jueves, 16 de junio de 2011

HÉCTOR ALFONSO MONSALVE [3.928]


HÉCTOR ALFONSO MONSALVE


Héctor Alfonso Monsalve Viveros. 
Chileno, 15 de Septiembre de 1970.




YO NO SOY HÉCTOR

Dejé de serlo un día
en que me vi caminando hacia la luz
en una calle perdida de Ciudad de Panamá

Era tan bella la luz
Sentí calor en el cuerpo al acercarme
Dolían los párpados, la cara

Quemaba la noche
y como único gesto
ante el peligro y aún de pie
cerré lo ojos, dije tu nombre

Son las 5 de la mañana
y la luz es un sueño repetido

Pienso en mis hijas
En dejar de hacer algunas cosas
En que estar solo es parte de la vida








¿RECUERDAS ESA TARDE?

Tomabas café y decías
que querías volver el tiempo atrás

Así, casi desnuda, como estabas
creías poder delimitar, redefinir

Y yo te dejaba hablar
leer mis versos
tocarme a veces la rodilla

Ahora pienso que esa tarde
así, vestido aún, con mi corbata
fui realmente el que soñaba ser








POR ESO SALÍ Y LLOVIÓ EN EL VALLE

Mi abuelo se llamó Héctor
Mi padre se llama Héctor

¿Cuanto abarca ese nombre?
¿Está en él la furia de la vida?
¿Cuántas miradas hacia el cielo en la mañana?

En la mañana las sombras se retiran
y se ve el verde del camino
el amarillo de los cerros

Entonces
yo voy hacia el gran río que brilla:
No soy Héctor

Como una hoja que se desprende del tiempo
y se desvanece
y se olvida de si misma
yo voy hacia el gran rio


de los peces que ahí habitan


de la humildad de las piedras
bajo el agua
que ahí habitan

Conozco la orilla de ese rio que se alarga
hasta el bosque infinito
en donde renace también

Sé, secretamente
de las posas profundas de agua limpia
en donde sólo la oculta zonja crece
Del pájaro que ama la superficie del río
(porque se ve volar en su reflejo)
Del tigre que bebe en esa agua el tiempo
Del pequeño animal que pierde el gran Temor

Yo voy hacia el gran rio
Yo soy en el futuro en ese espacio
Ya no cabe mi canto en el gran canto
Escribo en el agua en movimiento









ARTE POÉTICA

El poeta se pone de pié y reza
al hombre
a la mano del niño que toca
por primera vez el agua
del mar entre las rocas

A la niña que se enamora
y ya no quiere jugar con sus hermanas

El poeta detiene el tiempo

Por eso alza las manos contra el cielo
para devolver la lluvia
para cambiar el orden de las cosas










SÓLO ASÍ ES POSIBLE LA MAGIA

Hay que internarse en uno mismo
reconociéndose
como quien mira a su padre
cruzar la calle
desde lejos

A veces me faltan besos para eso
y me sobran pasos hoy
aquí en México D.F.
mientras Héctor nada en la piscina
yo hablo sólo

Sé que hay una fiesta cerca de esta casa





De Elena (2010)


REGOCIJO

Ahora es tarde y la casa
tiene olor a cera

Hay sombras
de madera intacta

Elena se desnuda sentada
apretada con frío

Olvidó cerrar a tiempo las ventanas

Pero antes
dejó dulces en el velador








QUE COSAS EXTRAÑAS ME TRAJISTE

La primera vez que te vi
volaron en bandada
por la calle Providencia
palomas en la noche

Emigraron a oscuras

El día en que te vi
cayeron cientos de polillas
sobre el capó de mi auto
y yo las confundí con hojas secas

Bailabas arriba de la mesa para mí
Callabas durante horas para mí
Arriesgabas tu vida

Que cosas extrañas me trajiste

¿Recuerdas aquel farol que se apagaba
cada vez que decías: no te quiero?










DENTRO DE MÍ TU CORAZÓN

Sinuoso espejo
¿qué palabras te aterran?

Yo te digo que aún estando no están
aún tomando de la misma copa
saludando con el brazo en alto
no están

Y no es que se hayan ido para siempre
no estuvieron siquiera
Cúmulo de imágenes vacías
Groserías del tiempo

Espejo, ¿supiste del bosque o la neblina
que son recolectores como tú?

Dices: dentro de mí la princesa
corre inconmovible hacia la sala
vestida de azul, de verde, de rosado
corre inconclusa hacia la sala

Dentro de mí
sabe del control de sus pasiones
Nadie la ve llorar porque no llora
Nadie la ve correr porque no corre

Y crece sin embargo
Y reina en su reino indestructible









CERTITUD

Ella sabe que muere
Ese es el punto

Y todos son reflejo y parte de ella
que enfrenta a la muerte
sola y desafiante
con los pies helados

Elena intenta conservar los ritos
doblegar al tiempo en cosas simples

Ve servir la mesa
(Le traen agua ahora en el poema)

Ella mantiene rutinas ya no teme
Olvidó el miedo de golpe hace unas noches
Algo violento en la forma de la tarde

Elena intenta quedarse para siempre
estira los dedos de la mano
busca un rasgo que inicie su fantasma






ESCENA DIEZ

- Único testigo -

Cómo volaba envuelta en polen
cercada por hortensias
transparente entre el ramaje
yo la vi

Pero no sé decir aún ramaje
y menos polen
Apenas puedo escribir
para contarles

soy tan pequeña

Me escondo entre quebrachos
y miro a Elena como es:
Baila a escondidas
Ama a un único hombre
No compara

Cuando me ve
me pide auxilio
Ella está a punto de caer

Y alguien la empuja

Luego todos
no sé si por tristeza
(porque no sé decir tristeza)
inventamos su danza
y ahora
la bailamos en las tardes
bajo el sol


De Poemas Reclinables (1997)

1

Nunca
escribí algo para tí
Ni siquiera rocé el espacio
de tu vientre con mi lápiz
Sólo dibujé tus muslos
reflejados y empañados
en el vidrio de mi auto
con pasión


11

Puedo ver alejándose
su cuerpo acurrucado
por las sábanas vírgenes
donde escribí un poema interminable
recordando lo sacro de sus pies
entrecruzados


Serenata Muda

Un loco sol dice la luna, un loco día.
Yo paso la noche en veda, diariamente. Me paro en puntas de edificios, suyo. Y ella, sólo en la primera lluvia empapa.

Sin seso, aprieto mi vacío cráneo hueco; donde la encuentro desnuda. Desde esa orilla. Parto. Orate de amor por ella. Loco del coco. Loco al fin y al principio. (En la palabra prosa está la rosa y todo un río en la palabra frío. Pero en loco ¿Marisco vino blanco o vino tinto lágrima, llanto?)

Voy y vuelvo yo yo. Vas y sigues. Vas, volantín cortado. Se aleja, se va la cordura y la gordura. Una musa gorda, sorda. (Obesamedueles).

Astronauta de sus astros ojos. Loco de atar. De sus ojos astros, astronauta.

Ya no hay luz. Sólo, una muerte loca, desde una cuerda vida, arácnida.
De acuerdo, los puntos en la tele son estrellas, mar.
Silencio cósmico lo tuyo. Cómico silencio.

Me alejo, con una musa araña. Con un pasado lento a lo mejor. Con un pausado y lento a lo mejor con una serenata muda. (Por ejemplo la vida).





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada