viernes, 26 de agosto de 2011

ANGELINA GATELL COMAS [4.501]



Angelina Gatell Comas 

Nació en Barcelona el 8 de junio de 1926 - Falleció el 7 Enero 2017.

POESÍA 

“Poema del Soldado” – Premio Valencia de Poesía – 1952 
“Esa oscura palabra” 1963 
“Las Claudicaciones” – 1969 (Reeditado en 2010) 
“Los Espacios Vacíos” 2001 
“Desde el Olvido” – 2011 
“Noticia del tiempo” (100 sonetos de ayer y de hoy)- 2004 
“Mujer que soy” (La voz femenina en la poesía social y testimonial de los años cincuenta) – 2007 
“Ceniza en los labios” – 2011 
“En soledad, con ella” (Antología 1948 – 2005) – 2015 
“La oscura voz del cisne” – 2015 

LIBROS PARA NIÑOS: 

MIS PRIMERAS LECTURAS POÉTICAS. Ediciones 29, barcelona, 1980.
MIS PRIMEROS HÉROES Biografías cortas para niños. "Ediciones 29, Barcelona 1981 
EL HOMBRE DEL ACORDEÓN Novela para niños. Ed. "Espasa Calpe". Madrid, 1988 (Varias ediciones) 
LA AVENTURA PELIGROSA DE UNA VOCAL PRESUNTUOSA. Novela para niños. Ed. "Aliorna". Barcelona 1988. Publicada en castellano y catalán. Traducida al catalán por Dolores Baliella. 
LA AVENTURA PELIGROSA DE UNA VOCAL PRESUNTUOSA. Novela para niños. Ed. "Grupo Anaya". Madrid 1994. Col. El duende verde. Edición castellana y catalana 

-"Memorias y desmemorias". Autobiografía centrada en su labor como actriz y en la que fue su profesión hasta que se jubiló en 1991, actriz y directora de doblaje. Con series como "Heidi", "Marco" o "Había una vbez el hombre"

BIOGRAFÍA 

NERUDA. Ed. EPESA, Madrid. 1971

ESTUDIOS

DELMIRA AGUSTINI Y ALFONSINA STORNI: DOS DESTINOS TRÁGICOS 

ANTOLOGÍAS 

POESÍA FEMENINA ESPAÑOLA, En colaboración con Carmen conde. Ed. Bruguera, Barcelona. 1971 

POESÍA AMOROSA CONTEMPORÁNEA. En colaboración con Carmen Conde. Bruguera. Barcelona 
MUJER QUE SOY (La voz femenina en la poesía social y testimonial de los años cincuenta) (Prólogo, selección y notas de Angelina Gatell) Ed. Bartleby. Madrid. 2006 

CUENTOS 

KILCHU (Premio "Casa Pedro". Valencia. Publicado 
UNA EXTRAÑA IMPRESIÓN Premio "hucha de plata". Publicado 
EL MENDIGO . Publicado 
SENSACIONES. Publicado 

Ha ejercido la crítica literaria y ha publicado artículos en :"Poesía Española", "Sábado Gráfico", "Cuadernos hispanoaméricanos", "El Urogallo" y otras revistas. 

TRADUCCIONES 
Ha traducido más de cien libros. En su mayoría para niños y jóvenes. Idiomas: catalán, italiano y francés. 

LIBROS INÉDITOS 

POESÍA: 

DE MAR A MAR 
CANTATA 
UN LARGO SILENCIO 

CUENTOS: 

ASÍ CAYÓ LA NOCHE 
EL PANTANO 
LO HABRÍA ENTENDIDO MAL 
MIEDO 
y otros 

LIBROS PARA NIÑOS 

LA EXTRAÑA AVENTURA DE QUICO VERA 
UNA HISTÒRIA DIFERENT NOMÈS PER LA BONA GENT (En catalán) 

OTRAS ACTIVIDADES: 

Con José Hierro, Aurora de Albornoz y José Gerard Manrique de Lara, creó la Tertulia "Plaza Mayor", inaugurada por Vicente Aleixandre, en la que leyeron sus obras los más importantes poetas, críticos, novelistas, ensayistas y dramaturgos españoles -y varios extranjeros- de los años sesenta. 
Ha traducido, adaptado, doblado y dirigido el doblaje de cientos de películas de Cine, y de T.V. Entre los textos por ella adaptados figura el de la ya mítica serie de dibujos "Heidi". 
Ha trabajado en T.V.E. como actriz y guionista. Entre sus muchos trabajos para T.V.E., figura la biografía de María Curie, emitida en cinco capítulos. 

Ha dado conferencias y recitales en innumerables ateneos y centros culturales. 


EL SONETO 

El soneto es el rey de los decires 
Blas de Otero 

Lo di al amor. Al sueño. Al embeleso. 
Astilla de mi voz, madera triste. 
Lo di al asombro cuando el labio asiste 
a la frutal celebración del beso. 

Lo di al recuerdo. Al mágico suceso 
de volver a soñar lo que no existe. 
Lo di al dolor, cuando su lanza embiste 
algo que otra lanzada dejó ileso. 

Bebí su luz y consumí su aroma 
y en el puro cristal de su redoma 
guardé el licor que fui, que soy, que entrego. 

En su reino habité. Y aún perdura, 
fundida con mi piel, la quemadura 
de las catorce palmas de su fuego. 



A QUIEN CORRESPONDA 

devuélvenos también nuestros cadáveres, 
enséñanos también los asesinos. 
 Ángel González 

Una vez más quiero volver al tiempo 
del que siempre hablaré 
porque le pertenezco 
como el azul al mar, 
como la luz al alba. 

Y quiero 
bajar a su memoria 
como quien baja 
al sótano que guarda 
objetos, actos, versos, actitudes, 
días, que con frecuencia hojeo 
como páginas, 
y con ellas pegadas a los dedos 
salgo a la calle, aparto con denuedo 
la oscuridad y pregunto, 
_por si alguien lo supiera_ 
dónde están los cadáveres, 
desde dónde nos mira 
la ausencia de sus ojos, 
en qué lugar esperan 
la cercanía de una rosa, 
su fragancia vedada por la ira, 
el aire 
que disipe el silencio. 

Y pregunto también 
los nombres de los asesinos, 
aunque los sepa bien, sílaba a sílaba, 
pero los quiero dichos en voz alta, 
a gritos, 
no guardados con celo en sus estuches 
de dorada penumbra 
desde el instante mismo en que el invierno 
dejó caer su frío sobre el suelo 
que ya nunca fue patria, 
sino desgarradura. 

Muy pocos saben de qué hablo. 
Sin embargo, no falta quien se aleje 
obviamente molesto. 

Y están los que, confusos, 
se llevan a los labios 
el índice gastado por el miedo 
y se alejan también 
aunque más lentamente, 
no sé, quizá afligidos. 

Otros, susurran evasivos: hace 
ya tanto tiempo... Y vuelven la cabeza, 
como si alguien de pronto los llamara. 

También los hay que opinan sin sonrojo, 
como haciendo equilibrios 
sobre el filo de la conciencia, 
que sería mejor dejarlo todo 
dormido en el sosiego, 
cubierto de benignos crisantemos 
y así nadie podría 
dañarse con su roce. 

Después se van a Roma y, conmovidos, 
debajo de los pórticos 
donde Bernini, 
hace ya más de cuatro siglos 
guardó la luz del mármol, 
recogen, con unción, sin miedo a herirse, 
los nombres trémulos de gracia 
de otros cadáveres, 
los guardan en sus dijes con cuidado 
y sonríen en paz. 

No consigo entenderlo. Escucho. Miro. 

Me quedan ya muy lejos las palabras 
que con el tiempo cambian de sentido, 
y acomodan sus dúctiles metales 
a la oscilante 
valoración de los conceptos. 

Y más lejos aún, mucho más lejos, 
perdida entre la niebla, 
la luz que fue habitada por la idea, 
o el aroma, no sé, tal vez por nada. 

No consigo entenderlo. 

Reúno amargamente mis preguntas 
y releo las páginas 
donde mi tiempo amarillea y sufre. 

Como yo está cansado. Y como yo no entiende. 
Y como yo, se niega a ser destruido 
por esa desmemoria 
más grave que el olvido porque en ella 
crece y se ramifica, 
estercolada por la indiferencia, 
la planta obscena 
de la conformidad y el beneplácito. 



Mujer en la esquina 

Ya no tienes siquiera un borbotón de llanto 
para llenar tus ojos... 

Mujer rota en la esquina, esqueje silencioso 
de un arbusto que fue tronco lozano, 
¿qué celeste criatura se te apagó de golpe 
para que tú te alzaras en medio de tu ruina 
como un sórdido canto? 

El hombre te transita, socava tu amargura 
y abreva entre tus aguas su sed interminable; 
pero nunca detiene sus ojos en los tuyos, 
ni piensa que tú fuiste una dulce muchacha 
de trenzados cabellos... 
o una niña que amaba su muñeca, 
a un hermano, a un árbol, a una rosa... 

Mujer rota en la esquina, pregón que nos delata 
otros mundos siniestros 
donde el alma es tan sólo una palabra triste; 
y la sangre un charco sin transcurso; 
donde los ojos son torpes caminos 
para llegar al lodo; 
donde los labios son gritos en pugna 
y las bocas cavernas infranqueables 
con un manar de voz como impacientes 
marejadas de fuego, turbio, impuro... 

Mujer rota en la esquina, desgajada 
de los días hermosos, de los campos floridos, 
cuando te encuentras sola con tu antigua criatura, 
cuando sientes tus ojos arrasados de lluvia 
y no puedes llorarla, 
¿qué rencor se te enciende como hermosa bandera 
para azotar el signo de tu vida? 

¿Qué palabra pronuncias? ¿Con qué voz nos golpeas 
a todos los que fuimos, tal vez, fariseos? 
¿Y que desden te cubre la mirada? 
¿Y qué odio voraz te quema el pecho? 
¿Y qué mano levantas vengativa? 
¿Y qué risa nos tiras a la cara 
como lluvia pequeña 



Primer recuerdo 

A la memoria de mi padre 

Había tantas palomas festoneando 
ventanas y cornisas... 

Y aquel olor a mar que se enredaba 
a la tarde suntuosa; 
y el aire, celebrando su invisible 
fulgor en los cabellos 
que alegremente ondeaban en sus manos. 

En este espacio fue. 

En esta esquina bella y sabia donde 
ahora me detengo 
y toco con cuidado las imágenes, 
su sombra clandestina 
pegada en la memoria, defendiendo 
con lealtad un instante 
que aventuró su luz como un relámpago 
más allá de la noche. 

Con desorden recuerdo aquella tarde, 
su tiempo aconteciendo 
bajo un claror como recién nacido 
que sé que aún me concierne, 
y advierto que aquel día tan lejano 
se abre como una página 
con bullicio de cantos y banderas, 
y un lugar transparente 
donde esta escrito mi primer recuerdo. 
Fue un catorce de abril. 

Obstinada me acude su fragancia, 
la rosa conmovida 
que iba a ser devorada por los buitres. 

Mi padre había dicho: 
“Es necesario que mis hijos vean 
y guarden la memoria 
de lo que hoy sucede y lo mediten”. 

Algo así dijo, creo. 
Y caminando entre la multitud 
vinimos hasta aquí. 

A hombros de mi padre mis cinco años 
recibían la llama 
que irradiaban los rostros, las miradas, 
la humildad de las ropas, 
las canciones... 

Y nunca olvidaré 
la humedad que de pronto 
resbaló de sus ojos a mis manos 
asidas a su cuello, 
ni aquel extraño asombro de sentirme 
por vez primera inscrita, 
anudada a mi entorno y a mi gente. 

Tan sólo percepción o sobresalto 
debió de ser entonces 
el estruendo que se quedó en mi pecho, 
entendido mucho tiempo después... 
El mismo estruendo que acarrea con júbilo, 
aún con esperanza, 
el corazón cansado. 



Otoño 1974 

Tan hermosa es la tarde, 
tan de cristal el cielo, 
que en mi frente se aniña 
la tristeza que llevo. 

Raya un pájaro al aire 
con su pico de fuego... 
en mis manos, sus alas 
me derrama un momento. 

Los árboles, al fondo 
de la luz, mudos, quietos, 
dejan caer sus últimas 
alhajas en silencio. 

Es otoño el motivo 
de la hermosura. Siento 
su pulso rumoroso 
señoreando el viento. 

Si yo pudiera ahora 
ser como fui otro tiempo... 
latido del paisaje, 
total advenimiento 
de la tarde que cruzo 
¿hacia dónde? No tengo 
ni siquiera caminos... 

Los ha borrado el miedo. 




A mi hijo Eduardo que cumple sus veinte en la cárcel de Carabanchel
Angelina Gatell.
__________________

1

Hoy se cumplen viente años y aún me dura
el calor de su cuerpo en las entrañas.
Nadie me dijo entonces qué alimañas
me rondaban golosas la cintura.

Nadie nombró los yunques del espanto
donde su corazón se forjaría,
ni qué herrero del terror podría
templar sus herramientas con mi llanto.

Nadie nombró tampoco la impotencia
que ataría mi sangre desolada
al pie del alto muro carcelero.

Ni qué cegado grito de inocencia
sería la bandera más airada
en las manos del hijo prisionero.


2

Taller fui de sus ojos, de sus huesos.
Forjé, construí, pulí su arquitectura.
Puse en su frente un signo de bravura
y el resplandor altivo de mis besos.

Alcé en el viento un puño, una sonrisa,
un pabellón de sangre sufridora,
un martillo de amor, una sonora
claridad enredada con la brisa.

Puse a un hombre de pie con sus oficios,
artesano de sueños y fulgores,
constructor de secretos edificios...

Y apagué una a una mis bujías
por sostener la sombra y sus dolores
con mis manos gastadas y vacías.



EN DONDE SE CUENTA, CON TRES SONETOS ENCADENADOS Y UN ESTRAMBOTE, DE CÓMO FUE EL ORIGEN DE FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE, CAUDILLO DE ESPAÑA Y CENTINELA DE OCCIDENTE POR LA GRACIA DE DIOS.


Un espermatozoide desmirriado,
poca cosa, canijo, flacuchento,
se quejaba a la sombra de un convento
-gallego por más señas- de su estado.

¿Cómo podré ganar una batalla
-gemía-, con tan mínimo abolengo,
si apenas a pie firme me sostengo,
y no es fácil que pueda dar la talla?

Lo oyó Teresa, y levantó su brazo
y sin pensarlo le soltó un tortazo
(la muy santa no andaba con ñoñeces)

y sin vivir en sí, gritó mil veces:
¿es que acaso no sabes, gran merdoso,
que no has sido elegido por hermoso?



No, no has sido elegido por hermoso
ni por alto, bizarro o pinturero,
sino por resentido y marrullero,
por bellaco, por pillo, por tramposo.

Porque sabes moverte en el damero,
no por sabio, sino por mentiroso.
Tu poquedad te hace habilidoso,
mareas la perdiz como el primero.

Y llevas, bien guardado en la escarcela,
suficiente cianuro para el caso:
se precisa de un tipo que, aunque escaso,

esté dispuesto a dar mucha candela.
Reúne pues la hueste y sin demora
apréndete el lugar, el sitio, la hora.



Apréndete el lugar, el sitio, la hora
-dijo Teresa-, y siguió fundando
(cualquiera sabe en dónde y hasta cuándo
pues era empecinada la Doctora.)

Cumplió el gameto y levantó su grito
-es un decir- de general futuro
reclamando un vehículo seguro
para llevar a cabo el encarguito.

Un galán de buen talle y calavera
en su ayuda acudió: –Vamos-, le dijo.
Experto soy en faenas a destajo.

Asió presto el gameto la bandera,
¡Adelante! –gritó con regocijo-.
Y, enérgico, ordenó: -¡Don Nico, al tajo!

Y de modo tan súbito y sencillo
se sentaron las bases de un caudillo.



Elegía imprescindible

A tu memoria, mi Nuria inolvidable.
A Fabien y a Laurent
Y a Amparo, que te lloró conmigo.

La sombra de tus manos, cedida por la muerte,
prestada a mi corazón,
está en esas orquídeas que cada enero
respiran en mi casa
lo que en ella dejaste: esa herida
que ya no tendrá tiempo de cerrarse
y diariamente sangra.
Ellas, con qué cuidado,
recogen mi tristeza en su blancura
y acercan a mis ojos
la piedra gris,
sabedora de lluvias y de fríos,
desde donde
tu sosiego de estatua me persigue.
Tus manos
entran en mi amargura por los hilos
más frágiles del aire y se deslizan
tranquilas, cariciosas,
hasta posarse en el vacío,
ese foso que siempre me circunda
preservando el verdín de los sillares
con los que, en días tan lejanos,
se edificó la torre que aún resiste.
Las líneas nacaradas de tus dedos,
emborronadas por la ausencia,
denuncian suavemente el atropello
que te llevó a la noche
y dibujan
la soledad que me dejaste,
la esculpen en el friso
en donde se reúne
la hermosa arqueología
de todo
lo que empecé a perder una mañana
del año veintiséis del siglo veinte.

Madrid, 2012

De: “La oscura voz del cisne”
Bartleby Editores 2015



Fosas

(Memoria histórica)

No dejéis que el silencio, como fría argamasa,
apague la memoria de aquellos que quedaron
hundidos en la tierra, en la linde del alba.
No dejéis que sus huesos, pulidos por el barro

permanezcan secretos. Izadlos como antorchas,
coronad con sus llamas el fuego que tuvimos
cuando todo era espanto, cuando todo era sombra.
Ellos fueron su amparo, su razón, su sentido.

Recobradlos. Traedlos hasta nuestro presente.
Dad al aire sus nombres como ramas crecidas
en la entraña secreta. Recordad que nos dieron

claridad y conciencia. No dejéis que la muerte
señoree el olvido ni su luz aterida
pues de ella crecimos. Somos sólo su efecto.

De: “Noticia del tiempo” (Cien sonetos de ayer y de hoy)



Generación

A mi hermano

Nada está hecho y ya nosotros
abandonamos la tarea.
Más que luchar, hemos soñado.
De nuestros sueños poco queda.
Más que cantar, es el silencio
nuestro destino y nuestra meta.
Más que vivir hemos pasado
sobre el cansancio de la tierra.
Más que sembrar, hemos dejado
henchido el cuerpo de tristeza.
Más que morir, hemos vivido
con tanta oscura muerte a cuestas.
Más que llorar, hemos sufrido
nuestra gran lágrima secreta.
Más que los hierros, es la noche
la interminable cárcel nuestra.
Más que el dolor, es la amargura,
el fruto cruel de la impotencia.
Más que trazar nuestro camino
es el camino el que nos lleva.
Desde el principio comprendimos
que era imposible la luz nueva.
Sombras tan solo, se apagaba
nuestra hermosura en la tiniebla.

De: “Las claudicaciones” – 1969
Reedición en 2010 – Editorial Torremozas
Recogido en: “En Soledad, con ella” – (Antología 1948-2015)



Silencio

Pero debo callar y callar tanto…
Blas de Otero

A Sabina de la Cruz


A veces te bastaba con llegar a mi casa
con aquel ángel fieramente humano en las pupilas.
Traías tu silencio y envuelto en él dejabas
que el tiempo transcurriera
igual que una corriente por los valles,
de la amistad que no precisa
de gestos, ni palabras, ni razones, ni méritos.
Ni siquiera de versos.
El agua,
ejercitada en ser cristal o abeja,
pasaba entre nosotros. Se llevaba la tarde
como una sombra trémula,
navegada
por todo lo no dicho.
Después, dejando el sufrimiento de us labios
al borde de una copa
o de una taza de café vacía,
nos tendías la mano,
(a mí solías besarme levemente),
y te ibas despacio hacia la puerta
donde mi madre,
salía también a despedirte.
Sólo quedaba, atestiguando tu presencia en mi casa,
un periódico muy leído
y aquella intensidad que eran tus ojos

De: “La oscura voz del cisne”
Bartleby Editores 2015



Meditación

Que extraño puede ser,
al cabo de los años, el amor,
o la memoria del amor, o el rastro
que deja, al apagarse, la memoria.
Joan Margarit

Amor y desamor como una misma
y ardua asignatura
nunca bien aprendida
Siempre
bordeando peligrosamente
las cifras del suspenso.

Anverso y cruz de una medalla. Filo
donde los sueños sufren
desasistidos. Solos.
Pienso
que sí, que es muy extraño verlo ahora,
sentirlo como a una paloma agónica
pegada a los cristales
en los que la memoria ha puesto sus visillos y todo
es como fue o no fue.

Algunas veces
me adentro en sus espacios
como si fuera el cuadro
de un pintor malogrado.
Recorro sus caminos,
la exaltación de sus paisajes
arrebatados a la sombra,
a los escalofríos, a las dudas…

Tiemblan en ellos los colores, las líneas
ensoñadas.
Tal vez aciertas.

Y en misteriosa veladura
se diluyen figuras que tuvieron
la consistencia incólume del mármol.
Palabras, gestos, actos se disuelven
desamparados, imposibles…

Qué extraño, si, qué extraño.

Acaso nunca
supimos comprender del todo.
Y cuando un día, inesperadamente,
necesitamos hablar de ello,
no tenemos más verdad que el dolor,
y la imprecisión de la palabra.

En “Cenizas en los labios”
Bartelby Editores 2011





-

9 comentarios:

  1. A título de curiosidad. Algunos de estos poemas son casi inéditos y mi tía, Angelina Gatell, me los pasó y yo los colgué en algún blog de los varios que tengo. Verbigratia el soneto con estrambote sobre Franco, Primer recuerdo, A quien corresponda (ëste se ha ido difundiendo mucho, incluso leído por ella en el homenaje del 2013 en La Almudena). Falta añadir su último libro de poemas, "Cenizas en los labios", Bartleby el autobiográfico "Memorias y desmemorias" publicado por la Unión de actores. FaLTA el libro infantil "La aventura peligrosa de una vocal presuntuosa", con su traducción al catalán "L'aventura perillosa d'una vocal presumptuosa" i su pintoresca versión en catalán de Valencia, por supuesto con el mismo título.... No pretendo nada. Quizás que se actualice y se diga de dónde han salido los poemas "casi" inéditos.

    ResponderEliminar
  2. http://lacomunidad.elpais.com/jordigraug/2009/1/24/primer-recuerdo-angelina-gatell-

    Hasta aquí, inédito.

    ResponderEliminar
  3. me envías lo que desees añadir, y lo incluyo, a mi correo

    sabido49@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. http://lacomunidad.elpais.com/jordigraug/2009/1/24/en-donde-se-cuenta-con-tres-sonetos-encadenados-y-estrambote

    ResponderEliminar
  5. Si quieres actualizar... Lo que me ha sorprendido es que hay poemas que "casi" sólo conocía yo salvo que ella los haya mostrado en otro lado (el de los tres sonetos, el dedicado a su padre) y tengo curiosidad por saber de dónde los has sacado, si han sido de los links que te pongo. Hay más curiosidad que mosqueo. Y ningún enfado.

    ResponderEliminar
  6. Sí Jordi, mañana voy a actualizar con lo que me has enviado, y de paso intentaré decirte de donde saqué esos poemas, espero encontrarlo

    ahora ya no tengo tanto tiempo, porque antes del verano me editan tres poemarios más, pero hace tiempo, dedicaba horas y horas a buscar poetas y poesías para la Antología y se me escapaban pocas cosas, si leía algún poema que me gustaba y no conocía al poeta, buscaba su obra por todos los rincones de internet, así he logrado antologar joyas de todo el mundo y que eran conocidos en un entorno muy pequeño

    mañana te cuento

    abrazos

    ResponderEliminar
  7. Hay un título incorrecto: "Los espacios vacíos y desde el olvido" (Antología 1950-2000).
    "Las claudicaciones se reeditó en 2010.
    Y los dos que te cito. En 2011, "Cenizas en los labios", finalista del P.N. de poesía.
    Y "Memorias y desmemorias". Autobiografía centrada en su labor como actriz y en la que fue su profesión hasta que se jubiló en 1991, actriz y directora de doblaje. Con series como "Heidi", "Marco" o "Había una vbez el hombre"
    Falta "Mis primeras lecturas poéticas", EDICIONES 29. Barcelona 1980. Antología para iniciar a los niños en la poesía.
    Si me permites, un poema que nos es muy querido: "A mi hijo Eduardo que cumple sus veinte años...". Yo lo he publicado. En papel lo tienes en la p.136 (el primero que escribió) y 137 (escrito más tarde) de "Los espacios vacíos y desde el olvido", en el apartado sonetos.

    ResponderEliminar
  8. mi querido Jordi

    -rectifiqué los datos de la bibliografía, si hay algo que añadir me lo pasas
    - añadí el poema que saqué de tu blog
    - el poema de Franco, lo descubrí en esta página
    http://coordinadoravictimas.blogspot.com.es/2009/01/cuatro-poemas-de-angelina-gatell.html

    ________________________________________
    te mando un poema sobre la memoria que he publicado en mi último libro

    1936-1939

    El general golpista mete el dedo en las llagas
    del pueblo invocando causa justa y ocultando
    la inmediación a ancestrales derechos de sectas,
    familias y camarillas
    A preguntas de los periodistas niega representar
    a las derechas o las izquierdas, él es estrictamente
    un Dictador

    La razón humana es impenetrable, miles
    de ciudadanos se lanzan a las calles jubilosos
    desertando de su recién conquistada libertad,
    del derecho a la educación, de las tierras rescatadas
    a los terratenientes, para vociferar acusaciones,
    heridas confusas, sinrazón
    Sus alaridos revientan los tímpanos al tiempo
    lamiendo el ego del tirano que esconde su obscenidad
    maquillándola con estigmas de revolución

    El combate es desigual, la razón contra la fuerza,
    la libertad frente a la tiranía de otros dioses,
    aunque mujeres, hombres, jóvenes, viejos y románticos
    ciudadanos del mundo se unen para defender
    la República, el futuro, la incipiente democracia

    Derrotado, el ser se quebranta, el cobarde es dócil,
    la Patria se yergue sobre perfiles invertebrados,
    vertederos de palabras prohibidas y libros inéditos
    de poetas asesinados o exiliados
    La milicia modula a su antojo las débiles conciencias
    que gimen orgasmos ajenos, es la erótica del poder absoluto,
    el éxtasis precursor del sometimiento hasta la proclama
    final del vencedor; Cautiva y desarmada la libertad…
    hemos alcanzado nuestros últimos objetivos

    Los ciudadanos emprenden el regreso a la cotidianeidad
    en libertad vigilada, las víctimas de la delación y la barbarie
    yacen desaparecidas en fosas comunes de carreteras
    y cementerios y se exilia la justicia cabalgando sobre asnos
    saciados de estrellas y entorchados

    Consumatum est


    abrazos

    sabido49@gmail.com

    ResponderEliminar
  9. http://memoriarepressiofranquista.blogspot.com.es/2017/01/fallece-los-90-anos-la-poeta-catalana.html

    ResponderEliminar