jueves, 19 de enero de 2012

5669.- CARLOS VÁSQUEZ ZAWADZKI


Carlos Vásquez - Zawadzki
Escritor, dramaturgo y poeta colombiano. Fundador, director y editor de las revistas Poligramas, CaliArtes y Plumadas, así como del grupo Teatro Abierto. Ha publicado los libros Diario para Beatriz, La oreja erótica de Van Gogh, Tercer laberinto, Ensayos de teoría literaria, Trabajos poéticos, El reino de los orígenes (ganador del Premio Internacional Manuel Cofiño), Estanislao Zawadzki, Voces y diferencias, Cartografías culturales y País de memoria —diálogos con Arturo Álape. Tiene una maestría doctorado en la Universidad de Tolouse. Es profesor titular de la Universidad del Valle, donde cofundó los estudios de comunicación social en compañía de Jesús Martín Barbero, la Escuela de Artes Escénicas con Enrique Buenaventura y la Escuela de Literatura, y fue el primer director de Estudios de Postgrado en este campo.









La oreja erótica de Van Gogh
Extractos
Carlos Vásquez-Zawadzki


“¿Quién eres, de qué gente y país?
¿Dónde son tu ciudad y tus padres
y por qué maravilla bebiendo el
brebaje no fuiste hechizado?”


Circe y Homero


TE ENCUENTRO en su voz nocturna:
Música de labios y miradas.
Viajas con Ulises desconocido,
inclinada hacia el agua tierna
en sus ojos húmedos de Amor.
Viajas y chapoteas tu vida
en este charco de nuestro canto.
Viajas hasta tus orillas
y me invitas a su eternidad.
Viajas alrededor de un punto
sobre el diario placer imposible.
Y me encuentro nocturno en tu voz.
Labios y miradas de música.










Y TODO QUEDA ATRÁS
como la sal
de las míticas estatuas
adormiladas
que sólo corrompen dioses perversos
en las noches de Walpurgis
que terminaron de morir
asociados a la disolución
del Alfabeto del Amor...










I


ENCUENTRO tus palabras en mi garganta
yhablo de realidades memoriosas






II


Adivino fuego y cicatriz del presente
en tus miradas que sostienen mis ojos






III


Adelanto tu libertad ya madura
como la prisión azucarada de la uva






IV


Alcanzo a beber el resto de caricias
en el pico de botella de tu boca






V


Coincido con el giro del trompo blanco
en los dedos cifrados del deseo






VI


Levántome sobre tu piel elevada
de pasiones y siento habitar mi cuerpo






VII


Acumulo precipitudes y decisiones:
el Amor justifica sus consecuencias






VIII


Señalo un punto dentro de tu piel
que luego alcanzo a dibujar y borrar






IX


Rimo la risa de tus palabras
que siempre ríen de último y mejor...










“Libro, déjame libre”.


P. Neruda


NO ACEPTO el silencio de los libros
tu cuerpo escrito
por hipócritas juglares
y deseo leerte
en el bullicio del Amor cantado
cantado por todos los poetas del olvido
que viven
arrinconados
arrinconados viven en tus secretos
y girando
y girando alrededor
de tu cintura
y cayendo
y cayendo como guerreros vencidos
y muriendo
y muriendo de leerte en mis manos
mis manos que te piensan
mis manos que te dibujan sin huellas










“...il est l’approbation de la vie
jusque dans la mort”.


G. Bataille


EN LA INTERSECCIÓN
erótica
cruce enigmático
de todos los caminos
nos encontramos...
...hasta la Muerte!










ROBO TUS IDENTIDADES FABULOSAS,
intimidades
del placer poseído en el presente.
Robo tesoros de muerte ignorada.
Robo piel y palabras y realidades.
Robo la pasión, y toda pérdida.
¡Robo el saco roto de tu cuerpo!










IMPÚLSAME hasta la insensatez,
desde las superficies de tu cuerpo,
hacia el silencio de los ceros,
rozándome presente, punteándome,
apoyándote sin pies de verso,
en el estallido del lenguaje.










IMPÚLSAME hacia el presente
totalizante
Amor rezagado
Amor retenido
en la Moral
donde no logre alcanzarnos la Idiotez,
¡el ser unido en cualquier Apocalipsis!










PULSA
en mis deseos
de tu cuerpo abierto
interminable
despunteado
sueños y locura.










ALREDEDOR DE TU CUERPO
de tu boca que afirma
la negatividad palpitante de la muerte,
como en un círculo
respirable
giro en el silencio
de las palabras escandalosas del placer sentido
me rodeo de tus labios sonoros
en mi nombre
sonoros en el estallido de mi piel,
sonoros en los gestos habitados
de mis manos
sonoros en el estruendo de mi cariño,
sonoros del oro
del presente necesario...










HOY
terminan mis silencios futuros
hoy
soy boca delirante que muerde
las palabras
encerradas
en la Torre de Babel de tu cuerpo.








Tiresias y su cayado
y otros poemas




“Un intrincado tejido de cartas
recorre todo el continente”,
Ángel RAMA,
La ciudad letrada




Alfabetos




Carta a Tiresias y su cayado


para Eduard Stresino
Maestro de maestros


“Pero no, no esperes de mi que yo revele
mi infortunio -mejor no decirlo: el tuyo”,


SOFOCLES


...”dime, Tiresias, ¿quién gozaría más
en esta prueba de ser en el otro la mitad - tajada?”,


Miriam MOSCONA


Epifanías de tu palabra en la espiral de nuestros orígenes:
...”es terrible saber, cuando de nada sirve
el saber a quien lo posee”. Pero, Tiresias, tu estás
al servicio del Oblicuo Apolo:


Es tu saber de visiones inequívocas en casa de Edipo,
Es tu saber de regiones transparentes del poder y la sangre,
Es tu saber de génesis míticos descifrables ahora,
Es tu saber de perversidades del primero y último de los humanos,
Es tu saber de juegos cruzados en destinos tribales,
Es tu saber de teatros ecuménicos y verdades públicas,
Es tu saber circular del logos y la muerte del padre,
Es tu saber de sexo ciego en sábanas maternas...


Epifanías de tu palabra en la espiral de nuestro presente:
...”es terrible saber, cuando de nada sirve
el saber a quien lo posee”.








Carta blanca del nuevo milenio


para Rodrigo y Javier NAVARRO MARÍN




“Há metafísica bastante
em nao pensar em nada.
o que penso eu do mundo?
Sei là o que penso do mundo!
Se eu adoecesse pensaría nisso,”


Fernando PESSOA




Pensándolo ahora o sin pensarlo nunca
nada somos pensando en el mundo.
Sintiéndolo todo somos nada pensándolo
y pensándolo así nada sentimos sintiéndolo.
Escribo sin sentirlo ni pensarlo.
Leo sin afirmar ni firmar lo escrito.


Experiencia enseña sin aprender las causas.
¿Dónde sentir los sentidos? ¿Dónde realizar la realidad?


Olvidados, perdidos: cuerpos somos de lenguaje.


En la espiral del fin nunca dichos ni escuchados:


borramiento del pensar y sentir.












Carta al fluir del ser


para Amadeu Baptista.


...estoy en el fluir del río,
me deslizo y continúo
de punto a punta,
agua de signos sedientos,
me desplazo en caída transparente,
olvido orillas,
soy arena movediza,
lisa piedra rodante
sobre piel de deseos y territorios,
boca de lluvia fecunda
sin rastros inolvidables,
sin árboles de izados frutos,
en viaje bautismal meditado
hacia altamar,
sal de la muerte total...










Carta de naufragios


para Luz Elena Zabala


“Entre los hoyos deslizantes de los naufragios,
Vicente HUIDOBRO


Rueda de agua enigmática
tabla de salvación occidental
corriente alterna poética
ayer aleta de vientos homéricos
centro mítico solar
olas melódicas de combatientes épicos
tapón del próximo pasado olvidado
torre de Atlántida imaginada
espina de pulpa mordida
espesor de sal bíblica en la piel
playas quemadas de alucinaciones
naos conquistadoras abisales
memoria lítica cifrada
piedras mesiánicas rotas
arco iris de tiempos simultáneos
crecientes marejadas de Nuevos Mundos
ancla espacial iluminada
huesos aéreos tallados en blanca arena
dureza respirada aquí escrita
palimpsestos de páginas blancas








Carta del don gratuito


para Cecilia Castro y Carey Lee


“Tout sage est l’élève d’un fou
Toute âme s’instruit par la chair”,
Marguerite YOURCENAR




Dones son silabarios de agua
y fuego lento
Dones son peldaños de carne
y preguntas abiertas
Dones son revisitaciones
y epifanías irisadas
Dones son manos pensantes
y todo descentramiento


Dones son cruces de caminos
y delirios ciertos
Dones son cabalgaduras de plata
y junturas acompasadas
Dones son desbocados corazones
y conjetura de orgasmos
Dones son rumor y mar de caracolas
y mitografías en espiral
Dones son intuición del instante
y totalidad apocopada
Dones son encarnaduras de amor
y límites conjugados.










Carta de la moridera


para Fabio Rodríguez Amaya


“Sin dejarse ver,
como si no fuera”,


José Manuel ARANGO


Soy extraño amasijo de palabras
en la pérdida de mis ternuras.
Soy rasgadura o raspadura del ser.
Línea o torre inclinada
del lenguaje deseado caída
como por una rotura temporal,
aventura de errancias.
Soy anudada,
ciegas nervaduras.
Transcurro como reloj de arena
ensimismada
disolviéndome
para volver a nacer enarenada.
Soy desencuentro,
empuñadura perdida de la navaja
y diseminación de letras enajenadas.










Carta al Silencio


para Àngela Rosa Giraldo


¿Qué traes en tu garganta de plata?
Una voz sincopada, rota, un enigma.
¿Qué palabras palpitan en tu sombra?
Temor, dolor infinitum, presente rasgado.
¿Qué nombras en altos delirios?
Soledad, dejo de todo amor.
¿Qué deseas para abrir la vida?
Detenerme en un verbo: palabrear.


¿Qué es el tiempo en tu cuerpo?
Telar de espera que entreteje la muerte.
¿Qué conservar del vacío memorioso?
Poder interrogarnos ser y lenguaje.












Carta al amigo de los amigos


para Alvaro Escobar Navia
In Memoriam


“Amigo: no querrás que te confíe
Todo mi pensamiento,
Porque te dolería inútilmente
Cruel veracidad”,


Jorge GUILLEN
1


Amigo: de luz levantamos puentes
entre voces oscuras, irreconciliables.
Estribos de luna depuran distancias.
Amaneceres de tertulia y Lorca, Neruda,
Paz y Vallejo, espirales de la memoria.


Poemas de soles en el corazón.




2


Amigo: de vivir silenciado el furor
estalla como semilla, cicatriz, orillas.
Bebemos en la mano agua de pozos mansos.
Medianoche perfuma decires en los labios,
palabras como quemadura de luciérnagas.
Poemas de ríos en el corazón.


Carta entre las manos


para Rodrigo Argûello


Pero las manos construyen naos
y algarabías de historia y cantos
y formas inéditas para mañana


Pero las manos atraen lejanías,
piel en movimiento, eróticos cuerpos
y lenguajes de uva mordida


Pero las manos atizan fuegos
y escalan lluvia en los ojos:
presente como boca aprendida


Pero las manos levantan puentes
airados, a ras de aire ingrávido
donde respiran signos incinerados


Pero las manos entretejen gestos
religiosos, acezantes, lúdicos
de miel untuosa y gratuita


Pero las manos dicen escrituras
laicas, liberadoras de culpas
y destinos: tierras sin paraíso...




Palimpsestos




Carta de los heterónimos del poeta
para Mario Camelo


“Soy más variado que una multitud accidental,
Soy más diverso que el universo espontáneo”,


Fernando PESSOA


1
Reinvenciones
en el alfabeto de orígenes
--presentes
del ser uno y otro, esta vez.
Fanales
en carnaduras de la memoria.
Fugadas mientes
y universos conjugados.
Fortunadas rayaduras de luz.
Vibraciones diseminantes.
Agua en espiral
renaciendo, nombrándose.


2


Soy pálpitos
y bordeaduras de lenguas de fuego.
Soy silencios,
respiración palabreada.
Soy escisión
y conjunción accidentales.
Soy cicatriz,
desandamiento y cruce andariego
Soy sibilante otredad
y variaciones del instante.
Soy carnadura
ínfima con el verbo levantado.
Soy estrépito
erótico, derrumbe y alzamientos.
Soy sin ataduras
justiciero, solitario solidario.
Soy hacia el final
diciéndome, punto en historias ausentes.
Soy escuchándote
de caricias, mordidas y besos ascendentes
Soy desgranado
sujeto de signos, pura intermitencia.
Soy sólo punteado
en la página, ritmado, olvidado juglar.
Soy inconcluso
errabundo vagabundo, desmesurado trovador.




Carta de las palabras escritas


para René Jaramillo


“L’homme est un être de langage
et le produit de ses amours”,


D. DUMAS


Palabras
en
el
telar
del
cuerpo:


Somos sonidos esculpidos
Somos conjunciones violentas
Somos espera tatuada
Somos acariciada escucha


Somos diseminación creadora
Somos sujetos de deseo
Somos carcaj y flecha heridos
Somos pequeña muerte feliz


Somos silabarios de ternura
Somos azar y golpe de dados
Somos punto abierto, aquilatado
Somos ahora frutos mordidos


Somos preguntas seminales
Somos presente de deidades
Somos furor y misterio
Somos naos y ríos de sangre


Somos fecundas contradicciones
Somos hoy paraísos perdidos
Somos sin razón del infierno
Somos vetas de oro, excrementos


Somos marejada y hundimiento
Somos extensas manos pensantes
Somos tres círculos musicales
Somos expectantes máscaras


Somos ecuación de pasiones
Somos agua y granos de arroz
Somos semilla de trigo enharinado
Somos excluidas excepciones


Somos igual patria suave
Somos ojo intransigente
Somos relojería de sombras
Somos caída de confabulaciones


Somos eros razonadores
Somos hebras tejidas de olvido
Somos aguja en la matriz
Somos pulpa y cascarón


Somos incendio de antorchas
Somos ladrillo de invenciones
Somos gargantas agoreras
Somos balcón de confusiones


Somos levadura y gritos
Somos pizarra eclipsada
Somos aceite incansable
Somos erección de dones


Somos cópula solidaria
Somos alforjas de poemas
Somos rotura y huída
Somos pérdida ganada de sentido...








Carta a Federico García Lorca


para Oscar Collazos


“Bajo el agua
siguen la palabras”.




Palabras de agua,
enamoradas del alba.


Federico, traen los ríos del mar
nacimientos. Cosmogónicas voces de caracolas.
Absolutistas voces en naos españolas.
Y voces negras de mitos, alabaos y madreselvas.
Labios de sal y viento, historias de espirales.
Horizontes de luz baja, zapote y azafrán.


Palabras de agua,
enamoradas de su errancia.


Federico, cinturas de río, brazos de mar
y cuerpos mestizos de aceituna y olvido.
El sol es hombro y mano y ojos de espuma.
Matria del Nuevo Mundo y este camino de ritmos.


Seres de azúcar y maíz en la mirada,
bocas de tabaco y fumarolas del destino.


Palabras de agua,
enamoradas de la cábala










Carta primera a Emily Dickinson


para William Ospina


Encontrarte, sin saber ni conocernos.
Descubrir signos atormentados
y sigilosos en tu arte de escribirnos.
Detenerse en tus sorpresas cotidianas:
todo lo dices en un tiempo imperfecto,
dimensión nueva del sentido poético...


Aquí está mi primera lectura tardía,
cosmos abierto en tu casa de Amherst
palpitante de deseos escritos
- vestida de piqué blanco y dos lirios
y poemas mil en tus manos temblorosas...


Aquí leo tu desconocimiento y mi pérdida:




“Soy nadie. ¿Tú quién eres?
¿Eres tú también nadie?
Ya somos dos entonces. No lo digas:
lo contarían, sabes.
Qué tristeza ser alguien,
qué público: como una rana
decir el propio nombre junio entero
para una charca admiradora.”




Entonces podré olvidarte, Emily,
para nombrarnos en lo inesperado.
En el próximo poema del adiós...






Carta al poeta negro del Pacífico


para Leyda Viveros V.


“Una vez en un letargo
soñando que estaba muerto
me subí a los elementos
y anduve un rato paseando.


Yo conversé con la luna
que estaba en su aposento,
hablé con todos los muertos
sin dificultad ninguna,”
Benildo CASTILLO




“La palabra es además escalera
para trepar al mundo de las divinidades”,
Nina de FRIEDEMANN




Decidor memorioso, métrico decidor
de las décimas del mar quemante del poema;


sembrador de mágicas historias de la ciencia de los bosques
y algarabías y recochas alegres como tu piel;


orífice de realidades de tres orillas encontradas
en la esclavitud portuguesa del ayer español
y la tardía libertad mestiza para hoy y mañana;


contador de estrellas nacidas en cruzados ríos
de oro, alcanzadas por manos inglesas y francesas;


descrubridor - como Colón redivivo -
de transparentes islas y puertos de un largo día;




seductor de bocas rojas de rosa soñada
en cuerpos trenzados, traídos del olvido;


relatador palenquero de libertades deseadas por Moruá
y canceladas por el poder de extraños amindalas;


engañador de mundos felices de sus orígenes,
recitados en rituales de son, ron y currulaos;


griot were - were de génesis míticas perfectas
y amansador de ciudadanas iracundias, paganas;


aquilatador de deseos de círculos concéntricos:
mundos fabulosos escalados por la palabra de arriba y abajo;


¡ganador siempre fortuito del Poema de oro!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada