lunes, 1 de agosto de 2011

4366.- GILBERTO MENDONÇA TELES


Gilberto Mendonça Teles nació en Goiás, Brasil. Es experto en letras neolatinas y es Doctor en letras y Docente libre en literatura brasileña. Ha editado catorce libros de poesía y diez de crítica literaria. Ha recibido numerosos premios literarios de prestigio, entre ellos, en 1989, por el conjunto de su obra, el premio Machado de Assis, de la Academia Brasileira de Letras.





RECOMIENZO

Todos los días, mi amor, paso
para verte y amarte, ser tu marido,
tu amante fiel en tiempos de escasez
pero tan lleno de forma y sentido.

Lo mejor, lo más bello, no ha sido
lo que quedó sin ritmo y sin compás;
mas sí este deseo instituido,
esta ternura por tu regazo.

Todos los días, mi amor, respiro
la desesperación de permanecer,
sintiendo que el absoluto de la vida
tiene su precio.

Y cuanto más purifico el pensamiento
más me doy cuenta de que todo es lindo
porque partimos siempre del comienzo.

• Traducción al castellano a cargo de Rebecca Marquis





RECOMEÇO

Todos os dias, meu amor, eu passo
para te ver e amar, ser teu marido,
teu amante fiel no tempo escasso
mas tão cheio de forma e de sentido.

O melhor, o mais belo, não tem sido
o que ficou sem ritmo e sem compasso;
e sim este desejo instituído,
esta ternura pelo teu regaço.

Todos os dias, meu amor, alento
o desespero de ficar, sentindo
que o absoluto da vida tem seu preço.

E quanto mais apuro o pensamento
mais me dou conta de que tudo é lindo
porque partimos sempre do começo.







LA CASA DE VIDRIO

A Celuta Mendoça Teles

En el sueño y en la poesía
se va elaborando la esencia
de lo que no se pierde ni se altera
en la lengua común de los hombres.

Anterior a las circunstancias,
filtrada de sí misma y su refugio,
la imagen no conocía todavía ni el
remordimiento
ni el hollín más precario de la vida.

Y puede así surgir en la transparencia
de una casa de vidrio, donde la figura
real de mi madre, iluminada,
me sonreía y señalaba,
deslizándose
por el perfil de las puertas invisibles.

Allí su espíritu sereno
se fue igualando a la pura densidad
de la luz, cuando su nombre, tenue,
de repente se oyó un eco en lo más extremo,
en el sin fin del habla absoluto.


• Traducción al castellano a cargo de Rebecca Marquis






A CASA DE VIDRO

A Celuta Mendonça Teles

No sonho e na poesia
vai-se elaborando a essência
do que não se perde nem se altera
na língua comum dos homens.

Anterior às circunstâncias,
filtrada de si mesma e seu refúgio,
a imagem não conheceu ainda nem o remorso
nem a fuligem mais precária da vida.

E pode assim surgir na transparência
de uma casa de vidro, onde a figura
real de minha mãe, iluminada,
me sorria e acenava,
deslizando-se
pelo perfil das portas invisíveis.

Aí o seu espírito sereno
foi-se igualando à pura densidade
da luz, quando o seu nome, rarefeito,
de repente ecoou no mais extremo,
no sem-fim da fala absoluta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada