jueves, 1 de diciembre de 2011

5258.- ARTURO MARASSO


Arturo Marasso Rocca (Chilecito (La Rioja, Argentina), 18 de agosto de 1890 - Buenos Aires, 1970) fue un humanista, poeta y profesor argentino.

Nació en Chilecito y se recibió de maestro en Catamarca, en 1910, mostrando gran inclinación por las críticas eruditas. Este escritor impulsó en parte las nuevas forma de escritura. Su vida no fue sencilla puesto que estuvo llena de baches para poder crear sus diversas obras. Este gran escritor argentino subo como exteriorizar todos sus sentidos dentro de sus obras.
Actualmente, la Escuela nacional normal superior del profesorado Mariano Acosta, entrega el premio Arturo Marasso a los escritores de la Rioja destacados.

El profesor
No fueron pocos los que pasaron por sus aulas, el mismo Julio Cortázar lo recordaba como su profesor de literatura griega y española, y sobre todo como quien se dio cuenta de su vocación de escritor, prestándole libros y sumergiéndolo en Sófocles y Homero.1
Ernesto Sabato lo recordaba con cariño, a pesar de tener diferencias con respecto a la educación en Argentina.2
Por otra parte, fue Ángel Mazzei quien ocupó la cátedra de su maestro a la hora del retiro (1944), cuando una dolida Universidad de La Plata le dijo adiós al profesor.

Obras
Juan Bocán
Góngora y el gongorismo
La mirada en el tiempo
Joaquín V. González
[editar]Poesía
Bajo los astros(1911)
La canción olvidada (1915)
Paisajes y elegías (1921)
Tamboriles (1930)
Melampo (1931)
La rama intacta (1949)
Presentimientos
Retorno
Poemas

Estudios literarios
Hesíodo en la literatura castellana (1926)
Píndaro en la literatura castellana (1930)
Rubén Darío y su creación poética (1934)
Cervantes: la invención del Quijote (1954)
Antología didáctica de la poesía lírica española (1953)
Estudios de la literatura castellana (1955)

Premios
Premio de poesía, 1924
Premio Nacional de crítica, 1937









Vuelves, del seto asoman crecidas las granadas,
encuentras los amigos en los huertos natales,
hay un olor de frutas, de hierbas aromadas,
late en el aire cálido con temblor de cristales
la mañana, en las sombras guarda aún la frescura,
tres días tiene el zumo del racimo estrujado
de esta copiosa dulce primera uva madura,
en cántaro de arcilla de la hez se ha serenado;
huye el lagarto ardido de sol; en la colina
brota de hueca piedra con un manar de nieve
el agua, denso el ramo de ciruelas se inclina,
dice el zorzal de cuanto se ha amado, ajena embebe
la memoria; te entrega, viña de verano, el vino
nuevo; incumplidos sueños saben la confidencia
primigenia; anduviste de uno en otro camino
errante; brilla el álamo, atraía en la ausencia.

Poemas de integración, Bs. As., AAL, 1969, p. 17.










NIEVA

Nieva afuera... las brasas del hogar
Se cubren sutilmente de ceniza
Blanca; el sedoso gato se ha dormido
A calor del rescoldo; vieja Biblia
Yace olvidada en el sillón vacío;
Y me dijo: que dulce es la visita
Del invierno, en la casa en que nacimos,
Cuando congrega el frío a la familia
En torno al hogar, y un vago ensueño
Su suave seda de ilusiones hila
En el sosiego de las mansas horas.
En mí el mundo florece; y yo quería,
Ayer, labrar estrofas que no mueran,
Sin ver que sutilmente la ceniza
Cubre la brasa... Pero seré todo para ti, poesía.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada