martes, 27 de septiembre de 2011

4832.- FABRICIO SIMEONI


Fabricio Simeoni, nació en Rosario (provincia de Santa Fe, Argentina), el 3 de marzo de 1974, donde reside. Es poeta y periodista. Desde el 2006 se encarga de la prensa y difusión de las actividades culturales de la plaza cívica (sede de gobierno provincia de Santa Fe) Fue codirector de "los lanzallamas", revista de arte y literatura. Actualmente coordina el taller literario de la biblioteca Gastón Gori en Fisherton.


Colabora con distintos medios radiales y gráficos entre los que se destacan revista fanzin editorial ciudad gótica, revista boga casa de la poesía municipalidad de Rosario y micro de filosofía en radio dos, programa 10 puntos conducido por Luis Novaresio. Participa en los ciclos de lecturas de poesía de su ciudad. En mayo de 2005 fue declarado artista distinguido de la ciudad de Rosario por su trayectoria poética, literaria y periodística. Dicho reconocimiento fue entregado por el honorable consejo municipal. En diciembre de 2006 fue reconocido artista de la provincia de Santa Fe, título otorgado por la cámara de diputados de dicha provincia en homenaje a su trayectoria literaria y periodística. Obtuvo el primer premio en el concurso de poesía Felipe Aldana de la editorial municipal 2007, por su obra cavidades del recreo escrita en forma conjunta con Fernando Marquinez.

Publicaciones:
"Cronos" (notas periodísticas, los lanzallamas 2000, declarado de interés municipal)
"Rey Piojo" (poesía, los lanzallamas 2001)
"Calambre de los descensos" (poesía, los lanzallamas 2003)
"Agua Virgen" (poesía, con fotografía de Federico Tinivella, menta producciones 2004)
"Jardines Flotantes" (opúsculo de poesía, Junco y Capuli 2005)
"Sub" (poesía, ciudad gótica 2005)
"Otro Pasto" (poesía, con Federico Tinivella, Orlando Valdez, Miguel Culaciati, Patricio Raffo, editorial Ross 2007)
"Cavidades del recreo" (poesía, en colaboración con Fernando Marquinez, editorial municipalidad de Rosario 2007)
"La mujer de las cortadas" (relatos breves, editorial fundación Ross 2008)
"Episodios del fuego" (poesía, con fotografía de Federico Tinivella y Ariel Subirá, menta producciones 2009)
Ha editado el disco “Alquimica” con música de Fabián Gallardo y las voces de: Darío Grandinetti, Roberto Fontanarrosa, Gustavo Cordera, Silvina Garre, Quique Pesoa, Mónica Alfonso, Carlos Resta, Daniel Querol (www.alquimica.com.ar).

Integra las antologías "los que siguen" (los lanzallamas 2002)- "dodecaedro de poetas" (edición del concejo deliberante de la ciudad de Rosario 2004)-"pulpa" (gato grille 2006)- "19 al fondo" (gato grille 2008)-" poetas del tercer mundo" (ciudad gótica 2008)

www.fabriciosimeoni.com.ar

www.fabriciosimeoni.blogspot.com

www.simeonifabricio.com






Todas esas cajitas del mar



Caja negra

El gemido acecho
en abrirla
nos hace saber que al final
otra vez
el desperfecto esta en las alas.







Arqueo de caja

El contorno pendular
del contorsionista
avizora el movimiento
del meñique
para no caer en la misma red...

lo que sobre o falte
también depende del aire.







Caja torácica

Un surco pectoral
corta la respiración
del signo en agua,
la hendidura de Piscis
y una cuerda en la cola
guardan oleajes
de la última vértebra
y la malignidad de un lunar
en el pecho.






Encajados

Sin efecto
el vino nunca podrá extinguir el foco,
sin defecto
el fuego calmara la sed gregaria
de la combustión
en estos vidrios.






Caja fuerte

Como una estocada
la sien golpea
y fecunda
todos los cubos
de lados huecos,
esta migraña de pájaros
estancada en la frente
erosiona el veneno,
duele caminar entre núcleos
tejidos a oscuras
por vuelos redondos.

Como sapos,
esta vez
nos toca celebrar.


Apagándose
los puntitos del trance,
el beso garabateado
influyente, ominoso
desde arriba el preludio
como canales repetidos
son las propias razones de la espera
o el cansancio inmigrante de un coágulo
los trípticos apócrifos
en la higuera de agua
hasta el nuevo sitio virtual.
Enfriándose
la amurallada añadidura del Ganges
el suplicio de una mosca
posada en la frente
a la boca calma
derribante en la precariedad
de los reflejos condicionados del monje
una línea más entre los brazos extendidos
y van cayendo de a uno los suicidas
desprovistos de sangre
con los ojos
vendados al borde
de una senda intransitable.







Cupo limitado.

Comimos de la infinitud
en los recodos del mimbre
la hilada eléctrica,
el ciempiés.
Caímos del alambre
como círculos torcidos
la figura errática del pináculo,
el desaire.
Sobre los mismos escenarios
se levanta el engendro
del risco encubierto
hasta incendiar el jardín.
Tu Apocalipsis demolido
en los quicios del culote
otra canción del snobismo
y el pan árabe.
Esta fiesta quiere chicos malos,
una pelopincho artera
y una viejita sacada...
después la llevé a la casa
y no hubo colados entre sus tetas,
sólo el pretérito vínculo
de los artificios
y estos ojos.






El juicio del plancton

La logia del ósculo
erupciona voluble al costado de un espejo
antes de cada penetración,
el preámbulo indisoluble del germen
los ritos de Adán.
Nos vemos fulgurados en el reverso
del ojo
como ausentes
y los custodios tiritando en la rija del cuello
por donde pasa y se amontona la cúspide
después de cada columpio en las vísceras.
No hay origen para Eva
sin el morbo
del reflujo
y una silla reclinable absuelta
del/ pecado/ original/.
La conservación de la especie
evita el sorteo,
los alfabetos linguales del herpe
por ser lo mismo
los mismos
imitados de siempre
o este pie orondo desprovisto
de hormigas para aplastar descalzo
hasta el corte uterino de los hormigueros.
Ahora somos más que uno,
o eso que la creación quiso
en la fosa del óvulo quieto
hacinada en la feraz
apetencia del orden casual.







Escenario primal

"cómo hablar del no-yo sin dar un grito?"
César Vallejo

Adoctrinados por el calcio
la erosión en los adoquines
un palco repleto
y vaquitas de san Antonio.
Los sucesos del invierno ciñen
cada pulso del electroshock
nadamos como buzos troquelados
por el efecto narcótico del oleaje
hasta emerger. Tomar aire.
Embutirlo.
La tierra es una ofuscación
repleta de arlequines deseosos de pasto,
son los hijos de la gramilla ausente...
vencidos por los vuelcos de embelecos plurales.
Ahogados en el óleo caliente del eje
en julio
o después de todas las sumisiones del vientre
y un carnet mojado
por el efecto impúber
del barro que queda.







La lengua no

Como si en cada uno
se escondiera la potencialidad de un beso,
tengo un free shop adosado al cráneo
la mano apoya suave la pata de pollo
sobre la porcelana
y algo se deja llevar por la comisura de Apolo
hasta enfriar el rictus...
somos todo eso que olvidamos al despertar
sin dormirnos,
y el embrague del cuerpo resiste
un embate más y caemos
caemos como alguaciles
del alambre cuando llueve
al piso mojado.
Que fluya.
La luz nos lanza
y alguien se detiene,
tengo sed
la saliva no infringe
tampoco vernos,
y el miedo y los restos de comida
y las ondulaciones del vendaje y ellas
imbuidas por la vergüenza de dioslabio
anestesian la noche,
ahora alguien sabe que el tiempo muerto
conduce al destiempo
esta mañana tiene algo especial
como si en cada beso
se escondiera la potencialidad de cada uno.




http://www.terraustral.com.ar/index.php?pagina=fabricio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada