
Luego las burbujillas bajo el redondel, quizá un poco de sebo,
quizá unos restos de piel, un poco de semen antiguo. Luego la larga caída,
el tronco de la anguila que tiene muy buena opinión de sí mismo,
pero se le hincha el vientre. Luego el pelo insubordinado, el nido
con los huevos empollados que amenazan con incubar cada momento.
Luego el relámpago blanco y luego la inconcebible calma. Te llamo
por el símbolo. Pero tu nombre es otro. También
el mío. Las imágenes arraigadas en el ámbar.
¡Qué avergonzadas están de nosotros!    esperemos.




El esperma estaba como un relámpago en la oscuridad del parque.
Ahora te toca a ti. Casi toda experiencia es mala, a uno
casi le empujan hacia ella. Ahora te toca a ti.
Tu polla tan fina como un trazo oblicuo.
Ahora te toca a ti. Oh no, la vieja doble habla como en
beso y beso. Tú sabes muy bien que los poemas siempre tienen razón, pero primero
después, cuando sea demasiado tarde para hacer algo, y las bicicletas
estén esperando el fin de la vergüenza. Ahora te toca a ti.
La oscuridad llena de vegetarianos, el lago una mancha negra.
Mis fantasías ya habían empezado a cortejarme,
pero tienes razón: joder si son peligrosas las abstracciones,
son abnegadas, como
tú. Desde que te vengaste de la inocencia
con sus propios medios, trapos solidificados y alientos discretos,
jugar a ese juego traidor por atracción, querer pero no querer,
pero sí querer, ¿no lo pillas?
Sí. Bien. Ahora te toca a ti.
La inocencia: una naturaleza depravada, un parque
enmohecido en una caja de cartón. El jadeo del desahogo.
Una vez más fue mejor pensar en ello
que hacerlo, y de ahí no se aprende nada,
lo vuelves a hacer. ¿Y eso es inocencia, hostias?
Ahora te toca a ti. Quizá uno se vuelva blando (¿o manso?)
en su propia noche o en una taberna que se parece al
famoso bolsillo… eso era. No nos acercamos
más. El agua debajo del puente estaba helada,
y un aire suave se quedó colgando en la chaqueta mucho después.
Te sentaba bien. Pero, ¿no ves que los amores
se marchan igual que las aves de paso
a lugares más cálidos?




Poeta esto, poeta lo otro. Produces
poemas en bata, pero no estás ni un segundo
metido en ellos. Nunca has sentido la poesía
devastarte. Subes trepando por ella
con las rodillas sangrando, eres zalamero con ella,
sólo le imploras una buena palabra
y te da “meándote”. Luego pruebas nuevas palabras
ante el espejo, pero todas te vienen mal.
Tus versos parecen galardones, te van
a condecorar en mundos supremos. Te encargas poemas
a ti mismo, y justo después de haber escrito
un nuevo poema, llamas a Dios
y se lo lees en alto.





¿Si quiero tomar a tu hijo por esposo? Sí, claro,
ya que lo preguntas. Le cuidaré y atenderé y le enseñaré
a apreciar la comida danesa, aunque es difícil, también para mí.
Le enseñaré a escribir un poco mejor, pero en eso de que la lengua
tendría que contener su propio espíritu invisible, nunca he creído, y eso
no se lo voy a enseñar. No voy a hablarle en danés, hablar
una lengua extranjera en tu propio país es favorable para la distancia crítica,
que sirve para verse a uno mismo desde fuera sin estar fuera.
¡Piensa en cómo se dice “mozalbete” y “alpargata”!
Pensaré lo que digo y si no, no lo diré.
Diré cosas como: Where are my underwear?
Did you close the window in the kitchen? Are you
leaving already? Todo con mucha crítica. Todo lleno de distancia.
Las palabras cambiarán en un plis como las frutas de una tragaperras.
Le contaré que los polos opuestos no pueden vivir el uno sin el otro
aunque uno deteste al otro como la peste. ¿Pero y por qué?
Todos los días escucharé sus pasos por la escalera, esos
pasitos ansiosos que él hacía flotar sobre la gravedad al subir. Admiraré
su deseo de “conseguir una vida”: su modo de negar que esté implicado
en la existencia. Intentaré ser cariñoso, aunque las manualidades
no son mi naturaleza. Pero le cogeré de la mano cuando el avión
dé tumbos en una de esas turbulencias, cuando los truenos sean demasiado
impertinentes, cuando amigos borrachos nos lleven a casa tras una fiesta
y estemos en el asiento trasero con la sensación de última salida para… sí,
¿para qué? Me despediré de él besándolo cada vez que se vaya y lo añoraré
al instante. Lavaré sus platos. Intentaré no gritarle
incluso en las más coloridas peleas que puedan aparecer.
Es importante ventilar, pero los huracanes y las tormentas han de avisar.
Mentiré lo menos posible. No porque la verdad según el refrán
sea más fácil de recordar, sino porque con las mentiras me dan espasmos, como cuando
de pronto te encuentras con un viejo enemigo por la calle.
Seguiré escribiendo, y de vez en cuando escribiré
sobre él, pero prometo omitir las peores cosas.
¿Por qué empezar una nueva guerra? ¿Por qué llenar el mundo de infelicidad?
En los oscuros días de invierno le echaré una manta por encima cuando se quede dormido
en el sofá del tenue salón. ¿Y con qué soñará?
No le pediré que me lo cuente, no le sonsacaré la verdad
que es inútil recordar. Le frotaré la frente
con una mano tan hipnótica como un limpiaparabrisas: quita, quita
Intentaré ser mejor persona, pero en este punto
no puedo prometer nada. Viajar será nuestra mayor alegría, irnos lejos,
dejar todo atrás, ¡gritar a los cuatro vientos lejos de todo!
Llenaré muchos álbumes de fotos de él junto a bahías turquesas,
en salientes de rocas, en jardines botánicos con su verde tintineo.
Cuando volvamos a ver lugares antiguos, parecerán nuevos, y nos hallaremos
en el espacio donde el destino y la experiencia tienen su hogar.
Aquí siempre se dice “bienvenido de nuevo”. Aquí hay pequeños soplidos
cuando entra el tren subterráneo. Aquí las escaleras huelen
al musgo podrido de las alfombras grasientas, chicle pisoteado en la acera.
Aquí hay carteles de neón y mosaicos de luz de píxeles pequeñitos en los rascacielos.
Aquí caminaré con él bajo los árboles del otoño y ver sus colores
resbalando por su cara. Seremos la sombra del otro.
Me recortaré las cejas para que él me vea mejor.
Si se pusiera enfermo, yo no jugaría a ser médico, tosería
semanas enteras junto a él y saborearía nuestro dolor de cabeza. Le mantendré lejos
de la playa y de toda esa naturaleza que sólo arruina su elegancia.
Lo invitaría a comprar ese bolso y ese par de zapatos, pues una persona
nunca puede tener bastante belleza, nunca bastantes atenciones. Nunca bastantes mimos.
Escucharé su música y comprenderé que las cosas no tienen
por qué ser tan jodidas. Existe una alegría más sencilla.
Iré con él al cine y echaré un sueñecito sin que me vea.
Haré nuestra cama todos los días, quitaré los pelillos de la sábana,
airearé el edredón para que el tiempo comience de nuevo con nuevas
experiencias inservibles. Cuando hayamos estado juntos el tiempo suficiente,
podremos columpiarnos en ellas y recoger sus imágenes, que son lo más preciado
que tenemos y así nuestra vida se parecerá cada vez más a un sueño.
Depositaré mi conciencia en él para que todo daño, toda
improcedencia y tontería me termine hiriendo a mí.
Estaré dispuesto a probar nuevos métodos, si eso
mantiene nuestra vida sexual a flote. Abandonaré lo que de joven
encontraba detestable e inmoral, superaré las barreras de la mente,
que no son otra cosa que mensajes rabiosos de los demás en mi cabeza.
Si algún día dejo de quererle, se lo diré
sin rodeos, porque no ha de malgastar su cariño con mi aridez.
Pero quizá nuestro amor siga en pie.
Los días devorarán nuestros rostros hasta que apenas nos podamos reconocer,
pero quizá siga en pie. Será difícil prescindir
de seducciones y autoseducciones, pero quizá siga en pie.
¡Le suplicaré que aguante! Le rogaré en el peor de los casos
que no se termine, que sólo vaya decayendo.
Admiraré su capacidad para llorar en los momentos justos,
cuando en la compasión no haya pasión y en serio
haya de ser atacada. Le invitaré a que hable con amigos
y también contigo. Le recordaré que la diabetes se aloja en
tu cuerpo, y ¿quién sabe qué puede pasar? ¿Te
comprarás una casa en Stockton? ¿Le dará a tu marido un trombo
en los pulmones? ¿Te separarás? ¿Se irán de casa tus hijos
y te dejarán con una vida que una vez fue y ahora ya no…? Sí,
eso intuyo. Pero iré a verte a menudo y pasaré la noche en la habitación de chicas
y me sentiré un poco intimidado. Cuando uno de tus hijos grite: I’ll kill
that fucking cat haré como si estuviera en el patio leyendo poemas.
Desarrollaré un humor casi pánico. Eso intuyo. Me
divertiré sobre el la dryer y el la dishwasher y de todas las maneras
en que cosas y palabras y sensaciones se filtran unos en otros para que nadie
encuentre por fin el camino de vuelta. Tendremos una buena vida, eso intuyo,
pero tampoco mejor que ella. Y más rápido de lo que creía,
mis días en la 99 Cents Store estarían contados, y los tuyos
también. Pero gracias por todos los paseos hasta allí.




El problema, dices, es que no te ves a ti desde fuera, y, joder, él
cree en la densa oscuridad matutina con el camión de la basura
y el crujido del repartidor de periódicos junto a la puerta. El gato, una sombra
furtiva. Como si prefirieras levantarte antes de que el yo despierte
ebrio y te recuerde el último baño de sangre
en el lavabo, el alcohol que en todas partes sisea, fijaciones
como si estuvieras tumbado con carlancas por todo el cuerpo. Los golpes largos
del electroshock por la conciencia, por
diez años, veinte años de desesperación, hasta que todas las palabras empiezan a crujir
y los detalles se salen de recuerdos e imágenes.
Médicos y enfermeras pululan alrededor de ti, actúan
en una pieza de radio llena de voces, pero sin idioma.
¿Y qué más hay que decir? En el orden supremo
dios es una obsesión y la mente te toma el pelo, se cierra
de golpe la puerta contigo en el lado equivocado.
En ese lado la soledad está amueblada con pastillas, los zapatos son
tu mejor amigo, te llevan a los sitios. En ese lado
tienes que obligarte a creer en el orden que falta,
hasta que él en sí mismo sea el símbolo del orden. Ahí
todos los objetos están metidos en sí mismos, también el poso del café,
también las colillas. Sólo los huevos corren, el flujo amarillento,
pero a la mierda los sueños dulces, de los que aún así
uno escapa durmiendo. Ahí no se engaña a la vista, ella es
un engaño. Lo sabes. Ahí la soledad está hasta arriba de dentistas
y vampiresas en el supermercado, tiendas de segunda mano,
el violento paso de las tijeras por el pelo, bolsas de basura en la escalera
de servicio. Como si una tenue luz emanase desde la soledad.
Como a hablarte, increparte, exigirte que pongas el cenicero
totalmente recto, en el borde de la mesa, y pase
por el umbral de la puerta tres veces, antes de que abandones el piso.
Abandonas el piso, sí, pero no la soledad, que cuelga de ti
como un viejo abrigo en un poema zurcido con clichés. Baja
y trae cervezas y un cartón de vino, así irá muy bien. Incluso la lluvia
parece borrachilla. En ella como en tu vida hay sólo dos dimensiones: arriba y abajo,
abajo y arriba. No puedes llegar a nada, salir de nada, volver a nada,
la existencia de los demás es sólo un poco de ruido de hojalata.
Las estrellas están en un acerico en el mismísimo poema. Pelo y uñas
tienen que ser cortados a cada momento, tienen, ni un rizo
tiene que ondear en la camisa cuando esté tendida
en la tabla de la plancha en un nuevo fijado. Y no pides nada más.
Un poco de calma, joder, nada más. Fuerzas para soportarte
en casa en una bolsa de plástico. Nada más.



7 poemas de SMÅ GUDER (2008)
(versión original en danés)

Por: Niels Frank



Regnen du så falde i gården i lange glitrende bændler
ramte mig, og jeg fik den opgave at sortere dråberne efter Indre
Nødvendighed (IN) og begyndte straks at græde, så opgaven blev
endnu mere umulig. Du trøstede mig ved kanalen (IN),
der gjorde det værre. Du trøstede mig ved hvidvinen (IN),
der gjorde det værre. Du trøstede mig, da det hele løb ud i et billede,
og holdt mig så hårdt ind til dig, at vi på stedet blev slyngveninder
eller måske slyngelveninder, girlfriends in crime.
Er det måske så sørgeligt? Nej. Er det måske alligevel
en lille smule sørgeligt? Nej. Men græsset i parken var fugtigt
som et nyvasket gulv, og vi sad rundt omkring på tæpper
med vin og chokoladekiks (IN). Fra en tankes højde lignede parken
et kæmpestort kludetæppe. I den højde kunne man tro,
at dette ene spraglede liv måske var et andet eller tilmed
det andet. Ville du så i det andet liv stå lidt tidligere op
og drikke morgenkaffe med alle dine uægte børn og minde dem om,
at livet fortsætter også uden for hottentotternes rige?
Men det gør det jo. Men det gør du jo. Ville du så
indkalde Gud til samtale og bede ham holde op med at genere folk?
For det gør han jo. For det synes du nogen burde sige (IN).
Ville du gå langs søerne om natten og ryge cigaretter? Ville du
forføre alle de gifte mænd, indtil konerne var dig
dybt taknemmelige? Men det gør du jo. Men det er de jo.
Ville du oversætte linjer som: La pluie, dans la cour
où je la regarde tomber, descend à des allures très diverses.
For det gør den jo. Men det har jeg jo allerede sagt. Og det lød
næsten bedre end originalen, som om oversættelsen var dens opklaring.
Ville du synge på fransk din chanson om den dristige frihed,
der får os til at elske at dø? Friheden altid henvist til det hinsides,
friheden dér, aldrig her. Friheden ikke som en livsform,
som en dødsform. Ville du synge om den hovedkuldse snegl?
Om den glade ”amfivalens”, hvori ordene synes gennemblødt
til skindet og rede til at ydmyge sig selv når som helst (IN).
For det er de jo. Hvori døden ligner en lukkemekanisme.
Men det er den jo. Ville du sidde med fødderne dyppet i mine tårer
som friheden holdt fast i et skæringspunkt med en nål?




Hvor rart at ligge i sengen sammen med
de andre patienter, men rarest selvfølgelig at mærke
din begyndende erektion mod min røv. Begynd,
åh for fanden, begynd nu. Desværre løb filmen med ét bag-
læns i hæsblæsende fart, og selv spillede jeg ridefogeden
med en hånd i underklassen. Dynerne viste sig hurtigt
at være elendige til at holde på hemmeligheder, sprøjtet ud
i lokalpressen næste dag med grovkornede billeder.
Og var jeg egentlig lykkelig som ridefoged?
Jeg var lykkelig som proletar og ustoppelig målscorer,
som skatteyder med papirerne i orden, som fastelavns-
konge, rejsefører, middagsgæst hos gamle venner og modtager
af prisen som alle tiders brokkerøv, jeg var lykkelig,
da jeg læste Vallejos digt om at dø i Paris på en regnfuld dag,
dø fra sin skjorte og skoenes snørehuller,
og måske var jeg tilmed lykkelig, da pikken pulserede,
og håret groede i mit svælg. Måske da fingrene
gled ind i din mund. Nej. Ikke noget måske.
Du er mig kær, men ikke kær nok, et monster
der udspyr løgne i det evige mørke omkring dig, et monster
der kører rundt med pikken på en trækvogn
for at dele ud af den. Det eneste der optager dig
er designerunderbukser og at kneppe. Og en rasende trang
til at ødelægge. Er du så glad?



Skal vi kaste os i pissoiret, dér ligger man
en smule trangt blandt cigaretskod og spytklatter. Over os
alle de slemme ord med telefonnumre, og over dem et hjerte-
kardiogram: skyline af byen New York. Skyerne
riet sammen af flyvemaskiner. Nå, men filmen
er kun lige begyndt. Og hvad ser jeg? Jeg ser, at et dyr er kravlet op
i bukserne på dig, og i lange tider ser jeg ikke andet
end det dyr. Når du åbner den gennemsigtige dør, og crepepapir
og tyl blomstrer så fikst på sin egen lille tuttenuttede måde,
når du tænder stearinlyset, gemmer bussemænd i et skrin,
når du tager de hvide ankelstøvler af med et svup.
Når du kradser i spejlet, og det hele suges ind i et symbol.
Symbol: alle disse ting med spejle i.
Som nu din armhule så smukt polstret.
Læber dunkende i blod. Og i symbolet ser jeg,
at pikken er en guddom, vi kaster os på knæ for den.
Først dens blinde øje, hvori slimen står, og den lille streng
tungen klimprer på. Så den gummiagtige glans, der skinner skaldet,
kværulerer som bare fanden. Vil kun stange løs.
Så de små blærer under rundingen, måske lidt talg,
måske lidt hudrester, lidt gammel sæd og urin. Så det lange styrt,
eskaftet, der har høje tanker om sig selv,
men bulner ud på bugen. Så det genstridige hår, reden
med de udrugede æg, der truer med at klække hvert eneste øjeblik.
Så det hvide glimt og så den ufattelige ro. Jeg kalder på dig
gennem symbolet, men dit navn er et andet. Også
mit. Billederne vokset fast i rav.
Så flove de er over os!    håber vi.





Spermen stod som et lyn ind i parkmørket.
Så er det dig. Den meste erfaring er led, man bliver
ligesom skubbet ud i den. Så er det dig.
Din pik så fin som en skråstreg.
Så er det dig. Åh nej, den gamle dobbelttale som i
kys og kys. Du ved jo digtene altid har ret, men først
bagefter, når det er for sent at gøre noget,
og cyklerne står og venter for enden af skammen.
Så er det dig. Mørket fuldt af vegetarer, søen en sort plet.
Mine fantasier var allerede begyndt at filme med mig,
men du har ret: gu er abstraktioner farlige,
de er selvfornægtende, ligesom
dig. Siden tog du hævn over uskylden
med dens egne midler, størknede klude og diskrete åndedrag,
lege den lumske leg om tiltrækning, vil, men vil ikke,
men vil jo, fatter du det ikke?
Jo. Godt så. Så er det dig.
Uskyld: en depraveret natur, en park
hengemt i en papkasse. Udløsningens gisp.
Endnu en gang var det bedre at tænke på det
end at gøre det, og heraf kan man ingenting lære,
du gør det jo igen. Er dét så uskyld?
Så er det dig. Måske går man virkelig mild (eller blid?)
ind i sin egen nat som ind på et værtshus, der ligner
den berømte lomme … det var det. Nærmere
kom vi det ikke. Vandet under broen var iskoldt,
og en sød duft blev hængende i trøjen længe efter.
Den klædte dig. Men nu kan du selv se,
at forelskelser trækfugleagtigt drager
varmere steder hen.




Digter mig her og digter mig der. Du fremstiller
digte iført kittel, men du er ikke hjemme
ét sekund i dem. Du har aldrig mærket poesien
hærge i dig. Du kravler op mod den
på blødende knæ, du er slesk over for den,
trygler den om bare ét godt ord
og får ”tissetrængende”. Så prøver du nye ord
foran spejlet, men alt sidder dårligt på dig.
Dine verslinjer ligner ordensbånd, skal
dekorere dig i højere verdener. Du giver dig selv
digte for, og øjeblikket efter at du har skrevet
et nyt digt, ringer du til Gud
og læser det højt.




 Vil jeg tage din søn til ægtemand? Ja, gerne,
nu du spørger. Jeg vil passe og pleje ham og lære ham
at holde af dansk mad, selv om det er svært, også for mig.
Jeg vil lære ham at stave lidt bedre, men at sproget
skulle rumme sin egen usynlige ånd har jeg aldrig troet på, og det
vil jeg ikke lære ham. Jeg vil ikke tale dansk til ham, at tale
et fremmed sprog i sit eget land er gunstigt for den kritiske distance,
der skal til for at se sig selv udefra uden at være udenfor.
Tænk bare på ordene knajter og sutsko.
Jeg vil mene, hvad jeg siger, og ellers ikke sige det.
Jeg vil sige ting som: Where are my underwear?
Did you close the window in the kitchen? Are you
leaving already? Alt sammen meget kritisk. Alt sammen fuldt af distance.
Ordene vil skifte så snapt som felterne i en spillemaskine.
Jeg vil fortælle ham, at modsætninger ikke kan leve uden hinanden,
skønt den ene afskyr den anden som pesten. Men hvorfor egentlig?
Hver dag vil jeg lytte efter hans fodtrin på trappen, de små
ivrige trin, som svævede han på tyngdekraften hele vejen op. Jeg vil beundre
hans modvilje mod at ”få et liv” – måden han nægter at blive blandet ind
i tilværelsen på! Jeg vil forsøge at være kærlig, skønt håndgribelighed
ikke ligger til mig. Men jeg vil holde ham i hånden, når flyveren
kurer rundt i en såkaldt turbulens, når tordenskraldene bliver lidt for
nærgående, når berusede venner kører os hjem fra en fest,
og vi sidder på bagsædet med en følelse af sidste afkørsel til … ja,
til hvad? Jeg vil kysse ham farvel, hver gang han går, og savne ham
straks. Jeg vil vaske hans tallerkner. Jeg vil forsøge ikke at skrige
ad ham, selv i de mest kulørte skænderier, der kunne opstå.
Det er vigtigt at lufte ud, men orkaner og storme bør varsles.
Jeg vil lyve så lidt som muligt. Ikke fordi sandheden ifølge mundheldet
er lettere at huske, men løgne får mig til at dirre, som når man
pludselig støder ind i en gammel fjende på gaden.
Jeg vil blive ved med at skrive, og nu og da vil jeg skrive
om ham, men jeg skal nok udelade de allerværste ting.
Hvorfor dog starte en ny krig? Hvorfor fylde verden med glædesløshed?
I de mørke vinterdage vil jeg lægge et tæppe over ham, når han er faldet i søvn
på sofaen i den dunkle stue. Hvad drømmer han mon om?
Det vil jeg ikke bede ham fortælle, jeg vil ikke udfritte ham om sandheden,
der ikke er til at huske. Jeg vil stryge ham over panden
med en hånd så hypnotisk som en vinduesvisker: gå væk, gå væk.
Jeg vil forsøge at forbedre mig, men kan på det punkt
ingenting love. At rejse vil være vores største glæde, at komme væk,
at lægge tingene bag os, at skride højt og helligt fra det hele!
Jeg vil fylde mange album med billeder af ham ved turkise bugter,
på klippefremspring, i botaniske haver med deres tingeltangelgrønt.
Når vi genser gamle steder, vil de forekomme nye, og vi vil befinde os
i det mellemrum, hvor skæbne og anelse og erfaring har hjemme.
Her bydes man altid ”velkommen tilbage”. Her er de små pust,
når undergrundstoget kommer ind. Her lugter trappeopgangene
af råddent mos fra de fede tæpper, tyggegummi er trådt ud på fortovet.
Her er neonskilte og højhusenes lysmosaikker af ganske små pixels.
Her vil jeg gå med ham under efterårstræerne og se deres farver
skylle hen over hans ansigt. Vi vil blive hinandens skygge.
Jeg vil studse mine øjenbryn, så jeg bedre kan se ham.
Hvis han skulle blive syg, vil jeg ikke lege læge, jeg vil hoste
i ugevis sammen med ham og nyde vores hovedpiner. Jeg vil holde ham væk
fra strande og al anden natur, der blot vil forpurre hans elegance.
Jeg vil opfordre ham til at købe dén taske og dé par sko, for et menneske
kan aldrig få skønhed nok, aldrig opmærksomhed nok. Aldrig forkælelse nok.
Jeg vil lytte til hans musik og forstå, at tingene ikke behøver
være så fandens komplicerede. Der findes en enklere glæde.
Jeg vil gå med ham i biografen og slumre hen, uden at han ser det.
Jeg vil rede vores seng hver dag, vifte de små hår af lagnet,
flapre med dynen i luften, så tiden kan begynde forfra med at lave
nye ubrugelige erfaringer. Når vi har været sammen længe nok,
kan vi gynge ind og ud af dem og hente deres billeder, som er det dyrebareste
vi har, og vores liv vil således mere og mere ligne en drøm.
Jeg vil deponere min samvittighed hos ham, så al skade, al
utilstedelighed og dumhed vil ende med at såre mig selv.
Jeg vil være villig til at afprøve nye metoder, hvis det
kan holde vores sexliv i gang. Jeg vil opgive, hvad jeg som ung
fandt ækelt og umoralsk, jeg vil overvinde sindets begrænsninger,
der alligevel blot er de andres tordnende budskaber i mit hoved.
Hvis jeg en dag ikke længere elsker ham, vil jeg uden omsvøb sige det
til ham, for hans ømhed skal ikke spildes på min goldhed.
Men måske vores kærlighed vil stå ved magt.
Dagene vil æde af vores ansigter, indtil vi knap genkender hinanden,
men måske vil den stå ved magt. Forførelser og selvforførelser
vil være svære at undgå, men måske vil den stå ved magt.
Jeg vil bønfalde ham om at holde ud! Jeg vil bede til,
at det i værste fald ikke slutter, at det bare holder op.
Jeg vil beundre hans evne til at græde på de rigtige tidspunkter,
når medlidenheden er blevet lidt for liden, og der for alvor
skal sættes ind. Jeg vil opfordre ham til at tale med venner
og også med dig. Jeg vil minde ham om, at sukkersygen huserer
i din krop, og hvem ved hvad der kan ske? Vil du
købe hus i Stockton? Vil din mand få blodpropper
i lungerne? Vil du blive skilt? Vil dine børn flytte hjemmefra
og efterlade dig med et liv, der engang var og nu ikke længere …? Ja,
det forudser jeg. Men jeg vil besøge dig så ofte jeg kan og overnatte i pigeværelset
og kun føle mig en lille smule skræmt. Når en af sønnerne råber: I’ll kill
that fucking cat! vil jeg lade som om jeg sidder i baghaven og læser digte.
Jeg vil udvikle en næsten panisk humor. Det forudser jeg. Jeg vil
more mig over la dryer og la dishwasher og alle de andre måder
ting og ord og følelser filtrer sig ind i hinanden på, så ingen
til sidst kan finde hjem. Vi vil få et godt liv, det forudser jeg,
men så heller ikke bedre. Og hurtigere end jeg troede,
vil mine dage i 99 Cents-butikken være talte, og det vil
dine også. Men tak for alle turene dertil.





Problemet er, siger du, at du ikke kan se dig selv udefra, og det
tror da fanden i det tætte morgenmørke med skraldevogn
og avisbudets raslen ved døren. Katten en snigende
skygge. Som om du helst vil stå op, inden jeget vågner
omtåget og minder dig om det seneste blodbad
på toilettet, alkoholen der tisker overalt, bæltefikseringer
som lå du i pighalsbånd over hele kroppen. Elektrochokkets
lange stød ind gennem bevidstheden, ind gennem
ti års, tyve års fortvivlelse, indtil alle ord begynder at knitre
og detaljerne falder ud af erindringer og billeder.
Læger og sygeplejersker vrimler rundt om dig, optræder
i et radiospil fuldt af stemmer, men intet sprog.
Og hvad er der også at sige? I den højere orden
er Gud en tvangstanke, og sindet leger kispus, smækker
pludselig døren i med dig på den forkerte side.
På dén side er ensomheden møbleret med piller, skoene er
dine bedste venner, tager dig steder hen. På dén sid
må du tvinge dig selv til at tro på den manglende oden,
indtil det i sig selv er symbolet på orden. Dér
er alle genstande indfoldet i sig selv, også kaffegrumset,
også cigaretskodderne. Kun æggene løber, den gullige udflåd,
men til helvede med de bløde drømme, som alligevel ikke
forstår et klap. Dér vil synet ikke bedrages, det er
bedraget. Det ved du. Dér er ensomheden proppet med tandlæger
og skuresvampe i supermarkedet, genbrugsbutikker,
saksens hidsige gang gennem håret, affaldsposer på bag-
trappen. Som om et tyndt lys strømmede ud fra ensomheden.
Som om den kun vil dig det godt. Lige indtil den begynder
at tale til dig, irettesætter dig, kræver at du stiller askebægeret
fuldstændig lige, i flugt med bordkanten, og træder
hen over dørtærsklen tre gange, inden du forlader lejligheden.
Forlader lejligheden, ja, men ikke ensomheden, der hænger på dig
som en gammel overfrakke i et digt strikket sammen af klicheer. Ned
og hente guldbajere og papvin, så går det rigtig godt. Selv regnen
synes fordrukken. I den som i dit liv er der kun to dimensioner: op og ned,
ned og op. Du kan ikke nå frem til noget, ikke ud til noget, ikke tilbage,
de andres tilværelse er blot lidt rumsteren i blikket.
Stjernerne sidder i en nålepude i det selvsamme digt. Hår og negle
skal klippes hvert andet øjeblik, de skal, ingen krøller
må hvirvle hen over skjorten, når den ligger udstrakt
på strygebrættet i en ny fiksering. Så forlanger du ikke mere.
Lidt ro, for fanden, ikke mere. Kræfterne til at bære
dig selv hjem i en plasticpose. Ikke mere.






















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada