martes, 8 de marzo de 2011

3307.- DUNJA DETONI – DUJMIĆ




Traducción: Željka Lovrenčić


Dunja Detoni-Dujmić nació en Križevci, Croacia, se educó en Zagreb donde se graduó en literatura y luego se doctoró. Trabaja como lexicógrafa en el Instituto Lexicográfico “Miroslav Krleža” y en la casa editorial Školska knjiga (Libro escolar). Escribe estudios sobre la historia de la literatura y las relaciones literarias croatas con escritores anglosajones, ensayos y poesía; varias revistas han publicado sus obras. Ha escrito varias monografías sobre escritores croatas para la edición de la Enciclopedia de literatura croata - Fran Galović, (1998), Dinko Šimunović (1991), Krugovi (Círculos, 1995). Es autora de un estudio sobre las escritoras croatas desde el año 1800 hasta el 1945 Ljepša polovica književnosti (La más bella mitad de la literatura, 1998), y de dos libros de poesía. Fue redactora de varias ediciones lexicográficas. Ha sido reconocida con diversos premios literarios. Ž. L.


TROFEOS O ALGO PARECIDO, Y BASTA
(Trofeji, ili nešto slično, i dosta)

Todo está lleno de niños,
Ellos se reparten
Como trofeo gratis,
O algo parecido, no lo sé.
El que está depresivo
Toma uno
Y lo lleva a casa
Porque éste quizá sea el último pedazo.
Es suficiente marcar cualquier número
Tomar el auricular y decir
Todo lo que nos ha puesto nerviosos,
Lo que surcó la parte opuesta de la calle,
Y se pudo precipitar como
Balcón derrumbado sobre el público,
Todo lo que perteneció al material cansado
O a algo parecido, no lo sé.
Paren el tiempo,
Pues de todas maneras todo arde,
Y dénos algún tranquilizante,
Aunque sea un lugar variable,
Y no nos diseminen por metrópolis recavadas,
Porque estamos hechos de enfermedades,
Y vamos por el mundo agachados
Y distraídos,
Y eso es así desde siempre
Y será así
Y basta.






EN AGOSTO, POR EUFORIA
(U kolovozu, iz euforije)

En la noche estrecha mientras
el verano se transformaba en cerro oscuro,
En el cuerpo que empezó derramarse por el lecho,
En la isla que de repente arribó a nuestro hogar,
En el orden de los minerales en los ojos de los niños,
En aquel que yacía en medio del reino animal,
Despreocupado y tierno, escogiendo pequeños cuadros,
Mientras el suelo se le acercaba y alejaba,
En agosto cuando se alzaron las flores,
Y la larga noticia empezó a desenrollarse
Como chispeante cuerda trasmisora:
Abrí el huerto, oía la gritería de los niños
Y las llamadas de los revendedores mayores pensando:
No se hagan los solitarios,
Los llena la euforia,
Y de mi ni hablar.








JUSTAMENTE UN TRABAJO BIEN HECHO
(Baš dobro obavljen posao)

Empuja esa sábana de tristes dobladillos,
Colcha arrugada de intranquilidad,
Echa al lado esos gritos terribles,
Tápate los oídos y el conocimiento logrado barato.
Porque no quiero que te gires hacia atrás,
Que hagas alboroto entre los espectadores,
O arranques el orden de las enredadas copas de los árboles.
Guárdame Dios, lo necesitarás.

Sea la máquina para catapultar,
Sea el que tira por la borda
En la envoltura de ozono,
En la vida alegre llena de tipos desconfiados,
Entre los reptiles y saltamontes,
En necrópolis y trofeos de construcción,
En la historia - enorme globo.
Envuélvelo en seguida en celofán,
Adorna con cinta brillante
Cae de rodillas mientras lo miras.
Mira, trabajo justamente bien hecho.







¿TENEMOS QUÉ TOMAR TODO ESO EN SERIO?
(Moramo li sve to uzeti ozbiljno)

Fue una locura mirar tan largo tiempo la taza de café
Al dedo índice sumergido en el gastado poso,
En verdad locura amenazante.
No, nosotros no somos personas temerosas,
Sólo nos preguntamos en esta mañana crujiente:
¿Vienes con las maletas a través del sur extendido
Y aguas masivas, derecho de la vorágine de Océano Pacífico
Donde la entrada es angosta y no hay puertas en ninguna parte?
¿Llegas entonces de un continente ruidoso
Mientras mi corazón golpea como un ser en otro ser?
¿En verdad vienes del poso del que
por ignorancia me sujeto
Como a la salvación y aprietas el timbre?
lo que de ninguna manera esperábamos,
Asustados de que no exista fuerza que lo mueva
Ni Dios que conteste a nuestra llamada con un silbido.







QUE SEA LO QUE SEA
(Neka bude što bude)

Te vas por el campo que un millón de años
Fue untado de colores negro y blanco:
Tu pie izquierdo y el derecho despacio
Oyen como la espalda cruje bajo los pasos,
Como el perro salta sobre las aguas corrientes,
A través de las hierbas que se mecen y
que escaparon sus cabezas a último momento.
Cada paso termina demasiado rápido
Hace lo suyo y desaparece;
Mejor reconoce que no sabes mucho de eso
Y que no estás tan bien de la vista.
Y mientras piensas se multiplican los campos,
En alguna parte tierra negra, en otra sólo broma sin gracia,
Tus pies las amarran,
El izquierdo va para arriba, el derecho de lado,
El muerto por el vivo,
Del bien al problema,
Y que todo esté listo,
Sin estúpidas despedidas,
Listo para que descubras la razón,
para descascararlo hasta su esencia.
Y entonces que sea lo que sea.








SIN EXAGERACIÓN, POR FAVOR
(Bez pretjerivanja, molim)

Trabajamos todo el día y regresamos cansados
Apenas la tierra se inclinó peligrosamente,
volvimos a los que esperaban
como a algún barrio destruido,
Tocando sus corazones
Que sin razón se acurrucaron,
Y casi nos quemamos los dedos,
Así que tiramos frente a ellos
Todo lo que recolectamos, todos los víveres,
Como algunos cazadores primitivos en un aparcamiento,
Almas agotadas como las latas de coca-cola,
Nos descalzamos porque de la oscura ventanilla
Empezó a azotar la lluvia,
Y empezó a navegar naturalmente como una nave,
En la cual se sentó esa juventud insensata
Que no sabe otra cosa sino ocultar
Sus necesidades de aventura y chismosear.

Escapamos por el mar con nuestras maletas
Por las puertas estrechas de algún Gibraltar
Preparados a cualquier consecuencia,
Y hasta esas por las cuales uno puede ahogarse,
Contentos de que no había pérdidas,
Que escondimos los pensamientos en otro sitio,
Y el pánico involuntariamente erró la puerta.








CAÍDA EN EL BLUES DE MEDIANOCHE
(Pad u ponoćni blues)

En el eclipse puse el te
Como perla en el borde del periódico,
En la mesa pegada,
Al lado de la sigilosa sugestión
Parecida a un juego con las cucharitas de plata,
Brindando a los que llegaban
Y a su crujiente tumulto,
Tantas cosas más quise decirte
Frente a distintos desconocidos,
Cuando caí a blues de medianoche
Y derramé el resto de las perlas
Para saber como regresar,
Hasta los fósforos en el cenicero
me esperaron devorándose,
Entre los pasajeros con mochilas,
Que cuidadosamente salen de entre el follaje primaveral.
Por fin el día fue invadido,
Lo montó la luz en prisa bandolera.








PÓNME LA CAMISETA, PÁSAME LA PELOTA
(Obuci mi košuljicu, dodaj loptu)

Pónme la camiseta, pásame la pelota,
Mueve esa película en color
Que se derrama en el globo nocturno.
Tú eres el ser que me ilumina
En el cuarto de turno y muestra
Las horas con las agujas del reloj que caminan
Día y noche de arriba-abajo por los corredores.
Pásame mi saludo, cálzame los zapatos,
Descúbreme el enigma de aquel que me levanta
Y derriba por el parqué de la pieza.
Déjame dispersarme, déjame extenderme,
Tender de la mañana a la noche
Por la parte opuesta todo mi ser
Subirme hasta la cima de la escalera
Y caer abajo como sin sentido;
Si salgo de través o hacia atrás
No te preocupes: no trato de expirar.
Con mi fino cuerpo bebo el aire,
Trago advertencias como oro,
No importa, mis animales no temen.








CÓMPORTATE
(Ponašaj se)

Compórtate,
Sígueme
Y no preguntes a dónde te llevo
Porque el objetivo también tiene prisa,
Cuenta tus diminutos pies
Mientras a tu alrededor
Todo se multiplica y enjambra,
Algunas mujeres, cosas, aparatos,
Militares y gente,
Todo eso vaga por el mundo
Desde las esfinges hasta los calendarios,
Todo eso brama en el duro camino
Y hace desmesurado daño.
Anda tras de mí y salta la pausa,
Aquí el barro, allá la piedra, pasa la ola,
La locura cuelga sobre nuestras cabezas como raíz aérea,
Inclina tu frente y corre frente a su nariz.
Compórtate y no te desvíes,
Tiende la mano, vete adelante,
Aunque sea por la oscuridad,
Hasta el tobillo en el trigo de primavera,
Sorpréndeme,
Corre,
Esquiva,
Borra,
Y no preguntes que es lo que tintinea al final.








ESTÁ DE MODA REÍRSE DE LAS PEQUEÑAS COSAS
(U modi je smijati se malim stvarima)

Te ríes, te gusta el derrumbe del mundo,
Vacías este vaso y las gotas comprimidas en él,
Sin reclamo, en realidad en continuación de un sueño
sin importancia,
Adoras las ventanas como maravilla no vista
Aunque de comportamiento un poco mal,
Te ríes de ese pasillo complicado
Que en realidad nadie soporta
Porque continuadamente introduce algún nuevo orden
Y yace plano como una vara.
Sí, es tu única ocasión
Golpear con las puertas que por el ruido se hacen brillantes,
Andar a través del fuego
Bajo el control de la compañía de cocina,
Estar de acuerdo con las sillas que con gusto se mueven
Porque nada está prohibido -
Ni cazar ese juego por los rincones del departamento.
Está de moda mofarse de las cosas pequeñas
Recién nacidas ayer,
Está de moda cambiar de sitio
Y tropezar en las escaleras, en los lugares de descanso
Que no sirven para nada
Y tan fácilmente se comete un crimen,
De repente cayendo desde la altura
Hasta los pies inocentes.


De la antología poética Bluzeri/ Los amantes de blues




Publicado por Andrés Morales Milohnic en
[http://croacia-chile.blogspot.com/search?updated-max=2011-01-23T09:26:00-08:00&max-results=5]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada