miércoles, 3 de noviembre de 2010

BLAGA DIMITROVA [1.718]



BLAGA DIMITROVA

Blaga Nikolova Dimitrova, Bulgaria, nació el 2 Enero 1922 y murió el 2 Mayo 2003. Renombrada escritora, poetisa y crítica literaria búlgara. Su primera novela, “Viaje en mí misma”, autobiográfica en el fondo, genera gran interés porque aborda el tema candente de las condiciones políticas y sociales en Bulgaria en los años 60.
Las dos novelas siguientes, “Desviación” y “Avalancha”, al principio censuradas pero publicadas a finales de los años 70, se vuelven tan populares en los ámbitos culturales de Bulgaria que son adaptadas como guiones cinematográficos. Los filmes cosechan éxitos en los festivales de cine en Bulgaria y en el extranjero.
Uno de los mejores trabajos de Blaga Dimitrova es su novela “Semblante” escrita en 1977. El libro contiene una crítica directa al régimen comunista búlgaro. Lanzado a finales de 1981 consiguió éxito inmediato, pero fue retirado de circulación y todos los 300,000 ejemplares fueron llevados a un depósito especial para libros prohibidos.


POEMAS DE BLAGA DIMITROVA CEDIDOS PARA
SU PUBLICACIÓN EN ESTA ANTOLOGÍA
POR ALBERT LÁZARO-TINAUT (IMPEDIMENTA)

Poemas de Blaga Dimitrova
pertenecientes a la antología Espacios,
traducidos por Zhivka Baltadzhieva
Del libro ESPACIOS, Blaga Dimitrova. Antología
bilingüe búlgaro-español. Selección,
edición bilingüe, prólogo y traducción
de Zhivka Baltadzhieva. “La Poesía, señor hidalgo”,
Barcelona, 2006. 


Dimensiones o cruz 

De ala a ala,
abierta,
la medida del ave 
para el horizonte. 

De mano a mano, 
en la cruz clavada, 
la medida del hombre 
para el Universo.


Siembra a ciegas 

Arrojadas de ninguna parte 
por la mismísima mano vacía del Universo,
semillas de laboratorio, 
esparcidas y abandonadas a su suerte, 
o peor todavía, 
bajo permanente control, 
nos precipitamos
y precipitamos 

cada vez más aceleradamente,
más unidireccional, 
más vertical, 
cada vez más y más 
hacia la Tierra,

hasta sembrarnos en ella.

¿Y qué brotará?


Futuro radiante 

–¿Pájaro? –preguntarán los niños–. ¿Pero qué es eso?
–Algo policromo, con plumas, alado.
Muy hermoso, etéreo. 
Vuela hasta las nubes. 
Y canta como una campanilla cristalina.
¿Vuela? –exclamarán los niños– ¿Sin pilas,
por sí sólo?
¿Su canto hechiza?
¿Todo plumas de colores deslumbrantes?
¿Y no nos ataca, no mata? 
¡No! ¡Fantasías!
¡No ha habido, y menos habrá todavía
un ser así, de cuento de hadas!


Hasta dónde llegaremos 

De la época de los enormes dinosaurios, 
a pesar de que corrían a desmayante velocidad, 
apenas han llegado a nosotros fósiles
de vértebra o cascarón. 

¿Desde nuestra época de vanidosos homosaurios
que vuelan a velocidad supersónica, 
hasta dónde llegaremos bajo las cenizas
con el herrumbroso casquillo de bala? 

¿Bajarán? los superiores equisaurios, 
subatmosféricos buceadores-arqueólogos, 
a arrancar con telepáticas uñas 
desde el fondo del tiempo de nuestros barcos, 

hundidos para siempre jamás, 
el congelado embrión de una loca idea, 
las huellas dactiloscópicas del dolor, 
los moluscos de unos verbos:

Non omnis moriar. 
To be o not to be. 
SOS.


Muralla china 

A primera vista la reconocí, y ella a mí.
Peldaño tras peldaño 
siempre hacia arriba
por la milenaria muralla dentada. 
Ningún guía me hacia falta, 
ni lengua de confusiones. 
El ancestral cordón umbilical me conducía 
a ciegas.

Echaba vistazos por las aspilleras.
Al otro lado permanecían
la misma hierba ingenua,
las mismas montañas y bosques y cielo
radicalmente otros:
amenazantes, prohibidos, ajenos,
guaridas del terror y los sobresaltos.

Mucho tiempo anduve por esa espalda de dinosaurio,
alzada de horizonte a horizonte, 
de época a época 
sellando el aire, 
suspendiendo el eco. 
Sólo el tiempo como culebra
se abre paso sin obstáculo, 
instante tras instante, 
convulsión tras convulsión, 
siglo tras siglo.

Palmeaba el hombro de la piedra
con un gesto familiar y le decía en silencio:
Estás en mis células, emparedada,
desde antes de nacer.
Tus aspilleras
son mis ojos hacia el mundo
entornados de desconfianza.
Tu cuerpo está soldado
con mi sangre, sudor y lágrimas
piedra sobre piedra,
horror sobre horror,
silencio sobre silencio.

¿Cuántos milenios de eternidad me serán necesarios
para en mí misma derrumbarte?



NO DEJES PASAR EL MOMENTO

Tu camino te llevó hasta el abismo.
Ha llegado el momento
de volar.

(1999)


SOLO

El árbol perdona al viento
que le saquea las hojas
y le abraza con ramas.
El ave perdona a la nube
que se traga al sol
y la saluda con alas.
La ola perdona a la piedra
que le impide el salto
y la envuelve en caricias.
Sólo el hombre no perdona
al aire, al agua, a la piedra,
a ninguna criatura terrestre.
Persigue a todo con ensañamiento.

Y solo está en el universo.

(1994)


CÍRCULO

Los crímenes se repiten.
No tienes pasado si no tienes memoria.
Y encima pretendes futuro.

(1966)


Traducción de Zhivka Baltadzhieva






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada