lunes, 14 de marzo de 2011

3404.- CÉSAR HERRERA


CÉSAR HERRERA
Nacido en Hispania, Antioquia, COLOMBIA en 1963. Licenciado en Humanidades (Lengua Castellana), Universidad de Antioquia. Director fundador de la revista de arte y literatura Mascaluna. A continuación un registro de sus libros editados y de antologías o publicaciones en las que han sido incluidos trabajos suyos.
-“Travesía para recobrar el sueño”, (poesía), 1989.
-“Escotilla para un amor” (tercer premio de poesía Carlos Castro Saavedra, 1990). Antología publicada por la Alianza Francesa y Transempaques, 1992.
-“La otra paloma del insomnio”, cuento finalista del Concurso Nacional Tomás Carrasquilla 1990. Antología publicada por la Cámara de Comercio de Medellín.
-“Testigo ocultar” (poesía). Ediciones Mascaluna, 1994.
-Antología “Mis jueves sin ti”. Cuento: “La canción de las cigarras”, finalista del Octavo Concurso Nacional de Cuento para Trabajadores, 1999.
-Antología “Un país extenso en el cielo”. Primer Festival Nacional de Poesía, Manizales, 1999.
-“Cruces de mar abierto”, (cuentos 1986-1999), Ediciones Mascaluna, 2000.
-“Bitácora de los talleres literarios en Colombia”. Ponencia realizada para la 6a Feria del libro de Medellín y Antioquia en el Encuentro Regional de Talleres Literarios,1999. Ministerio de Cultura, Santafé de Bogotá.
-“Musa Levis”. Breviario de poesía contemporánea de Colombia, compilada por Flóbert Zapata, Manizales, 2002
-“Isolina”. Novela. Fondo Editorial Universidad Eafit, Medellín, 2003.
-Una muestra de su obra pude verse en la multimedia “Literatura antioqueña, clásica y contemporánea”, publicada por la Fundación Viztaz en 2004. www.viztaz.com.co
-“La yegua”: cuento publicado en Odradek, el cuento # 5, Medellín, abril de 2005.
-“Los cuadros de Araucaíma”: cuento publicado en Odradek, el cuento # 10, Medellín, octubre de 2007.
Textos suyos han aparecido en la Revista Universidad de Antioquia, en revistas y periódicos del país.
Actualmente es coordinador del taller de escritores Mascaluna en la Casa Museo Otraparte en Envigado y de talleres para jóvenes en la Biblioteca Diego Echavarría Misas de Itagüí, Antioquia.

Correo electrónico: cesarhp13@hotmail.com




Fila india

Una caravana lenta
atraviesa la molicie;
ahí vienen todos,
arredradas las prisas,
brillo torpe en los puñales.
Ellos
nos observan lentos
moliendo la planicie.
Una caravana lenta
hilvana sobre el polvo,
como una gota seca
la última esperanza.

(De “Testigo ocultar”)








Doblar los sueños

En las rústicas azoteas
en el alambre dulce de la ropa,
se ven golondrinas de colores
que sostienen con sus picos
los ajados calzones de las viejas.
Una antena de televisor roído
se inclina a escuchar el murmullo de la hiedra.

En la azotea, frente al guayacán,
hay una buhardilla para los rebujos
donde Natalí protegió
la muñeca desmembrada
que una paloma llenó de chamizos.

Por la noches, en las azoteas,
ponen a secar el sol del día siguiente
y los domingos por la mañana
el hombre de la casa —si todavía queda—
se sienta en la plancha de cemento
a mirar a lo lejos la ciudad,
siempre esperando los frutos de los sueños.








Peregrino

He dicho
a una joven
que me lleve con ella
los viernes, al templo.
Quiero alcanzar el estado
del bronce en reposo.
Una poderosa voz
debe sacarme de la galerna.
Yo, que para las aguas bravas
leo el Tao Te Ching
y para el dolor de pecho
bebo ron caliente,
me inclino
ante los huesos de su mano.

(Medellín, febrero 5 de 1993)









Balance final

A los noventa años
mi abuelo no ha viajado
a Budapest,
no ha tomado whisky en las rocas
ni ha usado reloj Raymond Weil.
No ha ido a los conciertos
ni ha perdido los dientes,
el pelo sí.
No ha consumido la paciencia,
la vista sí.
No ha escamoteado
el tono firme de su voz,
sí la esperanza.
A mi edad, no he perdido a mi abuelo,
lo demás, sí.






La muerte niña

No suspendas las tareas
aunque afuera le siembren púas
al canto de las ranas.
En el cuarto estás a salvo;
mantén tu cara reclinada
sobre Asia septentrional.
Los plomos de tu caserío
no llegarán a Manchuria.
Ahora, descansa un poco, niña
y evanesce tus plurales:
pronto te arrullará el olvido.
En la primera luz de octubre
no recordarás
la bala de fusil
que desflora tu cabeza.



[http://www.lyricaspecies.com/cesar_herrera.htm]





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada