miércoles, 18 de agosto de 2010

HANS MAGNUS ENZENSBERGER [522]




HANS MAGNUS ENZENSBERGER


Poeta, pensador y ensayista alemán nacido en Kaufbeuren en 1929.

Licenciado en Germanística, Literatura y Filosofía por las universidades de Erlangen, Friburgo y Hamburgo, se doctoró, en La Sorbona en Paris en 1955 con una tesis sobre la poesía de Clemens Brentano.
Es considerado por la crítica como uno de los intelectuales más polifacéticos y agudos del mundo contemporáneo. Su obra, enriquecida por innumerables viajes por varios continentes, abarca también el cine, el teatro, la ópera y la traducción, con títulos como "Poesía para los que no leen poesía" en 1972, "Mausoleo" en 1975, "El filántropo" en 1985, "Las máscaras de la razón" en 1995, y "Los elíxires de la ciencia" en 2002.
Ha sido traducido a más de cuarenta idiomas y ha recibido premios importantes entre los que se destacan: el Hugo Jacobi en 1956, el Heinrich Böll en 1985, el Heinrich Heine en 1998, el Ludwig Börne en 2002 y el Premio Príncipe de Asturias de Humanidades en 2002.

Obra

Ensayo

Brentanos Poetik, 1961
Einzelheiten, 1962. Tr.: Detalles
Politik und Verbrechen, 1964. Tr.: Política y delito
Deutschland, Deutschland unter anderm. Äußerungen zur Politik, 1967
Staatsgefährdende Umtriebe, discurso para el Premio de Literatura, Núremberg, 1968
Palaver. Politische Überlegungen 1967–1973, 1974
Politische Brosamen, 1982. Tr.: Migajas políticas
Ach, Europa! Wahrnehmungen aus sieben Ländern, 1987. Tr.: ¡Europa, Europa!
Mittelmaß und Wahn. Gesammelte Zerstreuungen, 1988
Die Große Wanderung, 1992. Tr.: La gran migración. Treinta y tres acotaciones
Aussichten auf den Bürgerkrieg, 1993. Tr.: Perspectivas de guerra civil
Zickzack, 1997. Tr.: Zigzag
Nomaden im Regal. Essays, 2003
Lyrik nervt! Erste Hilfe für gestresste Leser, 2004 (seudónimo, Andreas Thalmayr)
Heraus mit der Sprache. Ein bisschen Deutsch für Deutsche, Österreicher, Schweizer und andere Aus- und Inländer, 2005 (seudónimo, Andreas Thalmayr)
Schreckens Männer. Versuch über den radikalen Verlierer, 2006. Tr.: El Perdedor Radical: ensayo sobre los hombres del terror
Im Irrgarten der Intelligenz. Ein Idiotenführer, 2006. Tr.: En el laberinto de la inteligencia: guía para idiotas
Heraus mit der Sprache. Ein bißchen Deutsch für Deutsche, Österreicher, Schweizer und andere Aus- und Inländer, 2008
Fortuna und Kalkül. Zwei mathematische Belustigungen, 2009
Sanftes Monster Brüssel oder Die Entmündigung Europas. Suhrkamp, 2011, ISBN 978-3-518-06172-5.

Prosa

Das Verhör von Habana, 1970. Tr.: Los tratados de La Habana
Der kurze Sommer der Anarchie. Buenaventura Durrutis Leben und Tod, 1972. Tr.: El corto verano de la anarquía. Vida y muerte de Buenaventura Durruti
Der Weg ins Freie. Fünf Lebensläufe, 1975
Heiss & Kalt, 1987 (seudónimo, Elisabeth Ambras)
Josefine und ich. Eine Erzählung, 2006. Tr.: Josefine y yo
Schauderhafte Wunderkinder, 2006 (seudónimo, Linda Quilt)
Kurt Freiherr von Hammerstein-Equord oder der Eigensinn, 2008. Tr.: Hammerstein o el tesón

Poesía

verteidigung der wölfe, 1957. Tr.: Defensa de los lobos
landessprache, 1960. Tr.: Lengua del país
Gedichte. Die Entstehung eines Gedichts, 1962. Tr.: Poesías para los que no leen poesía
blindenschrift, 1964
Mausoleum. 37 Balladen aus der Geschichte des Fortschritts, 1975. Tr.: Mausoleo
Der Untergang der Titanic. Eine Komödie, 1978. Tr.: El hundimiento del Titanic
Die Furie des Verschwindens. Gedichte, 1980
Zukunftsmusik, 1991. Tr.: Música pura
Kiosk. Neue Gedichte, 1995
Leichter als Luft. Moralische Gedichte, 1999. Tr.: Más ligero que el aire: poesías morales
Die Geschichte der Wolken. 99 Meditationen, 2003. Tr.: Historia de las nubes
Rebus, 2009.

Teatro

Diderot und das dunkle Ei. Ein Interview, 1990. Tr.: Diderotiana
Die Tochter der Luft, 1992
Voltaires Neffe. Eine Fälschung in Diderots Manier, 1996. Tr.: El filántropo

Infantiles y juveniles

Zupp, con Gisela Andersch, 1958
Der Zahlenteufel. Ein Kopfkissenbuch für alle, die Angst vor der Mathematik haben, 1997 ilustrado por Rotraut Susanne Berner. Tr.: El diablo de los números
Wo warst du, Robert?, 1998. Tr.: ¿Dónde has estado, Robert?
Bibs, 2009 ilustrado por Rotraut Susanne Berner. Tr. Bibs

Otros escritos

Las aporías de la vanguardia
Elementos para una teoría de los medios de comunicación
Los elixires de la ciencia (recopilación de ensayos y poesías, algunos inéditos)
Conversaciones con Marx y Engels, antología

Premios

1956 - Hugo Jacobi.
1963 - Georg Büchner.
1985 - Heinrich Böll.
1993 - Erich Maria Remarque.
1998 - Heinrich Heine.
1998 - Pasolini.
2002 - Ludwig Börne.
2002 - Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.
2010 - Premio Sonning



De "Poesías para los que no leen poesías" 1971

canción para los que saben

sabemos que hay que hacer algo inmediatamente
lo sabemos
pero naturalmente es demasiado pronto para hacerlo
pero naturalmente es demasiado tarde para hacerlo
lo sabemos

que realmente estamos bastante bien
y que así vamos a continuar
y que esto no sirve para nada
lo sabemos

que somos nosotros los culpables
y que no es culpa nuestra que seamos culpables
y que somos culpables por ese mismo hecho
y que estamos hartos con ello
lo sabemos

que quizá no vendría mal callarse un poco
y que a fin de cuentas no vamos a callarnos
lo sabemos
lo sabemos

y que a nadie podemos ayudar verdaderamente
y que nadie verdaderamente puede ayudarnos
lo sabemos

y que somos tan inteligentes
y libres para elegir entre la nada y lo nulo
y que debemos estudiar este problema muy cuidadosamente
y que echamos dos terrones de azúcar en el té
lo sabemos

que somos enemigos de la opresión
y que los cigarrillos han subido de precio
lo sabemos

y que la nación se está metiendo en un tremendo lío
y que nuestros vaticinios se mostrarán ciertos
y que no sirven para nada
lo sabemos

y que todo esto es verdad
lo sabemos

y que sobrevivir no es todo sino muy poca cosa
lo sabemos

y que sobreviviremos
lo sabemos

y que todo esto no es nada nuevo
y que la vida es preciosa
y que eso es todo
lo sabemos
lo sabemos
lo sabemos perfectamente bien

y que lo sabemos perfectamente bien
eso también lo sabemos

1968

De "Poesías para los que no leen poesías" 1971
Versión de Heberto Padilla



casa aislada

a günter eich

cuando me despierto
la casa está en silencio.
sólo se oyen los pájaros.
por la ventana no veo
a nadie. ningún

camino pasa por aquí.
ningún hilo en el cielo
ningún cable por tierra.
todo cuanto está vivo
reposa bajo el hacha.

pongo agua al fuego.
corto mi pan.
hago girar inquieto
el botón rojo
de mi pequeño transistor.

crisis del caribe... lava blanco
más blanco que el blanco...
listos a responder a la agresión...
that' s the way i love you...
fuerte alza de valores metalúrgicos...»

no cojo el hacha
no rompo el aparato.
y es la voz del terror que me serena,
que me dice:
aún estamos con vida.

la casa está en silencio.
yo ni siquiera sé cómo tender las trampas
o hacerme un hacha de pedernal
cuando la última cuchilla
se habrá enmohecido.

1962

De "Poesías para los que no leen poesías" 1971
Versión de Heberto Padilla




el otro

él ríe
está preocupado
expone bajo el cielo mi cara y mis cabellos
hace salir palabras de mi boca
tiene dinero y miedo y pasaporte
y riñe y ama
y se mueve
y lucha

pero no yo
que soy el otro
el que no se ríe
el que no tiene cara que exponer al cielo
ni palabras en la boca
a quien desconozco y es un desconocido de sí mismo
no yo: el otro: siempre el otro
que no gana ni pierde
que no está preocupado
i ni se mueve nunca

el otro
que se es indiferente
de quien no sé nada
a quien nadie conoce
ni me conmueve
ese soy yo.

1962

De "Poesías para los que no leen poesías" 1971
Versión de Heberto Padilla







la m...

oigo constantemente hablar de ella
como si fuera la culpable de todo;
pero observen qué suave y decidida
ella viene a sentarse debajo de nosotros
¿por qué entonces mancharle
su buen nombre
y prodigárselo
al presidente de los ee.uu.
a la guerra, a los policías,
a los capitalistas?

¡qué transitoria es ella,
pero qué permanente
todo cuanto cubrimos con su nombre!
he llegado a creer
que estamos explotando
a esta pacífica condescendiente.
si la hemos estrujado y exprimido
¿sería ahora el turno de ella
de exprimimos la rabia?
acaso no nos ha confortado?

suave de consistencia
y singularmente no violenta
ella es sin duda de todas las obras del hombre
la más pacífica.

¿en realidad qué nos ha hecho ella ?

1970

De "Poesías para los que no leen poesías" 1971
Versión de Heberto Padilla







poema sobre el futuro

aparecen dos hombres en un tractor
(chou en-lai está en moscú)
dos hombres en monos grises
(los premios nobel en frac)
dos hombres con varas finas
(medallas de oro en tokio)
en la cuneta entre hojas amarillas
(los guerrilleros muertos de viet nam)

entre hojas amarillentas
dos hombres en monos grises
levantan varas finas
una a la izquierda y otra a la derecha
cada cincuenta pasos
varas oscuras en la luz de noviembre
(chou en-lai está en moscú)

dos hombres en monos grises
en la luz sesga de noviembre
huelen la nieve que cubrirá
hojas y hombres

y borrará el camino
hasta que no se vea más nada
menos cada cincuenta pasos
una vara a la izquierda y otra a la derecha
para que el quitanieves
encuentre su camino
allí donde el camino es invisible

1964

De "Poesías para los que no leen poesías" 1971
Versión de Heberto Padilla







ráfagas

hay palabras
ligeras
como semillas de álamo

se levantan
llevadas por el viento
y vuelven a caer

difícil agarrarlas
porque se van muy lejos
como semillas de álamo

hay palabras
que más tarde quizás
removerán la tierra

proyectarán tal vez alguna sombra
una sombra delgada
o tal vez no

1962

De "Poesías para los que no leen poesías" 1971
Versión de Heberto Padilla







separación

deja que se haga trizas
el cielo entre tú y yo,
que se haga trizas la bandera blanca
con que nos envolvimos en el sueño
suavemente injertados uno al otro
echando hojas futuras.

pero el lunes llegó.

quiero que llegue un viento
a borrar la verde memoria
de las coronas
y que llegue una nieve
y que se pierda el humo
encima de la casa
y que el cielo vomite
frías cenizas pacientes
y haga girar en torno a tu cabeza
y envuelva lentamente a la mía
esta nieve hecha trizas.

1958

De "Poesías para los que no leen poesías" 1971
Versión de Heberto Padilla







De "Los elíxires de la ciencia" 2002

Conversaciones cada vez más cortas
«Bienaventurado aquel que no anduvo
en consejo de los sin Dios...»¹
Cámbiese con tacto el tema.

«El sentido de la vida...»
¡Penoso desliz!

«Se trata de revolucionar todas las condiciones
en las que el hombre
es un ser humillado...»²
Todos bostezan, se molestan, ríen.

Contra eso genomas a la medida,
inmortalidad en el disco duro-
¡Oh ciencia! ¡Éxtasis! ¡Eutanasia!
¡Somníferos que hacen milagros,
cuando el curso va al sótano!

¹ Salmos I. (N. del T)
² Karl Marx, Critica de la filosofta del derecho hegeliana, 1844. (N. del T)

De "Los elíxires de la ciencia" 2002
Versión de José Luis Reina Palazón







Instituto de investigaciones

Oh, profetas de espaldas al mar,
de espaldas al presente, oh, hechiceros
que observáis plácidamente el futuro,
oh, chamanes eternamente
recostados en la borda,
¡basta hojear un libro de bolsillo
para descubrir vuestros misterios!

Leyendo huesos, estrellas, ruinas, entrañas,
para beneficio público, todo lo que ha sido
y todo lo que será, ¡oh, ciencia!,
bendita seas tú y los rayos de luz que nos ofreces,
mitad alarde y mitad estadísticas: tasas
de mortalidad, límites de suministro de fondos,
la creciente entropía...

¡Adelante! Todas esas iluminaciones
del color del azufre son mejores que nada,
nos mantienen felices en las noches sofocantes
del verano: impresos sacados de la computadora,
muestreos, excavaciones, confidencias
basadas en el método de Delfos... ¡bravo!
¡Bendito sea lo provisional!
Por el momento queda bastante agua fresca,
la piel respira aún expectante,
se crispa tu piel, mi piel, incluso la vuestra,
nigromantes leñosos, respirad aún,
pese a la cuestión de la cátedra titular,
a las notas y las pirámides de empleo,
por ahora el final (una interminable catástrofe natural,
finamente repartida) no es aún definitiva,
¡vaya consuelo!

De ahí, mis queridos cómplices, que,
en tanto se pronostican icebergs frente a Terranova
y tormentas de verano en los cielos sulfúreos
de Europa Central, es mejor que abandonéis
vuestros institutos durante el fin de semana. Corred
a salvar la vida, o un pedazo de ella, algo interino,
sea cual fuere su significado, hasta el lunes;
incluso en el caso de que esta forma de actuar
no resulte conveniente
como base de vuestras predicciones.

Oh, amigos siempre sedientos de sabiduría,
qué lástima me dais, descansando en vuestras dachas,
en vuestras cabañas irlandesas, o en la isla de Korcula,
de espaldas al mar,
apagando plácidamente vuestros cerebros.
¡Adelante, y que vuestra antorcha nunca se apague
durante el juego de ping-pong! Os bendigo.


De "Los elíxires de la ciencia" 2002
Traducción de Heberto Padilla,
con la colaboración de Hans Magnus Enzensberger
y Michael Faber-Kaiser








Lo definitivo sobre cuestiones de certeza
Hay enunciados.
Hay enunciados que son verdaderos.
Hay enunciados que no son verdaderos.
Hay enunciados en los que no se puede decidir
si son verdaderos o falsos.
Hay enunciados en los que no se puede decidir
si el enunciado que no se puede decidir
si es verdadero o no,
es verdadero o no,
etc.

De "Los elíxires de la ciencia" 2002
Versión de José Luis Reina Palazón







Lo falso

Un amigo mío, Berlín Este, Leipziger Straβe,
Deutsche Akademie, hace poco que ha abierto
a la ciencia un campo absolutamente nuevo:
la lingüística de los errores. Sí,
ahí hay mucho que hacer.

Como profano no me puedo permitir ninguna valoración,
pero tengo la impresión
de que las faltas se multiplican:
ratones blancos, albinos con ojos rojos,
que trepan unos encima de otros,
sobre sillones y camas
y cada vez arrojan más ratones blancos.

Conversaciones en la ventanilla del banco,
opiniones sobre la banda de los cuatro,
líneas de conducta para el futuro del género humano.
Falsa conciencia, dicen los filósofos.
Si fuera sólo eso.

Frenar o acelerar,
pantalones con o sin dobladillos,
tu moral o la mía.
Quien se cree en derecho
ya está condenado.

Liberarse paleando de una montaña
de cada vez más mohosas palas,
con las puras manos -temo
que no tiene sentido. Todo al revés,
probablemente también esta frase.

Cuando se escuchan un tiempo
las propias palabras,
cómo zumban en la propia cabeza -
uno desea apretar los ojos
como un niño pequeño,
cerrarse los oídos
y sobre todo no decir nada más.
Pero esto sería falso.

De "Los elíxires de la ciencia" 2002
Versión de José Luis Reina Palazón







Lo simple que es difícil de inventar

¿Nada tengo en contra del microprocesador,
pero cómo estaríamos sin agua?
¿Qué es una sonda de Júpiter
comparada con el cerebro de una mosca?
¡Cómo se esfuerzan
esos ratones de laboratorio con la clonación!
Mucho mejor es follar.
¡Y el diente de león sobre todo,
cómo se lo monta: graciosa
elegancia insuperable!
Nunca en la vida,
queridos premios Nobel,
reconocedlo,
habríais inventado nada así.

De "Los elíxires de la ciencia" 2002
Versión de José Luis Reina Palazón







Modelo para una teoría del conocimiento

Aquí tienes una caja,
una caja grande
con una etiqueta que dice
caja.
Ábrela,
y dentro encontrarás una caja,
con una etiqueta que dice
caja dentro de una caja cuya etiqueta dice
caja.
Mira adentro
(de esta caja,
no de la otra)
y encontrarás una caja
con una etiqueta que dice...
y así sucesivamente,
y si sigues así,
encontrarás
tras esfuerzos infinitos
una caja infinitesimal
con una etiqueta
tan diminuta,
que lo que dice
se disuelve ante tus ojos.
Es una caja
que sólo existe
en tu imaginación.
Una caja perfectamente vacía.

De "Los elíxires de la ciencia" 2002
Traducción de Heberto Padilla,
con la colaboración de Hans Magnus Enzensberger
y Michael Faber-Kaiser







Oda a nadie

Tu corazón humeante es testigo,
único rey, al viento
tu mirada a causa de la pena.
Eres el compañero del encantamiento,
esclarecido por muchos desiertos,
coronado por la desobediencia.
No estás moldeado por el tiempo,
ni salpicada de ceniza
está tu frente fiel.

Eres un espíritu sin lacra,
tu silueta es imponente,
eras, antes, más perfecto
que la raya grande y flotante,
más ungido, en tu brillo,
a mano con la muerte, rey.

Pero no te encuentras ni lejos ni temprano
o tarde, estás aquí.
Tu mirada recta cae
como nieve hecha de aire
y habita en arsenales,
va más allá de los observatorios
a las oficinas polvorientas de objetos perdidos, reposa
en mojados sótanos de cemento,
donde gritan de júbilo los asesinos, cae
sobre trombosis y mechas,
chasquea en los mataderos
y en las retorcidas refinerías
donde el gas hilarante se quema despacio, descansa
en las intrigas de las compañías de navegación
y roza los cometas,
los carcinomas de las altas finanzas,
descansa en las murallas del poder,
tras las cuales los capitales
laten a muerte, y las asedia,
hasta que tu mirada estremecida
frente al cielo, enmohecido
por paracaídas, cae.

Desconocida paseas,
hermosa Bö, de noche,
por Plaza España.
Tu reino regresa a ti,
cazador oculto, cristalino.
En tu magnanimidad,
igual que el inocente espárrago,
tu viva imagen, capturarás,
olvidarás el capital suscripto.

¡Tuyas son la fama y la venganza,
roca nunca importunada, compañero
del encantamiento, testigo secreto
y único! Tu pelo de viento
tu mirada constante se despliega
sobre tu viejo futuro reino,
y preserva en el humo
lo verdadero, en el viento.

De "Los elíxires de la ciencia" 2002
Versión de de Heberto Padilla



MÚSICA DEL PORVENIR

Que no podemos esperar,
nos lo enseña.

Brilla, es incierta, lejana.

Que dejamos venir hacia nosotros,
no nos espera,
no nos toca,
no nos suena,
está por ver.

No nos pertenece,
no pregunta por nosotros,
no quiere saber nada de nosotros,
no nos dice nada,
es pura música.

No estuvo,
no está ahí para nosotros,
nunca ha estado ahí,
nunca está ahí,
nunca está.

(Traducción de José Luis Reina Palazón)





DERIVA

El cerebro cae en picado
cada vez más profundo.
Los cables tensores
sacudidos por el viento
descendiente.
El timón cimbrea,
se desvía,
«por sí solo».
También una música;
aire que susurra,
maderas que crujen.
Larguero,
oído, cabeza,
que estallan.
Remolino
sin dolor,
que se olvida
a sí mismo,
solemne,
ligero
deslizarse
hacia
lo oscuro.

(Traducción de José Luis Reina Palazón)




ERA AQUÍ QUE

Aquí hubo algo bueno
hace un tiempo,
en otra parte.
Lástima que sea tan difícil
acordarse
de algo bueno.
Saber,
cómo era realmente.
Cómo realmente fue.

Era, creo,
algo por completo habitual,
maravilloso.
Lo he visto,
creo,
u olido,
o tocado.

Pero si era grande
o chico,
nuevo o viejo,
transparente u opaco,
eso ya no lo sé.

Sólo sé que era mejor,
mucho mejor,
de lo que hay aquí,
eso todavía lo sé.

(Traducción de Pablo Gianera)




Shortcomings

No, I am not a patch
on the breakfast egg.
It is perfect.
Sometimes I regret
that compared to the power pylon
I vacillate.
The good-natured moss
disarms me
when I lust for revenge,
and the rhino’s thinking —
straightforward as it is —
I can only admire.
Verily, my screwdriver
will outlast my brain.
I am impressed by the ant,
the way it fumbles and fumbles
for a crack in the wall,
since I am lazy.
An attractive idea
to be soft of heart
like the fig, and selfless
like the light-bulb. Sorry,
oil and vinegar, pepper and salt,
I’m sorry that unlike you
I am dispensable.

Translated by the author



Discoverers

Sverdrup, da Cunha, d’Urville —
nobody knows who these madmen were
and what they were after
in doldrums, pack ice, rain forests:
cowrie shells? gold mines?
the Order of St. James of the Sword?

Drinking brackish water and rum
on shaky schooners
they lost their teeth.
Only their names are still rampant
like the rushes by the seashore, haunting us
for a century or two,
until they too will vanish
like all those who came before them
and left no trace,
not even their names in copperplate
on old sea-charts,
or their collarbones in the dunes.

Translated by the author




Hong Kong 1997

Have you seen the builders of this city,
illiterate acrobats climbing up skyhigh
on bamboo scaffolding?
Have you bought the cheapest jeans
and slept in the most expensive beds on earth?
Did you cough in the incense-filled temples
and smell the clouds of French perfume
hanging over the sewers?
Have you heard the clatter of gambling dens
and the roar at the stock exchange?
And the tourists, did you notice them
rubbing their eyes, exhausted from shopping,
like giant pink shrimps
behind tinted bus windows?

No. This town, in which a thousand flowers wither,
which has got over its Great Leap Forward
long ago, is beyond belief. It is a phantom,
a portent, a hallucination, a science-fiction opera,
a miraculous fake.

Translated by Anni Dyck



John von Neumann (1903–1957)

Moon face, double chin, waddling gait:
a stand-up comedian, most likely,
or a salesman for fitted carpets,
a bon vivant from the Rotary Club.

But as soon as he starts to think
watch out for Jáncsi from Budapest!
The soft processor under his skull-cap
will relentlessly tick away,
and with a mere flicker of his memory chip
he will produce a rush of ballistic equations.

In three moves he checkmated Eichmann and Stalin:
Göttingen-Cherbourg, Cherbourg-New York,
New York-Princeton. First Class
he escaped from the Final Solution.

All he needs is four hours’ sleep,
plenty of whipped cream on his Viennese strudel
and a couple of Zürich bank accounts.

Even those who have never heard of him
(and most of us haven’t)
switch with a click of the mouse
into his algebraic circuitry.
Without his own brand of it,
Artificial Intelligence
might never have got off the ground.

Whether it’s a question of playing dice
or detailing a hurricane — you name it..
self-fertilising automata or firing-tables
the piece of chalk in his hand
will lag behind the speed of his mind.

A maniac scribbling down Hilbert spaces,
rings and ideals, operating beyond all limits
with unlimited operators. A few new ideas,
he says, and we could jiggle the planet.

An elderly wunderkind with an interface
to the CIA. Helicopters roaring down on his lawn.
‘Fat Man’ on Nagasaki: pure mathematics.
War is his cocaine. There is no such thing
as too big a weapon. Always in high spirits,
lunching with admirals.

A shy fellow at heart. Mysteries
his black box cannot cope with.
Love, for example,
stupidity, boredom.

Pessimism = a sin against science.
Energy out of the can, climate control,
eternal growth! To turn Iceland
into a tropical paradise — no problem!
The rest is nebbich.

Finally: staff outing to another island,
in business suit and blackened glasses,
Bikini. ‘Operation Turning-point’.
The test was successful. The cancer from the radiation
took ten years to turn off his synapses.


Translated by the author





.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada