miércoles, 9 de marzo de 2011

3319.- ANDRÉ LUIZ PINTO


André Luiz Pinto. Poeta brasileño, nacido en 1975, distrito de Vila Isabel, Río de Janeiro. Se graduó en Enfermería y Obstetricia de Alfredo Pinto, Escuela de Enfermería, Universidad de Río, y ejerció la profesión durante tres años. Años más tarde, se licenció en Filosofía, en la Universidad de Río de Janeiro, donde cursa una Maestría en filosofía de la ciencia y la teoría del conocimiento; trabaja sobre el filósofo Emmanuel Lévinas respecto de la función de la sensibilidad como un punto de ruptura de ontología fenomenológica y la reafirmación de la metafísica. Publica poemas y ensayos durante casi diez años en revistas y periódicos de amplia circulación, como JB y Cine de São Paulo. Edita, con Eduardo Guerreiro, desde el año 2000 la revista. doc, incorporado desde el año 2003, el programa de estudios de postgrado de la ciencia de la literatura UFRJ. Hasta ahora ha publicado cuatro libros: “Flor à margem” - 1999 - edição independente, Rio de Janeiro; “Primeiro de abril” - 2004 - Editora Hedra Ltda, São Paulo; “ISTO” - 2005 - Espectro Editorial, Belo Horizonte; y “Ao Léu” - 2007 - Coleção Canto do Bem-Te-Vi, Rio de Janeiro.






La caída del mar anula...

La caída del mar anula
la idea de lluvia.
Aguas invaden la sequía
tísico mensaje del aliento azul,
naufragan la certeza
del suelo, el pan
en la molienda que muelen las manos
de los que muelen azúcar
de los que recogen los dedos en los naranjales.
La lluvia retrae el sentido
de cosa perdida.
La lluvia no perdona,
permanece el cristal
de sangre en la tinaja.
Un cuerpo viene a conocer
en las alcantarillas
el olor a hierro de las vigas,
las estrías de la ciudad,
la carcaza del bandido
en cuanto la lluvia sigue al crepúsculo
precoz del sol
en el exilio.

(De: “Primeiro de abril”)








Como si...

Como si abriesen
los ojos (flash contra
retina), como si
vieses más allá de tu
imagen y de la mía,
cuerpos en estados de
honra y putrefacción
se van en vano después
de todo. ¿Aún te
acuerdas de este pesado
bulto al detenerte en el
retrovisor? ¿Te repulsa
al pensamiento?
Apenas eximiste,
releíste el inútil libro
magro y venido a menos,
la última página,
dos, tres poemas
y basta: engavetado
en la memoria sobre
macetas de terracota
con su miopía; él,
somnoliento entre
sábanas, sirviendo
de testimonio
de ser diccionario
por ser peligroso

André Luiz Pinto






¿tienes aquella extraña manía
de comer hígado por la mañana?
¿las vísceras de la lengua?
el mecanismo ideográfico
de la palabra, su reloj de arena natural, ¿lo tienes?
¿el verso, siendo amor y púrpura,
solidez de fuego
(la tempestad amortece los pasos
perentorios en el barro)?
¿vives náufrago (como despiertan todos
de ojos llenos)?






En cuanto rompes
nieblas, vegas,
surcos dilatados
sobre el rostro;
exasperas más allá
el vacío del deseo,
como si abrieras
el brazo extendiendo
discreto tu mano
a media docena de
habitantes y de ellos
no fueras nada.





(Tomado de “Los trazos de Pandora”,
Antología bilingüe -Inédita- de la poesía
contemporánea brasileña, anotada, compilada
y traducida por Martín Palacio Gamboa)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada