sábado, 17 de septiembre de 2011

4739.- PAULO WIRIMILLA


Juan Paulo Wuirimilla Oyarzo nació en la isla de Calbuco, CHILE el 5 de agosto de 1973.

Es profesor de Castellano y actualmente reside en la ciudad de Osorno donde cursa un postítulo en Educación Intercultural Bilingüe en la Universidad de los Lagos.

Ha publicado en diversas revistas, tales como: "Araña Gris", de Calbuco, "Ciudad Circular", Valdivia; "Palabra de Mujer", Valdivia; "Pewma", Temuco.

Ha sido antologado en "25 años 25 Poetas" (DIBAM) compilación de poetas jóvenes, Floridor Pérez y Tomás Harris y "Muestra de Poesía Joven", Universidad de Valparaiso.

Premios y distinciones: Primeros Juegos Literarios. Puerto Montt 1993. Becario del Fondo para el Fomento del Libro y la Lectura, año 2000.

Los textos que presentamos corresponden a su libro inédito "Palimsesto".





POÉTICA

Oh! Lector! Mi objeto de estudio
El más occidental del laberinto
Corrige esta baba tan espumosa
Porque poesía es un largometraje verde
De películas de Cowvoy
Y tú eres el indio que nunca alcanzará
La diligencia
Porque John Wayne te ha puesto el rifle
Entre dientes
Y el cuchillo del cara pálida está
Muy escondido en esta escritura
Oh mi lector! Enemigo
Corre el reloj a tu izquierda
Las entrañas se te llenan de sangre.



SINCRONÍA

La historia comienza con un ventrílocuo
Que plagia un poema de Nicanor Parra
Y aumenta las páginas
Del "diario de Muerte"
En la cabeza pedalea el ojo
De Gabino Barrera
Quien no entendía razones
Ante la operación una enfermera
Vomita en el tumor.
- Gorriones picotean espejos
Del hospital ultramarino-
Escribo sólo historia de terror
Con uno de aquellos lápices de infancia
Que sólo mi figura simiesca toleraría
Enterrado en la mano izquierda.
En estas circunstancias imaginar
La pose de un lector
Muerto por un crítico en un sillón verde.
"En nubes que el sol es invisible
hay que hacer la cruz en el ciruelo
con un clavo oxidado"




EL BUQUE DE ARTE

El buque de arte navega entre dos aguas
"sangre dice que veía en el sueño
dos perros negros levantaban sus pies
en el fuego como gente"
Ese que pasa por esta entrelínea
Es el buque que se vuelve luminoso
-Ñankupel en la nao-
"se dieron vuelta mi madre con sus vecinos
todas las cosas eran en ese entonces transparentes"
sólo salvaron dos de aquel bote sin quilla
cambió el viento el hombre ese
en su propia horca
y debe cerrarse por hoy esta escritura de oídas.



EL BUQUE DEL ARTE

El que navegue en el buque del arte
Deberá percatar que sus estrías estén
Bien atadas a la boya de las palabras
Aquí ya no se puede hacer nada de comer
Ni hay un señor K
A la espera de su muralla China
Para picarse las venas
Todo es amanecer y comienzo
Una sola línea en el puente
Maqroll disfrazado de mercader
Tartamudo por un poema frágil
Como el puerto y el mundo a la vez.



CANTO DE GUERRERO

Yo cazador recolector
urbano de chaqueta e cuero
Peinado a la gomina
nacido de la chingada
De Pedro Eriazo
Con una armónica
música entre dientes
Hablo tartamudo por los muertos
de mis antepasados
Con el ceño partido
Parco de palabra
se me ha perdido
El carnet de identidad.
Miro a los ganster
que nos buscan en el sueño
Por cortar gas de eucaliptus
Y encender fuego
con velas de "mamita virgen"
Hablo ahora torcida
mi boca por el aire
Dando vueltas
hasta que se queme el humo
Y el agua siga cayendo.
Estiro en el río el árbol
con un trozo de Licán
Que la muerte no vuelva
con aquel pájaro de la ciudad
Que augura de noche
_siempre es el otro
en el reflejo trizado
de una fotografía_
la palabra Castilla o Chileno
nada puede decir
se vacía en el pozo
en que la mordedura me tirita
sólo puedo ser con ella en la infancia
cuando un columpio
podría apretar mis manos
junto al ciruelo
florecido con la raíz hacia dentro.
Es entonces la realidad
una cicatriz del hombre
Que recuerda viajes
por el mar con una venda
En la semilla
Y la música de nuestros huesos hacia la muerte.



CANTO A LA CASCADA

Bajamos con mi madre a la cascada
Para tomar remedios de su neblina
Aquí está la flor azul en su arroyo
Llama el botero de la otra isla
El lucero de la mañana nos alumbra
En el rocío decimos el romance:
Ay! Piedra azul que vienes a crecernos el corazón
Azul ha sido el relámpago
Aquí te traemos el oro que el padre hoy duerme
Con la luna más arriba del arco iris
Ella ha plantado un árbol de plata
En el pantano
Y ancianos desatan nudos con una flecha
En lluvia nieve luego granizo.




UL TRAYENCO

Nagininchiw tami ñuke trayenko mo
Nun lawen ñi chiwai mo
Few mulefei ta kalfurayen ta witriunko mo
Mutrumfei ta nontufe aye ka wapi
Ti weñelfe pelomtukei
Ti mulfen fey pininchiw ta ul:
Ay kalfukura munakupan ka treminchiw ta piwke
Kalfumuley ti yefkeñ
Aye kupalyen ti milla
Munachawantu fachantu umagtuy
Ta kuyen mew doiwenu relmu
Fey um ta kiñe aliwen rutra ta nieiñen mo
Ka feyemun kuifikeche naltun pu troi
Kiñe pulki mo
Nawun mo yapus muchai pire.



EL NAVEGANTE DE LA CASCADA CELESTE

Siempre habita en su corazón
El primer rocío que el lucero alumbra
Suele extender la plata del árbol
Que la luna trae en forma de mujer.
Un día conoce islas en que peces
Se orillan en esteros
Por la luz de luminarias.
Ha soñado navegar
en una cascada celeste
En silencio
El navegante atraca en un puerto seco
Donde naves son de quillas planas
Y el viento es como un pájaro con máscara.



NGILLATUKAR

El lenguaje debería estar debajo de la línea del mundo me dicen
Pero nosotros siempre arriba de cuevas
Galopando con el lucero al hablar con el Weichafe
Con aquel cardo encendido para que el perro
Negro se entierre en su pelaje:
Ay! Guerrero que hablas desde tu casa de piedra
Venimos ha parlamentar contigo en Castilla y Paisano
Ha tronado mi corazón con tu caballo blanco
Rodeado hemos el cerro para encontrar el veneno
Y sangre de serpiente en el michay.
La cabeza de lechuza para con boca de mujer
_buen viaje señora_
anciano sabio anciana sabia que cortas el arco iris
con tu cuchillo de oro
oh! gran cabeza de ojos pintados
el cóndor corredor te nombra
con sangre en la cabeza
ante este océano que es también
lágrima de luna
que vuelve y desaparece.
Tus hijos te ayudan a cruzar las cascadas
Con sus hombros.
La ciudad nada puede decir
Por eso en ellas vagamos cóndor blanco om!
Como bandurrias aleteando antes de dormir.
Wenteyao ya vuelan cóndores de oro
Desde el oriente con su transparencia.




MITAD SINIESTRA

El lector se figura escribir
Una historia con final abierto
Con la imposibilidad de su castellano
En tanto el otro yo
Se descascara la cara
Sus zapatos puntiagudos
Patean víctimas -editores-
Corta sangre con la navaja
Escucha un tema de Camilo Sesto.
El lector se deshace en la historia
De un entierro simulado
Y la frase:
"Los pájaros están volando otra vez"



ÜL A MI HIJO QUE AÚN NO NACE

Mi hijo vive en un árbol de palabras
Mudo como la mudez
Con un pedazo de oro pintado
En la cabeza
Ver el espíritu que me sigue
En el agua
Tuyo ha sido el pájaro muerto
En la vertiente
Aquí te traemos la borrega y el lobo
Para mirar tu color
He seguido a la flor azul
En tu sueño
Y ahora la veo junto a un caballo
He oído tu lenguaje
En la nube que viene hacia mí.




LA PÁGINA EN BLANCO

La página en blanco es el doblez
De una lectura de Lihn
¿Dónde el texto?
La cinta se rebobina al proyectar
Imágenes de películas
Del Oeste
Es el vaquero otra vez persiguiendo
Al búfalo blanco
En el corazón del árbol de mi hijo.




KAFKA EL CONFABULADOR

El confabulador debería considerar
El relato de oídas que aparece
En desta escritura
Como asímismo anclajes
De un posible autor invisible
En la entre línea y en espacios en blanco
Pues aún nadie sabe quien es el señor K.




ESCRIBO CON EL OTRO QUE ME DESDIBUJA

Mi memoria se mira en aspavientos del otro
Aquel que se desmiente en narradores del Quijote
_ no entiendo vuestros códices
esa lengua tan testaruda _
Yo, sin embargo, veo arañas acercar
Y cóndores caer al mar
Hasta ser transparentes.
Escucho el río de arriba
Por eso quemo harina y converso con el Filew
Que el gran espíritu vuelva a subir al cerro
Su cabeza
Kai Kai se nos acerca con aquel árbol de humo
En su culebra
Construir hemos cántaros
Cocidos con el suspirar de un caballo luminoso.
Oom! La imposibilidad de decir con esta lengua parca
Castellano o Castilla como mudez.



EXORDIO A UNA UTOPÍA DE CABARET

Llueve lluvia de destino
Subir y bajar anclas
y esta vuelve a caer.
Un pájaro es el ojo de serpiente
Con esto volver al puerto cuya noche
Es a ratos una caverna
Allí aún están rayados
peces
Playas
Y el "Elefante Blanco"
al que no podemos entrar
porque hay un hombre
con pierna en la espalda
que ha vuelto la cabeza a su madre
para espiar el nudo del árbol.
Afuera al abrir la cueva
Rondan mis redentores con la utopía
Que es el río que nos baña
Arañado como pieza de museo.


http://www.letras.s5.com/bc110504.htm








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada