miércoles, 28 de septiembre de 2011

4837.- EDUARDO GÓMEZ


Eduardo Gómez
Es un escritor colombiano nacido en Miraflores, Boyacá, Colombia en 1932.
Estudió Derecho en Bogotá, fue líder estudiantil en el movimiento contra Rojas Pinilla, después de la masacre del 9 de junio de 1954, y cofundador de la Federación de estudiantes Colombianos
Se especializó durante seis años en Literatura y Dramaturgia en Alemania, en Leipzig y Berlin, donde permaneció un año como asistente de dirección en el teatro Berliner Ensemble (teatro fundado por Brecht). Trabajó como colaborador cultural para América Latina en la emisora de la Deutsche Welle (Berlin Occidental).
Dirigió la sección de Publicaciones de COLCULTURA con Gloria Zea como directora.. Fue coordinador de la oficina de publicaciones y de la revista ”Razón y Fábula” de la Universidad de Los Andes y cofundador, junto con Pedro Gómez Valderrama y Arturo Alape, de la Unión Nacional de Escritores (UNEC) de la cual fue vicepresidente. Durante 35 años ha sido profesor de literatura europea en la Universidad de Los Andes (cátedras sobre poesía alemana, teatro clásico griego, autores como Hölderlin, Thomas Mann, Goethe, Proust, Baudelaire, Rimbaud, Verlaine, Kafka, Sartre, Garcia Lorca) y lo fue de las universidades: Javeriana, ENAD, Pedagógica y Nacional. Durante siete años, dirigió la revista “Texto y Contexto” de la Universidad de Los Andes.
A finales de los años 70, viajó a la ciudad de Nueva York como delegado de Colombia a un Encuentro de Teatro de las Américas. Fue crítico de teatro del periódico El Tiempo.

Obras
La ciudad delirante Antología Poética

Poesía
“Restauración de la palabra” 1969
“El continente de los muertos” 1975
“Movimientos sinfónicos” 1980
”El viajero innumerable” 1985
“Historia baladesca de un poeta” 1989
“Las claves secretas” 1998
“Faro de luna y sol” 2002
Algunas antologías
"La ciudad delirante" Trafo Verlag Berlín 2006
"Stadt im Fieber" Trafo Verlag Berlín 2007
"Antología Poética" Libros de La Frontera Barcelona 2000
"Antología crítica de la poesía colombiana 1874 - 1974 Tomo II Biblioteca del Centenario del Banco de Colombia Bogotá 1974
"Poesía colombiana" Antología 1931 - 2005 Universidad Autónoma de México y Fundación Literaria Común Presencia México 2006
"Tres siglos y medio de Poesía Colombiana" Secretaría Ejecutiva Permanente del Convenio 'Andrés Bello' Bogotá 1980
"Antología Círculo de la poesía colombiana" Circulo de lectores S.A. Bogotá, 1989
Antología Revista de poesía Prometeo No. 81 y 82, Festival Internacional de Poesía de Medellín, 2008.
Antología de Literatura Colombiana Centro Guadalajara de PEN internacional, Guadalajara, 2008.
Además figura en cerca de 24 antologías más, y varios poemas suyos han sido traducidos al alemán, al inglés, al yugoslavo, al italiano y al francés.
Ensayo
“Ensayos de crítica interpretativa -T.Mann, M.Proust, F. Kafka, Goethe y ensayo sobre la función estética y social de la poesía - segunda edición aumentada" Universidad de los Andes 2006
“Reflexiones y esbozos - Poesía, Teatro y Crítica en Colombia”, Colección Literaria Volumen 39, Fundación Simón y Lola Guberek (1991)
Memorias críticas de un estudiante de humanidades en Alemania Socialista & Zuleta: el amigo y el maestro Editorial de la Universidad de los Andes (2011)
Ensayos suyos han sido publicados en los siguientes libros colectivos:
"Materiales para una historia del teatro en Colombia" Biblioteca Básica Colombiana Volumen 33 COLCULTURA Bogotá 1978. Cinco ensayos, entre los que se destaca: "Notas sobre el surgimiento del teatro moderno en Colombia"
"Valoración múltiple sobre León de Greiff Ediciones Fundación Universidad Central y Casa de las Américas Bogotá y La Habana 1995. Ensayo titulado: "León de Greiff: el lírico contra la lírica tradicional""
"Lecturas compartidas" Alcaldía Mayor de Bogotá Instituto Distrital de Cultura y Turismo Bogotá 2001. El ensayo: "Aspectos y tendencias fundamentales en el estudio de la obra de Thomas Mann"
Ha publicado además, varios ensayos y numerosos artículos en revistas y periódicos de Colombia y Europa, entre los que se destacan:
"Relación entre vida y poesía en José Asunción Silva" en la revista Texto y Contexto No. 14 de la Universidad de los Andes Bogotá mayo - agosto 1988
"Colombianos en la historia" "Leon de Greiff por Eduardo Gómez" Año 1 No. 1 Bogotá, Ediciones Baal.
"Zuleta: el amigo y el maestro" en Revista Al Margen No. 23, Medellín, septiembre de 2007.
"Barba Jacob: el viajero que nunca llega" en Revista CEPA No. 10, Bogotá, marzo - mayo de 2010.
"Dialéctica entre teatro y cine" en Revista PLANOS No. 1, Tunja, 1997.
"Anotaciones sobre la religiosidad supersticiosa" en Revista Mefisto No. 66, Pereira, 2010.
"Observaciones críticas sobre la función estética y social de la poesía" en "Memorias" Tomo I, Ponencias, Segundo Congreso de Poesía en lengua española desde la perspectiva del siglo XXI, Instituto Caro y Cuervo, Bogotá, 2003.
"Infancia e iniciación" en "Magazín Dominical" No. 732 El Espectador. Bogotá, 25 de mayo de 1997.
"La 'siempreviva': comienzo de una auténtica madurez en "Magazín Dominical" No. 701 El Espectador. Bogotá, 20 de octubre de 1996.
Prólogo al libro "Carrera de la vida" de Arturo Camacho Ramírez. Colección Autores Nacionales, del Instituto Colombiano de Cultura. Bogotá, mayo 1976.

Narrativa
"Elsa y los fantasmas" en la revista Texto y Contexto No. 31 de la Universidad de los Andes Bogotá abril - julio 1997
"Sociabilidad tardía" en la revista Texto y Contexto No. 33 de la Universidad de los Andes Bogotá Noviembre - diciembre 1997
"Las estaciones de un día" en la revista Texto y Contexto No. 23 de la Universidad de los Andes
"Las estaciones de un día II" en la revista Texto y Contexto No. 26 de la Universidad de los Andes Bogotá enero - abril 1995

Novela
"La búsqueda insaciable" (inédita) (2010)







El elegido

Solamente existe en verdad el oficiante
el elegido por cadenas de sucesos
infinitos hacia atrás
inescrutables.
El póstumo celebrante del misterio
el que ya sabe cuando aprende
el que más aprende cuando enseña
el que aprehende sensitivamente matemáticas
y gusta doctamente de la lírica.
Aquel a quien encuentran aún de noche
aún en sueños
abriendo, silencioso, su camino en selva oscura.
El musical sin instrumento
en aire abstracto
y subterráneos mares buceador hierático.
El que tamiza la luz y matiza
—luminoso—
la sombra.
El que hace una síntesis con síntomas apenas
y descubre el punto exacto por difusas señales.
El que no necesita, en la experiencia, sino débiles comienzos,
el que ensambla
-cotidiano-
laberintos
y sueña
—dorado por los soles—
catacumbas.








El Viajero Innumerable

Búscame detrás de los árboles sumidos en la noche
más allá de las últimas casas de los barrios pobres
entre las callejuelas desamparadas y en los hoteluchos
en los cementerios que sueñan con el coro infinito de los grillos
en los parques ungidos por el crimen y la pasión
en los palacios ruinosos que el crepúsculo agiganta.
Soy el pasajero de los trenes de medianoche
el viajero de barcos navegando entre nieblas
o bajo cielos negros para una luna en agonía
el viudo de bodas imposibles
el nostálgico de la Edad de los Dioses
el soñador de imperios abolidos y leyendas siniestras
el narrador de historias de enanos crueles y dulces bueyes degollados
el amigo fúnebre y el amante encadenado
el trovador de castillos-en-el-aire y desiertos ardientes
el pescador de almas condenadas
el que tiembla en la zarza ardiente de la melancolía
y el que gime en una obscena agonía.
Allí donde los lirios cortados destilan sangre y llanto emponzoñado
allí donde respira detrás de cada flor nocturna
un hada del Paraíso Perdido
allí donde solloza un niño en el limbo de los que no nacieron
en esas estancias penumbrosas donde vibran canciones de ahorcados
allí estaré infatigable esperándote.
Allí donde Mefistófeles rasurado y cortés
escucha las cantatas de Bach y los gozos seráficos de Händel
allí donde Bolívar destroza con su espada los altares patrióticos
allí donde Goethe medita ante la tempestad del Gran Océano
donde Beethoven suda sangre en los huertos silenciosos
donde Baudelaire conversa con los vampiros y los brujos
en laberintos donde la luna sueña sombras azules
y Proust se asfixia de amor en estancias de fieltro
allí donde Shakespeare vuela por cielos desmesurados
en los cárdenos horizontes de erizados Himalayas
allí estaré infatigable esperándote.






Amanecer

De palomas en fuga y marchitos sueños
está hecha la substancia del habitante de las calles,
de amaneceres descoloridos y cálidos cuerpos
el retiro a su refugio.
Un olor generoso a semen
un aire espeso de respiraciones secretas
rodea su lecho revuelto
cuando la flauta convida al abandono
y la noche viajera se aleja.
La amarga ternura del vómito
y los ángeles azules de ojeras
flotan en el fuego de su aliento de fiebre.
Afuera
el día martillea en las fábricas
los trenes desfloran la mañana transparente
y el aroma del pan fresco
se confunde con el húmedo olor de los mercados.
Es el día de diamante
eterno en su vaivén y rebosante de preguntas
caminando con ásperas botas
sobre la losa que cubre al solitario durmiente en su tumba.








RÉQUIEM SIN LLANTO

Hace un mes comenzó tu muerte
y desde el primer día
los niños juegan en los parques como siempre
y tu habitación fue alquilada
a un obrero grandote y parrandero
y todo parece igual en las calles
aunque tu rostro palidece cada vez más en el recuerdo.

Cuando la oscuridad me rodea en la noche
me concentro angustiado en revivirte
reconstruyo tu rostro cerrando los ojos y crispando los puños
mas solamente flotas al final de un jardín iluminado por la luna
y es en vano porque no pronuncias palabra
y tu imagen tiembla y se borra
como cuando tocamos los paisajes
que el agua quieta refleja.

Las gentes trabajan
conversan
pasan a mi lado
y sus ojos resbalan sobre mí indiferentes.
Pienso que son crueles
pero luego recuerdo que no te conocieron
que no me saben portador de la tremenda noticia
y aunque te hubieran conocido y amado
¿acaso podrían hacer algo que no fuese su vida?

Nuestro mundo comienza a ser joven
nuestro mundo solamente ama
aquellos muertos que le han dado más vida.

Por eso no escaparás al olvido
por eso es tan difícil retenerte
por eso es tan fácil
llenar el vacío dejado por ti.
Tu vida fue inocente
y tu muerte no estremece.
Es apenas una sonrisa que la niebla va esfumando
un eco melodioso que se pierde en oscuros corredores
a donde ya no podremos seguirle.









TORMENTA DE PRIMAVERA

Salgamos al aire libre
en la ciudad de los parques y de los estadios
de las ciclovías donde el tráfico brutal
es reemplazado por el diálogo cordial de deportistas
que sonríen con blancas dentaduras y se esfuerzan
con músculos tostados por el sol.
(Hay un canto tácito en el ritmo de las bicicletas
y un contrapunto de piernas y torsos nervudos).

Recojámonos fervientes bajo árboles añosos
en los bosques que mantienen a raya el acero y el cemento
para conversar pausadamente como en tiempos remotos
y bajo cielos abiertos cosechar fugaces besos
rodeados de ciudad y custodiados por las máquinas.

Salgamos al aire libre de las avenidas
que podrían conducir a horizontes de grandeza
(hay un himno potente en los trenes en marcha
que se lanzan repletos de sueños a la espera,
hay una tensión endurecida hacia lo alto
en la soberbia delirante de los rascacielos).

Que la desdicha de millones se amalgame
para las construcciones de ciudades misteriosas.
Que la fuerza irresistible de quienes escriben con su sangre
haga brotar jardines e inagotables laberintos.
Que de la fuerza y la gracia desperdiciada de millones
surja un río de potencia irreductible
que se abra paso hasta el Centro donde todo se entrecruza
y participe en la danza de los océanos del mundo.






La Ciudad Delirante

Cuando la tarde dulcifica la angustia de los barrios pobres
y en las colinas populosas surgen los galanes de la muerte
y los adolescentes aguzan sus puñales ardientes
y las muchachas erigen sus senos como trampas fatales:
cuando lujosos autos huyen de la miseria amenazante
abrumados por el peso de guardas ceñidos con revólveres
y el centro de la ciudad hierve de cazadores furtivos
y presuntas víctimas cómplices de su herida o su muerte;
cuando las iglesias se llenan de fieles deformados por el trabajo
y los mendigos exhiben su carroña invocando la Corte Celestial
mientras los transeúntes contienen el aliento sin mirar;
cuando el policía golpea al niño hambriento
y un clamor electriza la calle que vigila con mil ojos
y una ambulancia pasa con luces girantes y alaridos de muerte;
cuando en los vientres húmedos de los cines continuos
un olor penetrante hace brillar pupilas
y respiraciones afanosas anuncian el éxtasis secreto
que se confunde con la fuga de los espectadores lelos
mediante corazones destrozados en la pantalla gigante;
cuando la calma de la media noche se aproxima
y vuelan los primeros fantasmas entre los rascacielos,
he aquí que mi ánima entre libros y quimeras escucha
el silencio de la ciudad de ventanas herméticas
donde el crimen fulmina con un beso candente
y el amor es una languidez agónica y dispersa
para los amantes que luchan engañando la esperanza
y tratan de fundirse en un solo ser omnipotente
esquivando, cobardes, las diferencias necesarias
y confundiendo la palabra con dulzonas arias.
Desdeñoso y sereno me regodeo en la penumbra
a todos comprendiendo pero sin poderlos amar
mientras escucho como a un río a la ciudad delirante
que hierve en hondos cauces de una preshistoria bullente
en la que alientan en secreto los soñadores al acecho,
los investigadores de catacumbas donde el diálogo arde
los aventureros del mar que esquivan las sirenas
y buscan islas vírgenes para morir desnudos
y todos los que entonan desde las profundidades
un canto subterráneo que emerge lentamente
y apunta en la lejanía a una existencia inmensa
de búsquedas ascendentes y juegos de paloma.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada