jueves, 10 de marzo de 2011

3327.- CELMIRO KORYTO


Celmiro Koryto
Argentino-Israelí. Nace en Buenos Aires en abril de 1943. Emigra a Israel en 1974 y reside en la ciudad de Ashdod.
Autodidacta, comienza a escribir en el 2005 al retirarse de sus negocios. Refuerza cono- cimientos en el taller Literario de la poeta y periodista argentina Elvira Levy.
Publica poemas, haikus y cuentos breves en las revistas virtuales: El escribidor-Extranjera a la intemperie- La gaceta literaria- Poetas contemporáneos y Artesanías literarias, de la que formó parte del Staff.
Es integrante de la CD de “AIELC” Asociación de Escritores en Lengua Castellana - de WPS- World Poets Society y de UHC- Unión hispanoamericana de escritores- entre otros.
Publicó en 2007 el poemario “El oscuro panal de la noche” y “Claves” (poemas) 2009.
Recibió en 2008 el cuarto premio al mérito, en el concurso internacional de haikus en len- gua italiana- Cascina Macondo.
Obras por publicar: los poemarios “A manos llenas” – “Desde la yema”-”Cuaderno de Haikus”- “Cuentos informales”





Tejido del acto

en la ebriedad de la hebra
se teje el hilo
de la penetración amorosa
en zigzag florecido
dos cuerpos cosen amor
y en el revés del hilván
tensan sus fibras
dilatándose
alcanzan el instante
primigenio
precioso
preciso
en que indistintos genes manan
jugos que el sexo congrega






claves

en voz baja
te leo
los poemas más íntimos

mi dorso
en el envés de la luna
tiñe mis manos
de pasión diluida
en un charco de cristales
que crece en su agua
para enlazar las claves
cuando todavía
tus pechos
se elevan
y caen
unidos al eco
de la noche







devenir

entre tu piel y mi piel
apenas se aloja un suspiro
mi boca infiel lo descubre
mientras penetra la veta
que anida tus delirios
allí me propongo morir
como todos los jueves
para luego ser noche
y convertirme un rato
en un gran
pez dormido








latente

sin hombre
la dama muere
sin sexo
la dama no existe
apenas se enhebra de luz
en una sutil danza
tiembla en distancia
y devora miedo
hasta que sus venas crujen
sumida en
transparencias







sin ruido

con tormentas en la boca,
me gritó silencios
que hieren al llegar
no la sentí salir
ahora invento noches
donde la soledad se convierte
en tristes sueños de algodón
en la casa
la aldaba suena en vacío
erige mutismos
mientras me cobijo
arropado de espinas
en dos rosas que divulgan aroma







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada