sábado, 19 de marzo de 2011

3521.- ADRIANA ZAPPAROLI



Adriana Zapparoli (Brasil), es poeta y profesora de biología de Unicamp. Participó en varias antologías poéticas entre 2002 y 2005, entre ellas Poesia SÓ Poesia (Novas Letras, San Paulo, 2004) y la Antologia Poetrix (Scortecci, San Paulo, 2002). Colabora con el Jornal de Poesia de Soares Feitosa. Escribe un libro digital de poesía, Erótica, y un blog, Zênite. Ha publicado en el periódico Nozarte (versiones impresa y electrónica), de Ricardo Alfay y Amelinda Alves; en la revista A Cigarra (electrónica e impresa) de Jurema Barreto de Souza y en la revista electrónica Zunái de Claudio Daniel.
. Su página en Internet http://zeniteblog.zip.net/



La flor de Abisinia, de Adriana Zapparoli

Traducción:

Berenice Huerta y Jair Cortés




tefnut

acariciándolo a lo largo:
tefnut

este es el dominio:
un pájaro que se quema,
sin la parrilla,
sobre el carbón.

para el arpón un labio
dicho así, de sobresalto,
un erudito,
un crepúsculo.

participante, él termina por
desvestirla…








avallon

de las espumas del cuerpo. de los cuentos. la mordida de govinda. del.
desnuda, describiendo junto a la biografia de la pierna.
en la ranura que divide el desbordar de la pupila.
una fécula excesivamente adornada por la excitación,
por el entendimiento que disimula, adentro…









tirso

era la mujer que lo defendía. vestida con el lino y la amalgama su piel de corza
pintalgada. el ofidio en la cintura. un reclamo en la conversación, atrayéndolo
hacia la vida. fescenino el sentimiento en la necesidad de lo íntimo.
embalada en el tamborín del coribante, por un tirso lácteo. vivía en un
cortejo báquico.
el comportamiento causando aprehensión. la búsqueda: un refugio para lo alto








yoni

en la gotita de rocío el escenario.
perla sería para una concha envuelta en pétalos de orquídea.
ella meliflua, el neter, el fundo contrario. una flor en el infierno ligeramente
mojado.
su parte más fina, flogística, en límpida esencia turmalina...








méntula

el intento de todo el entero: la flor —de— abisinia.
suvasini inserta en el círculo de kaula. tierno en su tobillo.
tipificaba la serpiente de mil cabezas: méntula.
adormecida en el flujo entre el cerebro y la espina.
una viajera en cuerpos mentolados de cavernas turgentes. ansiosa, kundalini, se
voltea contra el símbolo de tres gunas…








ojos

de un elíxir.
el relente en la dirección del fuego, implantado en la ira de la sacerdotisa,
desnudo cuerpo, en la división en movimiento.
él una emboscada en la distancia que trae consigo un significado cobre-paladio.
voluptuoso: un intentio litis, escurrido entre la lengua de amon-rá, envuelto por
la llamada en esencia.
seshá en corriente lunar...









hieros gamos

propio: de este tipo de silencio
en la entrada, en el quejido
cronológico.

del párpado semicerrado arruga.
allí, donde una chispa
es alterada.

falo electrocutado
en el derecho del acólito,
del éxtasis en botones de lotus.

dentro de ella, los bulbos de tulipanes, están más cerca.




_______________________________________



Traducción de Leo Lobos.




LUTRA-LUTRA

uno de los caminos era aquel: el agua. respiraba distante y delante de su pelaje espeso, brillante y completamente castaño, con excepción de la región del vientre. De Él el cuerpo, la cabeza y los ojos pequeños, se movía al timón de su larga cola, afilada en la punta, casi espada. indecisa la presencia de Ella. En el estanque en cuanto buceaba al impulso de las patas en su interior. De Él el movimiento sinuoso del cuerpo sentía. contenido. aquella una nutriafagia poética de pez-anfibio, reptil ave de agua. ético lírico. sus sistemas de galerías, sus entradas a zonas rocosas, sus entrañas de agua y aire







cae la lágrima del koala con un suspiro dulce de limón. él… un integrante del techo invisible. en el piso. un escarabajo rueda en círculos de fresa revolviendo cítrico la lámina de un tapete de madera. manga. un casco callando en la cadencia de sus antenas articuladas. pero la esencia del musgo del roble transporta la larva cautiva, su mandíbula de hoz y su cabeza. Un sentimiento sin alterar rodando en una bola de lama verbal nausea. socavando el fuego, la linfa esquiva la cavidad cardiaca de la soledad. La suya. la del.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada