miércoles, 17 de agosto de 2011

4442.- MARCELO JUAN VALENTI


Marcelo Juan Valenti (Rosario, Argentina; 1966). Publicaciones: Paralelo Protervia, novela en co-autoría con María Luisa Siciliani, 1998; Una langosta en la casa invisible; cuentos, 1999; Presagio de la reina ciega; poemas, 2002; Caballo Bifronte; prosa poética en co-autoría con Susana Rozas 2003; Juego de abadesas; poemas, 2005; Jardín Espejo y Espejo Jardín; poemas, 2010; y El cálido paisaje del agua, recopilación poética.

Sus trabajos fueron incluidos en la antología Animales Distintos. Muestra de escritores argentinos, españoles y mexicanos nacidos en los sesentas. (La Espada Rota; Caracas, Venezuela).







POEMAS

Mi padre no deseó devorarme. Y sé
que tenía hambre.
No obstante, él
se quedó observándome junto al fuego, como
si yo fuera
el cachorro de una
especie indigerible







Está cifrado el acertijo
en la frase:
descendemos de los pájaros.
Y nadie sabe con seguridad,
qué,
por qué, cómo.







Paulatina
sucesión de nebulosas
que las peonías rescatadas por mi
madre encarnaban
ante los ojos del guardia. Como
briznas
mágicas o conjuros.
Como instantes.







Me rindo. La eternidad
no tiene sendero
ni tiende puentes entre sus orillas. Siempre de espaldas
el fantasma, como
un padre que rompiera la ronda en el patio de la escuela,
desgranando el collar de palabras que
jamás
repetiré.







Me cierra la puerta en la cara.
Mi ramo de flores amargas destila
un jugo espeso
que me embarra las manos.
Sin melindres
la lengua se
despliega con destreza
y hace su trabajo. Lamo y
cada segundo
se acentúa
la venganza del jardín
despojado. Cierro los ojos.







¿Recibir
o no
la dádiva de la mendiga?
Con los ojos congelados
rechazo la moneda perfumada
de lujosa ambigüedad.









Inmediatez.
El horizonte al alcance
de la mano.
Plumas levísimas
del instante necesario
para recorrer
la distancia
que casi no existe.





En sueños
se combinan cielos claros
con casas a oscuras,
como los pintó Magritte.
Un
paisaje
paradojal.
La contradicción se suspende,
al peregrinar
por la finura cromática
de la realización
del deseo.





Clásico el vacío,
clásico el silencio,
de esta tarde
en la ciudad.
El paisaje
es una voz
sorda,
que hipnotizó a los habitantes.
Cruzo,
con mutua sorpresa,
a los otros no convocados
por la pasión.





Bosque
de rectángulos iluminados,
que avanza
hacia
mi.
Soy aldeano
de una comarca
fugaz.





No te acerques.
El viento
sacude
las murallas,
habrá desmoronamientos.
A lo lejos
la planicie
se alborota,
interrogándome.
Si desconozco la respuesta
me devorará,
con glotonería de esfinge.





Ojos color sepia:
un paisaje de naranjos
se ausenta.
en el tiempo.
La exageración
de las pupilas
intenta el rescate.
Cuatro generaciones después
continúa
el extravío.





Está
en las nervaduras
de una hoja dorada,
en el pétalo de una flor
de interregno,
en el ojo nacarado
de un mosca, en los círculos concéntricos
que trizan al lago.
Cada detalle
alberga
intimidad de mapa.





Gritos
de protesta
en el jardín de los faisanes.
Me pierdo
en encrucijadas,
bajo árboles aromáticos.
Tu rayo
será la llave
de la plazoleta.
Todo me cubre
con ropaje de asombrado terciopelo.





Soy un vagabundo
escondido
en el territorio casual
de mis ojos
cerrados.
Oscuridad
es la palabra que me guía.
El panorama
concluye
en el párpado.





Vienen
de un mundo ajeno.
Para afianzar
su ser
han usurpado un vasto
espacio verde a los paseantes.
Observo,
mudo,
la mímica del juego.





Abandonado
en este punto geográfico
y a la espera.
El paisaje
son los otros,
las carcajadas y los gestos,
alguna canina perplejidad.
Cada parpadeo es una tijera
oxidada,
parcial
inútil.
La mirada
deviene
playa desolada y perpetua.





No alcanzo el horizonte,
tampoco el cielo.
Las islas están lejos,
nada detiene al río ni a las estaciones.
Es casi irreal
el cincel
de las hojas,
la demarcación cromática de las temporadas,
la incursión
indefinida
del viento.





Panorama
en el lenguaje,
en el trauma.
Cada complejo un risco,
una selva, un mar,
significantes.
Le temo al camino.
Muere
el paisaje
tras el vallado
del discurso en el diván





Salta
en su única pierna,
me conduce por los senderos umbrosos.
Mi secreto ha sido descubierto.
Las mariposas azules
crecen
conforme nos acercamos
a lo más profundo
del bosque,
no se arriesgan
a revolotear
sobre los acantilados.
Allí
reinan los lagartos.
El recuerdo de nuestro paso
se perderá,
pronto,
en la memoria de una cascada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada