jueves, 15 de diciembre de 2011

5409.- HUGO MAYO


HUGO MAYO (Manta, ECUADOR 1897-1988)
Seudónimo de Miguel Augusto Egas. Uno, sino el principal, de los fundadores de la vanguardia en el Ecuador. Mayo mantuvo correspondencia con los protagonistas más connotados de la vanguardia latinoamericana y europea en cuyas revistas colaboró con poemas que de a poco han sido recuperados e integrados a un corpus que todavía no es definitivo. La célebre revista dirigida por el ensayista peruano José Carlos Mariátegui, Amauta, publicó algunos textos de Mayo. Como respuesta a la herencia modernista creó las revistas Síngulus (1921), Proteo (1922), y la memorable Motocicleta (1924), con esta última -según confesión propia- "logró que Ecuador se codeara con los países de mayor cultura en el mundo."
En 1937, Benjamín Carrión escribió: "Es el primero de nuestros poetas que "torció el cuello al cisne de engañoso plumaje", según el canon purificador de González Martínez. El primero que insurgió contra la supervivencia del son rubendariano. Y se acogió siempre a los nuevos caminos de la sensibilidad y de la poesía."
Con respecto a El zaguán de aluminio, el crítico Hernán Rodríguez Castelo, expresa: "Mostró, poema a poema, la garra de una expresión que, a la vuelta de medio siglo, se ofrecía fresca, libre, certera; dando a cada tema su tratamiento imaginativo y verbal exacto, empleando para los dos grandes oficios líricos -la analogía y la ironía- hasta lo más ordinario -como para las estrellas, broches de camisas-. Tajando la epidermis de las cosas con certero bisturí conceptual, imaginista y verbal, daba en lo esencial."
La obra de Mayo, a partir de su redescubrimiento, ha ejercido y ejerce enorme influencia en las nuevas generaciones de escritores ecuatorianos.

BIBLIOGRAFÍA
Poesía: El regreso (Guayaquil, 1973); Poemas de Hugo Mayo (Guayaquil, 1976); El zaguán de aluminio (Guayaquil, 1982); Chamarasca (Guayaquil, 1984); El puño en alto (Guayaquil, 1992). Consta en las antologías: Indice de la poesía ecuatoriana contemporánea (Santiago de Chile, 1937); Poesía viva del Ecuador (Quito, 1990); La palabra perdurable (Quito, 1991).






Hasta me voy de filo cuando muerdo
la tentación del carretero
de fumar la distancia en un cigarro
Pero desarmándome en medio de la calle
estoy de estos engaños
Recordé lo del tango
"A mí me toca emprender la retirada"
Sin embargo de atrás una noticia traigo
La tos del cerdo ha sido siempre
un caso clínico polémico.

("La tos del cerdo")







LA VIDA ES UN TRASPIÉ

Si digo "treinta y tres" -orden del médico-
me golpea mi propio yo adentro
Y hasta me voy hundiendo
y el tapeteado corazón se bate a solas
No sé si pido lo imposible
Que aunque me resulta un quitasueño
la vida es un traspié buscado
Y a mi manera cruzar la mar intento
Pero hay agua maligna en sus mareas
Y a qué esa señal que no descifro
si en la espelunca donde me encierro
escribo mi vida en un poema.











LA RECETA FATAL

Sardesco un perengano
se marchó sin lograr la paciencia
percelando su barba
pero se detuvo cuando vio le perseguía
un perro Collie propiedad de un peluquero
"La Risa Seca" -la peluquería-
tenía un letrero:
"Sólo de 12 a 1 se atiende a forasteros"
El Sardesco recordó
lo que le dijo una gitana:
"Para viajar hay que afeitarse
y tomar un taxi tranquilamente
una mañana o antes".











VISION DE ESQUINA

A Antonio Bellolio,
clínico de la línea.

FEDALA

UN CISNE

Un cirrus
aterrizado
Una burbuja
de éter
Una flor
que despetala
un suspiro
aliviador

UNA INTERROGACION EN MARCHA

ANNIE

UNA MARIPOSA

La antena
de los corazones
Las aspas
de un molino
La célula
de las espirales

UNA S QUINTUPLICADA

MAGDA

UN ULTRAIMAN
Dos abismos traidores
Dos botones de sangre
Una serpiente ebria
El vértigo planetario
La fuente multiplicadora
110 VOLTIOS
42 CYCLOS











LA TOS DEL CERDO

Hasta me voy de filo cuando muerdo
la tentación del carretero
de fumar la distancia en un cigarro
Pero desarmándome en medio de la calle
estoy de estos engaños
Recordé lo del tango
"A mí me toca emprender la retirada"
Sin embargo de atrás una noticia traigo
La tos del cerdo ha sido siempre
un caso clínico polémico











SEPELIO DEL PAPAGAYO K

A José María Eguren

En la loma de los limoneros
ochenta y siete papagayos lo enterraron.
Yo también.

Por caminos torcidos de maizales secos,
con inquietadores asobios lejanos.
Yo también.

Con la preñez clandestina de cabras morenas,
y el parpar de unos patos montunos.
Yo también.

En la loma de los limoneros
ochenta y siete papagayos lo lloraron.
Yo también.

Bajo una llovizna mojando, angustiada.
Oyendo chirridos de grillos salvajes.
Yo también.

Mientras dos caloyos huían, atontados;
y un rano, reviejo, miraba tristón.
Yo también.

Entre los humazos de unos pajonales
y el mugido fúnebre de un buey.
Yo también.

Desde la loma de los limoneros
ochenta y siete papagayos regresaron.
Yo también.

Con el vientecillo que esconde la siembra.
Por entre senderos que abrió el leñador.
Yo también.

Trayendo el silencio del asno paciente.
Brindando hospedaje a un hondo pesar.
Yo también.

Con espinaduras de los cardoncillos.
Un guabo tendido en la sombra negra.
Yo también.

A la loma de los limoneros
ochenta y siete papagayos van los martes.
Yo también.











DESIREE LUBOWSKA

Molinete hidráulico.
Naufragio en la visión irresistible.
Curva sobre el horizonte.

Espiral enigmática
que descontorsiona la penumbra
en hélices pluricolores...
Célula de la locura cuerda

Logaritmo embrujado
en un espasmo oceánico.
La Danza encontró sus péndulos
en tus senos vibracionistas...

Todo el pentagrama
se multiplica con tus dorsos caderales.

El declive de tus ojos
pluraliza la invitación a tu órbita
de desnudeces voltaicas.

Amalgama
con el vacío.

Pleamar
rebosada por el maremoto de los ritmos.

Ebullición
en el panorama de la musicografía.

Unica clave
en el noviformo sensualismo astral.

Tempestad dispersa:
el imán de tus pies
varía el rumbo de los hemisferios...











LA DENTADURA Y EL AMOR

Las cosas son así, hay que aceptarlas
aunque pesquemos sin quererlo
un pequeño resfriado
Que un diálogo de besos

podría cambiar la dentadura
frente al amor que arde
Sanseacabó es cierto
si alguien presta pronto la suya
Los odontólogos van a cerrar
sus clínicas ante este anuncio
"Se alquilan dentaduras de asnos"











TODO LO QUE SOY

Soy delfín en los mares de la espera
Mi obscena careta que agoniza
tiene la piel madura
Si la ato a las dos sílabas del miedo
la oración es un silencio
Veo pedazos de tiempos insepultos
en las horas que vienen madrugadas
Y sé que no pude robar una sonrisa
Que llevo en mis bolsillos
monedas de inquietudes
Que mis pies vestidos de sandalias
pisaron la esperanza
Y regañé muchas veces al destino
Y oculté en la tiniebla desolada
mis propias iniciales
El agua que me baña me lastima
-el agua es el refugio de mi huida-
Y aunque me niego en pleno día
un absurdo recado me limita
Habito en la caída del relámpago
y almaceno la lluvia


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada