sábado, 21 de agosto de 2010

592.- LEE KANG-WON


Lee Kang-won nació en Corea en 1947.
Su condición de esposa de un diplomático le ha servido para conocer distintos ámbitos, culturas diferentes, diversas formas de expresión. Países como Alemania, Etiopía, Cuba, Brasil, Colombia, Costa Rica –para nombrar sólo alguno de sus destinos– enriquecieron su lirismo poético y templaron su espíritu en la observación de conductas humanas tan disímiles.
Destacada periodista en Seúl, dedicada a la carrera literaria desde muy joven, recién en 1995 dio a conocer sus primeros trabajos poéticos: Silbidos en tierras extrañas, obra a la que siguieron, entre otras, Las lágrimas del camaleón en 1996, que fuera traducida al inglés y al español, y Receta de la torta de la alegría (1999). Es en Latinoamérica donde ha recibido las más importantes distinciones, tal vez porque la geografía exultante de nuestro continente hizo vibrar sus sentimientos y la resonancia de su verso tomó una encarnatura acaso más sensual y desbordada. Una aldea de dientes de león exige ser leído atentamente, ya que ofrece varias interpretaciones a partir de un lenguaje dinámico en que se mezclan mitos, magias, prácticas chamánicas, sin perder el hilo conductor, que hace de su lector un itinerante recorriendo diversos caminos, en los que subyace siempre un sentimiento de solidaridad humana y un deseo generalizado de paz entre los hombres.
Carlos Spinedi dice en el prólogo que “su lectura gratifica al permitirnos recrear mundos, descubrir sensaciones y compartir sentimientos”.
Nina Thürler







NOSTALGIA

Habiéndome engullido una larva
cientos de mariposas
agitan sus alas anhelantes
dentro de mi corazón.
Sin señales del camino,
sin un farol en la calle,
en mi corazón la ciudad
se paraliza ansiosa.
La única señal es para las mariposas,
"sin salida".





Lágrimas De Camaleón

En este día lluvioso.
Cuando nada invita a estar fuera
Serpea tu piel
Huele a tierra cálida
No dan ganas de salir
Pero
bebiendo agua de coco
Y vistiendo hojas de plátano
se encamina a la playa

Resbalándose
entre loas espinas de su espalda
La lluvia se convierte en fuente
y se resiste a rodar a la arena

Como es un árbol entre árboles
o arena entre arenas
fácilmente puede convertirse.
Pero al caer la lluvia,
sin saber qué hacer,
sólo acierta a deshacerse en lágrimas

Mientras lloraba
no alcanzó a entender que pudo
confundirse con la lluvia.



La Sombra De Un Árbol En La Noche

Bien entrada la noche
a través de la ventana
dividida en seis pedazos
pasa la luz de la luna
Recostada tranquilamente observo
la sombra de un árbol

que danza con el viento

Al desvanecerse la luz de la luna en la mañana,
la danza desbordada en el marco del ventanal
desaparece como la escarcha

Susurrante
la vida es como la sombra de un árbol
bien entrada la noche.





Pájaro Mañanero

El pájaro cantor desnuda la noche
y despierta el amanecer del verano
con su grito
Ensayando para un recital
el pájaro mañanero
con gruesa voz canta
la misma canción

¿De quién es el mensaje que nos trae?
La soledad recorre la calle anochecida
devorándolo todo
¿Cantará una nana para ellos
que le hicieron el amor a la noche solitaria?






Soledad

El sonido de las olas flota a la deriva
de mi ser. Solitario queda atrás
el tictac del reloj.
Algún día
partirán todos los que están al lado mío
y habitará en mi corazón el eco de la soledad
como el viento aullando
en una plaza vacía.




EL CUENTO DEL ÁRBOL

Sin amante
sin amigos
en un ancho campo el árbol solitario
hace una larga sombra
como faro en la pradera
como un barco navegando en el desierto

Alguien me contó que el árbol está bajo un hechizo
Cada vez que hay luna llena desentierra
su incinerado y negro corazón, lo cuelga de una hoja
y se viste entonces de musgo azul oscuro
que adhiere a su tronco
y extrae sus recuerdos arrugados para sacudirlos
como quien toca una campana

El árbol hace pantomimas en un escenario
sólo visible para los hechizados

Alrededor del árbol
Hay siempre una multitud
que delira






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada