domingo, 1 de enero de 2012

5561.- JUANA ROSA PITA

 


JUANA ROSA PITA Nació en La Habana el 8 de diciembre de 1939 y salió de Cuba en 1961 dejando inconclusa la carrera de Filosofía y Letras. Desde entonces ha residido en Washington; viviendo en Virginia crió a sus tres hijos y luego se doctoró en Literaturas Hispánicas en The Catholic University of America, Boston, Madrid, New Orleans de 1989 a 1992 fue Profesora Visitante en la Universidad de Tulane y Miami, donde desde 1996 escribe artículos quincenales para El Nuevo Herald. En 1975 obtuvo el primer premio de poesía para Hispanoamérica del Instituto de Cultura Hispánica de Málaga y a partir de entonces ha entregado una veintena de poemarios, los primeros con el sello de Ediciones Solar, "editorial itinerante" (en palabras de Octavio Paz) que co-fundó y alentó durante diez años con un saldo de 26 poemarios de 12 autores diferentes. En 1981 dio una gira por varias universidades de Alemania y viajó a Caracas como invitada especial del II Congreso de Escritores en Lengua Española. Su poesía, caracterizada por Pablo Antonio Cuadra como "un misterioso dominio de amor y profecía: una isla de encantamiento donde la palabra restituye todo lo que el odio hizo cenizas" (“Poetas de América”, La Prensa Literaria, Managua, 12/XII/82, págs. 6 y 7) ha sido ampliamente reseñada, traducida en parte al alemán, el griego, el inglés, el italiano y el portugués e incluida en importantes antologías como New Directions in Prose and Poetry 49 (New York 1985) y Doscientos años de poesía cubana (1770-1990), Cien poemas antológicos, de Virgilio López Lemus (La Habana, 1999). Viaja con frecuencia a Italia desde que, en 1985, por toda su obra poética se le otorgó en Pisa el Premio Internacional Ultimo Novecento ("por lo significativo que resulta para la literatura italiana de principios de fin de siglo la fuerza vital y la luminosa síntesis armónica de una lengua poética que, lejos de seguir estilos a la moda, eleva pensamientos en columnas de música dentro de las que se siente el ritmo del corazón que la hace") y dos años más tarde el Premio Alghero-"La cultura por la paz". En ambas ocasiones fue luego invitada de honor al Congreso de Poetas y Críticos que desde hace medio siglo se celebra anualmente en Cerdeña. Sus poemas pueden encontrarse en prestigiosas revistas de América y Europa, desde la ya desaparecida Vuelta de México hasta Spiritualità e Letteratura de Italia. A partir del 2000 es corresponsal de la revista Alhucema de Granada. Actualmente trabaja en varias obras inéditas y continúa su labor de difusión mediante los plegables El Zunzún Viajero (en New Orleans fueron los Amatori), uno de los más recientes con sus traducciones de los poemas de la italiana Antonia Pozzi. Ciudad de residencia: Washington Premios: Premio "Alghero - La cultura per la pace". Premio Internacional Ultimo Novecento. Bibliografía: Pan de sol, Washington: Solar, 1976. Las cartas y las horas, Washington: Solar, 1977. Mar entre rejas, Washington: Solar, 1977. El arca de los sueños, Washington-Buenos Aires: Solar, 1978. Manual de magia, Barcelona: Ambito Literario (accésit del premio de poesía en la II Bienal, 1978), 1979. "Vallejianas", Miami: Solar, 1979. Eurídice en la fuente, Miami: Solar, 1979. Viajes de Penélope (prólogo de Reinaldo Arenas), Miami: Solar, 1980. Crónicas del Caribe, Miami: Solar, 1983. Grumo d"alba. Pisa, Giardini Editori (antología en español e italiano), 1985. Contraportada: Motivazione del VIII Premio "Ultimo Novecento" 1985, sessione "Poeti nel mondo". El sol tatuado, Boston: Solar, 1986. Arie etrusche/ Aires etruscos, (prefacio y traducción al italiano de Pietro Civitareale. Cagliari), 1987. Plaza sitiada (prólogo de Pablo Antonio Cuadra), Costa Rica: Libro Libre (primer volumen de la Colección "Poesía en Exilio"), 1987. Sorbos de luz/ Sips of Light (trad. Mario de Salvatierra), New Orleans-San Francisco: Eboli Poetry Series, 1990. "Proyecto de infinito" (plegable). New Orleans: Edizione di Amatori, 1991. Sorbos venecianos/ Sorsi veneziani/ Venetian Sips (50 en edición artesanal), 1992. Florencia nuestra (biografía poemática), finalista del premio de poesía "Juan Boscán" de Barcelona, 1980-81, Miami-Valencia: Arcos, 1992 . Transfiguración de la armonía, Coral Gables: La Torre de Papel, 1993. Una estación en tren (premio "Letras de Oro" de Poesía 1992-93), University of Miami: North South Center, 1994. Infancia del Pan nuestro, Boston: Poetry Planting, 1995. Il Mare che mi circonda, Miami: Amatori (edición artesanal de 12 ejemplares), 1997. Tela de concierto, Miami: El Zunzún Viajero, 1999. Cadenze Poesie , Collana di Poesia Il Capricornio, Foggia: Bastogi Editrice Italiana, 2000.


Daría lo que digo

Daría lo que digo
y todo lo besado
por un gris de tu voz amaneciéndome

Cambio este absurdo oro
y la isla con todo lo tejido
por tu sueño en mi almohada.




Antecedentes

Una nostalgia de islas yo tenía:
prisionera del mar
Venecia retenía mi niñez: sus canales
recordaban mis rizos
y rezos solitarios.

Toscana me esperaba
y como siempre ocurre
la vocación de amor tendió los puentes.

Y hoy aquí en la Florida me confirma
el prisionero mar:
a quien vive en Florencia con amor
le sobra isla.





Armónicos (del 1 Al 12)

La música vuelve a ser luz, y la poesía
sentido inefable. La sencillez es lo último:
no se puede empezar por el final.
Chopin

1

Si has tenido la audacia
de visitarme en sueños,
tu presencia será sin fin.

2

La luna se alimenta
de los tiempos perdidos:
compases entre vida y muerte.

3

Padre nuestro que estás
en el silencio, danos hoy
la melodía nuestra.

4

La página se enciende
sin haber yo tocado
ni color ni instrumento.

5

La danza de las horas
cultivo. Quien escucha
cosecha la armonía.

6

Sin escribir libreto,
la música consigue que la vida
reconozca su esencia.

7

La bitonalidad, un sueño
endémico en el mundo:
el mundo es atonal.

8

En la disonancia del siglo
prolifera el milagro
de un acorde feliz.

9

El Dador de alisios y céfiros
no se hace de rogar
por un encore de gracia.

10

Dijo el piano a la mano
fugitiva: Abandónate
y mis secretos cantaré.

11

Partiste antes de haber
nacido. He ahí la orfandad
de cuando estoy despierta.

12

Nueva lección de enarmonía:
en la vida, presencia
suena igual que en la muerte.




Armónicos (del 13 Al 21)

13

Velar dentro del sueño
mejor que en la vigilia,
no sea que se fugue el ritmo.

14

De arremansarse o desquiciarse
no puede darse el lujo
fatal la mano izquierda.

15

Dar con una armonía
nueva se logra a costa
de perderse en la realidad.

16

Tanto te he escuchado que ya
no sé si soy quien eras
o quien serás o soy.

17

Interpretar la vida
como escrita en clave
de una estatua de Donatello.

18

Vives borrando con silencios
de ángel lo irreal
de la faz de este mundo.

19

Mi gemelo encendió
su voz y la predijo
callando. Digo lo que él sabe.

20

Milagro el contrapunto
si las voces confluyen
porque los tonos las convocan.

21

Nuestra vida de tono en tono
va, y recapitula
en lo que alumbra el alma.

Miami, a fines de 1992





Carta A Mi Isla

Isla
lejos de ti es cerca del punto
más sensible
de la herida del tiempo:
lejos de ti mi cuerpo elástico
en un lecho de filos
que amenazan al viento
Lejos de ti la sed y el hambre
no se sacian
con halagos de frutas y chorros de agua:
lejos de ti es la soledad concreta
(los que viven en ti sólo conocen
la otra soledad:
esa que tiene siete letras)
isla
lejos de ti es dentro del pozo
vacío de los sueños
Lejos de ti mis manos corren
con avidez
por las carnes de un mundo de poema:
hasta el dolor
hasta el placer
se me desplazan
por un gemido abstracto al borde de la tierra
Isla
lejos de ti mi vida es la ironía
el garabato tierno de un escritor ausente:
una paja
en el ojo simbólico del cielo.



Cartas Interdimensionales (1)

Aunque parezca tierra lo que piso,
bajo mis pies el mar baila unos aires
de no sé qué país desconocido.
La vida nos propone cada cosa!
Y nosotros optamos por dejar
que el arte -desde su fino alero
volado sobre los precipicios-
responda por nosotros.

Hay quienes creen ser libres
cuando dan rienda suelta a su tiniebla:
reponden al horror
con otro horror de idéntica espesura.
Pero asomarse al infinito cuesta
encierro al sol, renuncia.
La libertad mayor -dice el artista-
es no hacer concesiones.




Cartas Interdimensionales (2)

Mientras aguardo ante el papel en blanco
la precisa intuición
que inaugure el desfile de palabras,
un arqueólogo en Lima saca a luz
una pareja que duró milenios
hasta mostrarnos su soñar gemelo.
Rollizos como infantes
más vestidos al uso de la gente.

Y aquí me ves cavando
por las capas sutiles del lenguaje
a ver si desentierro tu sonrisa
en el preciso instante de encontrarnos.
Acaso dentro de tantos siglos
irrumpamos también en otro mundo:
hermanados aquéllos por la máscara
como nosotros por la transparencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada