lunes, 23 de agosto de 2010

607.- JACQUES BREL


Jacques Romain Georges Brel. Bruselas (Bélgica). (8 de abril de 1929 - 9 de octubre de 1978), conocido artísticamente como Jacques Brel, fue un cantante belga francófono y, al mismo tiempo, actor y cineasta. Sus canciones son famosas por la poesía y honestidad de sus letras. Tal vez su canción más conocida a nivel internacional es Ne me quitte pas, que se lanzó en 1959.
Aún hoy, nos asombra por su potencia, su poesía y su actualidad.




Cuando no hay más que amor

Cuando no hay más que amor
Para ofrecerse en reparto
En el día del gran viaje
Que es nuestro gran amor
Cuando no hay más que amor
Mi amor tú y yo
Para que estallen de alegría
cada hora y cada día
Cuando no hay más que amor
Para vivir nuestras promesas
Sin ninguna otra riqueza
Que la de creer en él siempre
Cuando no hay más que amor
Para amueblar con maravillas
Y cubrir de sol
la fealdad de los arrabales
Cuando no hay más que amor
como única razón
como única canción
y único auxilio

Cuando no hay más que amor
para vestir de madrugada
A pobres y malandrines
Con abrigos de terciopelo
Cuando no hay más que amor
Para ofrecer como plegaria
por los males de la tierra
cual simple trobador
Cuando no hay más que amor
Para ofrecer a aquellos
Cuyo único combate
Es buscar el día
Cuando no hay más que amor
Para trazar un camino
Y forzar el destino
En cada encrucijada
Cuando no hay más que amor
Para hablar a los cañones
Y nada más que una canción
Para convencer a un tambor

Entonces sin tener nada
Más que la fuerza de amar
Tendremos en nuestras manos
Amigos el mundo entero

Libellés : Jacques Brel




No me abandones

No me abandones
Hay que olvidar
Todo puede olvidarse
Se olvidará este tiempo
de malentendidos
y tiempo perdido
y sabremos cómo
olvidar esas horas
que a golpe de por qués
mataron el corazón de la felicidad.
No me abandones
No me abandones
No me abandones
No me abandones

Yo te daré
las perlas de la lluvia
que vienen de países
que ignoran las lluvias
Cavaré en la tierra
luego de mi muerte
para cubrir tu cuerpo
de oro y luz
Haré un país
donde el amor sea rey
donde el amor sea ley
donde serás la reina
No me abandones
No me abandones
No me abandones
No me abandones

Yo crearé absurdas palabras
que tú comprenderás
Te hablaré
de aquellos amantes
que vieron dos veces
arder sus corazones
La historia de aquel rey
muerto por no haberte encontrado
No me abandones
No me abandones
No me abandones
No me abandones

Hemos visto hacer fuego
al viejo volcán apagado
Las tierras que han ardido
dan mejor maíz
que el mejor Abril
y cuando llega la tarde
para que un cielo queme
el rojo y el negro
no pueden mezclarse
No me abandones
No me abandones
No me abandones
No me abandones

No lloraré más
No voy a llorar más
Ni más hablaré
Me esconderé aquí
a verte bailar y reír
Déjame ser la sombra de tu sombra
la sombra de tu mano
la sombra de tu perro
No me abandones
No me abandones
No me abandones
No me abandones

Traducción de
Harold Alvarado Tenorio




Grand Jacques

Es demasiado fácil entrar en las iglesias
Desahogar todas sus suciedades
De cara al cura que en la luz gris
cierra los ojos para perdonarnos mejor.

Cállate, pues, Grand Jacques
¿Qué conoces del buen Dios?
Un cántico, una imagen
No conoces nada mejor.

Es demasiado fácil cuando se acaban las guerras
Ir a vociferar que era la última.
Amigo burgués usted me da envidia
¿No ve usted, pues, sus cementerios?

Cállate, pues, Grand Jacques
Y déjales gritar
Déjales llorar de alegría
Tú que incluso no fuiste soldado.

Es demasiado fácil cuando un amor se muere
Que se parte en dos porque los hemos plegado demasiado
Ir a llorar como los hombres lloran
Como si el amor durase la eternidad.

Cállate, pues, Grand Jacques
¿Qué conoces del amor?
Ojos azules, cabellos locos
No conoces nada en absoluto.

Y dítelo, pues, Grand Jacques
Dítelo muy frecuentemente
Es demasiado fácil
Es demasiado fácil
Aparentar.

Libellés : Jacques Brel




El borracho

Amigo llena mi vaso,
uno más y me voy,
uno más y me marcho.
No no lloro,
canto y estoy alegre,
pero me duele ser yo mismo.
Amigo llena mi vaso.
Amigo llena mi vaso.

Bebamos a tu salud.
Tú que sabes decir tan bien
que todo puede arreglarse,
que ella va a volver.
Tanto peor si eres un mentiroso
tabernero sin ternura.
Estaré borracho en una hora.
Estaré sin tristeza.


Bebamos a la salud
de los amigos y de las risas
que volveré a encontrar,
que volverán a mí.
Tanto peor si estos señores
me dejan en tierra.
Estaré borracho en una hora.
Estaré sin cólera.

Amigo llena mi vaso.
Uno más y me voy.
Uno más y me marcho.
No no lloro.
Canto y estoy alegre,
pero me duele ser yo mismo.
Amigo llena mi vaso.
Amigo llena mi vaso.

Bebamos a mi salud,
que se beba conmigo,
que se venga a bailar,
que se comparta mi alegría.
Tanto peor si los bailarines
me dejan bajo la luna.
Estaré borracho en una hora.
Estaré sin rencor.

Bebamos a la salud de las muchachas
que me quedan por amar.
Bebamos por las chicas
que voy a hacer llorar
y tanto peor para las flores
que ellas me rechazarán.
Estaré borracho en una hora.
Esstaré sin pasión.

Amigo llena mi vaso.
Uno más y me voy.
Uno más y me marchó.
No no lloro,
canto y estoy alegre,
pero me duele ser yo mismo.
Amigo llena mi vaso.
Amigo llena mi vaso.
Bebamos por la puta
que me ha estrujado el corazón.
Bebamos por toda la pena.
Bebamos por el llanto a chorros
y tanto peor para las lágrimas
que me llueven essta tarde.
Estaré borracho en una hora.
Estaré sin memoria.

Bebamos noche tras noche.
Ya que seré demasiado feo
para la más insignificante Silvia,
para el menor pesar.
Bebamos que ya es hora.
Bebamos nada más que por beber.
Estaré bien en una hora.
Esstaré sin esperanza.

Amigo llena mi vaso.
Uno más y me voy.
Uno más y me marcho.
No, no lloro.
Canto y estoy alegre.
Todo se arregla ya.
Amigo llena mi vaso.
Amigo llena mi vaso.
Amigo llena mi vaso.




Ya llego

De crisantemos en crisantemos
Nuestras amistades van partiendo
De crisantemos en crisantemos
La muerte potencia nuestras dulcineas
De crisantemos en crisantemos
Las otras flores hacen lo que pueden
De crisantemos en crisantemos
Los hombres lloran las mujeres llueven.

Ya llego ya llego
Pero cuánto me hubiera gustado
Una vez más arrastrar mis huesos
Hasta el sol hasta el verano
Hasta la primavera hasta mañana
Ya llego ya llego
Pero cuánto me hubiera gustado
Una vez más ver si el río
Es aún río ver si el puerto
Es aún puerto verme aún allí
Ya llego ya llego
Pero porqué yo porqué ahora
Porqué ya y a dónde ir
Ya llego, seguro, ya llego
Pero nunca he hecho otra cosa que llegar.

De crisantemos en crisantemos
Cada vez más solitario
De crisantemos en crisantemos
Cada vez supernumerario
Ya llego ya llego
Pero cuánto me hubiera gustado
Una vez más tomar un amor
Como se toma el tren para no estar más solo
Para estar en otra parte para estar bien
Ya llego ya llego
Pero cuánto me hubiera gustado
Una vez más llenar de estrellas
Un cuerpo que tiembla y caer muerto
Quemado de amor con el corazón en cenizas
Ya llego ya llego
Incluso no eres tu quien se adelanta
Soy yo quien se retrasa
Ya llego, seguro, ya llego
Pero nunca he hecho otra cosa que llegar.





El diablo (va bien)

Un día el diablo vino a la tierra.
Un día el diablo vino a la tierra para
vigilar sus intereses. Todo lo vio el
diablo y todo lo oyó y tras haber
visto todo, tras haber escuchado todo
volvió a su casa, allá.
Y allá se había preparado un gran banquete.
Al final del banquete se ha levantado el diablo
y ha pronunciado un discurso:

Va bien.
Siempre hay un poco por doquier
Fuegos que iluminan la tierra muy bien
Va bien
Los hombres se divierten como locos
En los peligrosos juegos de la guerra
Va bien
Los trenes descarrilan con estrépito
Porque muchachos llenos de ideal
colocan bombas en las vías
Eso hace muertes originales
Eso hace muertes sin confesión
Confesiones sin remisión
Va bien

Nada se vende más todo se compra
El honor e incluso la santidad
Va bien
Los estados mudan a escondidas
en anónimas sociedades
Va bien
Los grandes se arrancan los dólares
Llegados del país de los niños
Europa ensaya El Avaro
En un decorado de mil novecientos
Eso hace muertos de inanición
Y la inanición de las naciones
Va bien

Los hombres han visto tanto de esto
Que sus ojos se han vuelto grises
Va bien
E incluso ya no se canta
en todas las calles de París
Va bien
Se trata a los valientes de locos
Y a los poetas de necios
Pero en todos los periódicos
Todos los cabrones tienen su foto
Eso hace daño a las gentes honestas
Y reir a las gentes deshonestas.
Va bien, va bien, va bien, va bien.




Yo no sé

Yo no sé porqué la lluvia
Deja allá arriba sus oropeles
Que son las pesadas nubes grises
Para acostarse sobre nuestras laderas
Yo no sé porqué el viento
Se divierte en las mañanas claras
propalando risas de niños
débiles carillones del invierno
Yo no sé nada de esto
Pero sé que te amo todavía

Yo no sé porqué la carretera
Que me empuja hacia la ciudad
Tiene el olor insulso de los fracasos
de álamo en álamo
Yo no sé porqué el velo
De niebla helada que me escolta
Me hace pensar en catedrales
Donde se llora por los amores muertos
Yo no sé nada de esto
Pero sé que te amo todavía

Yo no sé porqué la ciudad
Me abre sus murallas de suburbios
Para dejarme deslizar frágil
Bajo la lluvia entre sus amores
Yo no sé porque esa gente
Para mejor celebrar mi derrota
Tiene la nariz pegada a las ventanas
Yo no sé nada de esto
Pero sé que te amo todavía

Yo no sé porque esas calles
Se abren ante mí una a una
Vírgenes y frías frías y desnudas
nada más que mis pasos y sin luna
Yo no sé porqué la noche
Tocándome como a una guitarra
Me ha forzado a venir aquí
Para llorar ante esta estación
Yo no sé nada de esto
Pero sé que te amo todavía

Yo no sé a qué hora parte
Ese triste tren para Amsterdam
Que una pareja debe tomar esta noche
Una pareja en la que tú eres la mujer
Y yo no sé para qué puerto
Parte de Amsterdam ese gran navío
Que rompe mi corazón y mi cuerpo
Nuestro amor y mi porvenir
Yo no sé nada de esto
Pero sé que te amo todavía
Pero sé que te amo todavía




La ternura

Por un poco de ternura
Daría los diamantes
Que el diablo acaricia
En mis cofres de plata.
Por qué crees tu la bella
Que los marinos en el puerto
Vacían sus escarcelas
Para ofrecer tesoros
A falsas princesas.
Por un poco de ternura.

Por un poco de ternura
Yo cambiaría de rostro
Cambiaría de ebriedad
Cambiaría de idioma.
Por qué crees tu la bella
Que en la cumbre de sus cantos
Emperadores y trovadores
Abandonan con frecuencia
Poderes y riquezas.
Por un poco de ternura.

Por un poco de ternura
Te ofrecería el tiempo
Que queda de juventud
En el verano que termina.
Por qué crees tu la bella
Que asciende mi canción
Hacia el encaje claro
Que danza sobre tu frente
Inclinado hacia mi angustia.
Por un poco de ternura.




Las Flamencas

Las Flamencas bailan sin decir nada
Sin decir nada en los domingos sonantes
Las Flamencas bailas sin decir nada
Las Flamencas no son habladoras
Si bailan es porque tienen veinte años
Y que a los veinte años hay que prometerse
Prometerse para poder casarse
Y casarse para tener niños
Eso es lo que les han dicho sus padres
El bedel e incluso su eminencia
El arcipreste que predica en el convento
Y es por eso y es por eso por lo que bailan

Las Flamencas
Las Flamencas
Las Fla
Las Fla
Las Flamencas

Las Flamencas bailan sin temblar
Sin temblar en los domingos sonantes
Las Flamencas bailan sin temblar
Las Flamencas no son temblorosas
Si bailan es porque tienen treinta años
Y que a los treinta años es bueno mostrar
que todo va bien que crecen los niños
Y el lúpulo y el trigo en el prado
Ellas son el orgullo de sus padres
Y del bedel y de su eminencia
El arcipreste que predica en el convento
Y es por eso y es por eso por lo que bailan

Las Flamencas...

Las Flamencas bailan sin sonreir
Sin sonreir en los domingos sonante
Las Flamencas bailan sin sonreir
Las Flamencas no son sonrientes
Si bailan es que tienen setenta años
Y que a los setenta años es bueno mostrar
Que todo va bien que crecen los nietos
Y el lúpulo y el trigo en el prado
Todas vestidas de negro como sus padres
Como el bedel y como su eminencia
El arcipreste que chochea en el convento
Ellas heredan y es por eso por lo que bailan

Las Flamencas...

Las Flamencas bailan sin flojear
Sin flojear en los domingos sonantes
Las Flamencas bailan sin flojear
Las Flamencas no son flojas
Si bailan es porque tienen cien años
Y que a los cien años es bueno mostrar
Que todo va bien que aún se tiene buen pie
Y buen lúpulo y buen trigo en el prado
Ellas se van a reencontrar a sus padres
Al bedel e incluso a su eminencia
El arcipreste que yace en el convento
Y es por eso por lo que una última vez bailan
Pero yo nunca tengo nada hecho del otro que llega

Las Flamencas...




La Fanette

Eramos dos amigos y Fanette me amaba
La playa estaba desierta y dormía bajo julio
Si las olas se acuerdan os dirán
Cuántas canciones he cantado para la Fanette

Hay que decir
Hay que decir que ella era bella
Como una perla de agua
Hay que decir que ella era bella
Y yo guapo no soy
Hay que decir
Hay que decir que ella era tan morena
Como la duna era rubia
Y teniendo al otro y a la una
Yo tenía el mundo
Hay que decir
Hay que decir que yo estaba loco
Por creer en todo eso
Yo le creía nuestro
Yo la creía mía
Hay que decir
Que no se nos enseña
A desconfiar de todo

Eramos dos amigos y Fanette me amaba
La playa estaba desierta y mentía bajo julio
Si las olas se acuerdan os dirán
Cómo se detuvo la canción para la Fanette

Hay que decir
Hay que decir que al salir
De una ola muriente
Yo les he visto yéndose
Como amante y amante
Hay que decir
Hay que decir que han reído
Cuando me han visto llorar
Hay que decir que han cantado
Cuando les he maldecido
Hay que decir
Que es justo aquel día
Que han nadado tan lejos
Que han nadado tan bien
Que no se les volvió a ver
Hay que decir
Que no nos enseña...
Pero hablemos de otra cosa.

Eramos dos amigos y Fanette le amaba
La playa está desierta y llora bajo julio
Y al atardecer a veces
Oigo como una voz
Oigo.. es la Fanette




Jojo

Jojo, he aquí pues algunas risas
Algunos vinos, algunas rubias
Tengo placer en decirte
Que la noche va a ser larga
Hasta convertirse en mañana.
Jojo,
Yo te oigo rugir
Algunas canciones marinas
Donde los Bretones adivinan
Que Saint-Cast debe dormir
Al fondo de la niebla.

Seis pies bajo tierra Jojo sigues cantando
Seis pies bajo tierra no estas muerto.

Jojo,
Esta noche como cada noche
Nosotros rehacemos nuestras guerras
Tú retomas Saint-Nazaire
Yo vuelvo a hacer el Olympia
En el fondo del cementerio.
Jojo,
Nosotros hablamos en silencio
De una juventud vieja
Sabemos los dos
Que el mundo dormita
Por falta de imprudencia.

Seis pies bajo tierra Jojo tu esperas todavía
Seis pies bajo tierra tu no estas muerto.

Jojo,
Tú me das riendo
Noticias de allá abajo
Yo te digo muerte a los gilipollas
Mucho más gilipollas que tú
Pero que están más saludables.
Jojo,
Tú sabes el nombre de las flores
Ves que mis manos tiemblan
Y yo te sé llorando
Para ahogar de pudor
Mis pobres lugares comunes.

Seis pies bajo tierra Jojo tu hermanas todavía
Seis pies bajo tierra no estas muerto.

Jojo,
Yo te dejo por la mañana
Por vagas tareas
Entre algunos borrachos
Amputados del corazón
Que han abierto las manos demasiado.
Jojo,
Yo ya no voy a ningún sitio
Me visto de nuestros sueños
Huérfano hasta los labios
Pero feliz de saber
Que ya te llego.

Seis pies bajo tierra Jojo no estás muerto
Seis pies bajo tierra Jojo todavía te quiero.




Ver a un amigo llorar

Por supuesto hay las guerras de Irlanda
Y las hordas sin música
Por supuesto toda esa ausencia de ternura
Y ya no hay ni América
Por supuesto el dinero no tiene olor
Pero esa falta de olor apesta
Por supuesto nuestros pies aplastan las flores
Pero, pero... ver a un amigo llorar...
Por supuesto están nuestras derrotas
Y luego la muerte al final de todo
El cuerpo inclina ya la cabeza
Sorprendido de estar aún en pie
Por supuesto las mujeres infieles
Y los pájaros asesinados
Por supusto nuestros corazones pierden sus alas
Pero, pero... ver a un amigo llorar...

Por supuesto esas ciudades agotadas
Por esos niños de cincuenta años
Nuestra impotencia para ayudarles
Y nuestros amores que tienen dolor de muelas
Por supuesto el tiempo que va demasiado aprisa
Esos metros repletos de ahogados
La verdad que nos evita
Pero, pero... ver a a un amigo llorar...

Por supuesto nuestros espejos son íntegros
Ni el coraje de ser judío
Ni la elegancia de ser negro
Uno se cree mecha y no es más que sebo
Y todos esos hombres que son nuestros hermanos
Hasta el punto que ya no nos sorprende
Que por amor nos laceren
Pero, pero... ver a un amigo llorar.






Orly

Son más de dos mil
Y no veo más que a ellos dos
La lluvia parece haberles
Soldado el uno al otro
Son más de dos mil
Y no veo más que a ellos dos
Y yo sé que ellos hablan
El debe decirle te quiero
Ella debe decirle te quiero
Yo creo que no van
A prometerse nada
Esos dos son demasiado flacos
Para ser deshonestos.

Son más de dos mil
Y no veo más que a ellos dos
Y bruscamente él llora
El llora a borbotones
Completamente rodeados
De adiposos sudorosos
Y de devoradores de esperanza
Que les señalan con la nariz
Pero esos dos desgarrados
Espléndidos de tristeza
Abandonan a los perros
La hazaña de juzgarles.

La vida no hace regalos
Y por Dios que es triste Orly
Los domingos
Con o sin Becaud

Y ahora ellos lloran
Quiero decir los dos
Antes era él
Cuando yo decía "él"
Completamente pegados
Ya no oyen más
Que los sollozos del otro.

Y luego, y luego infinitamente
Como dos cuerpos que rezan
Infinitamente y lentamente
Esos dos cuerpos se separan
Y al separarse
Esos dos cuerpos se desgarran
Y yo os juro que gritan.

Y luego se retoman
Vuelven a ser uno sólo
Vuelven a ser el fuego
Y luego se redesgarran
Se retienen con los ojos
Y luego retrocediendo
Como el mar se retira
El consuma el adiós
Babea algunas palabras
Agita una vaga mano
Y huye bruscamente
Huye sin mirar atrás
Y luego desaparece
Engullido por la escalera.

La vida no hace regalos
Y por Dios que es triste Orly
Los domingos
Con o sin Becaud

Y luego desaparece
Engullido por la escalera
Y ella, ella se queda allí
Corazón en cruz, boca abierta
Sin un grito, sin una palabra
Ella conoce su muerte
Ella acaba de cruzarla
He aquí que se vuelve
Y se vuelve otra vez
Sus brazos le llegan al suelo
Ya está: tiene mil años.

La puerta se han cerrado
Hela ahí sin luz
Ella gira sobre ella misma
Y ya sabe
Que girará siempre
Ella ha perdido hombres
Pero ahí pierde el amor.

El amor, se le ha dicho
He ahí otra vez lo inútil
Ella vivirá proyectos
Que no harán sino esperar
Hela ahí otra vez frágil
Antes de derrumbarse.

Yo estoy alli, yo la sigo
Sin atreverme a nada con ella
A la que la multitud mordisquea
Como a una fruta cualquiera.



Envejecer

Morir ruborizándose
Según la guerra que hace
Del echo de los Alemanes
A causa de los Ingleses.
Morir follador integro
Entre los senos de una gorda
Contra los huesos de una flaca
En el culo del calabozo.
Morir de estremecerse
Morir de disolverse
De arrugarse
Morir de descoserse.

O terminar su carrera
La noche de sus cien años
Anciano atronador
Levantado por algunas mujeres
Clavado a la Osa Mayor
Escupir su último diente
Cantando “Amsterdam”.

Morir eso no es nada
Morir el buen asunto
Pero envejecer…. ¡Oh! Envejecer.

Morir morir de risa
Es posiblemente cierto
Además la prueba es
Que ya no se atreven a reír demasiado.
Morir de hacer el payaso
Para desarrugar el desierto
Morir frente al cáncer
Por parada del arbitro.
Morir bajo el abrigo
Tan anónimo
Tan incógnito
como muere un sinónimo.

O terminar su carrera
La noche de sus cien años
Anciano atronador
Levantado por algunas mujeres
Clavado a la Osa Mayor
Escupir su último diente
Cantando “Amsterdam”.

Morir eso no es nada
Morir el buen asunto
Pero envejecer…. ¡Oh! envejecer

Morir cubierto de honor
Y chorreante de dinero
Asfixiado bajo las flores
Morir en monumento.
Morir al final de una rubia
Allí donde no pasa nada
Donde el tiempo nos supera
Donde la cama cae en tumba.
Morir insignificante
En el fondo de una tisana
Entre un medicamento
Y una fruta que se marchita.

O terminar su carrera
La noche de sus cien años
Anciano atronador
Levantado por algunas mujeres
Clavado a la Osa Mayor
Escupir su último diente
Cantando “Amsterdam”.

Morir eso no es nada
Morir el buen asunto
Pero envejecer…. ¡Oh! envejecer .

Versión de Consuelo Lago Collado





Mi infancia

Mi infancia pasó
De grisuras en silencios
De falsas reverencias
En falta de batallas
En invierno estaba en el vientre
De la gran casa
Que había echado el ancla
En el norte entre los juncos
En el verano medio desnudo
Más totalmente modesto
Me convertía en indio
A pesar de la certeza
De que mis tíos ahitos
Me habían robado el Far West.

Mi infancia pasó
Las mujeres en las cocinas
Donde yo soñaba con China
Envejecían en comida
Los hombres al queso
Se envolvían en tabaco
Flamencos parcos y sabios
Y a mi me ignoraban
Yo que todas las noches
Arrodillado para nada
Arpegiaba mi tristeza
Al pie de la cama demasiado grande
Quería tomar un tren
Que no he tomado jamás.

Mi infancia pasó
De criada en criada
Yo ya me sorprendía
De que no fueran plantas
Me sorprendía todavía
De esos círculos de familia
Vagando de muerto en muerto
Y que la muerte viste
Me sorprendía sobre todo
De ser de ese rebaño
Que me enseñaba a llorar
Que yo conocía demasiado
Yo tenía el ojo del pastor
Pero el corazón del cordero.

Mi infancia estalló
Fue la adolescencia
Y el muro del silencio
Una mañana se rompió
Fue la primera flor
Y la primera chica
La primera amable
Y el primer temor
Yo volaba lo juro
Yo juro que volaba
Mi corazón abría los brazos
Yo ya no era bárbaro
Y la guerra llegó.

Y henos aquí esta noche.





Abuela

Hay que ver a la abuela
La abuela y su pecho
La abuela y sus fábricas
Y sus veinte secretarias.
Hay que ver a la abuela
Dirigir sus negocios
Vende corrientes de aire
Disfrazadas de ráfagas de viento
Hay que ver a la abuela
Cuando cuenta sus ahorros
Que hacen montones de ceros
Punteados como su trasero

Pero durante ese tiempo el abuelo corre tras la criada
Diciéndole que el dinero no hace la felicidad
¿Cómo quereis buenas gentes que nuestra buenas criadas
Y nuestro pequeños ahorradores tengan el sentido de los valores?

Hay que ver a la abuela
Es una tramontana
Que fuma habanos
Y hace temblar la ltierra
Hay que ver a la abuela
Rodeada de generales
Ser un militarote
Y ganar sus gueguerras
Hay que ver a la abuela
Tiesa bajo su sombrero
Es como un Waterloo
Al que no hubiera ido Blucher

Pero durante ese tiempo el abuelo corre tras la criada
Diciéndole que el ejército bate la mantequilla
¿Cómo quereis buenas gentes que nuestras buenas criadas
Y nuestros queridos reclutas tengan el sentido de los valores?

Hay que ver a la abuela
Asegurarse sobre la muerte
Un toquecito de presbiterio
Un toquecito de remordimientos
Hay que ver a la abuela
Y sus ligas de virtud
Sus antiguos combatientes
Sus viejos que han golpeado
Hay que ver a la abuela
Cuando se cree pecadora
Un gran vaso de gran misa
Y un dedo de convento

Pero durante ese tiempo el abuelo corre tras la criada
Diciéndole que los curas son farsantes
¿Cómo quereis buenas gentes que nuestras buenas criadas

Y nuestros pequeños descreidos
tengan el sentido de los valores?
Pero hay que ver al abuelo
En los bares charlatanes
Donde chasquean los billares
Y las jarras de cerveza
Hay que ver al padre grande
Acariciar los rosales
Deshojar los estanques
Y llorar el Rimbaud
Hay que ver al abuelo
Terminando el domingo
Avergonzado y lamentando
Haber engañado a la abuela

Pero durante ese tiempo La abuela se tira a la criada
Diciéndole que los hombres son mentirosos
¿Cómo quereis buenas gentes que nuestras buenas criadas
Y nuestra bella juventud tengan el sentido de los valores?





Esa gente

Primero esta el mayor
Él que es como un melón
Él que tiene una gorda nariz
Él que ya no sabe su nombre
Señor tanto como bebe
O tanto como ha bebido
Que no hace nada con sus diez dedos
Pero que ya no puede más
Él que esta completamente condenado
Y que se toma por el rey
Que se emborracha todas las noches
Con vino malo
Pero que encontramos por la mañana
En la iglesia durmiendo
Tieso como una mojama
Blanco como un cirio de pascua
Y después que balbucea
Y que tiene el ojo que divaga
Hay que decirle señor
Que entre esa gente
No se piensa señor
No se piensa, se reza.

Y después esta el otro
Zanahorias en los pelos
Que nunca ha visto un peine
Que es malo como una tiña
Aunque daría su camisa
A una pobre gente feliz
Que se ha casado con la Dense
Una chica de la ciudad
En fin de otra ciudad
Y que eso no ha terminado
Que hace sus pequeños negocios
Con su pequeño gorro
Con su pequeño abrigo
Con su pequeño coche
Que le gustaría aparentar
Pero que no aparenta nada
No hay que jugar a rico
Cuando no se tiene un centavo
Hay que decirle señor
Que entre esa gente
No se vive, señor
No se vive, se hace trampa.

Y después, están los otros
La madre que no dice nada
O bien cualquier cosa
Y de la noche a la mañana
Bajo su bella jeta de apóstol
Y en su marco de madera
Hay el bigote del padre
Que ha muerto de un resbalón
Y que mira a su rebaño
Comer la sopa fría
Y eso hace grandes flchss
Y eso hace grandes flchss
Y después esta la mas vieja
Que no para de vibrar
Y que se espera que palme
Visto que es ella quien tiene la pasta
Y que ni se escucha siquiera
Lo que sus pobres manos cuentan
Hay que decirle señor
Que entre esa gente
No se charla señor
No se charla, se cuenta.

Y después, y después
Y después esta Frida
Que es bella como un sol
Y que me quiere igual
Que yo quiero a Frida
Incluso nos decimos a menudo
Que tendremos una casa
Con montones de ventanas
Casi sin paredes
Y que viviremos dentro
Y que hará bueno estar allí
Y que si no es seguro
Es sin embargo quizás
Porque los otros no quieren
Porque los otros no quieren
Los otros dicen así
Que es demasiado bonita para mí
Que sólamente valgo
Para degollar gatos
Nunca he matado gatos
O hace mucho tiempo de eso
O bien he olvidado
O no olían bien.

A veces cuando nos vemos
Fingiendo que no es a propósito
Con sus ojos mojados
Ella dice que se irá
Ella dice que me seguirá
Entonces por un instante
Por un instante sólamente
Entonces yo la creo señor
Por un instante
Por un instante sólamente
Porque entre esa gente
Señor uno no se va
Uno no se va señor
Uno no se va
Pero ya es tarde señor
Tengo que volver a mi casa...

Versión de Consuelo Lago Collado





Jeff

No Jef no estás solo
Pero para de llorar
De ese modo ante todo el mundo
Porque una medio vieja
Porque una falsa rubia
Te ha vuelto a dejar
No Jef no estás solo
Pero sabes que me avergüenzas
Por sollozar así
Tontamente ante todo el mundo
Porque una tres cuartos puta
Se te ha ido de las manos
No Jef no estás solo
Pero da vergüenza verte
La gente se burla de nosotros
Larguémonos de esta acera
Anda ven Jef ven, ven.

Ven me quedan tres reales
Vamos ir a bebérnoslos
Donde la madre Françoise
Ven me quedan tres reales
Y si no es suficiente
Pues me quedara la pizarra
Después iremos a comer
Mejillones y después patatas fritas
Patatas fritas y después mejillones
Y vino de Mosela
Y si sigues triste
Iremos a ver a las chicas
Donde la madame Andrée
Al parecer las hay nuevas
Volveremos a cantar como antes
Estaremos bien los dos
Como cuando éramos jóvenes
Como cuando era el tiempo
Que tenía dinero.

No Jef, no estás solo
Pero para tus muecas
Levanta tus cien kilos
Haz que se mueva tu carcasa
Sé que tienes el corazón gordo
Pero hay levantarlo
No Jef, no estás solo
Pero para de sollozar
Deja de derramarte
Deja de repetir
Que estás para tirarte al agua
Que estás para ahorcarte
No Jef, no estás solo
Pero esto ya no es una acera
Esto se convierte en un cine
Donde la gente viene a verte
Anda ven Jef ven, ven.

Ven, me queda mi guitarra
La encenderé para ti
Y seremos españoles
Como cuando éramos chavales
Aunque no me gustaba eso
Imitarás el ruiseñor
Después encontraremos un banco
Hablaremos de América
Que es donde vamos a ir
Cuando tengamos pasta
Y si sigues triste
O sólo si lo pareces
Te contaré cómo
Te convertirás en Rockfeller
Estaremos bien los dos
Volveremos a cantar como antes
Como cuando éramos guapos
Como cuando era el tiempo
De antes de ser unos borrachos
Anda Jef ven, ven
Sí, sí Jef, sí ven.





La canción de los viejos amantes

Por supuesto tuvimos tormentas
Veinte años de amor es el amor loco
Mil veces cogiste tu equipaje
Mil veces yo levanté el vuelo
Y cada mueble se acuerda
En esta habitación sin cuna
De los estallidos de las viejas tempestades
Ya nada se parecía a nada
Tu habías perdido el gusto del agua
Y yo el de la conquista.

Pero mi amor
Mi dulce mi tierno mi maravilloso amor
Del alba clara hasta el final del día
Yo te amo aún tu sabes yo te amo.

Yo sé todos tus sortilegio.
Tu sabes todos mis hechizos
Tu me has conservado de trampa en trampa
Yo te he perdido de tiempo en tiempo
Por supuesto tuviste algunos amantes
Era necesario pasar el tiempo
Es preciso que el cuerpo exulte
Y finalmente finalmente
Fue necesario bastante talento
Para ser viejos sin ser adultos.
Oh mi amor
Mi dulce mi tierno mi maravilloso amor
Del alba clara hasta el final del dí
Yo te amo aún tu sabes yo te amo.

Y cuanto más el tiempo nos hace cortejo
Tanto más nos atorment
Pero no hay trampa peor
Que vivir en paz para unos amantes
Por supuesto tú lloras un poco menos pronto
Yo me desgarro un poco más tarde
Protegemos menos nuestros misteriosç
Dejamos hacer menos al azar
Desconfiamos de la corriente
Pero es siempre la tierna guerra.

Oh mi amor...
Mi dulce mi tierno mi maravilloso amor
Del alba clara hasta el final del día
Yo te amo aún tu sabes yo te amo





El próximo amor

Por mas que se haga, por mas que se diga
Que un hombre prevenido vale por dos
Por mas que se haga, por mas que se diga
Sienta bien estar enamorado
Yo se, yo se que este próximo amor
Será para mí la próxima derrota
Yo se ya al empezar la fiesta
La hoja muerta que será el amanecer
Yo se, yo sé sin saber tu nombre
Que seré tu próxima captura
Yo se ya que es por su murmullo
Que los estanques ponen los ríos en prisión.

Pero por mas que se haga, por mas que se diga
Que un hombre prevenido vale por dos
Por mas que se haga, por mas que se diga
Sienta bien estar enamorado
Yo se, yo se que este próximo amor
No vivirá hasta el próximo verano
Yo se ya que el tiempo de los besos
Para dos caminos no dura más que una encrucijada
Yo se, yo se que esta próxima felicidad
Será para mí la próxima de las guerras
Yo se ya esa horrible oración
Que hay que llorar cuando el otro es el vencedor.

Pero por mas que se haga, por mas que se diga
Que un hombre prevenido vale por dos
Por mas que se haga, por mas que se diga
Sienta bien estar enamorado
Yo se, yo se que este próximo amor
Será para nosotros vivir un nuevo reino
Del que creeremos ambos llevar cadenas
Del que creeremos que el otro tiene el terciopelo
Yo se, yo se que mi tierna debilidad
Hará de nosotros buques enemigos
Pero mi corazón sabe de buques enemigos
Partiendo juntos a pescar ternura.

Porque por mas que se haga, por mas que se diga
Que un hombre prevenido vale por dos
Por mas que se haga, por mas que se diga
Sienta bien estar enamorado.

Versión de Consuelo Lago Collado



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada