lunes, 14 de marzo de 2011

3409.- ANTONI MARÍ



ANTONI MARÍ
Nació en Ibiza (España), en 1944. Es catedrático de Teoría del Arte de la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.
Poeta, ensayista y narrador. Sus trabajos de investigación ocupan desde la estética y la teoría del arte de la Ilustración y el romanticismo y la teoría y crítica del arte en España entre 1800 y la actualidad. Ha impartido cursos y conferencias en Munich, Berlin, Roma, Paris, Lisboa, Madrid y otras ciudades españolas. Ha sido traducido al español, francés, italiano, checo, rumano y alemán.

Como poeta ha publicado El Preludi (1979, 1999); Un viatge d’hivern, (1989, Premio Nacional de la crítica, 1990); El desert (1998, Premi Cavall verd per a la poesia); Tríptic des Jondal (2003); Han vingut uns amics (2010). Además publicó, entre otros, los ensayos El entusiasmo y la quietud (1979, 1998); L’home de geni (1984, traducción castellana Euforión, 1990. Premio de la Crítica Serra d’Or); La voluntad expressiva (1988, nueva edición en 2000. Premio Nacional de la Generalitat de Catalunya); Formes de l’individualisme (1993, Premio de la crítica Serra d’Or). Y en narrativa, El vaso de plata (1991, Premio Ciutat de Barcelona, Premio Serra d’Or de la crítica), El camí de Vincennes (1995, premio Prudenci Bertrana y Serra d’Or de la crítica) y Entspringen (2000).




Yo no creía que pudiera volver


Yo no creía que pudiera volver.
No creía que pudiera volver ya nunca más
a ver estos campos, donde gobiernan
la soledad y el abandono,
ni estos pequeños cerros que caen
hacia el mar, ni este aire quieto,
que todo lo parece detener,
ahora que están todos en cama, y duermen.

No creía que pudiera volver
a ver esta luz que da cuerpo
a la sombra, y a la claridad, aturdimiento.
Y creía que no volvería a saber
que la quietud que nos libera
y el silencio que nos nutre
no son ni la quietud ni el silencio de la muerte,
ni lugar de aflicción,
ni el miedo de quien se sabe solo
ante la extrañeza del mundo.

No creía que pudiera volver
a sentir que todo es uno y que toda cosa cierta
se muestra tal cual es
si uno está cerca y nada le acompaña.
No creía que pudiera volver
a la quietud, rodeado
por la oscuridad y por la sombra de esta nube
que todo entenebrece y que nos deslumbra.
No creía que pudiera volver a este desierto
que ha creado el alma a imagen nuestra.
No creía que pudiera volver ya nunca más,
ni que yo fuera, tan sólo, aquel
que otra vez, aquí,
volvía.




Jo no creía que pogués tornar

Jo no creía que pogués tornar.
No creía que pogués tornar mai més
a veure aquests camps, on la solitud
i l´abandonament governen,
ni aquests petits pujols que cauen
cap al mar, ni aquest aire quiet,
que sembla detenir-ho tot,
ara que tots són al llit, i dormen.

No creía que pogués tornar
a veure aquests llum que dóna cos
a l´ombra, i a la claror, atordiment.
I creia que no tornaria a saber
que la quietud que ens allibera
i el silenci que ens nodreix
no són la quietud ni el silenci de la mort,
ni el lloc de la rencaça,
ni la por de qui se sap sol
enmig de l´estranyesa del món.

No creía que pogués tornar
a sentir que tot és u i que tota cosa certa
es mostra en el que és
si un hi és a prop i res no l´acompanya.
No creía que pogués tornar
a restar quiet, envoltat
per la foscor i l´ombra d´aquest núvol
que tot ho entenebraix i ens enlluerna.
Ni creia que podría tornar en aquest desert
que l´anima ha creat a imatge nostra.
No creía que pogués tornar mai més,
ni que fos jo, tan sols, aquell
que altre cop, aquí,
tornava.

(De El desierto)








Todo era cerrado...


Todo era cerrado,
sólo manaba la fuente.
Sólo la cadencia de la noche,
con la oscuridad crecía.
El ámbar gris y la mica contenían
los caminos de la noche,
el curso de los años, los troncos de los árboles:
el agua embalsada desde hace tantos años
bajo los porches.
Por eso los cuerpos yertos,
resecos por las sequías, parecían reposar,
-cristales perfectos que el tiempo conformaba-,
entre el olor del almizcle y el ámbar, y el olor
de la hierba del estramonio.
Crecían los cuerpos como ramas,
querían tener el nombre que antes uvieron.
Otra vez el empuje del viento
entre sus miembros,
llenándoles el pecho, vaciando
el aire cerrado que desde hacía tanto tiempo les abatía,
y liberarse del golpe de la herida de sombra.

¿Qué venía a decir aquella soledad inmensa?
¿Y aquella serenidad profunda y sin límites?
¿Y aquel silencio?
¿Y ese dejar correr las manos sobre los cuerpos?
¿Y los cuerpos antes yertos, ahora plenos de luz?
El libro se abrió y se abrió la estancia...
Y se iluminó la madriguera del topo y la jineta,
los hondos pasadizos.
Una brizna muy fina de polvo cubría los cuerpos,
una capa vasta de recuerdo cubría los miembros.
Amontonado el cúmulo de los años en los rincones,
sobre las mesas,
años llenos de polvo y limo entre los anaqueles.
El libro se abrió y se abrió la estancia.
Y se abrió la noche.
Y se abrieron tus ojos a la magnitud.
Y la última sombra en el oscurísimo sello contenida,
se esparció,
por todas las hojas de los árboles y los libros.
Se esparcieron las simientes por los campos,
por el secano polvoriento y la polvorienta mesa,
por los volúmenes contenidos en los estantes;
por las hiedras y los líquenes de los bancales.
-Se fundió la oscuridad y vimos los caracteres-
Y vimos el silencio.
Y vimos cómo crecían en silencio
los augurios.
Cómo crecía el ave.
Cómo crecían
las uñas y los cabellos.
Cómo crecían los árboles y las casas.
Cómo crecían la ciudad y el sueño.
Cómo crecía todo y cómo crecía el ansia.






Tot era clos...

Tot era clos,
només la font brollava.
Només la cadència de la nit
amb la foscor creixia.
L´ambre gris i la mica contenien
els camins de la nit,
el curs dels anys, els tronc dels arbres:
l´aigua embassada des de tants anys
sota dels porxos.
Per això els cossos erts,
ressecs per les secades, semblaven reposar,
-cristalls perfects que el temps constituïa-
entre l´olor del mesc i l´ambre, i l´olor
de l´herba dels ofecs.
Creixien els cossos com les branques,
volien tenir el nom que abans tingueren.
Altre cop l´empait del vent
entre els seus membres,
omplint-los-hi el pit, buidant
l´aire reclòs que de tant temps els abatia,
i lliurar-se del cop de la ferida d´ombra.

Què venía a dir aquella solitud inmensa?
I aquella serenitat profunda i sense límits?
I aquell silenci?
Aquest deixat córrer les mans per sobre els cossos?
I els cossos abans erts, ara tots plens de llum?
El llibre es va obrir i es va obrir la cambra.
I s´illuminà el cau del talp i la geneta,
els fondos passadissos.
Un bri molt fi de pols cobría els cossos,
una capa vasta de record cobría els membres.
Amuntegat el munt dels anys en els racons,
sobre les taules,
tots plens de pols i llim entre les lleixes.
El libre es va obrir i es va obrir la cambra.
I es va obrir la nit.
I s´obriren els teus ulls a la grandària.
I la darrera ombra en el segell fosquíssim, continguda,
s´escampà
arreu els fulls dels arbres i dels llibres.
S´escamparen les llavors per la quintana,
pel secà polsós i la polsosa taula,
pels volums contiguts en els prestatges;
per les heures i el fond de les marjades.
-Es fongué l´obscuritat i vérem els caràcters-
I vérem el silenci.
I vérem com creixien en silenci,
els averanys.
Com creixia l´au.
Com creixien
les ungles i els cabells
Com creixien els sarbres í les cases.
Com creixien la ciutat i el somni.
Como creixía tot i com creixía l´ansia.

(de El Preludio)







Así como el día pasado ya no vuelve...

Así como el día pasado ya no vuelve,
nunca has de volver a cruzar, de este mar,
sus aguas. Nunca más
del lugar de donde vienes has de volver.
Nunca más podrás volver a ser el que fuiste,
ni hacer memoria, tan sólo, de tu recuerdo.
Nunca más tu nombre
alguno podrá decirlo,
ni recordar tu rostro ni tu frente;
ni si piedra o pájaro o vegetal tú fueras
o el leve perfil de un pensamiento súbito.

Eres la nada de transparente crin.
Eres un surco vacío. Un aliento desgarrado.
Un río seco que baja las orillas
del mar de los muertos y de los astros perdidos.
Sólo el olvido y el vacío del sueño
son, ahora, las ganancias de la temida suerte.
Sólo el invierno, el frío hasta los tuétanos,
el juicio desierto y la perdida mente
están ahora en ti y en ti se han anidado,
y devienes olvido y hielo y tiniebla.

No sabes ya quién eres. Tan sólo lo oscuro recuerdas.
El fosco animal que roe tu claridad.
Que secuestra tu mente y quiebra tus alas
y te lanza hacia abajo, abatido, como un pájaro;
como un pájaro perdido por la pendiente de lo oscuro
por la hundida cima de un largo arrepentimiento.
Pájaro vencido por el espesor del sueño
por la hechura del orden, por la sombra del camino.
Por el desaliento de haber perdido la vía
por el desconcierto de haber perdido el miedo.

V de Un viaje de invierno
(Traducción Mario Bojórquez)







Així como el jorn passat ja mai no torna,
mai més no tornaràs a travesar, del mar,
aquestes aigües. Mai més
de lloc don véns podràs tornar.
Mai més podràs tornar a ser el que fores,
ni a fer memoria, tan sols, del teu record
Mai més el teu nom ningú no podrá dir-lo,
ni recordar el teu rostre ni el teu front;
ni si pedra o ocell o vegetal tu fores
o el lleu pefil dun pensament sobtat.

Ets un no-res de transparent crinera.
Ets un solc buit. Un alè esquinçat.
Un riu eixut que baixa les vorers
del mar dels morts i del astres perduts.
Només lhivern, el fred al moll dels ossos,
el seny desert i lesment esfondrat
són ara en tu i en tu han fet niada,
i esdevens oblit i glaç i tenebror.

No saps qui ets. Tan sols lobscur recordes.
Lanimal fosc que et rou lenteniment.
Que pren la teva ment i rou les teves ales
i et llança cap avall, batut, com un ocell;
com un ocell perdut pel pendent de la fosca,
per lenfonsant cimal del llarg penediment.
Ocell vençut per lespessor del somni,
per la faiçó de lodre, per lombra del camí.
Pel desconhort dhaver perdut la via,
pel desconhort dhaver perdut la por.

V de Un viatge d′hivern








UN VIAJE DE INVIERNO 

IX 

El invierno es un hoyo. Las palabras oscuras. 
El deseo, oscuro, también, como la pena. 
Oscura la soledad y oscuro el ser. 
Oscura la intensidad del desfallecimiento. 

Oscuras las razones de tu arrepentimiento 
y oscuro el recuerdo que la senda reclama. 
Oscuro es todo, y oscura es el alma. 
Lenta, la bajada hacia el abismo. 

Más profundo aún es el desespejismo 
y más oscura la blanca compañía. 
Tanta y tanta es la tiranía 
de este descenso y de esta muerte 

que la agonía es la única suerte 
que puede soportar tanta osadía. 



¿Y aquella muerte que tú me prometiste? 
¿Dónde el furtivo abrazo; la áspera 
cosecha de tus sueños; la imagen 
que prodigaste, loca, a mis sentidos? 
Esta estelionada esquirla de mi frente, 
júbilo de los astros, festín de los crepúsculos, 
deshecha está por los bajeles 
que a los delfines se aproximan 
para que a puerto seguro los guíen sin perderse. 

Sólo apariencia, deseo, tu designio. 
Confusión, el tañido que mostraste. 
Y el eco de tu nombre, engaño, 
para la estrecha sombra de mis ojos. Ancla 
para la mar extensa y expectante. 

¿Qué son ahora el sueño y la muerte: la huella 
de un viajero sobre el agua; el lento mar azul 
que hacia un destino de silencio se desliza? 
Esta voz que destruye la construcción 
de todas las palabras, la razón de la ciencia 
y el secreto del humano saber, 
¿es la voz de la muerte, el fragor del olvido 
o el recuerdo que deja en la mente de un muerto 
el punto último del propio traspasar? 


XI 

No tengo duda ya ni tengo euforia 
para gozar, sentir el pensamiento. 
Me golpeó el dolor en mi cimiento 
y tengo el alma por la nada sola. 

(Traducción de Jaime Siles)






EL PRELUDIO 

IV 

Todo era cerrado, 
sólo manaba la fuente. 
Sólo la cadencia de la noche 
con la oscuridad crecía. 
El ámbar gris y la mica contenían 
los caminos de la noche, 
el curso de los años, los troncos de los árboles: 
el agua embalsada desde hace tantos años 
bajo los porches. 
Por eso los cuerpos yertos, 
resecos por las sequías, parecían reposar, 
—cristales perfectos que el tiempo conformaba—, 
entre el olor del almizcle y el ámbar, y el olor 
de la hierba del estramonio. 
Crecían los cuerpos como ramas, 
querían tener el nombre que antes tuvieron. 
Otra vez el empuje del viento 
entre sus miembros, 
llenándoles el pecho, vaciando 
el aire cerrado que desde hacía tanto tiempo les abatía, 
y liberarse del golpe de la herida de sombra. 

¿Qué venía a decir aquella soledad inmensa? 
¿Y aquella serenidad profunda y sin límites? 
¿Y aquel silencio? 
¿Y ese dejar correr las manos sobre los cuerpos? 
¿Y los cuerpos antes yertos, ahora plenos de luz? 
El libro se abrió y se abrió la estancia. 
Y se iluminó la madriguera del topo y la jineta, 
los hondos pasadizos. 

Una brizna muy fina de polvo cubría los cuerpos, 
una capa vasta de recuerdo cubría los miembros. 
Amontonado el cúmulo de los años en los rincones, 
sobre las mesas, 
años llenos de polvo y limo entre los anaqueles. 
El libro se abrió y se abrió la estancia. 
Y se abrió la noche. 
Y se abrieron tus ojos a la magnitud. 
Y la última sombra en el oscurísimo sello contenida, 
se esparció 
por todas las hojas de los árboles y los libros. 
Se esparcieron las simientes por los campos, 
por el secano polvoriento y la polvorienta mesa, 
por los volúmenes contenidos en los estantes; 
por las hiedras y los líquenes de los bancales. 
—Se fundió la oscuridad y vimos los caracteres—. 
Y vimos el silencio. 
Y vimos cómo crecían en silencio 
los augurios. 
Cómo crecía el ave. 
Cómo crecían 
las uñas y los cabellos. 
Cómo crecían los árboles y las casas. 
Cómo crecían la ciudad y el sueño. 
Cómo crecía todo y cómo crecía el ansia.



He abierto los ojos y tú, ánima mía, 
solitaria en la noche, penetras 
el corazón oscuro del lago remotísimo. 
Leve. Suavemente. 
Como penetra el cuerpo la vasta sábana del mar 
y como el hombre se adentra 
en la cueva húmeda del amor. 
Fuera para mí, dulcísimo, tu canto, 
más que el olvido y el sueño. 
La madrugada 
se interna, intensa, en el jardín

Guiada por la única voz posible, verdadera, 
del amor. 
La voz que refleja un cuerpo en otro cuerpo, 
y el deseo del uno en la intención del otro, 
y el ardor del vocablo en el de la caricia. 
Así liberas el canto a la oculta presencia, 
y se conjura el conocimiento más profundo de la noche. 
Todo es uno. Todo 
la misma cosa, piensas. 
Sólo es cambiante la apariencia. 
La noche es la misma y lo es también 
el imperceptible instante donde renace el conocimiento 
de los nombres, 
el conocimiento de la palabra y de la luz. 
El conocimiento de un aire antiguo sorprendido entre 
las aguas. 
Es sólo un leve instante. 
Un vacío en el paseo. 
La claridad vacilante de los fanales al mediodía, 
la impotencia de la luz frente a la claridad. 
Es sólo la apariencia cambiante, dices. El movimiento 
del cuerpo y de las aguas. 
El agua de los porches, 
y el agua del río Neckar descendiendo. 
No importa el lugar de tu reposo, 
tanto importa la noche y el día y la oscura mirada. 
Porque más allá del ruido y del curso de los astros, 
de la sucesión de la luz y la tiniebla, 
más allá de la voz sumergida en los libros, 
y de las voces malversadas y el olvido, 
queda el espacio inmóvil, el silencio. 
El perfecto avenimiento del sonido y el deseo 
en el solo y único gesto posible del amante. 

(Traducción de Antonio Colinas)








Avui no és clara la nit, i els núvols 
semblen enfosquir més encara la contrada: 
hi deixen caure la tenebra com un vel de dol. 
Tanmateix, la presència del mar, lluny, 
anima l'ombra, 
allibera els arbres del pes del sol 
i les pedres del pes ombriu que les domina. 
S'esborren els camins, que semblen lents, 
i el llargandaix es reclou sota les pedres. 
Els murs s'allargassen 
i els turons confonen llurs perfils 
entre la fosca alenada del capvespre. 
Tot és quiet i l'estornell, damunt la bessa, 
sembla que dorm, encara que guaita, gasiu, 
la tornada de l'ombra. 
Ni tan sols a ponent no en queda gens, de llum, 
només una claror somorta s'obre 
més enllà del cel 
i de la lleugera presència dels estels. 
Tot, en una lenta i gairebé imperceptible davallada, 
va tancant-se en un repòs on la quietud 
no és silenci, ni espera, ni tan sols deturament. 
Només no-res, un buit, un sot ombriu, 
un clot on la ment s'esfondra i es refà 
del violent sotrac de la galerna. 
Encara que la soledat aspriva 
que empara aquest indret desvetlla, altre cop, 
una rara recança de retorn i comiat. 
No res. La solitud-que penses. 
Sentir que hi ets. Que tot 
és teu. Que res no pot ser tan tot com ho és ara. 
Que no hi ha res com aquest sojorn de l'esperit, 
la feina feta, els nens al llit. 
Neta la roba. 
És bo sentir-se gran i lliure i assenyat, 
com aquests arbres vells que tot ho saben 
o com aquestes pedres que ni tan sols les pot matar 
el record o com aquestes bèsties que tot el dia corren. 
O com aquesta casa vella que cada cop que hi torno 
ens reconeix cadascú en el que som 
o en el que podríem ser i potser serem un dia. 
No hi ha com fer-se gran, i rius 
de la pensada. 


La vall, davant nostre, s'obre, s'eixampla i es desfà; 
davalla entre petits turons que sembla que dansin 
en la fosca, i cada instant que passa 
s'enalteix la foscor; la negror arriba 
cap a mi i m'embolcalla amb els fils de la posta 
que tot ho van cobrint sota la fosca ponentina. 
Què és el que, altre cop, aquí, em porta? 
L'indret, arrecerat del tro i del núvol? 
El temps que hi sóc, mandrós, endut 
per la indolència de l'estiu i el no fer res? 
El costum, habitual en mi, i en tots nosaltres, 
de deixar-se emportar per la nuesa de la ment? 
O és saber-se lliurat al moviment més propi, 
amarat pel sentiment i el goig de viure? 
El retorn, potser? O és l'enyorança? 
O és l'esperança de retrobar el que vam ser 
i vàrem perdre o el que no fórem mai 
o el que hauríem pogut fer de tots 
nosaltres? 
Què és el que, altre cop, aquí, em porta? 

(Del Poema I del llibre El desert) 












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada