miércoles, 18 de enero de 2012

5662.- WILLIAM NAVARRETE




William Navarrete
William Navarrete es un escritor y crítico de arte nacido en Cuba en 1968, establecido en París y con ciudadanía francesa.

Libros publicados
La gema de Cubagua (novela), Legua Editorial, Madrid, 2011.
Lumbres veladas del Sur, (poesía inspirada en Marrakech), Editorial Aduana Vieja, Valencia, España, 2008.
Visión crítica de Humberto Calzada (monografía de ensayos críticos sobre el artista) con Jesús Rosado, Editorial Aduana Vieja, Valencia, España, 2008.
Aldabonazo en Trocadero 162 (homenaje a José Lezama Lima), con Regina Ávila, Editorial Aduana Vieja, Valencia, España, 2008.
La canopea del Louvre (en francés y en español), coautora Regina Ávila / prólogo de Ramón Alejandro, Editorial Aduana Vieja, Valencia, España, 2007.
Visión crítica de Gina Pellón (monografía de textos críticos sobre la artista), Editorial Aduana Vieja, Valencia, España, 2007.
Canti ai piedi dell'Atlante (poesía), Ed. Coen Tanugi Editore, Gorgonzola, Italia, 2006.
Catalejo en lontananza. Crónicas cubanas (1996-2006), Editorial Aduana Vieja, Valencia, España, 2006, prólogo de Grace Piney Roche.
Versi tra le sbarre (edición bilingüe italiano-español), Edizione Il Foglio, Piombino, Italia, 2006.
Edad de miedo al frío y otros poemas, (poesía, primer Premio Eugenio Florit de Poesía, otorgado por el Centro de Cultura Panamericana de Nueva York), Editorial Aduana Vieja, Valencia, España, 2005 / Età di paura al freddo, Ed. Il Foglio, Piombino, Italia, 2005).
Ínsulas al pairo. Poesía cubana contemporánea en París, Editorial Aduana Vieja, Valencia, España, 2004 (2da. edición: 2007).
Cuba, la musique en exil, Ed. L'Harmattan, París, 2004, (prólogo de Eduardo Manet) (en francés).
1902-2002. Centenario de la República Cubana, (libro colectivo de ensayos, con Javier de Castro), Ediciones Universal, Miami, 2002.
La chanson cubaine : 1902-1959 (textes et contexte), Ed. L'Harmattan, París, 2002, (en francés).

Ensayos publicados
"Blogs independientes en Cuba", en Revista Hispano Cubana, n° 33, Madrid, 2009.
"José Lezama Lima: Un étrusque, un être anachronique, hors du commun", en Cyclocosmia, n° 2, juin MMIX, Revue d'invention et d'observation, Obernai, France.
"Cuban Exiles in France", en Idea of a Nation Displaced, de Andrea O'Reilly Herrera, Ed. State University of New York, 2007.
"La littérature cubaine en France: oublies ou mésententes?", en Critique, n° 711-712, agosto-septiembre, 2006, Les Editions du Minuit, Paris, France.
"La pandilla de Banes. Notas a una entrevista capital", en La Torre del Virrey, n° 2, invierno 2006, Revista de Estudios Culturales, L'Eliana, Espagne.
"Amnistie ou absolution des péchés? Quelques considérations sur la justice transitionnelle", en Bienvenus à la transition, de Grace Piney Roche, Editorial Aduana Vieja, Valencia, España, 2005.
"Una música expoliada", en I Congreso Internacional de Cultura Cubana, Editado por la AECT, Madrid, 2004.
"Europa, el fin del letargo", en Voces tras las rejas, de José M. González-Llorente, Ed. Biblioteca de la Libertad, Miami, 2004.
"Cuba-Francia: ¿el fin del glamour?, en Democracia, desarrollo y sociedad civil en Cuba, Editorial Aduana Vieja, Valencia, España, 2004.
"Holguín, una genealogía patriarcal", en Herencia, Vol. 10, n° 3, 2004, Miami, Florida.
"La pintura republicana cubana: de una Academia a otra", en Herencia, Vol. 9, n° 1, 2003, Miami, Florida.
"La ronda del exilio: una música con alas", en Creación y Exilio, Selección y prólogo de Fabio Murrieta, Editorial Hispano Cubana, Madrid, 2002.
"El quinquenio dorado de la pintura cubana: 1940-1945", en Encuentro de la Cultura Cubana, n° 16-17, Madrid, 2002.
"Los foros republicanos cubanos y el fantasma del poder", en Herencia, Vol. 7, n° 1, 2001, Revista de Cuban National Heritage, Miami, Florida.
"Alexander von Humboldt en Cuba", en Tranvía, Revue der Iberischen Halbinsel, Berlín, junio 1999.
"Entres sones y salsas", en La Canción Popular, n° 14, Revista de la Asociación Puertorriqueña de Música Popular, San Juan de Puerto Rico, 1999.

Libros prologados
Patrizia Garofalo, Il Dio dell'impossibili, Piombino, Italia, 2009.
Regina Behrens Al Sowayel y Nouf bint Mohammad, libro de artes decorativas. Secret interiors in Saudi Arabia, Arabia Saudí. Editorial Aduana Vieja, España, 2007.
Janisset Rivero, poemario Ausente, Editorial Aduana Vieja, Valencia, 2008.
José Triana, poemario Orfeo en la ciudad, Editorial Aduana Vieja, Valencia, 2008.
Ramón Alejandro, catálogo El vimana de la existencia, Latin Art Core, Miami 2007.
Raúl Maestri, Obras escogidas, Editorial Aduana Vieja, Valencia, 2006.
Jorge Olivera Castillo, poemario Confesiones antes del crepúsculo, Miami, 2005.
Gina Pellón, poemario Vendedor de olvidos, Editorial Aduana Vieja, Valencia / Piombino, 2005.
Regis Iglesias Ramírez, poemario Historias gentiles antes de la Resurrección, Editorial Aduana Vieja, Valencia 2004.
Nivaria Tejera, novela Espero la noche para soñarte, revolución, Miami, 2002.
Arcadio Cancio, catálogo Interiors from the interiors, Barcelo Fine Art, Miami, Florida, 2001.

Actividades literarias
Dirige las colecciones literarias "Viendo llover en La Habana" y "Visión crítica" para la editorial Aduana Vieja, Valencia, España.
Dirige la colección de literatura cubana, junto con Gordiano Lupi, para la editorial Il Foglio, Piombino, Toscana, Italia.
Participación en: Ateliers cubains, Saint-Etienne, Francia, 2001 / I Congreso de Creación y Exilio, Cádiz, 2001 / Festival Horizons du Sud, Marsella, Francia, 2002 / III Congreso de Creación y Exilio, Cádiz, 2004 / Feria Internacional de Chiari, Italia, 2005 / 37 Feria del Libro de Valencia, 2006 / XXV International Fair Book, Miami, Florida, 2008 / Coloquio "Kuba - 50 Jahre nach der Revolution", Goethe Universität, Fráncfort, 2009 / Taller Literario en el Instituto de Lenguas Romances, Goethe Universität, Fráncfort, 2009 / Poesia in Carnavale, Castrovillari, Calabria, Italia, 2010 / Feria del Libro de Madrid 2011, Parque del Retiro.
Primer Premio de Poesía "Eugenio Florit", Centro de Cultura Panamericana de Nueva York, 2002
Miembro del PEN Club de Escritores.
Colabora desde 1998 para el periódico El Nuevo Herald, Miami y para otros diarios y revistas.
Medalla "Vermeil" de la Société Académique "Arts-Lettres-Sciences", París, 2010.










CHASCARRILLO DE SAN JUAN


Le ofrezco este solsticio
al pueblo que es la puerta
de la cuenca donde los hombres
nacen cantándole a la lira,
al rocío que cura los males.


Quien se embadurne el cuerpo
de rocío de naranjo en flor
podrá librar de las ataduras
de los siglos a las reinas moras,
hará bramar a los dragones
y pondrá a volar entre enjambres
de espíritus a los caballucos del diablo.


Vaciará de su veneno a las víboras
quien agasaje la fecundidad del sol
repitiendo sus aros de fuego
sobre las piedras estériles,
cansadas de la coz que pisotea
la faz de la tierra con descaro.


Se abrirán de par en par las puertas
de los palacios encantados
para que la luz de las antorchas
estremezca al monstruo en su morada
removiendo las mortajas olvidadas
bajo un lecho de helechos florecientes.


Le regalo mi fiesta de San Juan,
la misteriosa noche en candeladas,
a quienes lo ahuman todo,
mieses y huertos, huertos y mieses
para regocijo de los niños
y temblor de la mujer casamentera
en la ansara de su noche infinita.










CALOR DE TÉ


A Sophie Dussaud


La bondad no es palabra de profetas,
ni se esconde hondo a donde sólo llega
quien cava pozos o descubre en un salmo
el sentido caprichoso de la perfección.


La bondad está, a veces, detrás de la puerta
que atraviesas con prisa cada día,
y para penetrarla sólo necesitas aceptar,
como si no existiera nada más en este mundo,
el calor que desprende una simple taza de té.












LID DE MOTIVOS


La sobrevivencia es el arte
que ha hecho de Chichaoua
algo más que una encrucijada
en las rutas que se disputan
desde tiempos inmemoriales
la tierra, el cielo y el mar.


Allí los ómnibus vomitan
un mar de leva de seres
calcinados por la inclemencia
del yodo que parece agotarse
ante la misma voracidad
con que muerden las alfombras.


En el remedo de una plaza
no cabe un alborozo más
de parte de los chamuscados
complacidos que arrastran
el sudor fresco de los telares
como panzudos bergantines de Indias.


Una institutriz de Gironda
intenta explicar en vano
a sus ángeles traviesos
la abstracción de una cabra
huyendo, en un mar de sangre,
de la geometría perfecta del reptil.


El jolgorio febril de los rollos
nos impide saber, a la institutriz,
a los ángeles y a mí,
si en la lid de los motivos
se ovillan las serpientes sobre
los cuerpos vencidos de las cabras.


Un narguile es la torre almenada
refugio dorado de cristal y humo
en el fondo de un café de barrio
a la espera del milagro de la luna
vencedora de los aluviones
escapando de la incógnita negrura.


Ahora que Chichaoua recobra
la geografía anónima de sus muros,
puedo sentir el aroma del azúcar,
la ardiente melaza de otros tiempos
percutiendo al ritmo de un bendir
el ahouach que palmotean los hombres.










Pigalle, 1


La monada hipnotiza hasta las plantas
con sus ancas de caballo poderoso
aprisionadas bajo telas de abultados uniformes.
Lucen tan maduros y tan listos para el sexo
que a cualquiera se le olvida
que velan por el orden arbitrario
y, de paso, recaudan los euritos
que pagan recepciones, choferes y vinos
de los Ministros llorones del Estado
y su primera dama de faldilla y taconcillos.


Están pidiendo papeles arrugados,
papeles en blanco, letras muertas
que acuñan risotadas de fronteras,
a los que gesticulan demasiado
o se acomodan el paquete con gestos de truhán.
A mí me ignoran porque tengo
cara de buen cristiano,
de blanquito criado en Miramar
y no llevo cadenones en el cuello,
ni esa rufa de negro aspavientoso,
ni me brillan los dientes con el oro,
ni se me pela la nariz de tanta harina
y el pantalón no me cae más allá de las nalgas.


Soy para ellos el perfecto ciudadano…
mientras no sepan lo que pienso.












Pigalle, 2


Está pasando algo bajo un toldo.
Son las cuatro de un sol fugaz
y las gotas de sudor anuncian un verano
que es arena escurriéndose en las manos.
La alameda central está desierta.
Los listones de metal de los canteros
descansan de quien pone en ellos su trasero
para vendernos lo que sea
por tal de vender algo
y meterse en el vientre, en el bolsillo,
un billete o media caja de cigarros.


Tal vez se han ido todos
al lugar de donde vienen:
al famoso bled que yo imagino
como esos pueblos-fantasmas de La Mancha
o las aldeas tragadas por raíces
en las tierras misteriosas de los mayas.
Un Más-Allá donde gozar no está prohibido
siempre y cuando no se abra de un golpe
la ventana severa del orden celestial.


Si me pregunto por qué no fui tras ellos,
es porque no tengo bled, ni raíz,
ni otra geografía al otro lado de la puerta,
porque se van borrando mis recuerdos
para que el aire que respiro no me asfixie
al contemplar en las márgenes del paso
el precipicio de mar a mis espaldas.


En esta tarde de engañoso sudor
sólo se ve de banco en cuando
un fantasma, alguna sombra,
un viejo cabizbajo, la estoica figura
de una puta… mesopotámica,
una loca cubierta de argollas hasta el culo,
un chulo de tatuajes en la lengua
y la mirada triste de perros vagabundos
como mujeres sedientas de marinos
en el muelle incierto de sus vidas.


En esta tarde de engañosa muerte
y de pasado
es mejor comprar un diario
y abanicarse el rostro con todas las noticias.














El tres del bulevar


A Farid la religión no le deja
aceptar la cerveza que le brindo.
Me lo dice quitándose la ropa
como quien sopla sobre un ojo
alguna inoportuna basurilla.
Tiene tanta prisa en soltar
el peso acrecentado entre sus piernas
que se olvida de esto, de lo otro
y de los suras punitivos del Corán.
No sé cómo logra creer que complace a una mujer
si mi sexo le flagela el vientre
y a veces le pasa cerquita de los labios.
Al disponer de mí en juegos malabares
es el gimnasta con que sueñan las muchachas
y huele a pieles de camellos,
a azahar en una plaza tugurienta,
a canela en rama, a zoco aturdido de canciones.
Sube y baja pidiéndome una danza,
una luna sin espejos donde quede
atrapada la ilusión de cada noche.
Y ese deseo de mortal contenido
en la abstinencia y el desprecio
de las hembras de París por su pobreza
lo obligan a vengarse de la vida y de su dios,
a pedirme que olvide su rostro en una esquina
y a llamarlo por su miembro
cuando salga por mi puerta liberado.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada